Con la soga al cuello de Francisco Alarcón


Vivir con la soga al cuello se ha hecho costumbre para los venezolanos, bajo amenazas constantes que laceran a la Venezuela prospera y decente; nos somete “un caudillo por desgracia de Dios”. Diarias son las intimidaciones penalizando hasta la libertad de existir. Pareciera no ser suficiente con una “stagflatio” inducida por el mismo oficialismo, cuando arrasan los erarios públicos, destruyen la industria privada y rompen los nexos con nuestros tradicionales socios comerciales. Por ello, desaparecen los productos de primera necesidad en los expendios y otros aumentan sus precios en descomunal subida. Además de aprobar la Asamblea Nacional una ley de educación inconstitucional, que barrerá con los cimientos de una educación libre, destruirán con engaños la propiedad privada y usarán cuanto despropósito se le ocurra a quien demolió la democracia “democráticamente”, en confabulación con esos entes públicos que traicionaron al pueblo.

¿Será posible continuar viviendo bajo esta situación de presiones incansables y advirtiendo la inminente ruina del país, materializándose un comunismo tipo Cuba? Esa es la gran pregunta, si estamos dispuestos a seguir aceptando las imposiciones del caudillo “sin aviso ni protesto”.

Todo es penado menos la delincuencia e inseguridad que campea rauda a lo largo del territorio, mientras las posibilidades de protestar y de manifestar democráticamente son prohibidas o limitadas, cayéndole encima “todo el peso de la Ley” y los desbarros de los malandros afectos al régimen.

Casi una tragedia ocurre durante la última manifestación opositora, cuando la policía y la Guardia Nacional arremetieron contra ciudadanos indefensos. Bombas y más bombas tóxicas, perdigones para que luego un oficial hazmerreír, saliera a expresar su alegría arengando a la tropa causante de la agresión. ¡Rodilla en tierra! como Farriar en Carabobo fue lo que se le ocurrió decir; había librado una batalla contra el pueblo venezolano, había derrotado con vesania al “enemigo”, a quienes queremos devolverle la libertad a este país. Seguramente será condecorado por los esperpentos del régimen. El ministro de Interior también hizo gala de una labia burlesca al mismo estilo chavista para condenar la violencia de una oposición desarmada, pero henchida de valor que lucha por su supervivencia. Son estas las oscuras expresiones de un régimen que, pareciera estar en sus estertores, presintiendo lo que podrá ocurrir cuando ese pueblo arrecho exija justicia ante tantos desafueros.

Entretanto esto acontece, los ciudadanos seguimos torturados con las cadenas oficialistas y las pretendidas imposiciones de acabar con una educación libre y de terminar con la propiedad privada. Basta de atropellos es lo que se escucha en la calle, el descontento crece más, cuando más hablan los chocarreros comunistas. Vendrán las anunciadas medidas económicas que apretarán más los cinturones a quienes no les alcanzan ya los sueldos ni para comer. Desempleo, miseria y más pobres, mientras la boliburguesia cada vez está más rica y a ellos no pareciera hasta ahora afectarles en nada la coyuntura económica. Una Venezuela donde todo se mueve a punta de billetes y corrupción, y de donde paradójicamente emerge una nueva oligarquía desde las mismas filas de los camaradas. Las medidas económicas afectarán a los ciudadanos decentes, quienes pagan sus impuestos y son sometidos por los órganos recaudadores. La ley escorará hacia una sola porción de la población, para los demás la impunidad seguirá rampante. Son los martirios del chavismo, la incertidumbre que acogota a la gente y no les permite avanzar, viendo con desconsuelo como se esfuma la Patria noble. Con la soga al cuello esperando lo peor ¿llegará o no llegará el comunismo?, nos quitarán de una vez a nuestros hijos y propiedades, morirá la libertad? Esas son las interrogaciones que deberán hacerse los compatriotas de todas las tendencias políticas, antes de que nos ahorque la soga que nos echó al cuello una minoría satánica. Queremos el regreso a la Venezuela hermanada, no más odios ni rigores impuestos con deslealtad.

Las sociedades del futuro de Teódulo López Meléndez


“El futuro deja de ser la prolongación de las tendencias pasadas”

André Gorz



“Las sociedades libres permiten el futuro, limitando el pasado”
Lawrence Lessig


Las sociedades del conocimiento




El futuro debe ser inventado. Un mundo termina y otro apenas se asoma entre nebulosas. Deberemos elegir partiendo de la base que los tiempos críticos traen consigo una libertad de escogencia que no puede ser lanzado al cesto por quienes llaman a mantener la “cabeza fría” o se complacen en la modosidad propia del pasado que se muere.



No se trata de recurrir a la novela especulativa o distraerse con las insólitas proyecciones de la ciencia-ficción. Es necesario recurrir a la profundización socio-política y estudiar la reversión de las tendencias asomadas por algunos “proyectistas del futuro” de megacorporaciones dominando al mundo, de una crisis ecológica irreversible, de una pérdida de la libertad en una sociedad molecular o de una pobreza incontrolable.



Como alguien ha observado no sólo hay divisiones étnicas, nacionales o ideológicas, sino de posición en el tiempo. Sólo una muy pequeña parte de la población mundial está ya viviendo en el futuro, son ya el asomo de una nación global. Millones de hombres viven en el pasado, sin que sobre ellos se lance un requerimiento de preparación para el futuro. Muchos de ellos están organizados en sociedades que viven de antiguos paradigmas y de normas obsoletas. En el campo de la organización política se aferran a principios que sólo pueden ser dados como obvios, mientras una clase dirigente periclitada sigue utilizándolos para mantener en el único sitio que pueden vivir: en el ayer. Son las que bien podemos llamar las sociedades del pasado, como la venezolana.



El único objetivo posible de las instituciones políticas es el logro de la mayor dosis de felicidad posible para los ciudadanos. En la tranquila mediocridad de las pequeñas almas no cabe la apertura hacia nuevas formas de organización social y de formas políticas. En el campo de la evolución sociopolítica son como pequeñas tribus detenidas en el tiempo. Para estas tribus que impiden el acceso al futuro, la máxima felicidad posible es el mantenimiento de las estructuras obsoletas y del pensamiento decaído.



