¡El poder no es una guarandinga! de Agustin Blanco Muñoz

La guarandinga no puede ser mayor. Primero se planteó la solicitud de un Referendo Abrogatorio para que el soberano rechazara la Ley de Educación. La respuesta se sabía de antemano: no procede porque el instrumento apunta hacia la garantía de un derecho humano. Pero en ese caso, se colocarían las cuartas urnas (efecto Zelaya) en plazas y avenidas.

Pero a la vez, la "Mesa de las Oposiciones" declara el desacato a la LOE. Una posición que no es coherente con la de promover una consulta para saber qué decide el colectivo. La torpeza de la dirigencia está en relación directa, una vez más, con la necesidad de protagonismo de que hace gala.

Y con esas dos proposiciones en la calle, se convoca a una "gran marcha" el sábado 22, para oponerse a lo que ya se decidió no acatar. Sin embargo, el martes 18 deciden todo lo contrario. Ahora la consigna es: acatar la ley, no se convoca el referendo sino a protestas permanentes y para el día de inicio de clases, un pupitrazo nacional.

En síntesis, nada definitivo más allá de las peleas-enfrentamientos de "las oposiciones". Cada grupo o subgrupo tiene sus posiciones para consumo interno y marcar la diferencia con el resto. Se da continuación así a un proceder que para muchos es errático, pero que se encuadra en la línea de la convalidación y la complicidad, ya usual en la conducta de estos grupos.

Esta es la constante de la reacción opositora contra cada una de las partes en que el régimen fracciona su acción. Y en todo caso, el gobierno deja en claro su carácter autori-totalitario, y su decisión a no convalidar el pedido de unas "oposiciones" que por momentos parecen adquirir algún grado de conciencia que les lleva a plantear caminos distintos.

Hemos sostenido y sostenemos que la lucha política aquí hoy, si aspira avanzar, debe tocar lo esencial. No es la lucha contra las partes en forma aislada, al detal, la que puede producir algún dividendo importante. Quien piense en un verdadero cambio en ese terreno, tiene que apuntar estratégicamente hacia la toma del poder, basado en una actuación que se deslinde de la destrucción que ha prevalecido en este ex país.

De ninguna otra manera será posible vencer esta tragedia. Con formas de actuar que parecen pautadas y diseñadas por la propia "revolución", no será superada esta realidad que junta al monstruo gubernamental con el de "las oposiciones".

Indispensable clarificar entonces el papel del colectivo en la empresa que tenemos por delante y la organización de esta instancia para que actúe como el agente histórico fundamental, en el establecimiento de un orden social que esté por encima de los postulados que han regido y rigen nuestra sociedad. Imprescindible superar el "credo" liberal-positivista y neo-positivista que nos ha regido por 200 años y que tiene hoy la mayor vigencia.

La ruptura con ese pasado-presente, regida por la misma ley del enfrentamiento destinado a aplastar y aprovechar al colectivo para los proyectos de los privilegios, hoy boliburgueses, es la única vía que puede garantizar el nacimiento de otra forma de concebir y organizar esta sociedad, para que se abran las posibilidades para el ejercicio de una verdadera justicia y libertad, capaces de ser las bases y fundamentos de una comunidad con otro cometido y sentido.

Y esto nos lleva a un punto nodal: la formación de un individuo que no se quede en el sí mismo, sino que pueda desplegar una acción destinada a fortalecer cada vez más la acción de un colectivo empeñado en hacer del valor vida la máxima aspiración de su realización.

Pero no definimos ni determinamos el camino a seguir. Esta es una tarea que no corresponde a la acción individual o mesiánica, sino al aporte de muchos que sientan la necesidad de conformar una sociedad sobre parámetros que definan y determinen una nueva realidad, sostenida sobre un cambio de estructuras económicas, sociales y las que se derivan.

Y ubicados aquí es inevitable aludir a las vías para lograrlo. Reiteramos que no promovemos la violencia, sino el rechazo creador y constructivo. A la violencia que se nos impone frente a una LOE que sólo le cambia el signo a una educación para los privilegios y el adoctrinamiento, hay que proponer un instrumento educacional para el colectivo, que comience por poner en discusión su capacidad y compromiso para adquirir la posición de constructor de una nueva historia.

En definitiva, se trata de conformar una gran fuerza colectiva, conciente, organizada y dispuesta a construir una sociedad sobre nuevas bases. ¿Cuáles bases? Importante definir hacia dónde queremos ir y las formas de alcanzarlo. Ha llegado la hora de la ruptura con el cuerpo de postulados que hasta ahora configuran una sociedad regida por la misma explotación.

Ni las variantes de liberal-positivismo ni de marxismo-revolución han servido hasta ahora a los fines de la tan soñada idea de la igualdad de y para la vida. Y no se trata de refugiarse en el camino utopía, sino de apelar a la necesaria obligada y urgente acción de pensamiento creador, para definir si es posible la vida en sociedad o si ésta en definitiva es simple portadora de perversión y sometimiento, para hacer de lo que se conoce como género humano, una simple y permanente víctima de su propia infamia y perversión.

En este caso habríamos llegado a la consideración de una humanidad en estado de máximo hundimiento que en sí y por si misma estaría ubicada ya no en el territorio de lo humano, sino en manos de decisiones extrahombre que serían las únicas llamadas a vencer su falta de condición para la vida, ubicándonos en un terreno teológico-religioso que hasta ahora nada ha aportado a los fines de una historia del hombre, hecha por ellos y no por los dioses.

Esto nos sitúa ante una perspectiva mucho más difícil y compleja. Quien aspire enfrentar estos monstruos debe comenzar por deslastrarse de los vicios, imposiciones, conceptos y actuaciones que la sociedad de la violencia han asentado como conductas naturales, ya sea en nombre de las dictaduras, democracias o revoluciones.

Ninguno de esos ropajes han servido hasta el día de hoy para levantar una vida que alcance al colectivo en su condición de individuos, que no de masa dispuesta a ser históricamente sacrificada en aras de las mismas minorías privilegiadas. Primero hay que romper con el engaño-fraude dispuesto para violentar o domesticar, reprimir o negociar y avanzar hacia acciones para la vida, en paz y libertad.

