ELECCIONES PARA ELEGIR de Francisco Alarcón

Hasta ahora la sociedad civil ha estado supeditada a los voceros políticos en la escogencia de los candidatos, cuando su desarrollo y participación rebasan a las organizaciones políticas. Ojala que los partidos políticos lo comprendan en aras de obtener una significativa representación y no recurran únicamente a sus usuales candidatos, siendo más “generosos” con la dirigencia real de la disidencia.

Tendrán que hacer un gesto de desprendimiento o de lo contrario será difícil hallar una representación opositora articulada y con posibilidades triunfadoras. Además, los partidos políticos no están en su mejor época y una manera de fortalecerse seria dándoles su apoyo a los candidatos de la sociedad civil, que al final de cuentas son los que salen a las calles y están en contacto permanentemente con las realidad social, ocupándose de los presos políticos y jalonando se respeten los derechos humanos. Sus actividades son permanentes y no interrumpidas ni coyunturales, Venezuela necesita de rostros nuevos y de una dirigencia prístina cuestión que no es difícil de comprender para algunos.
La escogencia en los partidos políticos casi siempre fueron cerradas, a dedo y nunca se pusieron de acuerdo, a pesar de recurrir a todos los métodos de selección, primarias, etc. Ahora las cosas cambian y hay candidatos extra- partidos que deben ser reforzados con el apoyo de éstos. Sino la oposición será doblemente vencida, desaprovechando las elecciones legislativas y adelantando su desaparición.
En un artículo de Marianella Salazar leí su iniciativa en torno a esto, y me pareció muy realista, de igual manera debería serlo para todos los agentes políticos.
Lamentablemente los partidos vienen dando tumbos desde los mismos comienzos en que Chávez ganó sus primeras elecciones, se doblegaron, se sintieron avergonzados y abandonaron la escena pública. Emergieron algunos nuevos que hoy en día son una caricatura de lo que fueron al comienzo, pero eso no quiere decir que estén muertos, mas si siguen actuando contra la corriente sí pudieran fenecer definitivamente. Además su desempeño no fue transparente a la hora de las decisiones. Los antiguos dirigentes quedaron en el pasado, su actividad fue minúscula y de proyección televisiva, sin contacto con las masas. Eso no es lo que quiere la sociedad civil, ella lo que quiere es que sus dirigentes sean reales y quienes la representen cuenten con el apoyo de todos, inclusive el de los partidos políticos. Éstos tendrán que olvidarse de sus solícitas actividades de escogencia de candidatos como en el pasado, si lo hacen pudieran encismar a la sociedad, incluso estimulando una abstención, viéndose encarnados por individuos que no representan a nadie.
La solución no es que proliferen más frentes políticos, ofreciendo quimeras con sus sempiternos candidatos, la decisión es que deben apoyar a la sociedad civil que sí los tiene y vienen de abajo, respaldados con diez años de lucha consecuente contra la autocracia y ausencia de libertad.
Seguramente en la víspera brotarán “nuevos” grupos con ex políticos desaparecidos, las apetencias son muchas pero la realidad es una sola, unidos solamente habrá posibilidades triunfadoras. Agruparse en torno a fracasados seria un dislate, tratando de revivir arcaicos laureles que esta sociedad constituida en los últimos diez años no comprende, mejor sería el retiro al ridículo. Ellos abandonaron sus acciones o las malbarataron, por tanto es preferible que permanezcan en la retaguardia.
Nada de estar inventado, se precisa de desprendimiento, algo muy importante para no entorpecer la actual coyuntura. La sociedad civil a la vanguardia con sus candidatos y los partidos deben apoyarla si quieren sobrevivir.
Vamos a unas elecciones para tratar de lograr las mejores posiciones y para que participen quienes se lo merecen; los cenáculos no deben entorpecer las escogencias. Desprendimiento y más desprendimiento para que exhibamos una opción ganadora. Sino seguiremos cosechando derrotas y viviendo de los desencantos, conformándonos con el cuento que nos robaron, cuando le estamos dando todas las armas al enemigo para que lo haga con mayor facilidad

Elinor Ostrom, el signo de los tiempos de Teódulo López Meléndez

Podrá recordarse mi continua afirmación que la primacía de la economía sobre la política ha sido una de las causantes de la mayor parte de los males que se han originado en la modernidad en cuanto corresponde a la depauperación social. He reclamado, así, que la política debe retomar su primacía sobre la política y señalado que esa es una de las características deseables al mundo global en nacimiento.

El hecho de que una politóloga gane el Premio Nobel de Economía indica, creo yo, un signo de este reordenamiento de prioridades. También podría ser llamada la doctora Ostrom una socieconomista, porque es válido ahora el hablar de ciencias que se entrelazan y forman nuevas especialidades. La economía no puede ser siendo una ciencia fría donde lo social se diluye en lo macroeconómico o donde los ordenamientos no priorizan al hombre, verdadero objeto de toda acción económico-política.

Por si fuera poco, Elinor Ostrom se ha dedicado a la diversidad institucional, a la acción colectiva, al uso de la tierra y a la teoría de la acción pública, entre otros temas donde ha sentado una auténtica escuela. El Nobel lo gana por sus demostraciones de “como los bienes comunes pueden ser administrados de forma efectiva por un grupo de usuarios”. En otras palabras Ostrom se aparta de la economía clásica. Su trabajo ha influido sobre biólogos, sobre las consideraciones referentes a los ecosistemas y al desarrollo de las tesis de lo que se ha denominado procomún. Una visión simplista de los sistemas económicos jamás tomó en cuenta la inmensa oportunidad existente entre el mercado y las políticas intervencionistas de los Estados centralistas. Ese procomún es el de la construcción de individuos y grupos que generan riqueza en nuevas formas de propiedad y con mecanismos que se diferencian del mero capitalismo.