No voy a retomar a Deleuze con las diferencias entre sociedades disciplinarias y las de control, tema que ya he abordado en libros anteriores ni las muy estimables precisiones de Foucault sobre el tema. Tampoco voy a abordar el nihilismo o el cinismo del hombre contemporáneo también tratado con anterioridad. No voy a inmiscuirme en la manipulación genética, en la mutación antropotécnica o en la crisis de la cultura, que seguramente merecerá un espacio aparte.



Están cambiando la forma en que las personas se comunican, interactúan e intercambian información. Cambiará la economía, cambiarán los gobiernos, pero sobre todo cambiarán las sociedades. Es evidente que habrá competencia entre los mercados locales, regionales y globales, lo que paralelamente traerá una interdependencia económica, social y ambiental que producirá efectos notables. Los cambios se sentirán en el lugar en que trabajamos, en que producimos, donde aprendemos y como delineamos las diferentes fases de nuestras vidas. Podemos definir los cambios como el de transición hacia unas sociedades del conocimiento.



Ello implica que en el contexto de las negociaciones por el futuro entra de pleno un nuevo participante: la sociedad, porque la sustitución de una sociedad informada por una sociedad comunicada implica necesariamente –sin obviar los peligros totalitarios- la persecución de objetivos democráticos, de desarrollo sostenible y de igualdad de género. Para lograrlo, las sociedades irán construyendo lo que se ha denominado “un entorno habilitador”, uno que permita su ascenso. Es por ello que el brote totalitario paralelo trata de cortar de raíz la posibilidad de la comunicación. El “entorno habilitador” pasa por crear condiciones culturales, económicas, sociales y políticas que permitan el pleno desarrollo de la persona humana.



Por ello, el conocimiento se alza como el factor determinante de movilización de los procesos. Esto es, la construcción del conocimiento se inserta en la concepción misma del desarrollo, lo que conlleva a la redefinición de visión, paradigmas, capacidades técnicas, metodológicas y financieras. Para ello se debe recurrir a la lógica y al pensamiento lateral, a la concepción espacial y a un incremento de la inteligencia intrapersonal relacional. Un poco más allá, la información básica es la que se genera, no tanto la que se recibe. Esto es lo que se ha dado en denominar las sociedades del conocimiento, la definición que aceptaremos para referirnos a la organización social del futuro.



Se trata de unas de aplicación intensiva del saber, una donde el saber pasará a ser el principal valor. La complejidad del mundo que emerge implica la tarea esencial de preparación de lo humano. Einstein, con su habitual capacidad anticipativa, ya lo afirmaba en la década de los 40, al asegurar que “los imperios del futuro van a ser imperios del conocimiento”. El físico utilizaba todavía la palabra “imperio”, pero es comprensible para la fecha en que lo dijo. Hoy los conceptos han sufrido serias modificaciones, como por ejemplo la desaparición de la sociedad de la información donde se reclamaba que los massmedias emitieran, para pasar a una sociedad horizontal de comunicación. Queda claro, entonces, que información y conocimiento son cosas muy distintas, dado que el conocimiento es la interpretación de los hechos.

Está claro, también, que la sociedad del conocimiento está directamente relacionada con la tecnología, léase Internet con sus web, su correo electrónico o sus blogs, lo que algunos llaman era tecnotrónica. Debemos admitir que inicialmente fue definida como “sociedad de información” la que se asoma, pero el término fue rápidamente rechazado porque evidentemente se presta a confusiones conceptuales de fondo, sobre todo porque se fue identificando con un planteamiento ideológico concreto, cuando la verdad es que el conocimiento se alza también por encima de las ideologías. Hay, pues, una razón fundamental para definir al futuro como sociedad de conocimiento: se alza por encima de lo meramente económico, para llegar a las transformaciones sociales, culturales, políticas e institucionales. Y una última corrección: la palabra sociedad en singular implica uniformidad, de manera que adoptamos en plural, sociedades del conocimiento. Por lo demás, Antonio Pasquali hace tiempo dejó claro que información implica unidireccionalidad, mientras que la comunicación implica el intercambio de mensajes entre interlocutores habilitados. La UNESCO ha tomado el tema con la seriedad que se merece y ha publicado diversos documentos, como el informe “Hacia las sociedades del conocimiento”, presentado en París por el Director General Koichiro Matsuura, documento que puede encontrarse, y ser bajado, en Google y cuya lectura recomiendo.

En “Gestión de redes para el desarrollo sustentable” Hugo Dutan señala los elementos que marcan el cambio: Visión del mundo y paradigma internacional de desarrollo en crisis, cuestionamiento de la naturaleza, rumbo y prioridades del desarrollo, premisa externa para el cambio y revolución tecnológica. En resumen, no se acepta ya la visión mecánica para el desarrollo, los efectos negativos para la población humana han sido graves (pobreza, desigualdad, brechas económicas y tecnológicas) lo que es rechazado, el entorno cambia aceleradamente y hay que establecer nuevos modelos de gestión.



Algunos autores han hablado de “consumo de saber” como característica de la nueva organización social. Los países ricos generan conocimiento y esa es su mayor distancia con los pobres, una mucho más grande que la existente en los niveles de ingreso. El tema no es fácil, pues implica desde problemas de transferencia y ruptura de monopolios sobre la propiedad intelectual hasta el cuestionamiento de la ciencia fundada en la razón, pasando por los llamados saberes locales como fundamentación del conocimiento emergente.



Dutan nos recuerda el llamado “triángulo de la sustentabilidad”, esto es, “la fundamentación u orientación del desarrollo, las capacidades y la credibilidad como aportes a la sustentabilidad de las organizaciones e instituciones desde la perspectiva de la conformación de redes, en donde la construcción de conocimiento se convierta en el ordenador de relevancia”.



Es evidente que el nuevo paradigma es la reflexividad como opuesto al viejo paradigma de la objetividad, a la complejidad como sustituta de la simplificación, de los simples diagnósticos a toda posibilidad de creación en todos los sentidos posibles. Para ello es necesario hacer sensible a la conciencia a lo latente y profundo.



