VENEZUELA es tuya y mía también de Francisco Alarcón

Quienes hagan llamados excluyentes terminarán solos, es inexorable este resultado. La naturaleza humana tiende a unirnos y no a distanciarnos siendo un principio universal. La historia fue categórica contra los que se erigieron “genios” absolutistas. Hitler terminó suicidándose después de creerse que era dueño del mundo. Este ejemplo patético deben recordarlo quienes intenten sobrepasar el “reino” de la realidad, asumiendo crueles decisiones contra sus compatriotas. La trillada consigna “No volverán” no garantizó su contenido a nadie, paradójicamente en la práctica casi todos regresan. Así, pasará en nuestro país, no volveremos a una “cuarta” república pero tampoco continuará la degradación que ha significado la inefable “revolución”. Sus protagonistas son los duendes del desastre, tienen apariencia y rostro pero no existen a pesar de todos los daños causados.

Quien no deje un vestigio de creación en este mundo se condena a consumirse en sus hogueras, y es muy probable que esto suceda con los violentos “revolucionarios” que hoy transitan por Venezuela. Son ellos, los fantasmas del castro-comunismo, que sin personalidad obedecen ciegamente las órdenes emanadas desde Cuba. Serán los zombis de la historia de Venezuela sin nada propio y henchidos de ínfulas hurtadas.

Cuando digo Venezuela es tuya y mía, me refiero a las grandes diferencias que tratan de establecer entre sus habitantes, con resultados precarios pero que han marcado un hito en nuestra sociedad con la polarización entre oficialistas y no oficialistas. Hoy en día esas diferencias se van desvaneciendo y la población se agrupa en torno a la defensa de intereses colectivos; el problema “político” pasó a un segundo plano, cuando los venezolanos a través del voto rechazaron una reforma constitucional que, finalmente imponen por vías de hecho. La Asamblea Nacional deparará muchas sorpresas cuando apruebe las “leyes” que fueron rechazadas. Mientras esto ocurre emergen las protestas populares sin marcado acento proselitista, sin las convocatorias de organizaciones tradicionales sino de entes comunitarios o vecinales; igual ocurre con el movimiento obrero, al cual dábamos por desaparecido pero que ahora irrumpe con fuerzas en nuestras industrias básicas, reclamando sus derechos y sus contrataciones colectivas. ¿Quiere decir esto, que la patria no ha sucumbido ante las amenazas comunistas? Posiblemente sí y el rechazo será total cuando contemos con los sectores oficialistas que se nieguen a “sacrificar” sus vidas en harás del “socialismo”.

Venezuela es una, la que empieza a reclamar sin parcelaciones y será la que llegado el momento, exigirá restablecer todo lo que considere abatido; cuanta libertad haya sido mancillada, cuanto empeño dictatorial traten de imponer para complacer al amo.

Aprisionados por la inseguridad y con la delincuencia rampante que nos acecha a todos, ese será el otro peligro a conjurar, de no hacerse estaríamos en la antesala de una guerra civil abierta, a la que nos llevó un gobierno irresponsable e incapaz.

La inflación desprendida y en expedita carrera ascendente, avizora otro sacrificio para este pueblo, masa a la cual no le llegaron las canonjías del régimen. Son ingredientes peligrosos, explosivos que pudieran detonar en cualquier instante para lo que se requiere unidad por la base. Si el país no quiere morir, debemos sumar voluntades para la defensa de intereses comunes, forjando los cimientos de una sola fuerza que borre cualquier estampa disociadora de las dos Venezuela que nos quiere sembrar una personalidad absurda. Las dos Venezuela existieron en lapsos cortos y fueron instrumentos de confrontación, signados por el oficialismo para mantener adormecida y dividida a la sociedad. Pero ese letargo va pasando cuando vemos las reacciones de los obreros de la CVG, Pdvsa, la rebeldía de la población de Curiepe, entre otras. Son a diario las protestas sin convocatorias extravagantes, y están allí sus líderes naturales llevándolas. Es la Venezuela tuya y mía que comienza a retumbar y que al final coincidirá para devolvernos nuestra libertad.

No polaridad o declive de Teódulo López Meléndez


La obviedad es que el mundo fue bipolar hasta la caída del muro de Berlín. La obviedad es que el mundo fue unipolar en tiempos remotos. De lo primero, citemos a Estados Unidos y a la Unión Soviética. De lo segundo, a Roma, para no involucrarnos en un listado extenso.

Un mundo multipolar indica la existencia de muchas potencias, cada una con su propia área de influencia y autosustentable para resolverse.

Reclamar un mundo multipolar parece un absurdo ante la realidad de los tiempos presentes cuando todo parece indicar una evolución hacia un mundo no polar. Uno donde hay actores varios y no necesariamente Estados. En la actual geopolítica de este continente hay una situación no polar, dado que Brasil no puede dirigir el subcontinente, a pesar de su influencia creciente de potencia que emerge. Menos Venezuela, limitada a pescar algunos clientes ansiosos de petróleo barato.

De lo que muchos no se han dado cuenta en el caso Honduras es que por vez primera flaquea ostensiblemente la influencia de Estados Unidos en la región. Apartando o eliminando la verborrea de una izquierda sin discurso, o con uno repetitivo y sesentoso, lo cierto es que los norteamericanos no participaron en la defenestración del ridículo hombre del sombrero y, por el contrario, ejercieron todas las presiones para evitar que el Congreso lo destituyese. La pérdida de influencia radica en que los militares actuaron por encima del embajador gringo, una especie de pretendido procónsul en Tegucigalpa. Tal desobediencia es lo que marca la nueva situación latinoamericana. Recalquemos, pues, que ahora los militares actúan contra la opinión de Washington.

Obama ha renunciado a la línea de la superioridad militar para ejercer la vigencia del imperio, comprendiendo la situación no polar del mundo y recurriendo al multilateralismo, como en el caso Honduras o en los entrelineados de sus discursos, por ejemplo, en Estambul y El Cairo.

De allí su posición de respaldar a Zelaya, caso latinoamericano y procurar lavarse la vieja cara estadounidense de estar detrás de todo golpe de Estado en América Latina. A ello deberían ayudarlo los izquierdistas trasnochados y no empeñarse en un lenguaje absolutamente falso y desquiciado de estar acusándolo de complicidad o ingerencia en lo sucedido en Honduras.

La izquierda ebria no entiende la nueva política exterior de Estados Unidos, independientemente de si ella es válida o no, tanto para el propio actor como para el resto del mundo. Washington quiere asociaciones y para ello se hace tolerante con las discrepancias y se plantea las nuevas formas de ejercicio de su tradicional liderazgo.

El asunto de fondo es si el ejercicio de tal política lo debilitará o no, si dará resultados o no, si marcará el inicio del declive del imperio. No falta quien diga, cínicamente, que un imperio que no ejerce su poderío entra en el tobogán de la historia.

Estados Unidos se torna pragmático y de entrada ello no es malo, quizás sólo para quienes aún sueñan con su participación en el derrocamiento de gobiernos izquierdistas en nuestro continente. Su pérdida de influencia aquí es notoria, y no me refiero a la existencia de algunos gobiernos contestatarios. Me refiero a la disolución de su influencia directa, como ahora lo vemos solicitando los servicios de Brasil para aplacar la intemperancia del dictador venezolano frente a Colombia, a pesar de que el malabarista que es Lula alce su voz contra las bases gringas en ese país. Esta última acción la hace Brasil porque pretende exclusividad policial en este subcontinente.

Resulta claro que no se podía alargar la política exterior de Bush, pero el cambio implica riesgos, en primer lugar para el propio Obama quien pudiera verse derrotado en las próximas elecciones presidenciales si los norteamericanos perciben una falta de oxígeno en su preeminencia y para los propios Estados Unidos inmerso en un declive que se torne indetenible.