Hasta hoy los poderes no han entregado o perdido sus privilegios de manera pacífica. Pero parece llegado el momento de comprender que el colectivo contiene tal vez la fuerza de mayor nivel y alcance de la historia. De este modo se adquirirá la conciencia de que el poder no es una guarandinga, una conjunción de enredos sino una realidad que contiene el aporte del inmenso y creador colectivo.

Sólo y a partir de esa entidad se podrá lograr la conformación de una sociedad de hermanos hacedores de justicia, belleza, amor y libertad. Mientras, seguirá la vida unida al monstruo de la destrucción que tanto espacio tiene ya en el llamado territorio de lo humano.

abm333@gmail.com
El Universal

¨VIENTOS DE GUERRA¨ de Juan Páez Ávila

A lo largo de nuestra historia republicana en América Latina se han producido alguna guerras suicidas, que no han cambiado para nada las condiciones infrahumanas en que viven las grandes mayorías que pueblan este subcontinente, y que sólo han servido para modificar parcialmente las fronteras, generalmente en pequeños territorios inhóspitos, para enriquecer a unos cuantos vendedores de armas de desecho, dividirnos y sembrar odios irracionales en la conciencia de muchos, que nos alejan de una necesaria integración regional para impulsar el progreso de economías complementarias, que nos permitan acercarnos a los altos niveles de civilización alcanzados por los principales bloques naciones de nuestro tiempo. Y aunque se han dado algunos pasos interesantes y hasta prometedores, como la Comunidad Andina, el MERCOSUR y la integración de Centro América y del Caribe, todavía subsisten serios peligros de que la política integracionista sea sustituida por la hegemonía de las armas, de la guerra fraticida.
Los peligros de un conflicto armado con Colombia no sólo han producido alarma y preocupación en los círculos políticos y económicos de ambas naciones, sino también el rechazo de más del 80% de la población de nuestros países, que durante más de un siglo han vivido en paz y fraternidad. Y aunque el gobierno de Bogotá haya firmado un acuerdo para que los Estados Unidos usen 5 bases aéreas colombianas para combatir el narcotráfico, la guerrilla y los paramilitares y el Presidente Chávez lo interprete como una amenaza o parte de un plan disuasivo contra su proyecto político de extender la revolución bolivariana al país vecino y otras naciones del subcontinente, nuestro Comandante en Jefe no puede ni debe llevar a los venezolanos a una guerra
Venezuela y Colombia tienen gobiernos distintos, diametralmente opuestos, porque los pueblos de ambas naciones los han electo mediante el voto, y entre ambas naciones han existido relaciones económicas de mutuo beneficio y de gran hermandad entre los habitantes de la frontera e incluso de toda la extensión de nuestros territorios. En muchos rubros, especialmente en alimentos, existe una economía complementaria que constituye un avance de integración regional. Incluso la existencia de las FARC, del ELN y de los paramilitares no ha sido obstáculo para que las buenas relaciones entre los gobiernos y de la población en general se preserven a lo largo de más de 40 años que Colombia se desangra en una guerra inútil y estúpida como todas las guerras, agravada por el narcotráfico y la violación de los derechos humanos.
Tenemos que admitir como sociedad civilizada y democrática que los problemas de Colombia los resuelven los colombianos, como los nuestros le buscamos solución los venezolanos. Colombia tiene derecho a la aliarse con los Estados Unidos para defenderse de la guerrilla y del narcotráfico, y Venezuela tiene derecho a rechazar cualquier amenaza de intervención en nuestros asuntos por parte del ejército norteamericano o de cualquier otra potencia extranjera. Y aunque es evidente que el discurso y el manejo de una chequera petrolera por parte del Presidente Chávez se han convertido en un instrumento de intervención indebida en algunos países de América Latina, su presencia en Miraflores sólo la podemos decidir los venezolanos.
Mientras no se ponga fin a esa confrontación armada en Colombia, los peligros de un enfrentamiento militar entre este país y sus vecinos Ecuador y Venezuela, donde es evidente que buscan refugio los principales jefes de las FARC, estarán presentes, y podríamos volver una situación prebélica en la que las buenas gestiones de UNSASUR hoy, como las del Grupo de Río en la pasada crisis, pueden resultar infructuosas, porque las causas que generaron la crisis anterior no han sido eliminadas.
Chavistas y no chavistas, debemos decirle no a la guerra, no a la intervención extranjera, y pedirle al Presidente más diplomacia y menos discursos incendiarios.

Valla publicitaria en Honduras

Runrunes de Nelson Bocaranda S.

alto

¿ANGUSTIAS? El lunes de esta semana la reunión en el Palacio de Miraflores convocó a ministros, viceministros, presidentes de empresas del estado y de institutos del Gobierno en todos sus renglones así como colaboradores de confianza del PSUV de los diferentes poderes controlados por el caudillo. La razón pareció haber sido la necesidad que sintió de salirse del laberinto en el que se encuentra inmerso ante una serie de fracasos recientes en sus imaginarias batallas, pero que, en hechos reales (ejecutorias de gobierno), han sido "exitosas" en llevar al país hacia un pasado superado con tal grado de ineficiencia, ineficacia y corrupción como nunca se había visto. Las discusiones llevaron a muchos de sus colaboradores a presentar sus "renuncias", aunque hay quienes piensan, adentro del proceso, que pudo ser un ensayo para la gran "purga estalinista" que tanto desea y tras la que quiere deslastrarse de los pocos civiles que integran este gobierno militarista. Entre los puntos oídos en las paredes palaciegas estarían sus deseos de llamar a una Constituyente para de una vez por todas crear el primer Estado Comunista tras la caída de la URSS, contemplando la figura de un primer ministro en la nueva burocracia a crear- se. Esto iría contra las recomendaciones de algunos de sus colaboradores y de hasta el mismo caudillo cubano. Se volverá a designar, como antes, un ministro de la Defensa al igual que separar de nuevo el Ministerio de Vivienda de la megaestructura creada bajo Diosdado Cabello (quien por cierto brilló por su ausencia esa noche). Surgió el nombre del actual gobernador de Lara, Henry Falcón, para ofrecerle un ministerio y así asegurarse que no monte tienda aparte. La entrada de más militares al gabinete vendría con la salida de los titulares de Planificación, Finanzas, y Petróleo, entre otros. Ex oficiales como Arias Cárdenas y Andrade irían a esos cargos. La procesión va por dentro y hay temores válidos que cada día que pase sea peor. Ya se dio la orden de arreciar la violencia contra todas las manifestaciones, incluida la anunciada para este sábado a la que enfrentarán con otra convocatoria roja, y sacar a sus bandas armadas a enfrentar y acosar cualquiera disidencia o protesta. Sienten que si se permiten estas manifestaciones ahora que hay vacaciones estudiantiles la situación sería más grave cuando comiencen las clases. Se reconsideró el caso de cerrar emisoras de radio y televisión. La reacción de los radioescuchas y de la población en general, en todo el país, fue primordial para detener el avance de los cierres anunciados al igual que lo fue la respuesta internacional. Se supo también que detendrán a más dirigentes e integrantes de los grupos paramilitares chavistas, como UPV y La Piedrita, para "demostrar" que están en contra de tales colectivos ya fuera de control por ser muy conocidos. Las nuevas bandas de bandoleros rojos serán las que hagan ese trabajo. El caradurismo y el cinismo del régimen van en crecimiento. Los asaltados pasarán a ser asaltantes. Los violados, violadores. Los agredidos, agresores. Los periodistas que acusen serán acusados. Los pacifistas serán los violentos mientras que los violentos, angelitos. Ningún organismo policial o militar podrá defender a quien no sea rojo en las marchas. Es la orden y así la cumplirán&