Genios siempre habrá, pero hoy, en este proceso indetenible hacia las sociedades del conocimiento, la inteligencia deja de ser un asunto individual para pasar a ser un punto colectivo. Por eso ya no cabe el líder mesiánico. El líder de estos tiempos es el que suministra insumos en procura de la decisión de la multitud. En el mundo que llega la inteligencia que prevalecerá es la colectiva y la sabiduría será posesión de la multitud. Tratemos de hacer de Venezuela una sociedad del conocimiento.



teodulolopezm@yahho.com

REVOLUCIÓN de derecha de Julio César Arreaza B.


Veníamos gozando de una democracia representativa y alternativa, donde los períodos presidenciales tenían fecha de vencimiento, hasta que llegó Chávez en virtud de cabriolas legales ya lleva 10 años instalado en el poder, controlando a los otros poderes públicos, incluido el electoral, que se suponen independientes y con intención de quedarse unos 15 años más. Me pregunto si esta forma de ejercer el mando único, de imponer el culto a la personalidad, tiene que ver con la izquierda, la promoción humana y la visión progresista. Para mi este es un régimen autoritario de derecha con acento militarista, que cubre sus fechorías con un falso discurso de izquierda, que no se corresponde con obras sino con destrucción de instituciones y de industrias, despilfarrando 950 mil millones de dólares, lo que acarrea una década perdida. Un estadista produce soluciones, el gendarme innecesario es una fábrica de problemas.

Venezuela padece una sistemática violación de los Derechos Humanos, sobresaliendo la canallada sin nombre de los presos políticos y los juicios interminables, las vejaciones a sus familiares y ahora se anexa la detención arbitraria del prefecto de Caracas, aderezada con una escalada de la represión para inhibir a la sociedad democrática. La revolución violó flagrantemente los Derechos Humanos de los periodistas de la Cadena Capriles, que protestaban en la calle defendiendo la libertad de expresión, cuando fueron atacados brutalmente por bandas del oficialismo. Lo más grave es que Chávez avaló la acción criminal de los facinerosos.

Un gobierno de izquierda defiende los intereses superiores del país y no los personales, estamos ante una revolución antipatriótica. Denunciamos que el régimen donó 50 millones de dólares al gobierno de Antigua, que desconoce la soberanía venezolana sobre Isla de Aves. Podemos perder 550.097 Km de soberanía en nuestra frontera marítima, la conveniencia política de comprar votos en los organismos internacionales, de ocultar información sobre depósitos bancarios, pesa más que el sagrado interés nacional.

Es una revolución ridícula que a veces logra superar a Radio Rochela, resulta patético ver en televisión a Chávez cabalgando al frente de un grupo de jinetes, con el fondo musical del Himno de los Federales, augurando cielos encapotados y oligarcas temblando. Arremetió contra el general Páez, quien por cierto le lleva una morena, pues es uno de los libertadores de Venezuela, mientras la gran obra del barinés es reducir a Venezuela a dependiente de la Cuba comunista e impulsar un proyecto de dominación de la sociedad en lugar de liberarla por una educación plural de excelencia. El régimen ve a la educación como una herramienta para la dominación política e ideológica y no como un instrumento para el desarrollo del país. La filosofía educativa del Che Guevara, es el nuevo modelo a seguir por nuestra juventud: “El odio como factor de lucha; el odio intransigente al enemigo que impulsa más allá de las limitaciones naturales del ser humano y lo convierte en una efectiva y fría máquina de matar. Nuestros soldados tienen que ser así; un pueblo sin odio no puede triunfar sobre un enemigo brutal”.

Es una revolución contranatura por antiobrera. Los trabajadores de las industrias básicas de Guayana se niegan a anteponer los intereses de la revolución a los derechos contemplados en la contratación colectiva. Expresan así su apego a la realidad y no a una ideologización que conduce a la ruina y a la pobreza de las fábricas.

Una revolución donde las palabras perdieron el significado y la mentira se convirtió en política de Estado. Qué pasó Chávez. No dijiste que si no aprobaban el ingreso de Venezuela a Mercosur en tres meses retirabas la solicitud y ya han transcurrido tres años. Los Congresos de Brasil y Paraguay niegan el ingreso de Venezuela, por no cumplir con una de las reglas básicas de adhesión al organismo, como es la cláusula democrática, siendo que el régimen venezolano está lejos de esos estándares.

Concentrar todo en manos de un gendarme no es socialismo, es gorilismo y de derecha.

¡ESTA VIOLENCIA APENAS COMIENZA! de Agustín Blanco Muñoz


La arenga del coronel que dirigió la represión al final de la marcha de ‘las oposiciones’ el 22/08/09, tomó por sorpresa a muchos. ¿Escuchaste al coronel ese que se puso a pegar gritos para decirle a los manifestantes que no se equivocaran proponiendo acciones golpistas porque el presidente sólo saldrá por la misma vía que llegó, la electoral?

¿Viste que también dijo que esta es una revolución pacífica pero que no permitirá el regreso del golpismo del año 02 ni ninguna otra acción de desestabilización?

No se percibe que no es algo aislado sino que forma parte del todo que fue planificado por el régimen para que se convirtiera en el resultado de la marcha de protesta contra la recién aprobada Ley de Educación. Una vez más el GP y su gobierno se apuntan un éxito en medio de su cuesta-abajo, gracias a la actuación de unas oposiciones que parecen moverse entre el colaboracionismo y la complicidad para que al llamado ‘proceso’ nunca le falte oxígeno.

El debate sobre la situación política planteada hoy aquí y en particular el desarrollo de la espiral de violencia, es absolutamente impostergable.

1.- Las ‘oposiciones’ caen en la trampa más que avisada que el régimen les tenía montada. Ante el espacio ganado por la protesta con la recién aprobada LOE y la convocatoria de la ‘Mesa de la Unidad’, sociedad civil, medios y redes, el régimen le montó un operativo a la marcha del sábado 22, para lograr que la actividad terminara en claras manifestaciones de violencia.

2.- Una violencia que se quiere mostrar como la acción de una maquinaria que se sigue moviendo en la onda del golpe de Estado y el muy conocido ‘magnicidio’.

3.- A esta ‘revolución pacífica pero profundamente violenta’, le hace falta la conformación de un escenario en el cual pueda pasar a la violencia abierta sin tener que escudarse en la legalidad. Requiere crear la imagen de que es la oposición oligárquica la que se ha dado a la tarea de impulsar la violencia, muy a pesar del querer de los revolucionarios.

