El terror en la economía: Socialismo o muerte de Alexander Guerrero

1. ¿CÓMO SATISFACE UNA SOCIEDAD NORMAL SUS NECESIDADES?En su más simple explicación, la actividad económica no es otra cosa que transacciones entre individuos y empresas -constituidas por individuos- de bienes y servicios. Para que ese intercambio tome lugar de un modo mas eficiente; es decir, con menor costo y mayor utilidad tanto para quien demanda como para quien oferta, se requiere un ejercicio pleno de los derechos de propiedad, y estos solo son propiamente definidos en un entorno de libre mercado. Restricciones a estas libertades existirán siempre, el objetivo de los gobiernos es reducir en lo posible esas restricciones buscando hacer más eficiente el intercambio, y en consecuencia la producción de esos bienes.

En otras palabras, las restricciones elevan los costos de esas transacciones, en ocasiones los gobiernos buscando igualdad de oportunidad en ese entorno y favorecer a los “menos favorecidos” desarma los incentivos de los individuos, generalmente la consecuencia es la perversión de esas transacciones y por el contrario antes que favorecer los de menores ingresos, les crea perversiones económicas, escasez, inflación y salarios más bajos, los incentivos naturales de un sistema económico que debería ser formado por individuos libres, degenera en una sociedad donde la captura de renta se convierte en un objetivo salvaje, sin reglas, y sin compensación, la corrupción, es el engendro más visible de una situación como la descrita.

Así, se fulminan los incentivos para el progreso y se pervierte el proceso de creación de riqueza emprendido por individuos a través de sus empresas, organización social básica en todo conglomerado humano para la producción y el intercambio de bienes y servicios, para los cuales cada uno disfrutaría de “sus” ventajas competitivas; donde cada quien produce lo que y para lo que relativamente hace con mas eficiencia; solo en esas condiciones opera el intercambio.

Los gobiernos no crean riqueza, la destruyen.
Si estas condiciones son alteradas por los gobiernos, como ocurre en Venezuela hoy y como detallaremos mas adelante, la capacidad de producir riqueza se anula porque la riqueza no la crean los gobiernos, sino la gente, los gobiernos se especializan por el contrario en producir pobreza; una vista sobre África y América Latina nos remite a este circulo de producción pobreza como factura de gobiernos que se dedican al control de la economía.

Ese intercambio entre individuos -que se organiza a través de empresas, organización social cuya razón es la disminución de costos y expansión de beneficios- es arbitrado por la institución fundamental que además rige la libertad básica del individuo: el mercado; se entiende arbitraje entonces como un proceso de bajo costo que hace posible que los bienes de unos lleguen a manos de quienes no lo producen.

En las sociedades normales los gobiernos funcionan para ese arbitraje sea de menor costo, de lo contrario, es decir, cuando los gobiernos interfieren el mercado, bien ultrajando los derechos de propiedad y restringiendo el intercambio y el mecanismo de formación de los precios -arbitraje- la gente accederá a ellos con costos elevados en el mejor de los casos, lo mas común es que los bienes no se encuentren, y cuando esa intervención es absoluta, como ocurre hoy en Venezuela, las distorsiones se hacen crónicas, y la escasez se convierte en racionamiento. Por ejemplo, Chile es una sociedad normal, Venezuela por el contrario, es anormal.

2. VENEZUELA NO ES UN PAÍS NORMAL: LA VIDA DE SUS CIUDADANOS HA SIDO PERVERTIDA POR LA AGENDA SOCIALISTA, UNA RUTAS DE EMPOBRECIMIENTO ES INEVITABLE, LA HISTORIA LO CONFIRMA.

Este es el caso de Venezuela, un país y su economía, hoy una sociedad anormal. Las cosas han llegado a los extremos de la anormalidad, que la escasez de innumerables bienes y servicios esenciales para el día día ha sobrepasado el concepto de perentoriedad debido a fenómenos de corto plazo, para convertirse en “crónico racionamiento” condición económica a la cual se llega una vez que el gobierno decidió socializar la economía, acabar con la propiedad privada sobre activos rentables. Que condiciona entonces esas realidades de escasez y racionamiento?.