Ostrom es la maestra de lo que en inglés se denomina commons, lo que no es otra cosa que la visión sobre el interactuar de los seres humanos en la producción de los recursos comunes, lo que ha sido reducido y escondido por los neoclásicos que creen que sólo existe la propiedad privada o los sectores de intervención estatal. El ataque constante de que es imposible que una propiedad común funcione ha encontrado en Ostrom la mayor cantidad posible de pruebas en contrario. La bondad de la interacción humana queda demostrada en el manejo eficiente y racional de los recursos y coloca contra toda prueba la auto organización de las comunidades como un ejemplo preciso de desarrollo sustentable.

Ostrom es, entonces, una estudiosa de lo que hemos llamado bien común. Seguramente los enemigos de las cooperativas, por ejemplo, habrán saltado indignados ante este premio, como seguramente lo han hecho los propulsores del neoliberalismo a ultranza. Sin embargo, Ostrom no se quedó jamás en el planteamiento teórico y demostró como los bandos que no ven otra cosa que mercado o Estado andaban dando su contribución a la crisis, La politóloga recurrió a ejemplos vivos, como los ejidos mexicanos, los bosques de la India, pesquerías como las del río Maine o múltiples ejemplos africanos. En pocas palabras, Ostrom dejó claro algo muy sencillo, esto es, que la clave no estaba en la propiedad sino en la administración. De los términos económicos se ha saltado hasta la psicología social para demostrar que la flamante Premio Nobel de Economía tiene la razón.

Ostrom demostró que los recursos en manos comunes no estaban destinados a la destrucción y echó por tierra la tesis de la solución única. Es, por supuesto, posible el fracaso en cualquier área, pero en la multiplicidad de formas se encuentra un antídoto. Es claro que no todas las áreas pueden ser manejadas por el inmenso espacio del procomún, pero para resolver los problemas que se presenten en el área del Estado y de la propiedad privada sobran economistas, de manera que Ostrom se centró en la cooperación de la agrupación común, partiendo de tres elementos, a saber, identidad, contexto grupal en el que toman decisiones y la reciprocidad para ganarse la confiabilidad. Todo precedido por el concepto de institucionalidad, lo que implicaba el diseño de una gobernanza multiescalar que va desde una dependencia nacional que monitorea, un gobierno local atento y un intercambio permanente entre estas diversas formas para decidir la producción que generarán. El análisis completo está en los libros y artículos de Ostrom, pero todos sus conceptos están ubicados en lo que debe ser una economía solidaria en el nuevo mundo global, uno donde deben ser abandonados los conceptos estrechos y excluyentes.

Quienes creemos en diversas formas de propiedad conviviendo pacíficamente, quienes creemos en el inmenso espacio del procomún, quienes defendemos una economía con rostro humano, estamos felices por Elinor Ostrom y por la prueba tangible de la llegada de un nuevo mundo. Alegría por el signo que nos ofrece, pero también desafío para ponerse a estudiar y creo que debemos seguir haciéndolo con el maravilloso libro “Genes, bytes y emisiones: bienes comunes y ciudadanía”, editado por la Fundación Heinrich Böll y que tiene como compiladora a Silke Helfrich y donde están recogidos textos de Acselrad, Henri-Barnes, Peter-Benkler, Yochai- Bollier, David-Brand, Ulrich- Bravo, Elizabeth- Castro, José Esteban- Duchrow, Ulrich- Earle, Michael-Flores, Martha -Flórez, Margarita- Haas, Jörg- Heinz, Federico- Helfrich, Silke-Hünemörder, Katrin--Ibarra, Ángel-Lafuente, Antonio-Lerch, Achim-Leroy, Jean Pierre-Loya, Nayelly-Madrigal, Roger-Merino, Leticia-Metzl, Jamie-Mojica, Odin-Moldenhauer, Oliver--Mooney, Pat-Narain, Sunita-Ostrom, Elinor-Ribeiro, Silvia-Ritthoff, Michael-Rodríguez, Silvia-Salazar, Milagros-Sánchez, Consuelo-Stallman, Richard-Thalheim, Lisa-Thomas, Hernán-Türk, Volker-Vercelli, Ariel y Wilbanks, John.

Hay que construir la democracia del siglo XXI.

teodulolopezm@yahoo.com

LA CONSTITUYENTE ratifica a Pérez Jiménez de Julio César Arreaza B.

Una sucesión de hechos políticos fueron dando al traste con la deseada transición hacia un gobierno surgido de elecciones limpias, garantizada por el gobierno.

Un día antes de la instalación de la Constituyente, las cifras electorales que maneja la oposición son sustancialmente diferentes a las que presenta el Consejo Supremo Electoral a última hora, bajo la presidencia del usurpador Ricardo González, quien sustituyó al doctor Vicente Grisanti. Según las cifras del espurio organismo electoral, el Gobierno cuenta con 60 diputados, URD con 29 y Copei con 14. La oposición, según las cifras que maneja, atribuye 67 diputados a URD, 19 a Copei y 17 al FEI, al gobierno.

La Asamblea Constituyente tiene pautado instalarse el 9 de enero de 1953. A tal efecto Vallenilla mantiene comunicación permanente con el salón de sesiones. Le preocupa la ausencia de los copeyanos y los urredistas que han convenido en asistir, se trata de suplentes principalmente. El temor se esfuma. Hay quórum y se abre la sesión.

La Asamblea en ejercicio de sus poderes soberanos, arrebatados a la soberanía popular que le dio la mayoría a URD, ratifica al golpista Pérez Jiménez como Presidente Provisional de Venezuela. Se legaliza, con esta hoja de parra, el golpe del 2 de diciembre de 1952, del que había surgido el tercer gobierno de índole de facto, sus antecesores son la Junta Militar nacida del golpe contra Gallegos, el 24 de noviembre de 1948 y de la Junta presidida por Suárez Flamerich, el 27 de noviembre de 1950, pero dominada por el militar de Michelena.