4.- Lo de “revolución pacífica” tiene su asidero en la trampa. Se ha sacado a relucir luego del evidente fracaso del llamado ‘socialismo real’. La teoría revolucionaria es consustancial a la violencia. Así la conciben Marx y Engels desde el Manifiesto Comunista de 1848. El proletariado está llamado a arrancarle el poder violentamente a la burguesía.

5.- En ningún caso se admite la ‘vía pacífica’. La burguesía sólo entrega sus poderes por la fuerza y nadie la verá renunciar a sus privilegios porque eso equivaldría a su suicidio y este no es un rasgo propio de la dominación.

6.- En el inicio de sus andanzas políticas el proyecto golpista bolivariano obtiene el visto bueno, la conexión, y en nada extrañaría que hasta el apoyo, para la acción que culmina el 04F-92 por parte de USA (Ver: ABM, Hugo Chávez me utilizó, Habla Herma Marksman)

7.- No es casual que Caldera le dé un espaldarazo a los golpistas el propio 04F ni que luego proceda al respectivo sobreseimiento, después de haberle ofrecido a Chávez la sucesión en la presidencia (ABM, Habla el comandante. Caracas, 1998, p. 82).

8.- El mandatario sabía de antemano los planes que se tenían para estos golpistas en los altos poderes internacionales. Y el fracasado comandante de la asonada era el elegido para asumir la conducción de este ex-país y garantizarle al imperio su dominio sobre el petróleo.

9.- Todavía en el momento que sigue al 11A-02 vemos a USA trabajando por la estabilidad de la política venezolana, promoviendo una Mesa de Acuerdos y Negociaciones que sirviera para salvar la profunda debilidad de un régimen, al cual la oposición se proponía liquidar por la vía del Referendo Revocatorio.

10.- El 15Ag.-04 al ganar vía fraude el RRP, el golpista que ahora ocupa la presidencia (GP) concretó lo que sería el futuro camino de nuestra política. Venezuela cambiaría para siempre. Ahora pasaría a formar parte de la unidad VENECUBA.

11.- El trabajo que Castro comenzó a hacer desde que invitó al golpista a Cuba a su salida de Yare, ahora le paga los mejores dividendos. El 03F-98 en el Aula Magna de la UCV Castro le pide a los revolucionarios venezolanos tener paciencia y no seguir el ejemplo de la revolución cubana. Y sostuvo que si la RC hubiera surgido en circunstancias como las que estaban planteadas hoy ya no existiría. Por ello sugiere conseguir un camino propio: el de la ‘revolución pacífica’.

12- Por ello, desde un inicio ‘el proceso’ se monta sobre el respeto a las leyes vigentes. Y la propia Corte Suprema de Justicia y los ‘moribundos partidos políticos’ contribuyeron a su desarrollo. Desde entonces el proceso adecua la producción de leyes a sus necesidades.

13.- Para el proyecto golpista y revolucionario siempre ha estado claro que es minoría y que actúa sobre la base del apoyo que le brinda la debilidad de unas ‘oposiciones’ que para subsistir se han visto obligadas a moverse entre el colaboracionismo y la complicidad.

14.- Por ello el régimen mantiene todavía su careta de legalidad y hasta de democracia. Sin embargo, la creciente inestabilidad política, que tiene su fuente en el 27F-89 y que no ha podido superar a lo largo de una década de gobierno, lo obliga a ampliar su aparato represivo. Todas las instituciones del Estado están llamadas a cumplir un papel en esta tarea.

15.- A esta hora es más que evidente el fracaso del llamado proyecto revolucionario en cuanto a su propósito de superar la Venezuela que recibió. Y esto es algo que se evidencia en la actuación de un gobierno que aún ante un contrario sin mayor fortaleza, se ve obligado a aplicar la tarifa, la trampa-fraude electoral y la violencia a la cubana.

16.- Porque hoy está definitivamente establecido que la ‘revolución’ que es el centro y fundamento de VENECUBA no será enterrada jamás por disposición de urnas electorales. De allí que se acelere el control legal de una sociedad sobre el cual montar una represión socialista, revolucionaria, bolivariana y zamorana cada día más intensa, profunda.

17.- Si se examina en este contexto la marcha de ‘las oposiciones’ el 22/08/09, se verá claramente que la imagen de la violencia que se generó alrededor del derribamiento de una cerca metálica, el disparo del ‘gas del bueno’ y la arenga aludida, forman parte de una programación represiva dispuesta para garantizar la revolución.

18.- A este cuadro de guerra interna se junta ahora el de alcance internacional. La guerra asimétrica vuelve por sus andanzas, esta vez para enfrentar al ‘imperio’ y su aliado colombiano, todo en el entendido de que es necesario emprender una acción que exacerbe el nacionalismo y que lleve al grueso de la población a ‘cerrar filas con el proyecto independentista y liberador’ que comanda el GP.

19.- Este es otro elemento que actuaría junto con el CNE en el aseguramiento de los próximos triunfos electorales. Porque lo establecido en VENECUBA es que la voluntad popular se ponga al lado de la defensa de la revolución. Y de no ser así, habrá que obligarla por la represión a que obedezca a sus sagrados y patrióticos intereses.

20.- ¡Esta violencia apenas comienza! La anunció a punta de gritos el coronel y la avala el GP al otorgarle la ‘Simón Bolívar’. Ojalá y no estemos definitivamente encaminados a sumar más muertos en nombre de la revolución del liberal-positivismo que dice ser la continuación de la iniciada por los héroes-caudillos del siglo XIX. abm333@gmail.com
Recibido por la red