La grotesca intervención del estado para restringir los proceso de producción e intercambio por intermedio de control de precios, control de cambio, debilitamiento orgánico y derrumbe de los derechos de propiedad y la implantación de un marco jurídico inestable que actúa como fundamento institucional de ruina y descapitalización de la empresa privada -capitalista-, desde la más pequeña del empresario formal e informal hasta la corporación mas grande, sean harineras, azucareras, cafetaleras, ganaderos, productores de cereales, medios de comunicación, a muchos se les amenaza con el cierre definitivo por arbitrariedad y discrecionalidad y por la carencia de controlabilidad sobre los actos del poder ejecutivo, por vía de ocupación militar expropiando sin compensación, o por adquisiciones vía estatificación y/o nacionalizaciones compensación, de empresas petroleras, comunicaciones, electricidad, cementos, bancos, tierras, etc., con recursos de todos, recursos fiscales. Muchas de esas empresas estatificadas ya comienzan a mostrar la depredación que la nomenclatura y el socialismo en la desmejora de su performance, El horizonte se asemeja a una verdadera tragedia de ruina, descapitalización y pobreza.

El estado deplorable de PDVSA y que lo vimos recientemente con la estructura informal típica de un basurero financiero del llamado bono petróleo nos muestra una enorme preocupación sobre la situación financiera y productiva de la corporación estatal petrolera, que ha adquirido una importante capital petrolero de empresas extranjeras y nacionales estatificadas y cuyo abandono y depredación ya se puede observar.

El bono petróleo -por ejemplo- es solo una radiografía al desnudo de una empresa que es administrada sin control legislativo ni contralor. Colocar un bono sin registro internacional - que a duras penas se pudo registrar varias semanas posterior a la colocación- tipo cero cupón con prima en el mercado primario, además de una soberbia piratería e irresponsabilidad administrativa es algo que los mercados no conocían, y lo más patético que es de PDVSA que al mismo tiempo de su colocación le pedía a los acreedores una napa o un descuento los contratos que el mismo Ministro Presidente había firmado!!, inverosímil, aunque parezca, lo hemos presenciado en vivo y en directo. Recordemos que los bonos de PDVSA en el pasado eran inclusive mejor calificados y con mayor confianza inclusive que los bonos soberanos de la República.

El fondo institucional de este y muchos otros eventos de confiscación, estatificación, nacionalización, es la socialización de los bienes que producen renta. EL discurso político lo recuerda a cada minuto. No hay entonces sorpresas.

3.CONTROLES MAS “TERROR” : UN RECIPE PARA EL RACIONAMIENTO

Múltiples formas de “racionamiento” han venido operando desde largos meses a través de mecanismos legales, para-legales, formales e informales, y que por ahora no se presentan, como las tradicionales libretas de racionamiento que caracterizaron los socialismos del siglo pasado, la URSS de ayer y la Cuba de hoy. Sin embargo, es un hecho incontrovertible que cada día son más los bienes de la lista del mercado que no se consiguen en ellos. A ello desde luego hay que agregar el mecanismo de racionamiento mas horizontalmente implementado: el control de cambio, cuya severidad -racionamiento- se hizo presente con la caída de los precios del petróleo y la descapitalización de las empresas estatales que producen renta -fiscal- , incluida PDVSA.

Otros racionamientos
De manera que desde el simple anotarse en una lista para adquirir un bien durable, sea un vehiculo o un televisor plano, pasando por innumerables bienes de consumo masivo nacionales e importados en abastos, bodegas y supermercados, hasta lo mas simple, leche pasteurizada y en polvo, aceite, carnes, y una variada gama de alimentos y otros bienes de consumo básico, el fenómeno de la escasez ha tomado la figura de racionamiento. Es corriente y se ha convertido en rutina la adquisición de muchos alimentos en cantidades no mayores a una unidad, sea litro, kilo, lo cual hace evidente un racionamiento sencillamente crónico.

Distorsiones en precios relativos y escasez
Algunos ejemplos de las distorsiones en precios relativos causadas por la socialización de las reglas de juego. Así, los cortes tradicionales de la carne que por décadas la ha comprado el consumidor venezolano han venido desapareciendo, leche en polvo batida se expende simulando ser pasteurizada y homogenizada, el boom de los edulcorantes artificiales muestra la escasez de azúcar en el mercado, estos se han convertido en campos de batalla para la obtención de una botella de aceite, los “sustitutos” de oliva no están al alcance del venezolano medio.