Queda claro que el coronel Marcos Pérez Jiménez continuará en el ejercicio del Poder Ejecutivo, hasta tanto entre en funciones el Gobierno Constitucional de la Nación.

Resultó cierto que la solución jurídica, luego del golpe del 2 de diciembre de 1952, vislumbrada por el sagaz Vallenilla Lanz, fue fácil de fabricar.

Después del golpe del 2 de diciembre, recae sobre éste la tarea de elaborar, junto con Rafael Pinzón y Ricardo González, un proyecto de Constitución, que permita al régimen elegir al Presidente Constitucional y los demás poderes públicos, mediante una disposición transitoria.

El proyecto de Constitución es aprobado por el presidente provisional Marcos Pérez Jiménez y velozmente se somete a la consideración de la Asamblea Constituyente.

El día 11 de abril de 1953 la Constituyente aprueba el Proyecto de Constitución y el día 15 de abril del mismo año, Pérez Jiménez le estampa el “Ejecútese”.

La Asamblea Constituyente procede entonces a designar al coronel Marcos Pérez Jiménez presidente constitucional de la República, para el período comprendido entre el 19 de abril de 1953 y 19 de abril de 1958. Igualmente son designados todos los demás funcionarios: los diputados y senadores al Congreso Nacional, los diputados a las asambleas legislativas, los miembros de los concejos municipales, la Corte Federal y la de Casación, el contralor y el subcontralor, y el procurador de la Nación.

El 19 de abril de 1953, toma posesión del cargo de Presidente Constitucional de la República, el coronel Marcos Pérez Jiménez, de 39 años y se convierte en el jefe de Estado más joven del hemisferio occidental. Pasa a tener el control de todos los cuerpos deliberantes del país, así como de la Corte Federal y la de Casación, de la Contraloría General de la Nación y de la Procuraduría General de la Nación. La Constitución de 1953 se confeccionó a la medida de una dictadura, con ambición de realizar una importante obra material. El dictador se jura predestinado para el cumplimiento de un objetivo superior en el país.

Pérez Jiménez pasa a ser el hombre, al igual que Juan Vicente Gómez, que concentra en sus manos una mayor suma de poder. Quiere ser obedecido totalmente, y se empeña en lograr el bien nacional, “el Nuevo Ideal Nacional”, a cualquier costo, incluso por encima de los de carácter humano, a los que son sensibles quienes respetan la dignidad de la persona humana. Pretende ser progresista, desde el punto de vista material y tecnológico, con desdén por aspectos de índole humana. Por ello sería sistemático, ordenado e implacable en la realización de su obra.

EL NEGOCIO DE LA COBARDÍA de Agustín Blanco Muñoz

Las palabras de Pío Tamayo a su amigo Carlos Zavarce de Lima, en días cercanos a su muerte, ocurrida el 05-10-1935, a los 37 años, son una especie de requisitoria sobre el porqué Gómez se había adueñado del país. El periodista le pregunta si le guarda rencor al tirano, y con su voz de enfermo terminal refiere lo que considera la raíz de los males que azotan a Venezuela.

El régimen que, en su poema Homenaje y Defensa de Indio, (leído en el Municipal el 14/02/28, y motivo final de su encarcelamiento) califica como ‘cesarismo anacrónico’ es algo ‘inevitable’ en el curso de una historia sin rupturas, y que ha contado y cuenta con el apoyo incluso de quienes dicen ser opuestos a sus designios

Por ello sus palabras son terminantes: “Todos tenemos la culpa. No hay uno solo de nosotros que no haya tenido, alguna vez, el mal pensamiento de cooperar con la tiranía; lo que pasa es que no se han tomado el trabajo de irnos a comprar, han equivocado el precio o han dejado pasar el cuarto de hora.”

Pero si no se hace la compra-venta en forma directa se hará a través de cargos: ...“Tu verás salir de la cárcel a revolucionarios tremendos, que dejan de serlo en cuanto los nombran secretarios generales de un Estado, o diputado, o simplemente, jefes civiles de algún municipio.”

Porque, sigue diciendo PT: “El país estaba corrompido, pero Gómez es el único que ha sabido explotar la corrupción. Ha hecho de la delación una virtud; y, traidor él, premia largamente a los traidores, cuando él es el beneficiado.”

Y la conclusión es muy clara: “¡Todos hemos sido cobardes! Dime, si no, ¿qué organización de defensa ha habido entre nosotros para sembrar siquiera las ideas, aunque fuese de una manera subrepticia y secreta? Mañana, cuando el dictador desaparezca, todo el mundo andará desorientado y sin rumbo y mientras se está hablando, sin obrar, un nuevo tirano se erguirá agitando el látigo sobre el rebaño de carnero que somos.” (MS, Diario del Floricultor II, CPT-UCV, 1986, p. 243.)

¿Y cómo negar que hoy estamos en este punto? Todos somos culpables del César. Unos por acción y otros por omisión. Unos manipuladores y otros corderos. Tiranos y cómplices.

Y hoy la cobardía es una credencial que paga los mejores dividendos. En las elecciones presidenciales del 2006 el lema opositor fue ‘Ganamos y Cobramos’. A primera hora de la noche se reconoce el triunfo del César Anacrónico y ante los reclamos de quienes se sentían triunfadores, uno de los jefes de campaña hizo una tajante declaración: “Nunca nos montamos pajaritos preñados con el triunfo”.

Sólo engañaron para crear un buen “escenario democrático de negociación”. Hoy la misma cobardía que impide enfrentar la realidad, plantea otra vez la compra-venta de espacios para, una vez que se gane la Asamblea, ir por la presidencia. La misma posición de los mismos comerciantes.