LA REPRESIÓN COMO POLÍTICA de Juan Páez Ávila


Las última arremetida contra diversas manifestaciones pacíficas de ciudadanos que pretenden ejercer una derecho constitucional, por parte de la policía metropolitana, la Guardia Nacional y grupos parapoliciales o paramilitares partidarios del gobierno, son signos de que la represión constituye una política del Estado para tratar de aterrorizar a la población.
La creación de un régimen policiaco que reprime, secuestra ciudadanos, los incomunica y tortura para luego imputarlos sin asistencia jurídica como lo hicieron con varios trabajadores de la Alcaldía Metropolitana, coloca al gobierno al margen de la Constitución Nacional.
La represión a la multitudinaria marcha pacífica del sábado 22 del presente mes de agosto, a los pocos días de ser agredidos brutalmente un grupo de periodista de la Cadena Capriles quienes realizaban una actividad también pacífica, ambas en protesta por aspectos fundamentales de la Ley de Educación aprobada recientemente por la Asamblea Nacional, confirma ya una política del Comandante Chávez dispuesto a no tolerar ninguna manifestación disidente de lo que considera la única verdad que debe imperar en la conciencia de los venezolanos, como expresión de una estrategia que nos conduzca al mar de la felicidad cubano, que él denomina socialismo del siglo XXI.
El alto gobierno debe estar ya convencido de que sus políticas sociales y económicas, tenidas como la panacea universal para sacar el país de la pobreza, de las desigualdades sociales y del subdesarrollo en general, no han convencido a la mayoría de la población, que expresa su descontento no sólo en las encuestas de opinión pública, sino también y con su presencia en las calles de las principales ciudades del territorio nacional, por lo que ha apelado a la represión policial y militar para tratar imponer sus planes de cubanización de Venezuela.
El acelerador del proceso revolucionario pisado por el Presidente de la República, ordenándole a sus diputados en la Asamblea Nacional que aprueben de urgencia las leyes que considera necesarias para su éxito, a la Fiscalía a que proceda a imputar a los disidentes, y a los jueces a que los lleven a prisión, son los verdaderos ¨vientos de guerra¨ anunciados por el Jefe Único que amenazan a nuestro país, y no la utilización de las bases aéreas colombianas por el gobierno de los Estados Unidos, para combatir el narcotráfico, las guerrillas y los paramilitares.
La supuesta amenaza de una guerra contra nuestro país por parte de los Estados Unidos, desde las bases aéreas colombianas, no sólo es un pretexto tratar de defender a sus aliados de las FARC, sino también un subterfugio para profundizar la represión contra la disidencia de los venezolanos.
De allí que el país se enrumba hacia nuevas y posiblemente más difíciles y graves confrontaciones políticas, porque la sociedad democrática, que no sólo es de la oposición sino que incorpora a sectores del chavismo que también aspiran educar libremente a sus hijos, ser propietarios de algún bien pequeño o grande, no seguir siendo víctimas del hampa que actúa con gran impunidad y que el Comandante Chávez les cumpla las promesas de mayor bienestar, se manifiestan cada día más decididos a defender sus derechos establecidos en la Constitución Nacional de 1999.

Runrunes de Nelson Bocaranda S.

alto

LA MARCHA DESCOMUNAL. Rabieta. Malestar. Molestia. Reconcomio. Gritos. Órdenes de represión, como aquí escribimos la semana pasada. Uso de gases prohibidos, perdigones y hasta agua contaminada de heces en La Ballena y El Rinoceronte, los dos ve- hículos acorazados con los que reprimieron a los manifestantes. De inmediato salió la orden de un discurso ya preparado -con más rapidez para evitar el giro de 180º que dieron el Gobierno y su partido en menos de 48 horas tras la golpiza rojita contra los periodistas de la Cadena Capriles- en el que los violentos eran los agredidos y los agresores los ofendidos y maltratados por los manifestantes desarmados, entre los que había familias enteras con niños y adultos mezclados entre la enorme masa humana que volvió a recordar aquellas grandes marchas que no se habían vuelto a ver. Demostración mejor de que ya la mayoría del país no es la que sigue al mentiroso y fantasioso caudillo que ya tiene una década vendiendo ilusiones que no se cumplen y destruyendo todas las estructuras productivas del país. Ya las encuestas, la última de Alfredo Keller por citar sólo una, indican que la culpa de todos los males está identificada en 59% con Chávez y su gobierno. Por otra parte, la pérdida de credibilidad y frenesí por los otrora seguidores clientelares, pagados, transportados, emborrachados y devueltos a sus ciudades tras pasar unas horas en la capital, para poder ganarse unos reales, hace que cada vez les sea más difícil conseguirlos, como era hasta hace sólo dos años. Hoy en el seno rojo hay insatisfacción, desapego y críticas cada vez más abiertas al "proceso". La "escuálida" presencia de los rojitos en su "concentración por la paz, contra las bases militares en Colombia"& y en último lugar "a favor de la Ley de Educación" estuvo tan esmirriada y falta de entusiasmo que ni siquiera con los conjuntos musicales, la cerveza y el ron repartidos en las seis tarimas rodeando los accesos a la Asamblea lograron mover al caudillo de su búnker #3 para arengar a tan pocos asistentes. Las cerradas tomas televisivas del canal rojo indicaban que había escasez de asistencia. Más aun, el golpe recibido en lo más íntimo del hinchado cuerpo del líder único al ver la enorme masa pacífica que se desplazaba por varios kilómetros (y cuya extensión la captaban desde un helicóptero oficial del que sólo atinaron a decir "es completa y descomunal y va desde Chacaíto hasta la Cantv) quedó confirmado cuando a través del canal de la coprofagia pasaron dos días, incluidas noches y madrugadas, justificando la violencia oficial porque lo que buscaban los marchistas era otro "golpe pitiyanqui". No se da cuenta el teniente coronel que hay un hartazgo en la gente, incluyendo -primordialmente- la suya. La revolución ya aburre. Nada de paso de vencedores. Un graffiti que se repite en varias zonas de Caracas es demoledor: "¡Chávez, ya estás ladilla!". Lo importante es que el miedo del que quieren contagiar a la población fue vencido, en vacaciones y sin recursos económicos, por valientes venezolanos de todos los sectores que sienten su futuro y el de sus hijos amenazado por una copia al carbón, chimba, corrupta y destructiva, del régimen dictatorial cubano. Por eso la preocupación aumenta con el retorno a clases y el encuentro con las escuelas abandonadas, saqueadas y deterioradas; con maestros molestos y con la dura realidad del altísimo costo de los útiles escolares, los libros y los uniformes. Sin hablar del inflacionario costo de la canasta alimentaria. Hoy el miedo, y cada día que pase será mayor, está definitivamente -y sin retorno- del lado del Gobierno y sus secuaces. Recordemos, sin embargo, que el miedo no es buen consejero. ¡A tener las alarmas encendidas!