El comercio, a todos los niveles, pero con mayor distorsiones en las áreas populares, para sostener sus economias y su propia existencia marcan los precios de los bienes no regulados para compensar el desbalance en los precios de los regulados. El gobierno amenaza con expropiarlos, una ley contra el acaparamiento, que debe aplicarse a CADIVI y a los ministerios de la economía, vino entre gallos y media noche en el poder habilitante del Presidente, para producir un racionamiento ahora apuntalado legalmente, el TSJ, destorciendo entuertos presidenciales, decidió acabar la ley por inconstitucional.

Lo que hay que acotar al respecto es que el orden constitucional y legal que se encamiso en Leyes Habilitantes en los últimos anos para facilitar al Presidente a legislar sin barreras institucionales, y que le acumula el poder de dos poderes en una sola mano, contiene una red de decretos-leyes cuyo objetivo es el derrumbe de los derechos de propiedad, los cuales son una barrera para que el socialismo avance.

Descapitalización
¿Y porque llamamos a esto racionamiento? Por una sencilla razón, el comercio y la manufactura nacional están sometidos a un racionamiento orgánico de precios y divisas, el resultado en los mercados es el nivel de inventarios bajos o inexistente, cuellos de botella en CADIVI, y un amplio espectro de permisología y solvencias hace casi imposible sostener una actividad económica fluida guiada por los signos de la economía, y para colmo de males el gobierno compite de manera desleal con el comercio formal establecido porque importa sin impuestos y en acuerdos preferenciales en otros mercados, a los cuales no tiene acceso el capital privado nacional. El objetivo del gobierno es acelerar la descapitalización, y esta se presenta de modo brutal en los anaqueles vacíos y bajos inventarios.

El “socialismo del siglo XXI” comienza a mostrar las mismas características de los socialismos mencionados, para lo cual, la escasez y el “racionamiento” constituyeron y constituyen instituciones socialistas que conforman complejos regimenes administrativos para el control social.

4. LA MUERTE DEL CAPITAL: POBREZA Y SOCIALISMO PARA TODOS

Así, el control de precios, el control de cambio, y otros controles administrativos, sumados a los astringentes esquemas de racionamiento de divisas ejecutados por CADIVI a la obligatoriedad de solvencias administrativas que describan las condiciones económicas que hay que cumplir para tener acceso a las divisas en CADIVI o cualquier otro mecanismos restrictivo que el gobierno señale, se incorpora al discurso político “aterrador” dirigido a los capitalistas en forma de amenazas de expropiación, elaboración de leyes decretos entre gallos y media noche dictadas dentro de la misma Ley Habilitante que se levanta como carcelero o verdugo contra el capital.

La contra natura del “terror”
En esas condiciones, contra natura, de “terror” económico, luce aventurado tomar crédito o meterse la mano en el bolsillo para invertir en la producción de bienes y servicios, no solo para incrementar la actividad económica en cada unidad económica privada, sino en la administración de inventarios y stocks en volúmenes necesarios para sostener un consumo fluido por parte de la gente. Así, la intervención del gobierno en los asuntos económicos privados, se convierte no solo en un desincentivo para invertir y consumir, sino que crea una especie de círculo vicioso cuyo resultado neto es el racionamiento. Tal condicionamiento administrativo de la actividad económica privada pareciera estar dirigida a conformar un marco político y administrativo para el control social.

Se cambia capitalismo por el modelo cubano de pobreza
El estado no seria el dirigista de los socialismos -llamados- democráticos, del estado de bienestar, sino el causante primario de un sistemático proceso de descapitalización que cabalga del discurso político que convoca al país a la socialización de la actividad económica y decreta la muerte del capital.

Eventualmente, el capital como expresión de la propiedad privada y ejercicio pleno de sus derechos de propiedad sobre activos rentables para producir pobreza se extinguirá, pero al costo de una pavorosa escasez y racionamiento de bienes y servicios generalizados; un proceso económico que ya se siente acompañado de inflación, escasez, racionamiento y colas, dos fenómenos que suelen venir de la mano del otro, y causantes sistémicos de un tipo de pobreza como la que muestra el socialismo cubano, que a las luces del discurso político es el modelo que se impone en Venezuela.

alex102@movistar.net.ve

No hay comentarios:

Publicar un comentario