Ahora los pajaritos preñados de la cobardía y la complicidad buscan el imposible de la unidad relacionada con el reparto del manjar electoral. Pero la guerra a cuchillo por el 30-35% que les dará el régimen para ponerlos como contrarios a seguir avalando ‘la revolución’, sólo permitirá los pactos entre unos ‘tiburones’ que recibirán los mejores beneficios. Los calamares y sardinas quedarán a un lado.

Y todos sabemos que al régimen sólo le interesa que la gente vote. Lo demás lo hace su maquinaria de ablandamiento fraude-trampa.

Y no se venga ahora con que nada proponemos. Reiteramos la necesidad de una política contraria a la negociación, la cobardía, la complicidad y dispuesta a asumir la tarea de la organización para forjar el pensamiento y la acción que abra camino hacia una nueva realidad en la cual impere la fuerza-decisión de la sociedad. No es la violencia lo que tiene que prevalecer sino la decisión de un colectivo dispuesto a detener esta maquinaria de destrucción para avanzar hacia una historia sin cesarismos ni cómplices.
abm333@gmail.com
Via internet

Runrunes de Nelson Bocaranda Sardi

alto

MÁS ALLA DE MOORE. Estos dimes y diretes entre los rojos internos y los -supuestamente rojitos- externos indican mucho más que el simple desliz lingüístico de un personaje reconocido por sus desplantes y burlas a personajes de la vida pública estadounidense, y sobre todo a todos los que en el mundo globalizado son afines al capitalismo. Estos "atributos" los ha venido admirando desde hace años, pues ha hecho referencia a Moore en varias oportunidades, el comandante de la revolución venezolana. Por eso no tiene nada de extraño que lo que la lengua viperina del cineasta iconoclasta sea la purita verdad desde su óptica de "admirado amigo y compañero revolucionario" como fueron algunas de las palabras que el venezolano le dedicó al encuentro casual, de más de tres horas, en la suite donde estuvo alojado en Venecia para la presentación del documental que sobre su ego le financió a otro "amigo solidario de la revolución latinoamericana" como es Oliver Stone. Ya VTV le daba crédito al extraordinario encuentro el pasado septiembre citando además de las tres horas de conversa que los testigos habían sido el canciller Maduro y Maximiliem Sánchez Arbeláez, director de la Cancillería. El 9/9 la página web de Moore mostraba las fotos del encuentro, cortesía de los funcionarios venezolanos, donde junto a Chávez lanzaban una burla a Fox News y el cineasta decía, con sarcasmo, que le habían ofrecido un año de gasolina gratis. Igualmente al regresar de su periplo el propio caudillo señaló, muy orondo en su Aló Presidente, que Moore le había autorizado publicar sus libros en español como una cortesía de esa noche. Cuando Moore habla de sus "consejos" para el discurso ante la ONU hay que creerle. Recuerden además que el gringo anti-Bush fue invitado especial a la premiere del documental de Stone en el Lincoln Center de Nueva York. Y allí hablaron otra vez, frente a los fotógrafos, del encuentro en Venecia y las sugerencias que para su alocución en la ONU había seguido. Ayer, los videos que dieron cuenta de esas afirmaciones habían sido retirados de las páginas de VTV y Aporrea, entre otras. El afán de Chávez de llenar titulares y ser noticia, así sea vacía y egoísta, lo lleva a entusiasmarse en exceso -cual muchachito de Sabaneta con una estrella de la televisión nacional- con cualquier personaje que llame la atención del cotilleo en las páginas rosas, rojas o de Hollywood. Añádase a todo esto la realidad de la Cancillería venezolana y sus asesores que no se atreven a discutirle ninguno de sus caprichos. De allí supimos que por decisión presidencial no podrá ir a ningún cargo en el exterior, bajo ninguna circunstancia, quien no esté inscrito en el PSUV. Por eso en ese largo periplo que lo llevó de África a Europa y a Norteamérica pasaron otras cosas que ahora se conectan...



GAZA&MADRID. El caudillo tenía meses preparando el recorrido pues estaba invitado al bonche de Muamar Gadafi. En una de sus cadenas le dijo al canciller Maduro: "Nicolás, ¿cuándo es que nos vamos de viaje?, recuérdate que vamos a Gaza". Ya iniciado el recorrido y sabiendo que Venezuela reconoce a los palestinos como un gobierno independiente -de hecho allí está una sede diplomática- se le ocurrió visitar la Franja palestina. La ignorancia diplomática venezolana no le dejó saber que había que pedirle permiso para entrar al gobierno de Israel con el que no se tienen relaciones diplomáticas. Preguntándole a todo el mundo supieron que el único gobierno que tiene relaciones con Israel en la zona es el de Egipto, y sería este gobierno el que tendría que pedirles permiso a los israelíes para que Chávez pudiera visitar a los palestinos. Cuando un emisario venezolano contactó de manera informal a los egipcios, éstos le dieron largas y así se quedó solo en deseo el encuentro en Gaza. De allí arrancó el verbo encendido y amenazante del presidente venezolano contra Israel y los judíos que fue titular de prensa por esos días. Situación similar le pasó con las citas que a última hora le pidieron a Putin y Medvedev para visitarlos "y hacer unas compritas de material bélico". Las fechas estaban distantes y quedaban entonces varios días libres. Por eso fue que en Libia le sugirió al canciller español, Miguel Ángel Moratinos, que le consiguiera una cita con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero y otra con el Rey "para pasar y darles un saludito". El español, ni corto ni perezoso, se apresuró a buscarlas ya que "había que atenderlo". Así logró extender la gira hasta que Putin lo recibiera...