medio

BARILOCHE: ¿BA$E DE PA($)Z? Mañana en la convocatoria de Unasur se decidirá el futuro, no de las bases colombianas a ser utilizadas por los militares estadounidenses, sino el de la relación entre Colombia y Venezuela. Habrá que ver la reacción de los presidentes asistentes y allí sabremos si la influencia del brasileño Lula, del peruano García y de la chilena Bachelet no hará que se eche de menos a un rey Juan Carlos que mande a callar quizás no a uno sino a por lo menos tres de los asistentes. Ya el régimen venezolano ha estado enviando manifestantes desde hace dos semanas y los jefes de estos grupos se han venido reuniendo con los piqueteros y otros colectivos de la izquierda argentina para montar un show anti-Uribe, antigringo y pro las "bases de paz", bautizadas así por Chávez, y a las que se ha financiado en varios puntos del continente suramericano. No sorprenderá a nadie si rompe relaciones&

bajo

EL ROJO CORONEL Sí TIENE... relación de su progenitor como abogado profesor en una universidad a la que acudían en masa los oficiales de la Guardia Nacional, y a los que atendía con buenas notas, le habrían granjeado al hijo unos rápidos ascensos a pesar de haber sido un cadete repitiente, siempre aplazado, y que terminó entre los últimos de la promoción Batalla de Araure. Harto resentido por su demostrada incapacidad ha sabido ganarse el aprecio presidencial -hasta con la Orden del Libertador en acto cargado de aplausos- por sus acciones dignas de ser llevadas a los tribunales internacionales de Justicia como prueba clara, válida e irrefutable de la clase de arbitrariedades del régimen militar imperante. Su esposa ha ocupado cargos públicos de confianza en el área de registros y notarías y ahora en el Seniat. Ya se sabe que muchos de sus compañeros -entre ellos algunos superiores- no fueron a reprimir pues sus familiares cercanos participaban de la marcha. Además ya el "arengador" tenía experiencia en represión cuando estuvo en el CNE. Seguramente será premiado con la comandancia del componente que hasta hace 3 años estaba destinado a desaparecer por voluntad del jefe. Ejemplo claro de lo que no deben hacer los uniformados. Importante dejar establecido que quienes se comportan de acuerdo con la Constitución y las leyes internacionales en cuanto a derechos humanos tienen garantizados todos los suyos en un eventual juicio a futuro. Los expedientes se van llenando, con paciencia, así tome muchos años llegar a La Haya. ¿Remember Kosovo, Chile, Bosnia, Argentina, Panamá, Alemania, Pakistán, Guantánamo e Irak?..



¿STANFORD Y ANTIGUA? ¿Por qué el gobierno de Chávez le otorgó 50 millones de dólares al Gobierno de Antigua y Barbuda? ¿Acaso el envío de esa "ayuda" vendría dada por la cantidad de militares rojitos que desde el famoso Plan Bolívar llevaron muchos billetes en maletines en los famosos vuelos personalizados de "$ir" Allen $tanford desde La Carlota y cuyos depósitos quedaron atrapados en el colapso del tramposo andamiaje montado en esas islas?

elchacaldelainformacion@gmail.com

En busca de la popularidad perdida de Marianella Salazar

...
El teniente coronel Hugo Chávez, perturbado mentalmente por el cerco democrático al que se enfrenta en lo interno, irracionalmente piensa que una guerra con Colombia lo hará recobrar la popularidad perdida. Es más, está
necesitando esa guerra, una guerra para aureolarse de muertos y democracia
sangrienta. La guerra vuelve carismático hasta a un sargento raso. Cuando
perpetró el criminal atentado contra la democracia, el 4 de febrero de 1992,
y fracasó en su intento de dar un golpe de Estado y de asesinar al
presidente constitucional Carlos Andrés Pérez, el teniente coronel tuvo que
deponer las armas y en pocos segundos el carisma cayó sobre él,
catapultándolo. El comandante golpista pudo haber consagrado su carisma para
siempre, cuando pronunció el "Por ahora", pero lo traicionaron un cúmulo de
delitos que inevitable y finalmente lo llevarán hasta una Corte Penal
Internacional donde lo harán pagar por las violaciones de los derechos
humanos, las innumerables limitaciones de los derechos democráticos,
despilfarro y corrupción con los dineros públicos, fraudes electorales y se
le juzgará también por sus relaciones con el narcoterrorismo, al cual le
suministra armas y le concede beligerancia. Además, claro está, el
interferir en políticas internas de otros países y exportar su trasnochada,
empobrecedora y sanguinaria revolución tendrá que ser severamente sancionado
por los daños y sufrimientos que también le está causando a otros pueblos.
Hugo Chávez lo ha estropeado todo y se ha perdido en esa gran fábrica de
fascismo cotidiano que ha venido construyendo por más de una década, por eso
se dispone a recuperar el carisma bélico, a coger sus aviones y fusiles de
fabricación soviética para embarcar a sus milicianos y a las Fuerzas Armadas
experta en gritar ¡Patria, socialismo o muerte! en los desfiles militares de
la avenida Los Próceres, en fechas patrias y nuevas efemérides
revolucionarias para enfrentarlos a los militares colombianos, fogueados por
más de cuarenta años con la guerrilla y ahora, con el apoyo logístico de
Estados Unidos en sus bases militares, nos propinarán el revolcón del siglo.
Es la crónica de una derrota anunciada.

...
Ajuste de cuentas.

Con ese panorama, el teniente coronel tendrá que tragarse sus tornados e
iracundias porque no obtendrá ni una triste victoria, quien terminará
pagando los errores tácticos y letales de este sembrador de odios y
aficionado a la guerra, será el sufrido pueblo venezolano.

Pero Chávez, que es hombre de ideas pocas y fijas, todavía no se entera que
la guerra contra Uribe es una guerra contra América Latina, que podría
desestabilizar a gran parte del continente.

Este hombre, que sueña con campos de batalla y desafía la paz de la región,
es un gran peligro. Lo realmente monstruoso es que haya complicidad civil,
pero, sobre todo, la del componente militar. Excluyendo a los "benavides" y
otras excrecencias que sobresalen en nuestras Fuerzas Armadas, ¿no habrá
quien le haga ver el grave error histórico que significan sus destemplados
gritos de guerra? Como si no tuviera una agenda plagada de terribles
problemas nacionales, nos embarca en una guerra que nadie quiere con
Colombia. Es un pretexto para ganar puntos y ejercer un dominio hegemónico
en esta parte del mundo.