medio

Má$ ANGU$TIA$. Ya no encuentran qué hacer para sostener el cambio oficial a 2.150 bolívares por dólar estadounidense. Por un lado están sacando más bolívares por dólar, hasta dos y tres veces la tasa oficial, al colocar los billetes de Pdvsa y del Tesoro (ONT) en el mercado libre y saciar así parte de su voracidad en gastos. Por otro, la escasez de divisas para Cadivi, donde el peaje reina, hace que los importadores, y sus productos y servicios, tengan que recurrir al mercado paralelo disparando los precios a más de tres veces de lo que acostumbraban. Después de tantos dimes y diretes y de discusiones muy duras para ver quién tiene más fuelle rojo, la decisión estaría siendo tomada antes del próximo domingo. Mientras Giordani y Rodríguez apostaban a una devaluación lineal, otros se inclinaron por propuestas y métodos para obtener la moneda gringa. La fuente me indica que dejarían el dólar Cadivi para los sectores de alimentos y medicinas. Los que queden fuera podrían ir a un dólar a ese mismo precio, pero con un impuesto para evitar así llamarlo devaluación. Un mercado "paralelo" se legalizaría vía la Bolsa de Valores con algún tipo de restricción para evitar la fuga de capitales. No descartan otro impuesto para controlar la demanda aunque esperan hacerlo con un mecanismo "más dinámico". En ese mismo mercado "legalizarían" la emisión de deuda soberana -de Pdvsa y otros entes- que se negociaría en la Bolsa. Están tratando de mantener únicamente las permutas en la Bolsa, como esta hoy, para evitar la "ilegalidad cambiaria". Esto permitirá que el mercado paralelo negro siga existiendo para aquellos que no puedan ir a ninguna de las anteriores modalidades. ¿Seguirá participando el Gobierno en los tres tipos de cambio que surjan sin decir adónde van los ganancias cambiarias y quiénes las intermedian? ¿Cómo saber lo que no es lavado de dinero de corrupción o de los narcos? Estas noches y madrugadas siguen tallando la decisión para convencer al caudillo de "sus bondades" y preparar el "guión" para echarle la culpa a los capitalistas y escuálidos&



¿CAFÉ FRíO? Nuestra fuente militar experta en café nos señala lo siguiente: "los negocios pequeños son con los nicaragüenses, el café viene de Managua en pequeños aviones de una línea de carga nicaragüense que aterrizan en el Aeroclub de Valencia con cantidades no mayores de mil quintales. Eso eleva el precio a más de 1millón 500 bolívares el quintal, fletes incluidos, cuando en Colombia costaría aproximadamente 1 millón y según Gaceta Oficial sólo 470 mil en Venezuela. Los pocos granos importados de Centroamérica tienen mejor calidad. Los negocios más grandes -son y serán- con Brasil, trayendo el café en barcos, vía Puerto Cabello. Ya se confirmó lo que aquí escribimos: se dilapidaron los 800 mil millones del Plan Café, pues la producción a nivel del campo decreció en vez de incrementarse luego de cuatro años.

bajo

CANCILLERÍA. A pesar del "asco" que le dio al ministro Maduro que en una manifestación frente al ministerio un funcionario lo jalara por el brazo, "pues yo soy ministro", la petición hecha por los empleados de reconocerles aumentos salariales, pago de prestaciones y otros asuntos pendientes de la contratación colectiva se pudo acelerar tras la confesión del presidente Manuel Zelaya, ante los medios internacionales, de que el gobierno de Chávez era el que le cancelaba los salarios a sus funcionarios depuestos. Este lunes deben cobrar...

elchacaldelainformacion@gmail.com,
El Universal

El desacato es la vía de Marianella Salazar


Francamente, hay dirigentes de oposición que no terminan de entender que este es un gobierno mañoso y tramposo que no respetará resultados electorales; que, gracias a sus mayorías absolutas, cambiará todas las leyes para terminar de dominar y humillar a la población. Cuando la oposición ha obtenido victorias contundentes e importantes, como fue la elección del alcalde metropolitano, de gobernaciones y alcaldías, sus triunfos fueron burlados con nuevas leyes que les cercenaron sus atribuciones y las autoridades fueron arrinconadas y expuestas a la violencia de las hordas fascistas y de grupos paramilitares promovidos por el Gobierno. Por eso es que me resulta incomprensible la ingenuidad que muestran algunos dirigentes políticos, que piensan tener éxito con un referendo abrogatorio contra las malditas leyes recién aprobadas, como la Ley Orgánica de Educación. Esas intempestivas e improvisadas convocatorias no son producto de un análisis concienzudo, ni de la consulta con los sectores involucrados en la educación, ni del debate entre los partidos políticos. Me extraña que el llamado al desacato realizado por las autoridades universitarias haya sido rápidamente desactivado con la convocatoria a un referendo abrogatorio, que puede generar entusiasmo en la masa opositora pero, al final, cuando el CNE, como de costumbre, nos escamotee por enésima vez los votos, provocará mucha frustración. Esos dirigentes de oposición que intentan desactivar el desacato ­es decir, el artículo 350 de la Constitución nacional, que consagra el derecho de los ciudadanos a desconocer la ley­ se prestan al juego oficialista y se colocan en la misma sintonía de los diputados del PSUV, que proponen una reforma constitucional para eliminar el 350. No se dan cuenta de que la sociedad civil, dispuesta como está a darle un parao al gobierno en su pretensión de adoctrinar a la juventud y a detener su aspiración dictatorial, perderá una gran oportunidad para impedir la aplicación de una ley inconstitucional que la mayoría rechaza.