Es cierto que Obama puede verse desafiado, en algún momento o circunstancia, a usar la fuerza y nadie puede tener la menor duda que la usaría, pero ello marcaría el fin de su “política de inteligencia, de cooperación, de multilateralismo”. Contribuye a la sensación de declive la crisis económica que se alargará algún tiempo a pesar de los signos de freno que muestra. También es cierto que nadie llega al gobierno sabiéndolo todo y que hay un período de natural inmadurez, sólo que para la inmadurez hay poco tiempo.

Lo cierto es que la influencia norteamericana sobre su “patio trasero” –detestable expresión heredada desde tiempos de Teodoro Roosevelt y acrecentada en el mundo bipolar- está más que disminuida. Obama se inclina por la vieja tesis de Henry Kissinger que indica que para donde vaya Brasil irá el subcontinente, tesis, en mi opinión, inválida. No marchamos –insisto- hacia un mundo multipolar donde Brasil solo esté en capacidad de imponer criterios –aunque si, es obvio, de ejercer influencia-. Marchamos hacia un mundo no polar donde los llamados imperios pretenderán ser uno más en el juego, lo que, de hecho, marca el fin de la hegemonía norteamericana y donde los países emergentes se necesitarán unos a otros para resolver los conflictos, esto es, no serán autosuficientes, lo que de entrada prueba la inexistencia de la multiplicidad de polos.

Los pequeños países como Venezuela, destruidos sus aparatos productivos, desarrollados métodos alternativos de energía, en metástasis el cáncer del populismo, quedarán como bazas a jugar entre quienes mantengan su influencia sobre el devenir del mundo.

teodulolopezm@yahoo.com

HASTA cuando...de Julio César Arreaza B.


Hasta cuándo la mentira, la ignominia, la corrupción desmadrada y el fariseísmo ramplón se potencian por la conducta inapropiada de un régimen irracional e inescrupuloso, que se rasga las vestiduras por el presunto golpe militar en Honduras contra el pillastre de Zelaya, cuando lleva 10 años destruyendo las instituciones democráticas venezolanas y mancillando la soberanía popular, conquistada desde la Constituyente de 1947.

En cuanto a la pequeña nación centroamericana, el mundo contempla con asombro que el mando está en manos de los civiles por decisión de los poderes públicos que allá sí son independientes y funcionan equilibradamente bajo un sistema de contrapesos, que limita los excesos de cualquier poder desbocado e impide el personalismo disfrazado de salvador de la patria que termina sojuzgándola. Actuar con arreglo a la Constitución es democracia y no lo que sucede aquí, que el gobierno llegó la primera vez por elecciones limpias y luego en el poder descuartiza el entramado institucional para perpetuarse.

La realidad de 150 mil muertos en diez años pesa demasiado en la conciencia nacional, 14 mil muertes violentas en el 2008 y se estiman 19 mil para el 2009.

En nuestra sociedad se ha venido imponiendo un desprecio por la vida, el delincuente mata para resolver cualquier tipo de conflicto menor, lo ejecuta de manera espontánea, normal e irreflexiva. Actúa en forma fría y cruel.

La conducta que emana del poder no es precisamente un modelo de reconocimiento del otro, de convivencia con los demás y de respeto a sus derechos, a la dignidad humana. El gojo gojito odia a “la oligarquía” y lo grita a voz en cuello, allí va un mensaje. La pretensión de Chávez de invadir un pequeño país utilizando la violencia, allí va el otro. El régimen no tiene conciencia de lo que pudiera ocurrir, Chávez no es un estadista. Su grito, su tono, es la manifestación de lo que le sale de adentro, además el mensaje de odio, impacta a personas vulnerables al recibirlo, incentivándolos al comportamiento arbitrario. La impunidad ha exacerbado la violencia, es el manto que cubre la criminalidad. El 93% de los crímenes ni se castigan ni se investigan. La política del Estado favorece al crimen. Pistoleros premiados. Prontuarios por currículo. Tupamaros dirigiendo la PM.

Lanzacohetes comprados por Venezuela están en poder de terroristas que pudieran utilizarlos contra un Estado legítimo. Chávez al enfrentarse brutalmente con nuestro primer socio comercial, Estados Unidos, provoca que se rompa el delicado y conveniente equilibrio con Colombia, nuestro segundo socio comercial y se pierda la neutralidad norteamericana. El Estado incumple sus responsabilidades esenciales para con el país, porque se ha convertido en un régimen, al margen de la Constitución, su simpatía hacia las FARC compromete la defensa y seguridad de la nación e impacta la seguridad militar de América Latina.

Un Estado serio debe ser sumamente responsable en el uso del instrumental de guerra. La Fuerza Armada venezolana está en una condición disminuida, cuando los mandos descansan en oficiales ubicados en los últimos puestos de sus promociones y sus efectivos no pueden estar peor entrenados.

Colombia combate la narco guerrilla mediante una alianza estratégica con Estados Unidos. Su Fuerza Armada dispone del mejor entrenamiento y tecnología de punta. En cambo aquí nos trasladamos de un sistema de armamento a otro más atrasado, como los rusos, y nos quedamos a mitad de camino, rezagados. Nuestra Fuerza Armada con un militar en el poder vive la paradoja de encarar un proceso desgraciado y regresivo de desprofesionalización. Hemos descendido en materia de seguridad y defensa. Hay políticas de largo plazo que merecen ser respetadas, pero no, todo se hace a favor de Chávez y en desmedro de los venezolanos. Quienes dirigen el Estado están ayunos de ética, moral y capacidad; la ceguera ideológica impide al régimen defender los intereses superiores del país.

Guyana utiliza la zona en reclamación para la exploración y explotación petrolera, esto es un reconocimiento, una entrega de soberanía, difícil pensar esta conducta en militares venezolanos.

CHÁVEZ ENTRE HONDURAS Y COLOMBIA de


Sin que haya superado el golpe que frenó en Honduras el avance del proyecto chavista, llamado bolivariano y del siglo XXI, el Comandante Chávez tiene que enfrentar la grave denuncia del gobierno colombiano, cuyo ejército decomisó a las FARC un lote de armas de gran potencia, que habían sido compradas por el ejército venezolano al gobierno Sueco. La gravedad de la denuncia colombiana se fundamenta en la posibilidad de que dichas armas le hayan sido entregadas a las FARC por orden de Hugo Chávez, porque lo colocaría entre los cooperadores con el terrorismo y el narcotráfico, penados por la legislación internacional.
Después de un evidente éxito de su política exterior en Bolivia, Ecuador y Nicaragua, el Hugo Chávez ha sufrido su primera derrota en Honduras, donde su pupilo el Presidente Manuel Zelaya fue derrocado por el Ejército, siguiendo instrucciones del Poder Judicial, con anuencia del Poder Legislativo, la Fiscalía General y hasta del Partido Liberal que lo postuló e hizo elegir, para frustrar su intento de modificar la Constitución Nacional de ese país y hacerse reelegir por tiempo indefinido, según el guión o estrategia política que aplican o tratan de aplicar los partidarios del ALBA que motoriza el Comandante en Jefe venezolano.
Consumado el derrocamiento del Presidente Zelaya, con clara violación de sus derechos humanos al ser apresado por la fuerza, sacado en pijama de la Casa Presidencial y enviado en un avión a Costa Rica, el mundo democrático levantó la voz protesta e hizo aprobar por la OEA un acuerdo mediante el cual se desconoce el gobierno de facto y pide el regreso incondicional del Presidente derrocado. Y aquí comienza otra batalla que también la pierde, hasta ahora, el Comandante Chávez, quien llama a la intervención militar, incluyendo a los Estados Unidos, si no renuncia de inmediato el Presidente Micheletti, nombrado por el Congreso de la República de su país, en lo que consideran una sucesión presidencial ajustada a la Constitución en vista a la ausencia del Presidente electo.
Mientras hasta el Secretario General de la OEA, José Miguel Insulza, se suma al coro de Hugo Chávez, de retorno de Zelaya sin condiciones, con lo cual pierde su autoridad de mediador, el Presidente Barak Obama juega su primera carta de su nueva política hacia América Latina e instruye a su Secretaria de Estado para que explore la mediación del Presidente de Costa Rica, Oscar Aria, Premio Nobel de la Paz, para buscar una solución pacífica y concertada de la crisis política de Honduras.
Pero la audacia de Hugo Chávez no se detiene, llama al pueblo y al ejército hondureños a sublevarse. Hace acompañar a Zelaya, con su canciller Maduro, a la frontera de Nicaragua con Honduras, a la espera de que el Ejército, al estilo del General Raúl Baduel, lo rescate y lo conduzca al Palacio de Gobierno, hecho histórico que al cierre de este artículo no se había producido, lo que podría ser indicador de otra derrota de nuestro Comandante en Jefe.
El momento político que tiene que enfrentar el Presidente Chávez en los próximos días y meses, es tal vez el más difícil que se le ha presentado en el área interamericana e internacional, con alguna proyección en la crisis interna política, social y económica que atraviesa nuestro país y para la cual no ha encontrado solución. El descubrimiento de la intervención del Presidente de la República en los asuntos internos de Honduras y de Colombia, podría meter o conducir a Venezuela en un conflicto internacional, que los venezolanos democráticos chavistas y no chavistas no buscamos, ni queremos, ni somos responsables cualesquiera sean las consecuencias.