No lo logrará. La única guerra que pedimos los ciudadanos es contra el hampa
desbordada y envalentonada, pero mientras dure el mandato de Hugo Chávez, en
el que no se aprecia la vida como un valor fundamental, no se decretará,
porque el delito en todas sus manifestaciones es una política de Estado. Un
día los venezolanos tendremos que ajustarle las cuentas.
El Nacional

Ni adecos ni copeyanos de Francisco Alarcón

Los partidos políticos son parte vital en toda democracia, sin ellos ésta no existe. La presencia de un partido único simboliza a los autoritarismos y a las deyecciones históricas. Aunque la historia sea actualmente la de hoy, y no ha distancia narrando hechos ficticios o verdaderos del pasado. La informática nos ha rodeado de un universo más que dinámico e inmediato donde la historia seguirá, pero cada vez más volátil para algunas referencias. Heródoto posiblemente hoy es un ignorado para muchos y quizás también lo sea el Fraile Bartolomé de las Casas. Pero la gente está enterada de los hechos ocurridos. Las crónicas recientes de Venezuela son incomprensibles, después de haberse perpetuado en el poder un sujeto durante diez años, sin conseguirle ninguna secuencia con lo que había ocurrido anteriormente. Pareciera que jamás existieron partidos ni gobiernos democráticos, qué pasó con esas estructuras políticas, murieron o se autosuicidaron por los remordimientos, siendo incapaces de asomarse de nuevo a la palestra publica a pesar de estar viendo la triste realidad del país.


Adecos y copeyanos, por señalar únicamente los más reconocidos partidos nacionales más nunca tuvieron una actuación descollante, sus dirigentes sindicales se desvanecieron oscuramente, la dirigencia estudiantil tampoco nunca se vio. O no existieron y eran apariencias burocráticas incapaces de actuar hasta en la misma democracia, cuando el poder se centraba en unos pocos y así se disiparon

La experiencia en otros países lindantes es que los partidos tradicionales retoñan o algo parecido a ellos resurge, caso del APRA en Perú; el PRI en México regresa por sus fueros y hasta en Argentina el peronismo ortodoxo vuelve, viendo el hamponato signando por la administración de los Kirchners. Pero en Venezuela los adecos y los copeyanos se sintieron tan rayados que fueron incapaces de manifestarse. No sólo fue Chávez quien los estigmatizo de oligarcas, fueron ellos mismos quienes se rindieron de las luchas salvo contadas excepciones casi quijotescas. Donde andará aquella retadora juventud revolucionaria copeyana o los propios adecos de base que no permitían la menor transgresión a sus “derechos”, serán hoy los chavistas que agraden las marchas de periodistas o de la sociedad civil, se habrán trocado en perros de presa del oficialismo? Resulta insólito este acontecer, que sea en este país donde los valores se pierden tan rápidamente y el olvido va más apresurado que el propio Internet. Fíjense que importancia tienen los partidos políticos y sus militantes que no únicamente sirven para los juegos florales en democracia, sino también sus estructuras dirigen y nutren una resistencia como lo fue en tiempos de Pérez Jiménez. Los partidos se sabían mover en un estado de derecho o en la clandestinidad. Actualmente pareciera que en Venezuela solo hay dos adecos en ejercicio llamados Ramos Allup y Carlos Ortega, y otro de formación lanzado a las conquistas populares hoy Alcalde Mayor. ¿Los demás dónde se hallarán que no se muestran ni en proclamas? Hay unos que por razones naturales se hallan retirados pero la militancia de base se convertiría toda al chavismo, compartiendo sus holganzas y desvaríos.

Ojalá despierten si están por esos rumbos, cuando les toque reclamar reivindicaciones y se acuerden de sus tiempos de sindicalistas o de revolucionarios. Precisamente cuando AD nació era un partido marxista-leninista, luego se catalizaron y pasaron a la democracia. Mis recuerdos de COPEI son algo difusos porque Caldera nunca quiso compartir la posición de su partido sino mostrar un elevado personalismo, que nos llevó quizás a esta tragedia, la mejor manera de no parecerse a los adecos era combatiéndoles aún sacrificando principios “democráticos”. Chávez está allí por obra y gracia de los adecos y copeyanos, y ahora muy pocos de ellos asumen su responsabilidad en la restitución de la democracia por la cual tanto lucharon sus fundadores, quizás más fácil es aliarse con el enemigo o arrodillársele. Es lamentable que de estos partidos no vaya a quedar ni una lápida que los recuerde.

La apuesta fundamental de Teódulo López Meléndez

La apuesta fundamental es por el futuro. No nos sirve ni queremos el país del pasado y no nos sirve ni queremos el país del presente. No nos sirven ni queremos las degeneraciones y los vicios del pasado ni nos sirven ni queremos las degeneraciones y los vicios del presente.



Elecciones, separación de poderes, Estado de Derecho, son las bases obvias de toda democracia, pero ahora nos encontramos con que se realizan Congresos Ideológicos para ofrecerlas como proyectos de gobierno. Tal simplicidad, tal falta de imaginación, tal carencia conceptual nos muestra que debemos ponerle la mano en el pecho al pasado. La prostitución, la degeneración, el embarralamiento de principios correctos y el ejercicio de una práctica totalitaria continua y degradante indican que debemos ponerle la mano en el pecho al presente.



El pasado no regresa nunca. El presente es superable por la vía de la resistencia y del salto cualitativo. La democracia no puede ser en el siglo XXI simplemente elecciones, separación de poderes y Estado de Derecho. La democracia en el siglo XXI es la configuración de una sociedad comunicada, de una sociedad instituyente en permanente transformación, de una revisión profunda institucional, de un Estado Social de Derecho muy por encima de la welfare y de una economía solidaria fundada sobre el hombre. El totalitarismo es conocido, aunque tome -más bien robe- principios renovadores de la evolución del pensamiento político y los lance al charco.



Los dirigentes del pasado repiten lugares comunes, viven de paradigmas agotados, son la muestra fehaciente de un estancamiento conceptual que los presenta como actores de una película muda. Los dirigentes del presente son signos conocidos de las pestes del nacionalismo, del totalitarismo, del populismo, de la arrogancia, del militarismo y de todas las enfermedades pandémicas que azotaron al siglo XX.