Esos voceros opositores, que vienen de cambiarse la chaqueta ideológica e insisten en desactivar el 350, militan en una oposición útil al gobierno, y en política no hay nada más inútil y perjudicial al mismo tiempo que la oposición útil. Es igual que la crítica constructiva en los periodistas. Las dictaduras, sean de derecha o de izquierda exigen a los periodistas que hagamos crítica constructiva, que no sea adversa, para adormecer así el sentido crítico de la opinión pública. El periodismo tiene que ser implacable y los dirigentes de oposición no pueden seguir de tontos útiles, prestándose al juego de desactivar el único instrumento de lucha que nos queda, antes de que lo eliminen: el 350.


Tic tac

Refritos de TVES: el canal oficial, en su intento de contraprogramar a Vale TV, ha comprado las mismas series transmitidas durante 2004, 2005 y 2006. El Gobierno, después de 10 años, descubrió que el modelo a seguir es el de VALE TV. Lo mismo intento hacer VIVE sin ningún éxito. Las campañas de pluralidad, solidaridad y tolerancia también son burdamente copiadas del canal de la Iglesia, aunque en pantalla no reflejan esos valores.

Boliburguesía: atemorizados propietarios de distintas emisoras radiales están recibiendo propuestas de empresarios chavistas, para comprarles sus emisoras antes de que expiren las fechas de esas concesiones, con el argumento de que Conatel no las renovará.

Precisamente, por vender y traspasar las concesiones es que el Gobierno procedió a cerrar algunas radioemisoras. Una norma que no se aplicará a los testaferros; perdón, a esos empresarios... tic tac
El Nacional

Los Hechos los Condenan de Susana Sechi

En una Argentina que flota dentro una burbuja inflada por los Kirchner. Suspendida en tiempo y espacio por los aires viciosos de la demagogia y la gaseosa mentira de un régimen nefasto e inhumano, todo resulta imposible de diagnosticar, en tanto el mañana se encuentre condenado a los humores de un psicópata ex presidente cuya codicia le impide ver la traumática realidad.

Condicionando el futuro de 40 millones de almas diseminadas por el territorio argentino, kirchner se escuda en la figura compuesta por el personaje presidencial de su propia mujer, que es quien desde la vaguedad del contexto, se ocupa de ejecutar las perversiones dictadas por el fantástico dilapidador de conciencias y voluntades, ese que al borde del abismo no deja de impartir ordenes para vengarse de ese 70% de ciudadanos que con su voto, el 28 de junio dispusieron sesgar el poder absoluto de ese kirchnerato, que aun en vías de extinción expele ácidos venenosos de destrucción masiva.

A contar por los nuevos anuncios tóxicos de una jocosa Señora enfundada con un traje de presidente prestado la burla y la tomadura de pelo se encuentra a la orden del día, así como las sociedades mafiosas se extienden, el negocio del fútbol abrió una nueva fuente de recursos para el matrimonio y otro manotazo a los bolsillos de los devaluados ciudadanos que deberán desembozar la módica suma de $ 600 millones anuales contantes y sonantes para que todos obtengan los beneficios ??? de fútbol gratis para todos, según así lo reza la propaganda oficial.

“Con fútbol pero muertos de hambre” sería lo más apropiado para evaluar el momento que arrecia a un cuerpo social argentino, que ve diluir sus ingresos por medio de los planes desestabilizadores del real ministro de economía Néstor primero y su troupe de predicadores de la ignominia como participes necesarios de la gran estafa que permitió al cabo de seis años y medio el prostituido enriquecimiento ilícito de la pareja reinante y de sus adláteres de turno, compuesta por sindicalistas, empresarios y oportunistas que se alimentan de la teta gigante del Estado benefactor.

Nada se encuentra librado al azar, el tan amado y podenderado modelo de acumulación de la riqueza y matriz diversificada que tanto declama Cristina kirchner se encuentra en plena apoteosis, claro está que la riqueza acumulada se está distribuyendo entre un grupo de élite encabezado por la pareja gobernante, mientras se destruye la continuidad de la obra pública, se ataca a la agroindustria, la producción agropecuaria y, se paraliza el país bajo la constante amenaza de la patota de Kirchner comandada por Moreno, la Argentina ha dejado de existir internacionalmente como país para la inversión, por su marcada inseguridad jurídica e incluso por las políticas caprichosas de exportación con que se insiste como castigo a las exportaciones derivadas de los productos agropecuarios. Un espacio aprovechado a máximo por los vecinos gobiernos de Chile, Brasil y Uruguay.

Complicado todo esto por los aires estatistas del matrimonio que ha condenado a los argentinos a subsidiar a Aerolíneas Argentinas con más de 10 millones diarios, que de ser utilizados para cumplir con los reales deberes y obligaciones del Estado se podrían cubrirlas necesidades básicas de muchas familias, en cambio son repartidos para alimentar la corrupción, mientras se reduce el presupuesto de las FFAA al 50%, dejándolas inoperativas en todo el territorio nacional, lo cual provocará la total indefensión del país abierto a todo tipo provocaciones y agresiones foráneas e incluso hará más exitoso el incontenible incremento del narcotráfico, que ha encontrado en Argentina el mercado de las oportunidades para instalar prósperos y multimillonarios negocios, bajo la anuencia oficial, permisiva, demente y oportunista.