¡Dieterich y su revolución cerrada! de Agustín Blanco Muñoz

-
Los señalamientos de Heinz Dieterich sobre la difícil situación por la cual atraviesa la ‘revolución bolivariana’, y su tesis de que puede ser derrotada en las elecciones 2010, hacen posible que se nos pida nuestro parecer sobre la cuestión.

A ese respecto sostenemos que con la derrota del Alba-Chávez en Honduras se inicia el quiebre mayor de lo que se ha tenido como un invencible proceso petrolero-revolucionario. Esta ‘revolución’ es una antes y después del golpismo Honduras. Los puntos que siguen quieren contribuir al debate sobre el cuadro actual.

1.- Lo que en forma general puede denominarse como ‘Operación Constituyente en Honduras’ hasta la fecha ha sido un fracaso que luce como irreversible, si se atiende a las fuerzas movilizadas para tender una especie de cerco sobre el agente exportador de la llamada ‘revolución bolivariana’.

2.- Ya en nuestro artículo del 03/07/09 señalamos que en el cuadro golpista presente en Honduras, obligaba a pensar en la presencia de fuerzas diferentes a las identificadas en el escenario. Detrás del golpismo constituyente de Zelaya está el Alba-Chávez. Detrás del golpismo constitucional de Micheletti parece colocarse USA.

3.- Estamos ante la puesta en práctica de un operativo destinado a frenar al proyecto Alba que amenaza con expandir la ‘revolución bolivariana’ por una América Latina tradicionalmente controlada por el Norte.

4.- Desde un inicio señalamos que en Honduras se produce un enfrentamiento entre golpismos y que no podía ser casual que el país escogido el 28/06 para ‘depositar’ al derrocado fuese Costa Rica. Oscar Arias (OA) no pudo explicar el ingreso a su país de una nave extranjera sin autorización. Mel Zelaya, a la vez, de nada se extrañó. En la rueda de prensa de esa fecha hay plena armonía entre los dos discursos.

5.- El mismo 28/06 el GP amenaza con incursionar en Honduras si ‘se toca la embajada venezolana’. Anuncia igualmente que estará al frente del combate contra la dictadura de “Goriletti”. No acusa al ‘imperio’ por el golpe, debido, seguramente, a que el mismo, junto con la comunidad mundial, condenaba el ‘derrocamiento de Zelaya’.

6.- Una vez que recibe el apoyo de la ONU, la OEA, el Alba, etc. Zelaya anuncia su regreso a Tegucigalpa el 05/07/09 en nave de siglas y tripulación venezolanas. Y ante el fallido intento toma la decisión de pedir que sea USA quien arregle el asunto. Hilary Clinton lo recibe 07/07/09 y le indica que el camino es la mediación que conducirá OA a partir del 09/07.

7.- En este momento es cuando el GP percibe que han entrampado a su “pupilo”. Pero no advierte que es a él a quien se le lleva a un inventario de lo actuado y a un ‘ajuste de cuentas’. ¿Formará parte Zelaya de este juego?

8.-El 22/07 fracasa la mediación de OA y Zelaya decide regresar a su país para ponerse al frente de sus partidarios y retomar su cargo. Esto estaría unido a una huelga general que estallaría el jueves 23/07/07. El 24/07, en compañía del canciller venezolano Nicolás Maduro hace un intento de incursión por la frontera con Nicaragua y se detiene ante la presencia de fuerzas militares oficialistas.

9.- El 25/07/08 el golpista-presidente (GP) recuerda en la AN los esfuerzos de OA para que Mel permaneciera en Costa Rica el 28/06 y de cómo tuvo que actuar para conducirlo en nave venezolana a Managua. Entonces el GP dirige los pasos del golpista derrocado.

10.- Fracasado el nuevo intento de regreso, Mel decide montar un campamento en la frontera para pedirle a la comunidad internacional y a USA en particular la ejecución de acciones concretas para derrocar la dictadura y reimponerlo en el poder. Pero cuando esto ocurre el espectro político ya registra componentes que ponen más en claro la jugada del imperio.

11.- Por una parte el Mono Jojoy declara el 17/07 que las FARC habría dado recursos para la campaña presidencial de Rafael Correa. El mandatario rechazó la acusación. Pero no hay que olvidar que en todo esto hay el componente narcotráfico en el cual son muchos los implicados. Honduras está calificada como uno de los centros del ‘imperio de la droga’.

12.- Y cuando la atención comienza a desviarse hacia Colombia surge la noticia (22-07-09) de la instalación de 5 bases militares yanquis. De inmediato la protesta venezolana por la ‘acción inamistosa’.

13.- Como respuesta Colombia saca a relucir que en campamentos guerrilleros se hallaron armas portátiles antitanques AT4 fabricadas en Suecia y cuyo serial corresponde a las que ese país le habría vendido a Venezuela a fines del siglo pasado.

14.-Suecia ha pedido explicaciones al comprador de las armas aparecidas en territorio de las FARC, pero hasta el momento de escribir (28/07/09) no hay respuesta. Y es muy difícil que la haya. De allí que se congele las relaciones con Colombia, el gran ‘culpable’ del nuevo cuadro.

15.- Alrededor del 04F-92 se habló de la desaparición de armas de Fuerte Tiuna, entre ellas 18 AT4. El Teniente Bracamonte habría sido el ejecutante del operativo. El arsenal fue localizado por la Disip en La Pastora y allanado el lugar. El decomiso no procedió por orden presidencial. ¿Forman parte estas armas de las que aparecen en manos de las FARC? ¿Cuándo y cómo llegaron a ese destino?

16.- Es probable que crezca el expediente contra ‘la revolución bolivariana’. Puede retomarse acusaciones como la de que se permite el tráfico por sus corredores o que acentúa sus conexiones con Irán. De China o Rusia se guardará silencio porque se sabe no harán nada que enturbie sus relaciones con USA.

17.- Y ante este cuadro de creciente vigilancia, que lo coloca bien distante del período que culmina el 15Ag.-04 cuando la revolución se hizo bajo el consentimiento de USA, este régimen se verá obligado ahora a utilizar un mayor y sofisticado ropaje democrático, que le permita asumir sin tropiezos una posición dictatorial de más pegada y profundidad.
18.- El temor ante un posible estallido popular debido a las crecientes e irreversibles miserias, las situaciones de inestabilidad a nivel de la FA donde acaban de identificar a más de 70 implicados en un intento de golpe (Ult. Not., 28/07/09, p. 24), y el por primera vez sensible cerco internacional, llevan a pensar en la existencia de un alto poder, que en principio parece ser el de USA (sin descartar ‘Otro’) que se decidió a detener el avance de esta ‘revolución’.

19.- Por ello, para el ‘proceso’ hoy es fundamental, a la vez, frenar y controlar al colectivo para obtener más posibilidades de sobre-vivencia. Ahora, ¿Se llegó a un punto de inflexión? ¿Será posible superarlo? ¿Saldrá derrotado el régimen en las elecciones de la AN el año 10 y las presidenciales el 12 y se pondrá fin de ese modo a la ‘revolución’, como sugiere Dieterich?

20.- Considerar que este régimen está liquidado significa olvidar que estamos en territorios en los que todo cabe en la política. Este régimen, que tiene una mayoría de sus opositores inscritos en el oficio de la negociación y el colaboracionismo, puede llegar a acuerdos con el más férreo poder extranjero, por su abierta disposición a la mayor entrega de este ex-país.

21.- No es verdad, en conclusión, que este régimen que todo lo domina, al verse cercado por uno u otro ‘imperio’ se entregará. Su Consejo Electoral le garantiza su triunfo vía fraude. Y con ley y votos resistirá o negociará.

22.- La ‘lealtad de la FA’ a la que aludió el GP el 25/07, las reservas que aún posee, la inexistencia de un verdadero cuadro de opositores y las posibles re-negociaciones con el ‘imperio’ pueden garantizar la permanencia y fuera de peligro, por los momentos, del ‘monstruo revolucionario’ del socialismo del siglo XXI lanzado y vendido por los Dieterich.
abm333@gmail.com

Los runrunes de Nelson Bocaranda Sardi


AT-4. Han sido múltiples las ocasiones en las que el Gobierno colombiano ha entregado información exacta y precisa sobre actividades de la guerrilla en la frontera y en el territorio venezolano. Aquí lo hemos reseñado. Desde aquel CD que el propio Uribe pasó a Chávez en la cumbre chilena (famosa por el real ¿por qué no te callas?) con la ubicación de los campamentos de las FARC en suelo venezolano hasta la minicumbre de Paraguaná donde deslizó al caudillo criollo detalles de la localización de una media docena de importantes guerrilleros en ciudades venezolanas. Ayer Colombia anunció de forma oficial lo que no había querido hacer público por tratar de mantener con discreción la entrega de un documento al canciller Maduro en la reunión de la OEA en San Pedro Sula el 2 de junio, por parte de su colega colombiano Jaime Bermúdez. En el mismo daban detalles del encuentro de los AT4 suecos en manos de las FARC con los seriales exactos y la confirmación por parte del Gobierno sueco y la empresa fabricante Saab Bofors Dynamics de que dicho armamento había sido vendido a Venezuela en 1988 a través de sus representantes Kovac&Brenner. Es fácil detectar el origen, ya que los contratos incluyen la cláusula de "End User" para saber a manos de quiénes llegan. Si vamos atrás llegamos a la computadora de Raúl Reyes donde citaba en un correo enviado por Iván Márquez, el 4 de enero de 2007, que "el 3 de enero me reuní con los generales Alcalá (Cliver) y Carvajal (Hugo) con el que ya me había reunido en tres ocasiones con Ricardo (Rodrigo Granda)&". Más adelante detalla los temas tratados entre los que incluyen "la oferta de 20 bazucas de gran potencia para Timochenko y 10 para acá& Alcalá sugirió que fuera una cantidad mayor" dice el 4º de los 8 puntos del email de Márquez. El 20 de enero de 2007, Márquez envía un nuevo correo dirigido a Tirofijo y al Secretariado confirmando que "los aparatos que hemos recibido con Timo son cohetes antitanque de 85 mm, dos tubos y 21 cargas. El amigo dice que tienen más de 1.000 cargas y que próximamente nos hará llegar otras mas, así como algunos tubos". Recordemos que toda la información de la computadora fue autenticada por Interpol y otros organismos especializados. ¿Por qué nuestro Gobierno no hizo nada en estos dos meses? ¿qué se esconde tras este nuevo show de romper relaciones y congelar el comercio? ¿tendrán que llamar a Leonel Fernández para que se vuelvan a abrazar Uribe y Chávez? ¿otro trapo rojo para distraernos de la gravedad de los temas más calientes ?..

¿GAFFES? El caso AT-4, a la vez que ha permitido a más de un militar "hacerse el sueco" ha provocado indiscreciones al más alto nivel. Ayer, como si nadie supiera nada del alerta colombiano hace casi 60 días, el vicepresidente Carrizález citaba como un gran logro la detención en Venezuela de más capos de la droga que en Colombia. ¿Ese escupitajo pa' rriba indica que hay más capos trabajando de este lado de la frontera y por eso son más visibles y fáciles de detectar? Otro que tiene el cargo colgando es el ministro del Interior Tarek El Aissami. Anteayer por VTV dijo: "Desmentimos que nuestros gobiernos o instituciones estén prestas a colaborar con organizaciones criminales o terroristas, todo lo contrario, si algo hemos hecho es combatir el terrorismo". Esta declaración, reconociendo a la guerrilla como criminal y terrorista, desmonta la insistencia de Chávez Frías negándose a catalogarla así. Una ayuda comprobada a las FARC violaría la resolución 1.373 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y otra de la Unión Europea. He allí el detalle que preocupa al régimen. Con sólo acusar al imperialismo de EEUU, a la oligarquía colombiana y a los medios de comunicación no despejará las dudas...

MEDIO ¿ANTECEDENTES? nformes detallados llegan hasta 1992 cuando el golpe del 4F. Algunos AT-4 de los batallones de Infantería estuvieron entre las armas usadas en Maracaibo, un solo disparo, y en Caracas en varias oportunidades contra la residencia presidencial La Casona, donde estaba la primera dama de ese entonces Blanca de Pérez y sus hijos. También fue usado uno de ellos contra un tanque en la base militar de La Carlota. Si bien es cierto que a través del tiempo han aparecido algunos fusiles en la guerrilla vecina también es cierto que algunos habían sido robados o reconstruidos por soldados que quisieron hacerse de algún dinero sin mucho esfuerzo y su descubrimiento llevó a su arresto y baja. Un recién ascendido general del Ejército, identificado con la revolución roja desde que participó en la asonada del 92 en el Zulia, y que tuvo como apodo "atecito" por haber dispuesto de algunas de esas armas sabría mucho del caso. El otro podría ser Nicolás Maduro cuando una llamada suya al presidente Chávez en 1999 detuvo el allanamiento a una casa en La Pastora, ordenado por el comandante Jesús Urdaneta Hernández (ex 4F) para ese entonces director de la Disip. Allí se habían encontrado armas de guerra de miembros del MBR-200 y aunque siempre se dijo que había sólo fusiles Fal quedó la duda sobre otros AT-4 no usados. Maduro y Cilia Flores eran los encargados de cuidar dicha guarida revolucionaria.

