REVOLUCIÓN de derecha de Julio César Arreaza B.


Veníamos gozando de una democracia representativa y alternativa, donde los períodos presidenciales tenían fecha de vencimiento, hasta que llegó Chávez en virtud de cabriolas legales ya lleva 10 años instalado en el poder, controlando a los otros poderes públicos, incluido el electoral, que se suponen independientes y con intención de quedarse unos 15 años más. Me pregunto si esta forma de ejercer el mando único, de imponer el culto a la personalidad, tiene que ver con la izquierda, la promoción humana y la visión progresista. Para mi este es un régimen autoritario de derecha con acento militarista, que cubre sus fechorías con un falso discurso de izquierda, que no se corresponde con obras sino con destrucción de instituciones y de industrias, despilfarrando 950 mil millones de dólares, lo que acarrea una década perdida. Un estadista produce soluciones, el gendarme innecesario es una fábrica de problemas.

Venezuela padece una sistemática violación de los Derechos Humanos, sobresaliendo la canallada sin nombre de los presos políticos y los juicios interminables, las vejaciones a sus familiares y ahora se anexa la detención arbitraria del prefecto de Caracas, aderezada con una escalada de la represión para inhibir a la sociedad democrática. La revolución violó flagrantemente los Derechos Humanos de los periodistas de la Cadena Capriles, que protestaban en la calle defendiendo la libertad de expresión, cuando fueron atacados brutalmente por bandas del oficialismo. Lo más grave es que Chávez avaló la acción criminal de los facinerosos.

Un gobierno de izquierda defiende los intereses superiores del país y no los personales, estamos ante una revolución antipatriótica. Denunciamos que el régimen donó 50 millones de dólares al gobierno de Antigua, que desconoce la soberanía venezolana sobre Isla de Aves. Podemos perder 550.097 Km de soberanía en nuestra frontera marítima, la conveniencia política de comprar votos en los organismos internacionales, de ocultar información sobre depósitos bancarios, pesa más que el sagrado interés nacional.

Es una revolución ridícula que a veces logra superar a Radio Rochela, resulta patético ver en televisión a Chávez cabalgando al frente de un grupo de jinetes, con el fondo musical del Himno de los Federales, augurando cielos encapotados y oligarcas temblando. Arremetió contra el general Páez, quien por cierto le lleva una morena, pues es uno de los libertadores de Venezuela, mientras la gran obra del barinés es reducir a Venezuela a dependiente de la Cuba comunista e impulsar un proyecto de dominación de la sociedad en lugar de liberarla por una educación plural de excelencia. El régimen ve a la educación como una herramienta para la dominación política e ideológica y no como un instrumento para el desarrollo del país. La filosofía educativa del Che Guevara, es el nuevo modelo a seguir por nuestra juventud: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”.

Es una revolución contranatura por antiobrera. Los trabajadores de las industrias básicas de Guayana se niegan a anteponer los intereses de la revolución a los derechos contemplados en la contratación colectiva. Expresan así su apego a la realidad y no a una ideologización que conduce a la ruina y a la pobreza de las fábricas.

Una revolución donde las palabras perdieron el significado y la mentira se convirtió en política de Estado. Qué pasó Chávez. No dijiste que si no aprobaban el ingreso de Venezuela a Mercosur en tres meses retirabas la solicitud y ya han transcurrido tres años. Los Congresos de Brasil y Paraguay niegan el ingreso de Venezuela, por no cumplir con una de las reglas básicas de adhesión al organismo, como es la cláusula democrática, siendo que el régimen venezolano está lejos de esos estándares.

Concentrar todo en manos de un gendarme no es socialismo, es gorilismo y de derecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario