El desacato es la vía de Marianella Salazar


Francamente, hay dirigentes de oposición que no terminan de entender que este es un gobierno mañoso y tramposo que no respetará resultados electorales; que, gracias a sus mayorías absolutas, cambiará todas las leyes para terminar de dominar y humillar a la población. Cuando la oposición ha obtenido victorias contundentes e importantes, como fue la elección del alcalde metropolitano, de gobernaciones y alcaldías, sus triunfos fueron burlados con nuevas leyes que les cercenaron sus atribuciones y las autoridades fueron arrinconadas y expuestas a la violencia de las hordas fascistas y de grupos paramilitares promovidos por el Gobierno. Por eso es que me resulta incomprensible la ingenuidad que muestran algunos dirigentes políticos, que piensan tener éxito con un referendo abrogatorio contra las malditas leyes recién aprobadas, como la Ley Orgánica de Educación. Esas intempestivas e improvisadas convocatorias no son producto de un análisis concienzudo, ni de la consulta con los sectores involucrados en la educación, ni del debate entre los partidos políticos. Me extraña que el llamado al desacato realizado por las autoridades universitarias haya sido rápidamente desactivado con la convocatoria a un referendo abrogatorio, que puede generar entusiasmo en la masa opositora pero, al final, cuando el CNE, como de costumbre, nos escamotee por enésima vez los votos, provocará mucha frustración. Esos dirigentes de oposición que intentan desactivar el desacato ­es decir, el artículo 350 de la Constitución nacional, que consagra el derecho de los ciudadanos a desconocer la ley­ se prestan al juego oficialista y se colocan en la misma sintonía de los diputados del PSUV, que proponen una reforma constitucional para eliminar el 350. No se dan cuenta de que la sociedad civil, dispuesta como está a darle un parao al gobierno en su pretensión de adoctrinar a la juventud y a detener su aspiración dictatorial, perderá una gran oportunidad para impedir la aplicación de una ley inconstitucional que la mayoría rechaza.

Esos voceros opositores, que vienen de cambiarse la chaqueta ideológica e insisten en desactivar el 350, militan en una oposición útil al gobierno, y en política no hay nada más inútil y perjudicial al mismo tiempo que la oposición útil. Es igual que la crítica constructiva en los periodistas. Las dictaduras, sean de derecha o de izquierda exigen a los periodistas que hagamos crítica constructiva, que no sea adversa, para adormecer así el sentido crítico de la opinión pública. El periodismo tiene que ser implacable y los dirigentes de oposición no pueden seguir de tontos útiles, prestándose al juego de desactivar el único instrumento de lucha que nos queda, antes de que lo eliminen: el 350.


Tic tac

Refritos de TVES: el canal oficial, en su intento de contraprogramar a Vale TV, ha comprado las mismas series transmitidas durante 2004, 2005 y 2006. El Gobierno, después de 10 años, descubrió que el modelo a seguir es el de VALE TV. Lo mismo intento hacer VIVE sin ningún éxito. Las campañas de pluralidad, solidaridad y tolerancia también son burdamente copiadas del canal de la Iglesia, aunque en pantalla no reflejan esos valores.

Boliburguesía: atemorizados propietarios de distintas emisoras radiales están recibiendo propuestas de empresarios chavistas, para comprarles sus emisoras antes de que expiren las fechas de esas concesiones, con el argumento de que Conatel no las renovará.

Precisamente, por vender y traspasar las concesiones es que el Gobierno procedió a cerrar algunas radioemisoras. Una norma que no se aplicará a los testaferros; perdón, a esos empresarios... tic tac
El Nacional

No hay comentarios:

Publicar un comentario