BAJO VARIOPINTOS. Elda Neyis Mosquera, mejor conocida como Karina, ex guerrillera de las FARC, avaló el video del Mono Jojoy contando que eso era costumbre en la organización. Piensa que al líder terrorista lo tienen muy cercado. ¿Qué dirá Correa?& La actual defensora del puesto en el Gobierno mencionaba que la inseguridad era una "sensación" que era creada por los medios de comunicación. ¿Qué dirá ahora la presidenta de la Asamblea en torno al tema tras el asalto, con intercambio de disparos y víctimas, del que fue objeto uno de sus hijos con una veintena de amigos en playa Pelúa en el litoral guaireño? Refiero esto porque a todos -no ya a la mitad como antes- la inseguridad nos ha afectado varias veces en el entorno familiar. El periodista Simón Romero suscribió un reportaje en el New York Times sobre los secuestros en Venezuela, donde las cifras colocan el nivel de secuestros venezolanos en 2 por 100 mil habitantes por encima de México y Colombia. Barinas aparece como el estado con mayor número de secuestros. Allí el gobernador Adán Chávez declaró algo insólito: "la mayoría de los secuestros son esfuerzos de desestabilización contra el Gobierno por parte de la oposición o los llamados autosecuestros para demostrar debilidad de las fuerzas policiales y cobrar rescate a la misma familia". ¿Se creerán ese cuento?& Sobrinos del caudillo vacacionando en Margarita decían a voz alta que tenían un avión de Pdvsa a su disposición todo el día para regresar a Barinas ¿Colitas?...

elchacaldelainformacion@gmail.com twitter.com/nbocaranda

Se armó la sueca de Marianela Salazar - Venezuela

-
Es increíble que el gobierno chavista, enredado como está en sus propias trampas y delitos internacionales, piense que puede despachar el asunto de las armas suecas, descubiertas en manos de las FARC y compradas por el Ministerio de la Defensa, con excusas tan peregrinas como la del canciller Maduro cuando dice que es una “campaña brutal” del gobierno de Uribe, de las oligarquías venezolanas y de Estados Unidos contra Chávez, o que se trata de una “película barata“, como dice el ministro de seguridad, Tarek el Aissami.

Esa predecible y fastidiosa monserga no convence ni a sus seguidores, parecen argumentos propios de la inmadurez política, por donde precisamente no cojea ni transita este gobierno.

Las vinculaciones de Chávez Frías con el terrorismo internacional se han venido descubriendo, su aliada ideológica, la narcoguerrilla colombiana, ha sido fuente importante de financiamiento para hacer de Latinoamérica un polo de la izquierda internacional , por eso aportó dinero a la campaña presidencial del ecuatoriano Rafael Correa, como lo asegura el Mono Jojoy en un revelador video que le ha dado la vuelta al mundo, para que no queden dudas de quiénes son los colaboradores y cómplices de la guerrilla asesina.

Sintonía con el terrorismo internacional. La internacional del terrorismo no descansa en sus objetivos, que en Colombia no son otros que la toma del poder por las armas, sean suecas o rusas.
Chávez ha venido fortaleciendo con dinero del petróleo venezolano a la narcoguerrilla, sus vínculos son notorios, el agente responsable de conducir las acciones de apoyo ha sido siempre el capitán de navío Ramón Rodríguez Chacín, ampliamente fichado y reseñado por los organismos de inteligencia internacionales como el hombre a través del cual Chávez suministra grandes cantidades de armas y municiones, sustraídas de los parques militares venezolanos, que van a parar a manos de los grupos alzados en armas de Colombia, o sirven para fomentar la revolución en los países más pobres, cuyas poblaciones son presas fáciles para embarcarlas en la aventura totalitaria de la revolución bolivariana, como es el caso de Honduras, que se resiste a caer bajo la bota de nuestro aspirante a dictador.

Coproducción sueca. A Suecia le interesa en este engorroso asunto de los lanzacohetes incautados a las FARC que se compruebe que no tiene nada que ver como proveedora de armas, por interpuesto país, a organizaciones terroristas como esa guerrilla.

Y es que Suecia y otros países europeos como Bélgica, Suiza y Dinamarca sirvieron como refugio para guerrilleros colombianos, que han mantenido representaciones oficiales, oficinas y agencias de noticias que los respaldan.

Desde Estocolmo, por ejemplo, opera la Asociación Jaime Pardo Leal, una organización que apoya la causa de las FARC y realiza eventos en Europa para criticar duramente al Gobierno colombiano y acusarlo de paramilitar. Por eso las denuncias del presidente Uribe tienen doble piquete, ponen en evidencia a Hugo Chávez, empeñado en mostrarse como parte de las FARC, como cuando le solicitó a Europa y a los gobiernos latinoamericanos que retiraran a las FARC y el ELN de la lista de terroristas del mundo (en un discurso en la Asamblea en enero de 2008).

Suecia por su parte limpia su imagen y por eso sale el ministro de Comercio, Jens Ericsson, exigiendo explicaciones a Venezuela; conocen las leyes antiterroristas y temen que se les acuse de doble moral. El Gobierno de Venezuela, en cambio, continúa empeñado en ser la base de la subversión hacia el resto del continente. Pagará caro su empeño. En las cortes de justicia internacionales.


MARIANELLA SALAZAR
El Nacional

La falta de morada de Teódulo López Meléndez


El destierro de los hábitos de apariencia humanística
es el acontecimiento lógico principal de nuestro tiempo,
un acontecimiento ante el que es inútil buscar refugio
en argumentos de buena voluntad.


La expresión “falta de morada” es de Heidegger cuando en “Carta sobre el humanismo” definió así el rasgo ontológico sobresaliente del hombre contemporáneo. Es precisamente en una “errancia”, a la manera heideggeriana, donde está el hombre.

Gianni Vattimo llamó “pensamiento débil” a la característica nihilista del hombre posmoderno. Ante la ausencia de un pensamiento que hable de la verdad y de la totalidad (“fuerte”) se ha alzado uno que rechaza las legitimaciones omnicomprensivas (“débil”). De allí el sufrimiento del hombre posmoderno vendría simplemente de que no es todavía lo suficientemente nihilista, porque tiene nostalgia de lo perdido y no está aún habituado a la disolución del Ser, marca de este tiempo, de manera que el hombre se asegura de poder vivir con semiverdades y sin fundamentos.

Deberemos recurrir a un paradigma de complejidad tal como lo definía Edgar Morin, para pasar a una lógica contraria a la inmovilidad y hacer despertar al hombre. Estamos envueltos en conceptos estáticos, el hombre ha dejado de conceptualizar de manera compleja.

La visión totalizadora que superara las contradicciones humanas –esto es, la utopía- ya permanece colgada en el perchero. La protesta de la subjetividad por esta vía se destotalizó, aunque la falta de respuestas provoca en pleno siglo XXI algunas escatologías totalitarias de cierre completo de lo social y la reacción conservadora de negativa de la posibilidad de cambio de lo establecido.

El ser humano se muestra escindido. Se hace pesimista y desinteresado, como si nadase en una antiutopía, la de una absoluta soledad frente a sí mismo. Los envoltorios protectores se deshacen, como el Estado-nación, impotente ante los problemas singulares que se han hecho universales. Frente a ello, la carencia es la de un pensamiento complejo, uno que bien podríamos llamar disutópico, abierto a la emergencia.

Los viejos paradigmas están agotados, tomando paradigma hasta en su acepción clásica de esquema formal en que se organizan las palabras nominales y verbales. Basta oír para comprobar que estamos en lo que podemos con exactitud denominar un mundo viejo. Ello, a pesar de vivir en un mundo de cambios acelerados, generalmente producidos o introducidos por los gadges tecnológicos. Quizás estos cambios lo sean de mera transición, lo que quiere decir que están impregnados de los mismos conceptos de lo anterior. El sentido mismo de la realidad se hace así borroso, sobre todo se hace borrosa la cotidianeidad, donde hábitats psicológicos fundamentales se ven alterados, como el trabajo, la alimentación y hasta el aspecto sanitario, como hemos comprobado con la reciente pandemia de gripe. Tal vez resulte exagerado decir que vivimos un cambio gatopardiano, donde sólo se insertan chips tecnológicos para continuar existiendo en lo existente.

Seguimos viviendo sembrados en la trayectoria de lo pasado, una que conduce a ninguna parte. Hasta la forma de pensar sigue siendo la misma, en una especie de parálisis cerebral que nos impide comprender que debemos generar nuevos paradigmas que puedan producir una transformación de la realidad inmediata.

El hombre se queda sin los amarres del pasado y sin una definición del porvenir. Es una auténtica contracción del futuro definido en la especulación ficcional desde el ángulo tecnológico, pero absolutamente vacío sobre la perspectiva del futuro del hombre.

Ante la intemperie el hombre está tendiendo a sumirse en la simplicidad. Es necesario producir un desgajamiento de los viejos paradigmas, o para decirlo en otras palabras, se hace indispensable el brote de una nueva cultura, una que he llamado de la comunicación en sustitución de la de la información, prevaleciente en la Era Industrial terminada, con la cual también terminaron las formas políticas democráticas ancladas en los viejos paradigmas.

Existe un mundo pasado y otro que no termina por definirse. Quizás la única distancia que sobrevive es esta. Ella se manifiesta en el lenguaje, uno sembrado de denominadores de sujetos tecnológicos novedosos pero, al mismo tiempo, lleno de esquemas mentales anclados en el pasado. El lenguaje que se habla por parte de quienes ejercen la dirección en diversos ángulos del quehacer social suena como si proviniese de una dimensión equivocada.

Podemos admitir que se asoman ya las primeras formas de una sociedad comunicada, pero, por ahora, no hacen otra cosa que ratificarnos en una transición indefinida. La ruptura es mayor entre quienes ejercen la dirección. Los llamados dirigentes consideran que mantener su condición los ancla en los viejos modos y en las viejas maneras. Son incapaces de ejercer liderazgo planteándose la asunción de nuevas formas y, menos aún, son capaces de convertirse en agentes productivos de los nuevos paradigmas. Perviven en la limitación para idear. Así, la información que generan es estereotipada y sin significado para una población cansada y harta de escuchar la repetición. Es más, consideran que la información que transmiten debe ser manipuladora convirtiéndose en una apariencia maquillada provocando la sordera generalizada. Los llamados dirigentes desentusiasman y aumentan los temores antes que contenerlos.

Las sacudidas se suceden unas tras otras. Las anteriores convicciones lucen desgastadas, perdida toda su capacidad explicativa y de protección. La expresión sobre el deterioro de las instituciones se ha hecho lugar común, pero las que muestran debilidad extrema son las políticas, incluidas las llamadas intermedias que cumplían el rol de puente entre el poder y la comunidad. De manera que las viejas formas jurídicas se han deshilachado y los intermediarios han perdido toda capacidad de dar excitabilidad y coherencia, así como han perdido los viejos instrumentos de coercibilidad, lo que ha llevado a los medios a procurar alzarse como los nuevos controladores.

Las llamadas instituciones muestran una incapacidad manifiesta para transformarse, más aún, no es transformación lo que requieren. Frente a un nuevo paradigma cultural, aún en pañales, su rompimiento con la realidad es visible, pues pertenecen a paradigmas superados, parten de la base de una inmovilidad que les es consubstancial. El hombre regido por la institución desaparece, se ha aislado de ella. Ahora se forman las redes, o las llamadas “tribus urbanas”, una comunicación incipiente sustituye a la información unidireccional de la institución que implantaba formas de comportamiento. Esta red de redes en formación continúa, desgajada, es cierto, tanto de las instituciones como del porvenir, pero el desconocimiento de la vieja autoridad lo siembra al mismo tiempo en el desconcierto y en la rebelión contra la vieja fuente de poder que hablaba.

Al futuro no se le pueden dar formas inmóviles. Al futuro se le da forma ejerciendo el pensamiento bajo la convicción de una voluntad instituyente en permanente movimiento. Es mediante el pensamiento complejo que se puede afrontar el laberinto propia del siglo XXI, pues la mezcla de elementos previsibles e imprevisibles, fortuitos, causales o indeterminados, replantea con toda su fuerza el cabalgar fuera de dogmatismos.

No todo es desconocido, conocemos, al menos, de la existencia de la crisis, de los cambios que se suceden en la periferia del hombre, de su incertidumbre y sobre ello pensamos. Digamos que el pensamiento sobre el por venir es esencial para evitar una situación de catástrofe de lo humano. Debemos admitir de entrada que hay un cambio generalizado de paradigmas

No puede pretenderse la aparición de un nuevo cuerpo de doctrina infalible y totalizante, una especie de renacimiento de las ideologías. La sociedad de la comunicación que habrá de venir es un cambio de paradigma en sí misma. Sobre ella se alzará la nueva realidad. Sin obviar el peligro totalitario de control de la pantalla-ojo, el rompimiento de la unidireccionalidad de los medios que pone en entredicho la noción de receptor indefenso y la continua tesis de control del mercado producida por la reciente crisis, debe empujar al pensamiento a la siembra de nuevas concepciones democráticas. Esto es, la tarea de los pensadores de hoy no es entregar un diseño de sociedad del futuro, sino crear las ideas para que el hombre comunicado protagonice. No se puede hacer a la manera de los viejos ideólogos que diseñaban una nueva realidad utópica. Lo que ahora corresponde es proponer una nueva lectura de la realidad, esto es, la creación de una nueva realidad derivada de la permanente actividad de un república de ciudadanos que ejerciendo el poder instituyente cambian las formas a la medida de su evolución hacia una eternamente perfectible sociedad democrática.

Ahora bien, debemos marchar hacia la construcción de la nueva realidad. La nueva realidad se gesta como consecuencia de la acción de una serie de elementos preexistentes, de la concurrencia de circunstancias fortuitas y, finalmente, los que salen o se suceden de la nada. Estos últimos son resultantes de sistemas que se auto-organizan. Como en el caso de los senderos que se bifurcan, la nueva realidad puede ser una u otra. En cualquier caso es menester la generación de elementos nuevos inexistentes previamente. A esto me refiero cuando llamo la atención del pensamiento. Mientras más elementos novedosos se inserten en la realidad que enfrenta bifurcaciones más posibilidades habrá de una realidad flexible que preservará el estado alcanzado, pero que seguirá consciente de utilizarlo para nuevos saltos cualitativos. Esto es, el líder es más un facilitador que un artífice, permitiendo así la preservación de la libertad.

Es evidente que si influenciamos el advenimiento de una nueva realidad es porque percibimos síntomas en el presente que no nos gustan y pensamos que el mantenimiento de las tendencias pueden conducir a resultados catastróficos. Como ya la utopía no puede ser el incentivo es menester repensar al hombre inerte para que ejerza la reflexión sobre las ideas que han sido lanzadas al ruedo y crea en la posibilidad de su realización. La tarea comienza con la descripción de las taras del presente, con un llamado a la rehumanización, con el análisis puntual de las consecuencias posibles y con una acción que conlleve a su adopción y práctica.

Un proceso como el que describimos en sumamente dificultoso en una sociedad de la información, donde nadie garantiza que el poder massmediático se plegue a los cambios, siendo lo lógico que procure conservar lo existente. La actual tecnología facilita el interlineado y la formación de redes. No basta, claro está, que el significado haya llegado al destinario, es menester perseverar y verificar su grado de modelación sobre la realidad. Es cierto, no obstante, que la tecnología está haciendo posible un proceso de comunicación que veremos en todo su desarrollo en los próximos años, lo que permitirá las respuestas mentales y afectivas propicias.

El hecho mismo de la comunicación aumenta los parámetros de la libertad. En la comunicación, para decirlo de otra manera, se encuentra la materialización de la nueva realidad. No se trata de cantar loas a los artefactos tecnológicos de la instantaneidad, sino de aseverar que ellos han producido un cambio cualitativo en los contenidos de la comunicación. Como también lo he dicho en otra parte, la comunicación amansa al “yo”, hace que la gente comience a descubrir lo social, que reaparezca lo social como interés colectivo.

Algunos ensayistas han llamado a esta sociedad democrática que he descrito como instituyente, y en permanente movimiento, una “sociedad de transformación”. Está basada, obviamente, sobre la auto-organización, una donde la interacción cumple su papel de mejorar mediante una toma de conciencia. Esto es, mediante la absorción del valor de las relaciones simbióticas, lo que implica un cambio de valores.