medio

ROJITOS. La decisión de expropiar el Margarita Hilton la tenía Chávez desde la primera cumbre de Petrocaribe celebrada allí. Cada vez que ha ido en secreto a una casita playera en la isla, desde donde se divisa el hotel, no cesaba de repetirlo a sus más allegados. No le importa nada destruir lo que consigue en buen estado& Ni Hugo Ch ni Cristina K creen en los emails ni en la comunicación entre sus cancillerías. Para contrarrestar esto tienen a dos personeros no identificados con sus gobiernos que, aparentando ser empresarios, viajan cada dos semanas en vuelos comerciales entre Caracas y Buenos Aires usando siempre una ruta diferente (Colombia, Brasil, Perú o Panamá). Una semana va el nuestro y la otra viene el de la señora K... ¿Elecciones parlamentarias en octubre 2010?...

bajo

MEL ZELAYA. Problemas con el presidente constitucional en su "prisión" brasileña. A la averiguación en torno a sus dos guardaespaldas militares venezolanos se añade la imposibilidad de hacerle llegar, como antes, una buena cantidad de dólares para las actividades que despliegan sus seguidores en el interior de Honduras. Añádase a esto que la decisión de la Corte nicaragüense de permitir la reelección continuada del cuestionado Daniel Ortega perjudica la causa del hondureño ante los temores de que una constituyente o manejos similares, si no se le ponen suficientes trabas a su acción de gobierno, puedan ser implementadas de ser restituido en el poder por unos meses. Están por venir más declaraciones más conciliadoras por parte de gobiernos que apoyarán las elecciones de noviembre y reconocerán a quienes salgan electos. Mientras tanto en la OEA ha sorprendido a algunos embajadores la actitud "conciliadora y amable" que ha experimentado el secretario Insulza en cuanto a su visión del caso hondureño. Lo mismo notan en su relación con los políticos chilenos, particularmente con el sector opositor que lleva la delantera en las encuestas con Sebastián Piñera como candidato. Molestó a sus colaboradores lo que ha dicho sobre las elecciones chilenas ahora que el candidato oficialista Eduardo Frei ha pasado a un tercer lugar superado por el oustsider Marco Enriquez-Ominami. ¿Cuida el pellejo y la reelección?...

elchacaldelainformacion@gmail.com

Twitter.com/NelsonBocaranda
El Universal

El cáncer del socialismo de Marianella Salazar

La pegó el alcalde del municipio Libertador y vocero del PSUV, Jorge
Rodríguez, cuando definió al socialismo del siglo XXI como un cáncer. La
semana pasada, cuando el burgomaestre del municipio Libertador reapareció
para desmentir rumores sobre una supuesta enfermedad, afirmo: "El único
cáncer incurable que tengo es el cáncer del socialismo, el que nos inoculó
Hugo Chávez Frías desde que inicio la revolución bolivariana". En boca de un
médico psiquiatra tal afirmación resulta un diagnóstico definitivo, en
labios del alcalde tiene un significado grave.
No hay que ser un
especialista ni un psicólogo para interpretarlo, su subconsciente le jugó
una trampa. Lo que tuvo el doctor Rodríguez no es más que un lapsus linguae
-estudiado por Freud-, un mecanismo que hace decir lo que se piensa y se
esconde en los profundos vericuetos de la mente. Un lapsus revelador en un
funcionario que desde que irrumpió en la vida pública -como rector en el
CNE-, no ha hecho otra cosa que gozar de privilegios y vivir muy bien,
contradiciendo las creencias socialistas proclamadas de la boca para afuera
por el líder supremo, cuando espetó que "ser rico es malo" y que no
perdonara pecados capitalistas y burgueses. Es paradójico que sea
precisamente un psiquiatra quien resulte traicionado por lo que
verdaderamente siente y sin darse cuenta, se confesó públicamente. De su
insólita declaración se desprende que la revolución bolivariana, no sufrió
una mutación que degeneró en cáncer, porque desde sus inicios, como lo
reveló el doctor Rodríguez, el agente carcinógeno -HCHF- inoculó sus células
malignas en una Venezuela desprevenida y con las defensas bajas. Como no se
diagnosticó a tiempo, después de diez años, el cáncer hizo metástasis y se
encuentra en fase terminal. El pronóstico es desolador, con la enfermedad
mortal del socialismo la democracia también agoniza, el insaciable y cruel
capitalismo de Estado acaba, por la vía intravenosa de las expropiaciones,
con el aparato productivo y, hay un número indeterminado de empresas
arruinadas, de familias desintegradas y vidas truncadas. Esta experiencia
revolucionaria con casi once años de corrupción y fracasos, signados por la
represión, la violencia y el hambre, más que una enfermedad mortal es un
trauma nacional. Luchemos juntos contra el cáncer socialista y hagamos que
desaparezca.

¡Contribuya ¡

Tic tac
Asambleístas: la lista con posibles candidatos a la Asamblea publicada en
esta columna la semana pasada, fue una colaboración al oportuno debate,
antes de que la Mesa de la Unidad decida el método para formar la tarjeta
única.

Mi lista con posibles asambleístas provocó reacciones de todo tipo, entre
ellas, algunos correos anónimos en defensa de los bates quebrados derrotados
en las elecciones pasadas; otros, los más numerosos, fueron de
reconocimiento y de sugerencias para que la Mesa incluya representantes de
diversos sectores que se me escaparon, entre ellos algunas personalidades,
que contra su voluntad, se encuentran en el exilio.

Ojalá la tarjeta unitaria no resulte excluyente como las listas rojas de
Tascón o Maisanta.

FBL en plena actividad: el fusil que le robaron a un guardia nacional, que
hace tres meses fue asesinado en El Nula, estado Apure, fue encontrado por
funcionarios de Inteligencia de la GN y del Ejército, entre el arsenal del
Frente Bolivariano de Liberación. Por órdenes superiores se mandó a
silenciar el caso y por ello hay un gran malestar en la guarnición del
estado Táchira.