Al tiempo que esto ocurre, una desperjuiciada Presidente que roza únicamente con la pobreza desde el helicóptero presidencial, no tuvo el más mínimo reparo de culpar a los demás por sus propios pecados concentrados en una riqueza personal que se va incrementando impúdicamente a lo largo de la función pública de la sociedad marital, sin el más mínimo esfuerzo y trabajo adicional, y utilizando los beneficios otorgados por el poder absoluto para motu proprio.

En tiempos que rayan por un aumento perverso de la pobreza, que trae aparejada muerte por hambruna, enfermedades relacionadas a la pobreza, drogadicción y marginalidad estructural, en un país que liderara la producción de alimentos, es imposible no condenar al matrimonio presidencial bajo la figura de “abandono de persona” que sumada a otras formas legales los indican como “infames traidores a la patria” por incumplimiento de juramento, abuso de poder, destrucción de las instituciones del Estado, demérito a Constitución vigente, y perversión institucional por no respetar en el mandato legado por los ciudadanos los principios republicanos, haciendo de la nación una monarquía sin representatividad ninguna del soberano.

En tanto se sigue avanzando en contra de los que menos tienen, los excluidos aumentan y los pobres jubilados incrementan la lista de los desprotegidos, burlados por un régimen que después de haber confiscado sus ahorros previsionales, depositados en las AFJP les impone un miserable aumento, el que es anunciado con bombos y platillos mediante, por los mismos que dilapidan sus dineros y los reparten descaradamente.

Resulta por demás difícil de interpretar que la justicia no avance en la investigación de tan aberrantes hechos que fueran denunciados oportunamente por varios ciudadanos que quieren saber de que se trata, antes de que se lleven del país lo poco que queda de esas arcas alimentadas con los dineros de los gobernados.

Sin embargo y a pesar de esta crisis estructural puesta en marcha por los Kirchner, la cámara de diputados dio media sanción a los poderes especiales del ejecutivo (los superpoderes )para que con total desparpajo se utilicen los dineros públicos domésticamente de acuerdo a la necesidad del matrimonio rampante. Y todos en un oficialismo envalentonado festejaron la victoria, de un triunfo a medias que debe recibir la sanción del Senado para obtener vigencia.

Pero la Jefe de Estado, mal querida por muchos y adorada por pocos, protagonizó nuevamente una elaborada presentación haciendo uso de la cadena nacional para jactarse de las acciones de gobierno, ocuparse de algunos poderosos enemigos, utilizando a los pobres como carne de cañón para el argumento, lanzó un plan controvertido por 100.000 puestos de trabajo corporativo, con un olor rancio a clientelismo y algo similares a los planes canje, dependientes estos de los solvencia de un Estado ineficiente y corrupto.

Sellando la presentación la irónica presidente destacó un episodio trágico de la historia argentina, el fusilamiento de Dorrego y comparándose con el patriota agregó - que esto ocurrió precisamente por que Dorrego había tomado la decisión de encolumnarse a favor del pueblo, así como ella lo ha hecho desde su juventud. ¿Cúal es el qué pueblo, qué tanto ha defendido la Señora en las distintas etapas de su vida ? ¿El qué extorsionó por medio de la usura en Santa Cruz, el que manipuló en su carrera política junto con su socio matrimonial Néstor, siempre consustanciado con el poder de turno para obtener réditos por obsecuencia ó el que hoy detenta ?

Se tendría que contestar a estos interrogantes que ninguno. La hipocresía es la única razón que mueve a la malquerida y a su esposo en los discursos ofensivos y en las arengas lamentables, que como la interpretada por la señora Kirchner, que finalizó entre risas y carcajadas con estas poco felices palabras “Tal vez ya no se repitan esos fusilamientos, o tal vez haya surgido otro tipo de fusilamientos, tal vez mediáticos, ¿no? Pero bueno, son los riesgos de elegir en dónde estar, y les puedo asegurar”

Después de haber soportado tanta mediocridad, mentiras y vejamenes al intelecto, sólo cabe responder a la Señora, que tanto ella como su marido se está auto fusilando mediáticamente, sin que la oposición y los medios de comunicación ayuden para tal fin. Los hechos los condenan.

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

Email: susanasechi@gmail.com

Emplazamiento de Teódulo López Meléndez

Como habrán constatado mis lectores he estado escribiendo sobre la organización política del mundo. Es que preparo un nuevo libro. De allí que me había mantenido sobre el tema en mis artículos de opinión. El primer deber de un escritor es escribir, sólo que existen “escritores” que no escriben. Pues bien, los comentarios no se hicieron esperar: alguien mandó un mail señalándome que estaba como ausente, un amigo me llamó por teléfono para preguntarme en que país vivía yo, otro me preguntó si no tenía opinión sobre lo que estaba sucediendo.

No he estado ausente. El escritor que investiga y analiza contribuye a lo que es mi idea fija: el diseño de una democracia del siglo XXI. Vivo en este país: sigo segundo a segundo todo lo que acontece. Opinión sobre lo que pasa la tengo y la he expresado en lo que suman centenares de artículos durante los últimos cuatro años en que retomé la tarea del articulista.

Estoy muy molesto, pero conservo la sindéresis. Estoy profundamente irritado, pero mantengo la cabeza fría. Estoy muy arrecho, pero mantengo el control. Es así porque yo soy un político y un político conserva la sindéresis, mantiene la cabeza fría y conserva el control. A mí nadie me venga a decir que comprende mi arrechera que al fin y al cabo es de todos. Soy, además, un escritor y los escritores somos cuidadosos en el lenguaje, procuramos usar las palabras exactas. La palabra exacta fue “cabrones”.

Algunos vuelven con el tema de la unidad. Ya escribí –y no dejo de recordarlo- que la unidad era nociva para la salud. Lo dije y lo sostengo porque los ineptos han hecho de esa palabra una especie de poción mágica, de menjurje salvador de enfermedades, de invocación brujérica que aleja los malos espíritus. Al parecer todo se resuelve con la unidad, lo que es una soberana mentira, una falacia, un acto de prestidigitador que saca del sombrero de copa las mentiras convenientes a su acto teatral. “Nos necesitamos todos”, exclama algún lector, lo cual también es falso. No nos necesitamos todos. Qué vengan a la integración del país en una sola voluntad impuesta por el pueblo, no por reuniones aleatorias entre “dirigentes” disminuidos por su incapacidad y su abulia. La verdadera unidad no es entre cúpulas debilitadas, es el nacimiento de una conciencia firme en el país de tomar determinadas decisiones y de ir a determinadas acciones. Es más, con estas direcciones partidistas que tenemos jamás llegaremos a ninguna parte. Es menester que la nación para a los nuevos dirigentes envueltos en una nueva concepción democrática. No es la unidad la salida. La salida es que el país pase por encima de quienes fungen como sus “dirigentes”.