Los dirigentes del pasado tienen unas estructuras mentales limitadas y un comportamiento acorde, uno que ejercen en el mundo del ayer, uno tan obvio en su ranciedad que cada gesto, que cada declaración que emiten, que cada decisión que toman, son monumentos a lo equivocado, a lo agotado, a un escenario donde el decorado se cayó tiempo atrás. Son parte de las ruinas, son las ruinas de la falta de evolución, de la falta de lecturas, del agotamiento en el pragmatismo absurdo donde la política es sólo procurar el poder y “acomodarse”, según la vieja y macabra acepción latinoamericana.



Los dirigentes del presente son rencorosos, su proyecto es destruir sin que por ningún lado se vea una edificación nueva, son arquitectos de la demolición, resentidos que hacen uso de la mentira con desparpajo, unos que intentan la revolución con cambios de nombre a la manera en que lo denunció debidamente Regis Debray. Son implacables en la destrucción de la democracia más elemental, se empapan en todos los vicios del caudillismo, del líder providencial que todo lo sabe y todo lo ordena, se restriegan todos los vicios lamentables de la práctica política degenerada del siglo XX y en todos los lamentables males que este subcontinente ha sufrido.



No nos sirve el siglo XX en el siglo XXI. Este país venezolano ha sido siempre lento para entrar a una nueva centuria. Parece que iniciamos siempre con un dictador. Parece que siempre somos los primeros en aplicar la máxima de que el avance de las ideas es lento. Sobre el dictador del siglo XX se asomó una camada de estudiantes que dieron forma al porvenir, uno ya agotado. Sobre el dictador del siglo XXI se asomó una camada de estudiantes que resultaron pragmáticos y corrieron a inscribirse en los partidos del pasado bajo la consigna de que necesitaban uno para hacer carrera política. He allí una de las causas de la presente frustración. Aquí, como en tantas naciones latinoamericanas, los intelectuales se acomodaron a las prebendas del poder y dejaron de escribir y de pensar. Sin pensamiento no existe la política. Sin ideas no existe la acción política. Nos hemos convertido en una nación aprisionada por un pasado que actúa como todo pasado, fuera de la nueva lógica, de los nuevos paradigmas en nacimiento, fuera del tiempo actual, y de un presente agotador, acogotador, asfixiante, uno que no soportamos pero del cual parecemos como incapaces de salir.



Del pasado sólo se aceptan sus méritos, el establecimiento de las bases de la democracia. Del presente sólo se acepta el haber traído al tapete los elementos que el pasado barrió y escondió debajo del tapete de la sala. El futuro es allá, más allá, el que a los venezolanos del presente nos toca construir. Los procesos políticos son una conjunción de tiempos, pero para romperlos, para saltar hacia delante, se necesitan ideas, pensamiento y el brote –en parto- de una nueva camada de dirigentes que encarnen esas ideas. Cuando las sociedades se quejan de falta de dirigentes es porque son incapaces de engendrarlos. Cuando las sociedades se consideran sin liderazgo es porque son incapaces de abrir las piernas en la sala de parto. Cuando las sociedades no ven dirigentes es porque están cegadas por el desamparo, uno que se quita como hoy se quitan las cataratas, que no son otra cosa que pátinas que el tiempo ha colocado sobre los ojos.



Estamos en el 2009, se nos va la primera década de un siglo y de un milenio y los venezolanos parecemos zombies extraviados en disyuntivas falsas entre pasado y presente. El país debe plantearse la apuesta fundamental que no es otro que el desafío del futuro, el desafío de las nuevas maneras y de las nuevas formas, esto es, lo que he denominado la creación de una nueva realidad, porque la realidad no es simplemente lo que vemos desde nuestra miopía existencial, realidad es lo que podemos crear, partiendo de una base absolutamente objetiva: las realidades se crean.



Este país tiene una tarea inmediata, la de liberarse de un presente destructor, pero también otra, la de operarse los ojos, la de hacerse visionario, la de paralelamente ir edificando la estructura conceptual de lo que vamos a ser en el siglo XXI. En alguna ocasión plantee que hiciésemos de los bicentenarios de 2010 y 2011 un propósito y un envoltorio de lucha. No fui escuchado, pero sabemos que la afectación de los sentidos es propia de las sociedades sumidas en el desamparo por su propia incapacidad para ser arquitectas del porvenir. Sobre esta sociedad obligada a despertar, a suprimir la dicotomía destructora de pasado-presente, hay que incidir cada día, hay que repetirle que es ella la que toma decisiones y que pone al frente a los líderes aptos para ejecutar sus decisiones, no al revés. Los partidos, por ejemplo, son nuestros instrumentos, no nosotros instrumentos de ellos. Y agregarle que los partidos son unos más, unos invitados a la fiesta democrática donde las nuevas formas de organización social reducen a control a quienes pretendan la instrumentalización y la manipulación. Las sociedades deben aprender que los actores principales son quienes la integran, no los agrupados para la simple búsqueda del poder.



Aún estamos a tiempo. No creo en la consabida frase de que “esta es la última oportunidad”. La evolución de las realidades políticas nos demuestran que siempre habrá otras, sólo que las sociedades que dejan pasar pierden capacidad respiratoria, se aproximan a una especie de disnea, el cuerpo se les hace difícil de mover y la resignación hace que los pilotes del presente se claven más adentro y los representantes del pasado intenten enterrar los suyos para darnos el estancamiento definitivo. Cada circunstancia debe ser aprovechada para hacer de la contingencia un motivo de construcción hacia adelante. Las sociedades que viven arrinconadas sólo responden a las iniciativas del presente omnímodo. Las sociedades que han despertado retoman el control de las iniciativas y llenan de propuestas la escena. En educación, en economía, en formas políticas. Cuando esta sociedad venezolana arrinconada deje de ser reactiva y pase a ser propositiva tendremos el síntoma inequívoco de su apresto para hacerse dueña de su destino, la indicación fulminante del relámpago de que ha asumido la apuesta fundamental, la indicación incontrastable de que está lista para construir una nueva realidad.



teodulolopezm@yahoo.com