Cortina negra: en las galerías de fotos de los ex comandantes de unidades
militares se adoptó la modalidad de tapar con una cortina negra los rostros
de los ex comandantes no afectos al régimen...tic tac
El Nacional

Las elecciones trágicas de Teódulo López Meléndez

Si algunas elecciones merecen el calificativo de trágicas son las parlamentarias que nos tocan en suerte. Exceden a una mera consulta, van más allá de la supuesta renovación del parlamento, dejan de ser un acto electoral para pasar a ser el clásico “nudo gordiano”.

Lo que llega a su clímax con estas elecciones es la crisis de la democracia representativa. He sostenido que los partidos de la llamada “oposición” y el régimen que nos atosiga son las dos caras de la misma moneda. El segundo un producto no deseado, pero causado por este tipo de democracia propio de la era industrial terminada.

No deja de ser paradójico que el arribo a este punto sin aparente retorno se produzca bajo este régimen, lo que lo convierte, sin lugar a dudas, en un suceso revolucionario. Esto es, la excrecencia no deseada de los vicios representativos once años después confirma su carácter, uno que ya nadie podrá negar con argumentos baladíes como ese de que no es más que un mal gobierno. En otras palabras, este debate inútil y marginal sobre las formas, maneras y procedimientos de cómo la “oposición” participará en las elecciones parlamentarias debe hacer entender que el presente régimen es uno revolucionario, pues ha llevado al país al punto de una ruptura final, la de la muerte y entierro de la democracia representativa y su sustitución por formas no democráticas, aún en las eventuales alternativas a su propio mantenimiento en el poder.

Este proceso excede a que elegiremos candidatos en primarias o por consenso o con cesión de cuotas a la sociedad civil. Es tal la magnitud del nudo que se haga lo que se haga se marcha mansamente al pozo séptico que la historia reserva para los acontecimientos aparentemente inevitables. No se trata sólo de las matemáticas que indican con precisión cuántos diputados podrá elegir la llamada “oposición” bajo la vigencia de la Ley de Procedimientos Electorales y la conformación de circuitos a capricho de conveniencias. Es el juego en sí el problema de fondo, pues implica la decisión de participar en una consulta que no se puede ganar, es la confirmación de que se irá a elegir unos pocos que tratarán de mantener un juego falso de democracia para estirar lo que no es estirable y para persistir en desatar el nudo, lo que no es posible.

El nudo es de tipo gordiano, esto es, no se puede desatar. El nudo gordiano sólo se puede cortar. El remedo se mantendrá una vez que tengamos los resultados en la mano, pero ya será parodia, mucho más de lo que ya es. El ejercicio de la democracia representativa que se mostrará no será más que la comprobación de su muerte.

Nos sucede en Venezuela, un país sin organización social que permita sustituir a los instrumentos de intermediación que están muertos (partidos, gremios, sindicatos, organizaciones empresariales, etc.). El país no sabe de una transición de una democracia representativa a una democracia avanzada del siglo XXI, una donde se produce -en primer lugar- la ruptura de la hegemonía dictatorial partidista mediante la emersión de una sociedad instituyente que los reduce a no más que instrumentos adicionales de expresión colectiva. El país carece de poder instituyente y en consecuencia sigue con la cerviz doblada frente a una dictadura partidista tan totalitaria como el régimen que se pretende suplantar. Son los mecanismos perversos de la democracia representativa que, aún a punto de morir, sigue oliendo mal desde la tumba abierta y que la espera.

El país está en el desorden frente a un acontecimiento histórico de importancia fundamental. Ello implica lo que vamos a vivir, el juego de las apariencias. Ello incluye unas ilusiones que no tienen relación con la verdad trágica que enfrentamos. El caos también tiene un orden. Debemos recordar que el nudo gordiano sólo era posible de resolver mediante un corte tajante y que los “dioses aprobaron” la solución como una forma válida de resolver el enredo. Alejandro cortó el nudo con su espada y se aprovechó de una terrible tormenta para afirmar que esa era la manifestación del asentimiento de los dioses. Si lo traducimos, fue la voluntad de Alejandro la que consiguió la forma de desatar el nudo y de utilizar la supuesta voluntad de los dioses para seguir con su camino hacia Persia. Quizás no haya ejemplo más claro de determinación y al mismo tiempo de pensamiento lateral que este del gran conquistador macedonio, expresión militar de la imponente cultura griega.

Este nudo gordiano de las elecciones parlamentarias no puede desatarse con pensamiento lógico o convencional, con el agravante de que quienes fungen de dirigentes no tienen ni siquiera esta forma de razonar. Tratan de calmar aquí y allá, los ineptos politólogos que son “invitados predilectos” de los nefastos programas de opinión piden un matrimonio entre partidos y sociedad civil y hasta se permiten acusar a los ciudadanos de impaciencia e injusticia pues supuestamente corren a acusar a los partidos de cada derrota. No se trata de eso. Con estructura mental de esta calaña no se puede analizar y menos concluir en algo razonable. El nudo no es desatable y, en consecuencia, hay que marchar hacia el “pensamiento lateral”, como lo asomaba arriba.
El pensamiento lateral, por si alguien no sabe de qué estoy hablando, equivale al rompimiento de la forma habitual de pensar. Hay que deshilachar los caminos conocidos y abandonar la identificación entre objeto y sujeto, o mejor, entre significante y significado (por ejemplo, esto es una cama y las camas sirven para acostarse). Es lo que trato de hacer al hablarle a un país que no tiene siquiera las formas del pensamiento habitual.
Tal como están las cosas, estas elecciones trágicas –de las que he dicho marcarán una década de la vida de este país- pueden transformarse más bien en varias décadas sin luz. La tragedia está en una paradoja que ni Esquilo, Sófocles y Eurípides pudieron imaginar y es que unas elecciones nos reduzcan las alternativas a dictadura o dictadura.
Las desleídas apariencias que sobrevivirán irán cayendo hecha jirones por acción de las piedras revolucionarias. La imagen que me viene a la mente es la de la sin par actriz griega Irene Papas cayendo como en Clitemnestra, Anticlea o Electra. Entonces la única alternativa no será democrática, lo será de la sustitución de una dictadura por otra. Por la causa que sea: porque estén en peligro las fortunas amasadas, porque el aire se haga irrespirable, porque la ingobernabilidad llegue a amenazar con la disolución, porque la honradez de una juventud militar harta haga eclosión, porque las amalgamas de la historia se combinen todas en un torbellino llamado caos que produzca una sobrecarga que queme las conexiones de la república. Y sobre todo, por la inexistencia de dirigentes civiles que mantengan el camino civil, por la falta de dirigentes que merezcan tal nombre y sepan hablar el lenguaje de la democracia posible, por la falta de talento y probidad que entiendo muchos desean encontrar con la esperanza de cambiar los términos dramáticos de esta ecuación.
Es por ello que hay que recurrir al pensamiento lateral, conceptualizar una nueva democracia, clamar ante la inmensidad del desierto contra la impotencia y mantener sobre la palma de la mano una pequeña llama que si bien queme la piel se atreva a competir con el poder abrasador de los acontecimientos que se alzan con toda la fuerza del nitrógeneno, hidrógeno y silicio que están listo para quemar las entrañas de la república.
teodulolopezm@yahoo.com