El vencimiento de los paradigmas existentes, o la derrota de la inercia, debe buscarse por la vía de los planteamientos innovadores e inusuales que, con toda lógica en los procesos humanos, serán descartados ab inicio por el entorno institucionalizado. El derribo de los dogmas no es un proceso fácil ni veloz, pero el aporte de las nuevas tecnologías del intercambio comunicacional será un desencadenador clave.

La inutilidad de los viejos paradigmas queda de manifiesto cuando el hombre comienza a sospechar que ya no le sirven exitosamente a la solución del conflicto o de los problemas. Está claro que la revocatoria de los anteriores requiere de un esfuerzo sostenido pues se deben revalorar los datos y los supuestos.

Nuevos paradigmas requieren, generan o adoptan nuevos actores. Cuando los nuevos prendan en la conciencia entraremos en un “encargo a la multitud”. Los nuevos paradigmas comienzan a bullir en la lingüística, en la geografía y en la comunicación, sólo por nombrar algunas áreas. Deben aparecer también en el campo de la política y recuperar la subjetividad de lo humano.

teodulolopezm@yahoo.com

El Plan Arias de Américo Martín

Parece ahora muy claro que el bloque Chávez-Zelaya recibió con horror la propuesta del mediador Arias. Presionado por las circunstancias, entre ellas el masivo respaldo a la gestión del presidente de Costa Rica, Zelaya accedió a entrar en el juego de la negociación, pero desde el principio Chávez condenó aquello como “trampa” a favor de Micheletti y presionó de tal manera al pobre Zelaya que este se vio empujado a un radicalismo esteril que nada le aporta…. Mientras tanto, del lado del gobierno interino la respuesta fue distinta. Flota en el ambiente la posibilidad de que lo respalde



· ¿Por qué Zelaya se opone y Micheletti se muestra tan colaborador? Creo que en mis notas anteriores lo había anticipado. Conforme al acuerdo, Zelaya se libraría del juicio político, podría regresar a Honduras y posesionarse de sus bienes, regresaría a la presidencia para completar los meses que le restan del ciclo constitucional, conforme a la Constitución que en materia de reelección es sanamente intransigente. Pero además: no podría utilizar las fuerzas, bajo la dirección del Tribunal Electoral desde un mes antes de las elecciones, tendría que trabajar con un gabinete de integración unitaria con todos los partidos, la mayoría de los cuales no son zelayistas y nada de constituyente o cuarta urna.





· Algunos foristas rechazaron el acuerdo, alegando que estaba sesgado a favor de Chávez-Zelaya. Si así fuera el beneficiario no lo hubiera rechazado en forma tan vehemente y el afectado no lo hubiese tratado con tanta benevolencia. Pero el caso es que no es así. El Acuerdo no es más que un anillo de acero que le impediría a Zelaya hacer otra cosa que conducir la nave hacia el acto electoral, adelantado en un mes. Si Zelaya, orientado desde Venezuela, pretendiera desconocer los puntos de Arias, no podría hacerlo por tener las manos atadas. ¿Y quién se las ataría?, me preguntan. Las instituciones, la policía, las FA y el pueblo hondureño que según parece en mayoría no quiere ver a Zelaya. Cmo si esa correlación de fuerzas no fuerasuficiente, Arias agregó dos puntos más: la comisión de la verdad para zanjar lo ocurrido en Honduras antes, en y después del mandato de Zelaya, y la comisión de verificación, presidida por esa misma OEA que, por la naturaleza del acuerdo, le pondría fin al aislamiento de Honduras.

· ¿Se trata de una visión idealizada, propia de ajedrecistas incapaces de entender que se trata de personajes poco fiables? No, eso es un error. El acuerdo ha sido redactado de esa forma, con tanto detalle, precisamente porque se parte de la mala fe, no de la buena. Y la conducta de las partes confirma a quién le duele el proyecto. Si fueran de buena fe deberían saludar, ambos, el pacto que pondría fin a un horrendo conflicto lo que beneficiaría a sus compatriotas y a toda la región. Pero el que tiene cartas escondidas se coloca contra el acuerdo, sólo porque sabe que en esas condiciones no podrá usarlas.

· En este momento, Zelaya ha perdido terreno incluso en el área diplomática. Son muchos los gobiernos que aun adhiriendo a la idea de que debe regresar a la presidencia, señalan que no por cualquier vía, y expresamente han rechazado –por peligroso y temerario- su floripondio fronterizo y su hostilidad a la propuesta de Arias. Pero Zelaya acumula errores. Aceptó reunirse en Washington,yahora de manera altanera y a lo Chávez se devuelve. Mientras tanto en la otra parte reina la moderación. El patético incidente fronterizo ha debilitado la esperanza de quienes creían que Honduras se hundiría en el paro y la insurrección, que las FA se dividirían con entrada triunfal de Zelaya. Posiblemente, haya países que accedan a restablecer sus embajadas o cuando menos comercio y ayuda económica, antes o después de las elecciones de noviembre o de octubre, según lo que se resuelva.

· No obstante, no hay que subestimar a nadie, ni creer que el show en la frontera hará obligante la salida negociada. No es así, o cuando menos no todavía es así. Moviéndose con destreza en MERCOSUR, Chávez ha logrado deslizar la tesis de que no se reconozca al gobierno electo por los hondureños. Es decir, que se le prohíba a los hondureños decidir su futuro. ¿Y quién lo haría por ellos? ¿Acaso la OEA, convertida en el suprapoder que negaba Insulza para el caso de Ledezma? Esa tesis es absurda y desconsiderada, además de caprichosamente argumentada. Porque no se trata de elecciones convocadas por un gobierno ilegítimo. Las elecciones fueron convocadas antes del golpe contra Zelaya. Además, el que las convoca no es el gobierno anterior o el interino, sino el Tribunal Electoral, cuya legitimidad nadie ha objetado.

Por lo demás la intemperancia de Chávez ayuda por mampuesto a la salida pacífica. Como un novísimo padre Mariana, o como los que aquí no dejan de hablar del 350, el líder del ALBA justifica la insurrección y llama a los hondureños a levantarse. Interviene agresivamente en Honduras sólo para encender los espíritus, pero se aísla cada vez más. Es el diablo, que nos confunde para perdernos, dijera Macbeth

LOS ENEMIGOS DEL “PROCESO” de Francisco Alarcón

Ya sin ningún recato nos advierten que no lograremos trabajar en las empresas del Estado quienes no comulguemos con el oficialismo y seremos considerados enemigos. Se apoderaron de todo y ahora nos excluyen, es la mafia que dejó de ser “revolucionaria,” que se olvidó del “proceso” y sus derivaciones y cada vez se cierra más al común de los venezolanos, viéndonos como un estorbo para sus fines “recónditos”. La propiedad privada, las empresas existen solamente para ellos, el resto de la población es sometida al acoso con rígidos umbrales comunistas de los cubanos. Somos unos fugitivos en nuestro país, nos hallamos arrinconados por exigir el derecho al trabajo y a otras reivindicaciones sociales.
Se acabaron las contrataciones colectivas, los obreros no “deberán” protestar y cuando lo hagan serán sometidos violentamente.
El polvorín está esperando quien le prenda la mecha, una chispita puede terminar en un relumbrón. Hay policías y sapos por todas partes y mil maneras de someternos por vías administrativas o por vías de hecho. La justicia está parcializada y como dicen controlada por mafias; los otros poderes están subordinados a las decisiones del jefe y también están cerrados a cualquier desacuerdo. En diez años Venezuela dejó de ser lo que era un nirvana democrático, donde se dirimían las cosas en libertad, hoy somos un feudo habitado por eunucos. Para tener un carro o una casa es necesario formar parte de esa “cosa nostra” que se acopló al poder, apartándose de cualquier proyecto revolucionario que pudo haber seducido al principio a los incautos. Revolución es un término noble, de conquistas y libertad, no hubo revoluciones para esclavizar al hombre sino las comunistas como la “revolución cubana” que, levantó tantas adhesiones en sus comienzos y hoy es una aberración histórica. Sin embargo, se empeñan en homologar a Fidel Castro con Bolívar, argumento absurdo y patético, confundir libertadores con cancerberos. Antinomia indudable para quien esté en su sano juicio.