Mi emplazamiento es total. Emplazo a la clase dirigente partidista. Emplazo al país desde la serenidad que me otorga ser un político, pues cabeza fría y político van los dos ligaditos. Emplazo a Antonio Ledezma quien tiene que decirnos para qué se hizo vocero de la convocatoria a una “marcha” el sábado 22 de este mes. Ledezma tiene que decirnos cual es el propósito de esa actividad repetitiva y que no venga con que el propósito es protestar contra la Ley de Educación. Ledezma debe responder si esa “marcha” es para entregar un “documento” ante la Asamblea Nacional. Si es así, pido a mis conciudadanos que no asistan. La única razón para ir hasta la Asamblea Nacional es para pedirles la renuncia a las focas y tomar como bandera la exigencia de unas elecciones parlamentarias anticipadas. Si no es así, si la “protesta” de Ledezma es otro ejercicio de drenaje de emociones, otro escape falso, ya el país harto debe dejar de aceptar los llamados a la caminata insulsa a tragar “gas del bueno”. Hay que tener un propósito y una estrategia: después de las barbaridades de las focas legislativas hay que pedirles la renuncia y asegurar que la única salida a esta olla de presión son elecciones parlamentarias anticipadas. A ello podrían contribuir los diputados de “Podemos” renunciando a sus curules y proclamando la ilegitimidad de ese remedo de parlamento. Es más, desde mi condición de ciudadano le pido a “Podemos” que deje de hacer de comparsa en la sociedad de sordos rojos.

(Ya Ledezma ha dado una primera respuesta, inaugurando en estas condiciones, precisamente en estas condiciones, una especie de feria para que los niños compren sus zapatitos, sus morralitos y sus uniformitos. Al parecer Ledezma quiere que los niños vayan bien bonitos a recibir sus clases de socialismo del siglo XXI. ¿Saben a quien se parece Ledezma? A esa detestable cuña publicitaria donde una madre enloquecida llena de ganchos la franela de su pobre hijo simplemente porque no soporta las arrugas. Por si fuera poco, en reunión de alcaldes de Baruta y El Hatillo se repite la misma cantaleta; referéndum abrogativo, “marcha” el 22, desconocimiento de la LOE, porque según el formidable experto no es anticonstitucional desconocerla; imaginamos que si lo fuera sería incapaz de llamar a resistirla dado que es tan apegado a la doctrina jurídica. Por cierto, no se entiende en que consiste el desacato que proponen. Escuchándolos me convenzo de que la palabra “cabrones” es muy suave, casi delicada, modosa, pero me abstengo de poner la que me viene a la mente para evitar soponcios a alguna señora tan culta que se ha escandalizado por mi uso de esa palabrota. Evidentemente nunca ha leído la prensa española o sufrió un coma cuando Uslar dijo “pendejo” por televisión).

Por cierto, la suerte o el infortunio, depende de cómo se mire, me ha conducido en ciudades extranjeras a toparme de frente con manifestaciones diversas. En ninguna parte he visto que la policía dispare gas lacrimógeno cuando la manifestación se aproxima. En todos los países –a los democráticos me refiero- la policía aguarda la llegada de los manifestantes al cara a cara y allí comienza la puja: los manifestantes empujan y las fuerzas policiales resisten. Sólo aquí se pone en práctica la aberración de llenar de gas a señoras indefensas o a gente mayor o a simples estudiantes. ¿A qué conduce la “marcha” que el señor Ledezma patrocina? ¿Al mismo espectáculo de una barrera de la PM seguida de una barrera de la GN y detrás las bandas paramilitares de la dictadura? Así no se manifiesta. Hay que saber hacer las cosas.

He dicho en infinidad de ocasiones que no se puede mandar a una población civil desarmada a enfrentar a una dictadura que tiene todo el poder de fuego. Hay cientos de formas de protesta, de las cuales la “marcha” es una que los disparatados “dirigentes” agotaron. Hay que picar y disolverse. Hay que planificar cambios de ruta. Hay que moverse como una serpiente ondulante a la manera que lo hacen en Seúl. Y no todo son manifestaciones. Ya he dicho hasta la saciedad que Charles De Gaulle desde “Radio Francia Libre” pedía a sus conciudadanos no salir a la calle en determinadas horas en protesta por la ocupación nazi. Y nadie salía. Y el que salía era visto muy mal. He allí una manera, entre docenas, dejar las calles solas en determinadas horas. Se han escrito tratados de cómo resistir a una dictadura y a sus despropósitos. No hay nada que inventar, todo está inventado. Lo que falta es la decisión, pero la decisión es aplazar hasta llegar a las elecciones del 2010 con la nueva Ley Electoral que permite el cambio de circunscripciones a voluntad del Ministerio Impopular para las elecciones (conocido por sus siglas CNE).

“Convocamos a una marcha pacífica” o “ellos marchaban pacíficamente y fueron agredidos”, son otras de las cantaletas. Los manifestantes que resisten al gobierno jamás han utilizado la violencia. La violencia viene de la dictadura. No estoy llamando al ejercicio violento, porque estoy plenamente consciente de que no se puede enfrentar el poder de fuego del dictador. Sería, es, una estupidez. Lo que llamo es a la resistencia inteligente, hábil, estratégicamente planeada, perspicaz e intuitiva, hábil y efectiva, y me permito recordar que jamás he sido abstencionista, que es otro de los argumentos que saca a relucir la “clase dirigente” devaluada.

Lo que he dicho y repito es que no es lo mismo ir a unas elecciones en democracia que ir a unas elecciones en dictadura. Cuando se va en dictadura hay que tener muy claro cual es el propósito de la asistencia y las pésimas condiciones en que se va. Se va porque se considera que hay una oportunidad de producir una expresión mayoritaria (caso chileno en el referéndum contra Pinochet) y que hay un chance de que el resultado sea respetado. Se va para incidir en las contradicciones interna de la dictadura. Se va con la intención manifiesta de producir el fraude y la consecuencial reacción. Se va si se tienen indicios de que fuerzas de presión poderosas van a pedir el reconocimiento del resultado. Se va por mil razones, todas distintas de las simplistas definidas como “debemos aprovechar todos los resquicios”. Las elecciones en dictadura son una arma a manejar a discreción, sólo que a la “clase dirigente” lo único que le provoca es ir a elegir sus “dirigentes”. Desde ya es necesario hacer la advertencia: si nos presentan candidatos salidos exclusivamente de las filas partidistas, candidatos reencauchados en los concilios “unitarios”, se van a topar de frente con el país. Los partidos devaluados deberán entender que el único propósito que debe animarlos es servir de instrumento de la sociedad venezolana y postular ante la emergencia a los mejores, vengan de donde vengan, porque si se comportan como cotos cerrados o como sociedad de mutua ayuda se van a encontrar con una nación que les va a negar la sal y el agua. Y lo peor: se perdería una oportunidad –si ese es el caso, lo que todavía no está claro- de jugarle una trastada al régimen.

Los fraudes navegan en la impunidad. El caso iraní demostró que se pueden poner veinte o treinta muertos al día en la protesta, pero que no se aguanta más de una semana o diez días. Hay que recordarlo, porque si las fuerzas represivas se mantienen unidas en torno a los fraudulentos, como sucedió en Teherán, no hay manifestación que valga y mucho menos eso que llaman “condena internacional”.

Lo digo de una vez: no soy optimista en cuanto a los resultados finales de esta batalla. La única posibilidad es que el país pase por encima de los “entrevistados predilectos” de los medios, que no es que sirvan para la libre expresión, lo que sirven es para mantener vigentes a unos ineptos y para mantener en la opinión los criterios que ellos deciden soberanamente. La única posibilidad es que el país se sacuda el yugo de estas direcciones partidistas muertas, de estos fantasmas del pasado que, en coincidencia con el chavismo, aseguro que nunca volverán.

Ahora retomo la escritura de mi nuevo libro. El político que soy, dada mi condición de ciudadano, se mantiene presente.

teodulolopezm@yahoo.com

Las corrientes enfrentadas de América Latina de Cipriano Heredia S.

La crisis que se desató hace varias semanas con el caso de Honduras, puso sobre el tapete varios temas relevantes de discusión para toda Latinoamérica, pero el debate que se está generando con motivo del tema de las bases militares que operarían EEUU en Colombia, ha encendido la alerta amarilla, y no pocos auguran que en menos que canta un gallo sonará la roja. Como siempre, el gobierno de Venezuela es parte central de la polémica desde cualquier perspectiva que se analicen ambas crisis.

En efecto, con el caso de Honduras salieron a flote con fuerza al menos dos temas muy importantes: el rol de la OEA en el continente y el perfil que deben tener las democracias para ser tales. Respecto a lo primero, la pregunta que ha quedado en el aire es la siguiente: ¿es la OEA una organización de Estados o es sólo un club de presidentes alcahuetas que andan permanentemente poniendo sus barbas en remojo? Esta pregunta se agrava con el tratamiento disímil que se la ha dado a casos parecidos, más el comportamiento errático del Secretario General en momentos explosivos, todo lo cual ha puesto un gran signo de interrogación sobre la eficacia de la OEA como foro político interamericano.

El segundo punto es más de fondo y en él se presentan dos visiones distintas sobre lo que es un gobierno democrático. La primera de ellas es minimalista, ya que basta con que exista certificado de origen electoral para que se considere a un gobierno legítimo y democrático. Bajo esta visión, presidentes como Evo Morales, Rafael Correa, Daniel Ortega, y por supuesto el cowboy Zelaya, han logrado o al menos intentan, acabar con la independencia de los Poderes Públicos, cerrar medios de comunicación, reprimir a la disidencia, minimizar la propiedad privada, etc., sin perder su credencial de "demócratas". Todo esto lo hacen por supuesto usando la receta patentada por Chávez con asesoría de los Castro: constituyente, secuestro institucional, expansión del poder comunicacional, presentarse como enfrentado al imperio y la oligarquía y siempre huir hacia adelante en los conflictos.

Contrapuesta a esa visión está la tesis de quienes pensamos que la democracia es algo más complejo que eso, y que cualquier gobierno que pretenda mantenerse sin división real de poderes, plena libertad de expresión, tolerancia a la disidencia y respeto a las minorías, por ejemplo, debe rendir cuentas y ser frenado antes de que se consoliden regímenes totalitarios.

Resolver esta disyuntiva a favor de la segunda perspectiva es tarea fundamentalísima de los demócratas del continente. Ganar o perder esta batalla significa nada más y nada menos que el mundo avale o no las patentes de corso con que hasta hoy cuentan los neodictadores latinoamericanos aquí nombrados.

Con esta antesala llegamos ahora si al tema de las bases militares de EEUU en Colombia. Comienzo a teclear estas líneas apenas termina la transmisión del acto de rotación de la presidencia pro tempore de Unasur de manos de Chile a Ecuador, la cual fue magistralmente aprovechada por Chávez y Correa para poner las cosas en su terreno, valiéndose de la ausencia de Uribe y Alan García. Afortunadamente, la ponderación de Lula y una inusualmente feliz intervención de la presidenta de Argentina, pusieron las cosas en su lugar y difirieron el debate para una próxima oportunidad con presencia de todos los involucrados.

No obstante, la postergación de la discusión en Unasur es sólo una formalidad. El debate está en pleno desarrollo y las corrientes enfrentadas son claras. Por un lado, el grupo de gobiernos encabezados por Chávez que alertan sobre una posible "guerra" en el continente, consideran las bases una amenaza y una intromisión inaceptable de los gringos y anuncian que se defenderán militarmente si son agredidos. Por el otro lado están Uribe y su principal aliado, el gobierno peruano, ambos víctimas durante décadas de la insurgencia armada y actualmente en procura de mejorar su intercambio comercial con EEUU.