¡Adiós propiedad privada! lo dice y sustenta Mercedes Montero

La Gaceta Oficial No 39.272 del 25 de septiembre de 2009, trajo la siguiente información, que ha sido transmitida por diferentes vías.
Según Providencia Administrativa Nº 019/09, de fecha 28 de agosto de 2009, del Ministerio Popular para la Cultura, fueron declarados Bienes de Interés Cultural e incluidos en el Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano, calles, avenidas, parques, zoológicos, plazas, monumentos, estadios, bibliotecas, árboles, centros culturales - quintas, casas, edificios, clubes, colegios privados, colegios gremiales, comercios, bancos, clínicas y hospitales públicos y privados, centros comerciales, iglesias, capillas y urbanizaciones enteras, de todas las parroquias del Municipio Libertador del Distrito Capital, sin excepción.

Esto significa que cualquier acto de disposición, como son venta, donación, herencia, constitución de gravámenes, deberá ser previamente autorizado por el Instituto del Patrimonio Cultural, por lo que los registradores, notarios y jueces no podrán dar curso a documentos contentivos de los actos de autenticar, registrar, decretar medidas, etc, sin la previa autorización referida. Además, los registradores deberán proceder a escribir la correspondiente nota de afectación a estos inmuebles en su correspondiente margen.
Al revisar la Gaceta Oficial No. 39.272, sin caer en detalles que toman páginas de páginas tenemos que las parroquias afectadas (no se puede aplicar un término diferente) son las siguientes: Altagracia, Antímano, Caricuao, Catedral, Coche, El Junquito, El Paraíso (Vista Alegre), El Recreo, El Valle, La Candelaria, La Pastora, La Vega, Macarao, San Agustín, Paseo Vargas, Santa Rosalía, San Bernardino, San José, San Juan, San Pedro, Santa Teresa, Sucre, 23 de Enero.
En esas parroquias está situado el casco histórico de la ciudad, son los terrenos más caros de Caracas, hay una gran densidad de población, la mayoría de los habitantes son gente humilde o de clase media a quienes les ha costado un gran esfuerzo adquirir un apartamento o una casita humilde, o viven en superbloques o en ranchos, que han construido con sus propias manos, muchas veces mendigando a la autoridad de turno o al político en campaña que les regale unos bloques, sacos de cemento o planchas de zinc para levantarlos. Quienes han levantado centros comerciales, hospitales y clínicas, bancos, etc han invertido el producto de su trabajo de muchos años y han creado fuentes de trabajo. En gran cantidad de casos los propietarios todavía están pagando los préstamos adquiridos para montar un negocio, o comprar una vivienda. Absolutamente todos, tienen derecho y desean una propiedad suya, por esa razón han dejado media vida para tenerla.
El Arquitecto José Manuel Rodríguez es el Presidente del Instituto de Patrimonio Cultural (Encargado), sin embargo es quien aparece firmando el decreto declarando patrimonio cultural a media Caracas. El significado de esta acción es la limitación de todos los derechos que da la propiedad privada a los legítimos dueños de los inmuebles.
La pregunta que cabe formular es ¿A que se debe tal abuso? Será por el simple hecho que Caracas votó por Ledezma para Alcalde, y, por lo tanto hay que castigar a la ciudadanía que ejerció su derecho a expresarse. Lo cierto es que si el asalto
Pero aquí en Venezuela no está pasando NADA, si creo que no me afecta a “mí” que carrizo, paso agachado, soy transparente, no me digas, no oigo, no es conmigo. Adiós propiedad privada, ¡La Cuba de Fidel pareciera ser nuestro triste destino!
Mercedes Montero
mechemon99@yahoo.co.uk

El azar, el riesgo, la incertidumbre de Susana Sechi

…y la corporación política colectiva completan el panorama de una caótica Argentina que se encuentra encasillada dentro de una tormentosa historia de violencia, pobreza y promiscuidad.

Dominada bajo el aspecto salvaje y sórdido, de un matrimonio presidencial cuya perversión ilimitada se encuentra en la cúspide más aberrante de un plan engendrado para lograr la disolución de un cuerpo social, abatido y oprimido por el régimen tiránico que ellos conducen, dispuesto a comprimir toda libre expresión, manejar y expropiar hasta el ultimo centavo de los ciudadanos.