Las listas excluyentes y los apartheid disimulados pasaron de moda cuando empezaron a fallar los recursos, así fueron reduciendo las asignaciones para el “pueblo”. Barrio Adentro está en rutas de extinción y las Misiones van por el mismo rumbo. Quienes obtienen fortunas con dineros mal habidos son los negociantes afines al oficialismo, a ellos los protegen las leyes oblicuas de la república y seguramente estarán exentos del pago de impuestos, y sus propiedades garantizadas; de otra manera no existiría ese mundo paralelo de riquezas fortuitas y de boliburgueses “revolucionarios”.
La Venezuela decente quedó para los pendejos, para quienes se quejan desde el desván de sus casas cursando sus intervenciones on line. La realidad es otra en la calle, la de las trasmisiones oficiales, tan alienantes como las drogas o el alcohol, cargadas de mentiras y malas intenciones. El cerco cada vez será mayor, aunque los grupos oficialistas son más reducidos, el entorno ruidoso y populachero va desapareciendo paulatinamente, mientras se aferran las enquistadas roscas al poder. Allí siempre habrá para mantener a sus afiliados y protegerse entre ellos. Cuando Pérez Jiménez o Gómez había que conspirar para que aventaran a alguien a las cárceles del régimen, si no lo hacías, podías vivir cómodamente “hasta con las puertas de la casa abiertas”. La seguridad era total aunque no existiera seguridad jurídica, trabajo había de sobra, pero no había libertad de expresión para un pueblo tan zahorí como el nuestro. Cuestión suficiente para acabar con esa dictadura. Hoy las cosas son peores que antes, sin tirar una piedra somos clasificados de enemigos del gobierno, sin derecho al trabajo ni derecho a nada, esa es una palabra proscrista para cualquier ciudadano honorable. Aquí las cosas se zanjan como en la mafia, apoderándose de los territorios y distribuyéndoles entre su gente de confianza, el resto de la población que se muera de hambre y para el tropel no hay “cosa nuestra” sino “cosa nostra” que los atemoriza y vapulea al olvido, como si fueran nadie. ¡Ah cretina “revolución” la que nos tocó, que no nos permite ni comer!

La teoría de las cuerdas o la dimensión equivocada de Teódulo López Meléndez


Prefiero tomar prestado un concepto de la física y no de la psiquiatría. Al fin y al cabo siempre me he interesado por la organización del universo y no por las enfermedades mentales del hombre. Sobre el hombre he reflexionado con pretensiones de filósofo aficionado, mientras que he utilizado la quántica en varios de mis textos literarios.

La teoría de las cuerdas asegura que el espacio que vivimos tiene muchas dimensiones, ya no las cuatro aceptadas (tres espaciales y el tiempo), sino muchas (tal vez 26), pero que estas dimensiones adicionales tienen tamaño subatómico. Esto es, estamos ante una teoría microscópica de la gravedad. De los “ladrillos” que conforman al mundo seis son quarks y tienen nombres curiosos: arriba, abajo, encanto, extraño, fondo y cima. Un militar enloquecido agregaría “flanco izquierdo”.

Los más elementales conceptos de geopolítica indican que Estados Unidos no tiene previsto, ni tendrá, invadir a Venezuela. En segundo lugar que para hacerlo no necesitaría las bases colombianas, dado su poderío militar, puesto que podría cumplir tal objetivo desde portaviones y portahelicópteros y con una fuerza aerotransportada. En tercer lugar, esta no sería una guerra larga donde necesitase bases de aprovisionamiento o espacios aéreos extranjeros para la circulación de suministros, caso Afganistán. En cuarto lugar, los tanques son innecesarios, dado que Estados Unidos jamás atacaría por tierra desde Colombia.

Nos movemos, entonces, en otra dimensión. El líder pertenece a una de las dimensiones microscópicas y cada día se parece más a un fotón en el quarks llamado “fondo”. El líder vive, pues, en otra dimensión, en una no captable para los ojos humanos, excepción hecha de ese brillante general retirado que le aconseja someter a examen toda la política de defensa ante el inicio de los planes de invasión norteamericana. Lo he dicho, no quiero hablar de locura, de paranoia, de complejos de persecución. Prefiero hablar de una ruptura dimensional y me niego a usar expresiones como “Napoleoncito enloquecido”.

Este caballero Zelaya ya no es –si alguna vez lo fue- un presidente constitucional que busca regresar al poder para estar cinco meses más en él y cumplir así su período. Este Zelaya ya no es la defensa de un supuesto principio y un intento por demostrar que no se puede sacar a un Jefe de Estado antes de tiempo. No. Este Zelaya es ahora un agitador que pretende escudarse en el manto democrático y en la protección internacional para intentar la retoma del poder y eternizarse en él. Este Zelaya es otro fotón enloquecido en esta dimensión equivocada en que vive su mentor revolucionario. Este Zelaya es ya un peón subversivo, parte integrante de una dimensión fuera de la realidad objetiva. Y lo es ante los ojos de cancillerías estáticas que no comprenden que el ridículo hombre del sombrero ha dejado de pertenecer a la realidad visible para hundirse en la microrealidad ficcional de un jugador que pertenece a lo micro, a lo que no se puede ver, a una teoría de la cuerdas que cada vez aprieta más contra su cuerpo engordado de ficción.

Es cierto que el movimiento de las partículas afecta. Nadie puede negar el microcosmos. Nadie puede obviar las posibles nefastas consecuencias. Sólo que esto ha dejado de ser –lo que algunos aferraron como la única verdad- una defensa de vacunas preservatorias para pasar a ser un peligroso juego de subversión. En la política exterior norteamericana de Obama y Clinton uno encuentra cosas raras, como unas declaraciones de la última admitiendo como un hecho el poderío nuclear iraní y anunciando las vacunas posteriores: armar a la región hasta los dientes.

El emperador Adriano decidió en su momento que lo conveniente era que el imperio romano no se expandiese más sino que se dedicara a preservar las fronteras de lo establecido. A cambio sometió a sus legiones –para mantenerlas quietas- a entrenamientos agotadores. A Adriano le funcionó. Los Estados Unidos de Obama se empeñan en demostrar que el imperio terminó su época de injerencias y su propósito es sacar a su país de la trampa iraquí y tal vez una victoria –dudosa y larga- sobre los talibanes afganos, con la ayuda de los vendedores rusos de tanques. Dije –y sostengo- que todo el lío de Honduras se originó en las presiones norteamericanas para evitar que el congreso hondureño destituyese a Zelaya. ¿Quién es realmente este hombre, cuya familia corre a guarecerse bajo las faldas del embajador gringo en Tegucigalpa? A ratos provoca ensayar una teoría como la que desarrolló el excanciller mexicano Castañeda sobre la caída de Lage y Pérez Roque, sólo que este humilde escribidor no tiene fuentes privilegiadas. El comentario viene al caso por la defensa gringa de Zelaya. Qué una cancillería estricta no se de cuenta del cambio de presidente víctima a subversivo y peón es algo que no podemos plantearnos en serio, a menos que se trate de Europa donde los desatinos se originan en la fuente española, la que tiene una especie de patente de concesión cuando se trata de la América Hispana.

Es que los sucesos ocurren en otra dimensión, en una dimensión equivocada. Quizás haya un intercambio de fotones, como cuando un clavo y un imán se atraen. Quizás debamos abandonar la física para mostrarnos más amables y parodiar que “las cuerdas huelen mal en Dinamarca”. En Venezuela estamos inmersos en tal trastoque –con contagio subcontinental- que el olor de las cuerdas que se deslíen es ya de podrido.

teodulolopezm@yahoo.com