Estos dos países, además de reivindicar el principio de autodeterminación de los pueblos, asumen el problema como la continuación de una estrategia que no es nueva, sino que por el contrario sería la fase superior de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, tomando en cuenta que Colombia es el epicentro de ambas en la región. En el medio de ambos bandos, el resto de los gobiernos latinoamericanos cada uno con sus inclinaciones y, sobre todo, nosotros los latinoamericanos, que sólo aspiramos vivir en paz.

Para quien esto escribe lo mejor es que no hubiere bases militares en el subcontinente operadas o controladas por gobierno extranjero alguno. La presencia de fuerzas armadas de otro país siempre es un punto de roce interno y sin duda compromete de alguna manera la soberanía. Sin embargo, conociendo a los personajes involucrados y entendiendo lo que está en juego en América Latina, pensamos que el éxito de Colombia en su lucha contra el terrorismo y el narcotráfico redunda en beneficio de todos, mientras que no es casualidad que quienes más se oponen a esta posibilidad son precisamente quienes tienen los intereses más oscuros de la región.

¿Son o no Chávez y Correa aliados y socios de las FARC? ¿Es Venezuela actualmente no sólo puente internacional sino punto importante de producción de drogas? ¿Es o no el gobierno de Chávez aliado confeso de los gobiernos de Irán y Corea del Norte que hoy desafían al mundo con armas nucleares? ¿Operan o no en Venezuela células terroristas de Hezbolá y otros grupos islámicos fundamentalistas? ¿Financia o no el gobierno venezolano a grupos desestabilizadores en varios países de la región?

El tema de las bases militares en Colombia no es fácil ni agradable, pero antes de envolvernos en la bandera nacional para fijar posición sin pensar, es preferible darle respuestas claras a las preguntas aquí hechas y muchas otras que pudieran surgir. Durante mucho tiempo se ha advertido que Chávez nos llevaría a un conflicto internacional. Pues bien, tal vez ya lo tenemos en nuestras narices. El punto ahora es determinar si el enemigo está fuera o si lo tenemos en casa.

cipriano.heredia@gmail.com

RECULA EL REGIMEN, O NOS RECULAN de Francisco Alarcón


Cuestión nada mala para los venezolanos, ojala lo hagan y alcancemos las normas mínimas de convivencia. Pronto se darán cuenta que el cierre de las fronteras con Colombia resultaría un disparate y agudizaría la crisis interna del país. Nos veríamos casi totalmente desabastecidos y seria más evidente la escasez de alimentos y manufacturas. Venezuela cada vez es más vulnerable y dependiente, a ello la llevó “la revolución”, la situación económica se enredada aunque los jerarcas del régimen estén jugándose la casi providencial subida del petróleo. Estamos en recesión y Chávez asevera que no, somos la veleta de Latinoamérica, embarcados en absurdos proyectos como el ALBA y con los restos de incoherencias que van quedando esparcidas en el camino del “proceso”. Las mentiras afloran a diario y asimismo mueren. El proyecto marco de la Ley de Educación comunista ya tiene muchos detractores, los disfraces y omisiones no les sirvieron para engañar a los venezolanos, será en los reglamentos donde se concretarían las normativas de la “formación” cubana y el ministro se constituiría en el comisario de la “ilustración”.
El hambre y escasez serán indetenibles y Chávez lo sabe, al igual que los Castro en Cuba llamando al pueblo a mayores sacrificios y trabajos, lo cual es un sarcasmo para quienes sobrellevan una dictadura sórdida.
En lo sucesivo será una lucha cuerpo a cuerpo entre el pueblo y el régimen que, quiere imponernos un comunismo a ultranza. Se acabaron los ambages ahora el Presidente deberá demostrarle a los organismos internacionales y al mundo entero que lo suyo sigue por los caminos democráticos, y que hay en Venezuela una democracia de desempeño. Ya no le bastará a Chávez con decir que fue electo en votaciones populares, y la OEA y los otros organismos internacionales, deberán intervenir honestamente ante los desmanes y violaciones que se cometen en el país. Tendrán que mirarlo tal cual es y no como pretenden venderlo con bondades y progresos inexistentes, financiados con los esquilmes a la bonanza petrolera.
Esto no nos excluye de la gran tragedia que hemos vivido y que actualmente se agudiza con la escasez de alimentos, medicinas y productos de primera necesidad. Lo que quiere el régimen es de una vez establecer un comunismo al calco del cubano. Están cocinándose las “leyes” en la asamblea mefistofélica que siempre a media noche es cuando aprueba las nuevas leyes, pareciera que de día la conveniencia no es posible. Todo por sorpresa como el caco que irrumpe en un hogar para robar a sus dueños; a oscura se planifica el “futuro” de la nación.
Pues rodilla en tierra deberá estar la sociedad civil, sino la reculará la “revolución”. Hay un escenario explosivo que difícilmente podrá evadir el oficialismo, a pesar de utilizar todos los métodos para mantener atemorizada a la población; la inflación corre como caballo desbocado y no habrá quien la detenga, el deterioro de la economía seguirá aún con precios del petróleo a $70. Es una coyuntura interesante y quizás beneficiosa para esta sufrida patria, podrían venir tiempos mejores si se aprovecha, si mantenemos una voluntad férrea para luchar en contra del comunismo. No hay disimulos y la suerte esta echada, o vamos directo a la cubanización o nos sacudimos del yugo opresor no permitiendo leyes que violen la idiosincrasia de los venezolanos, vulnerando lo poco que queda de democracia. Es tarea de todos devolverle la libertad a Venezuela, aunque los organismos internacionales tengan su cuota de compromiso y hasta el presente irresponsablemente no lo hayan asumido.
Si uno a uno, los ciudadanos se le plantan a las leyes que tratan de imponernos, no habrá autócrata que logre aplicarlas, ni revolución que barra los cimientos democráticos. Lamentablemente aquí no hay nada que discutir sino que no permitir. La resistencia se hace cada vez más imperativa para preservar la paz y la democracia. Bastante está deshecha Venezuela para continuar expoliándola, y prolongar la situación sería un suicidio. ¡O reculan o nos reculan! No os olvidéis