Con complicidad de legisladores de la oposición se han aprobado las leyes más dictatoriales y destructivas. La entrega total de los medios a la pareja hegemónica es una burla a la constitución y a los principios republicanos, la gravedad de los hechos ha llegado nuevamente a un Congreso virtual totalmente desintegrado que diera media sanción a el presupuesto 2010, un presupuesto que aporta más poder a la pareja rampante habilitándola para cometer todo tipo manejos espurios con los dineros públicos, sin rendimiento alguno de cuentas, ni destino de los mismos, en tanto estos pasaran a manos de Anibal Fernández como puente de ilegitima distribución.

Realmente la corrupción se encuentra redactada en el cuerpo de la ley de leyes cuya desmesura no reserva límites y repite los mismos proyectos de obras de infraestructura no realizadas en la gestión de Cristina con un alevoso aumento presupuestario que multiplica los montos por dos ó por tres a los a que anteriormente aparecieron en los presupuestos 2008-2009 por esas mismas obras. ¿Curiosamente ninguno de los que acompañaron el proyecto del Ejecutivo con el voto positivo no preguntaron, ni cuestionaron que se hizo con los montos millonarios de las promesas incumplidas de los anteriores presupuestos.?

La escandalosa operación de compra y venta que mafiosamente dirige Néstor primero atribuyéndose la posesión de la Argentina parece haber llevado a termino la apertura de cerebros de algunos miembros de la oposición antes críticos y hoy conversos oficialistas. La dualidad de criterio de los que se dicen representantes del pueblo se extiende como un virus destructivo, atacando precisamente a los que les otorgaron el voto. Un acto de traición que debería ser penado judicialmente.

Sin embargo estas conductas parecen multiplicarse y adaptarse a las necesidades usurarias un matrimonio K., cuyas presiones y amenazas se imponen a la cordura y, se seguirán manteniendo, ahora para doblegar Senadores para la promulgación de la Ley de presupuesto y después vendrán por más…

Autor: Susana Sechi
Directora de La Historia Paralela

No señores ministros, no se trata de reducir el diferencial: simplemente, elimínenlo!!! de Alexander Guerrero

Ministros –economía y BCV y otros- y hasta el propio Presidente de la Republica, en las últimas semanas han expresado “preocupación´ por el diferencial entre el dólar oficial y el llamado dólar “permuta”. Quebraron inclusive el extremo de esa ley achacosa que prohíbe hablar del dólar permuta. Lo extraño es que durante unos cuantos años, el diferencial entre ambos “cambios” ha superado en promedio el 300 %; en el gobierno nadie se inmutaba por ello. Nada extraña, después de todo, ese amplio diferencial ha estado allí por una política pública iniciativa del propio gobierno, su paternidad, de la ley del régimen cambiario, constituye un mecanismo para el fácil endeudamiento público, sin regla fiscal ni controlabilidad por la opinión pública; el dólar permuta, más caro que el oficial, era la zanahoria, ante la dificultades de conseguir dólares por vía normal.



El discurso político del gobierno, como si no hubiesen estado gobernando desde hace 10 anos, ha ido en dirección de hacer creer a la gente que el gobierno va a reducir el diferencial. Se ha llegado al extremo del esoterismo monetario, como lo declaro el Presidente del BCV, de ponerle número, “el diferencial no debe superar el 60”; pero como para sacar un conejo de un sombrero, hay que meterlo allí primero, el último descubrimiento ha sido emitir deuda pública para que se incremente la oferta de divisas –off shore- y así se reduzca el diferencial. Como en economía nada es gratis, a mayor deuda menor diferencial parece ser la nueva teoría económica del tipo de cambio. En otras palabras sino lo pagamos con un dólar caro, pues vendrá envuelto en mas deuda pública lo cual significa más impuestos y muy pronto, pero haciendo insostenible sostener en el mediano plazo la paridad cambiaria, el efecto neto se sentirá en los precios.



Que dirá Pedro Pérez, el hombre de a pie, que tiene que pagar ese diferencial reducido del 60% -que es la meta del BCV- con una inflación marcada por ese diferencial, cualquiera que sea si nivel, para que el gobierno la recoja como impuesto inflacionario por sostener un régimen cambiario absurdo y perverso cuyo efecto neto ha sido la distorsión del comercio internacional de Venezuela, cuyo único beneficiario es el gobierno que puede emitir deuda pública sin freno no control; es decir, sin regla fiscal.



La expectativa en el mercado del dólar es que en el mediano plazo el diferencial volverá sus niveles “históricos´, porque sostenerlo es explosivo por el crecimiento de la deuda pública. Por todo ello se está incubando -con esas perversiones- una colosal presión inflacionaria, más impuestos y una violenta depreciación del tipo de cambio, porque si algo no se puede hacer en economía es represar o reprimir el mecanismo de formación de precios, sin que se pague el costo por ello.



Lo que se requiere no es reducir el diferencial, sino eliminarlo, y ello es posible demoliendo el actual esquema cambiario, que si alguna cosa ha traído es racionamiento de divisas, inflación y un conjunto de deseconomías como la corrupción y la deformación de los precios. Las cosas son tan surrealistas en términos de políticas públicas, que el Ministro de Finanzas, afirmaba hace unos días que pondrá restricciones a los bancos para adquirir bonos públicos; pero él mismo estaba colocando, simultáneamente a su declaración, 5000 millones de dólares en más bonos de deuda pública.



O el Ministro había olvidado esa colocación de deuda, o nos estaba mamando el gallo, porque esos bonos que se colocaron la semana pasada irían rápidamente a los balances de los bancos y con ello restringiendo aun más el mercado del crédito con lo cual la economía extiende su descapitalización, desacumulación, desinversión, desempleo y contracción, porque el crédito todo se lo está chupando el gobierno, y el régimen cambiario dual, de una tasa oficial y otra permuta, off shore, constituye el vehículo por donde la desinversión se realiza.



Ese conjunto de costosas distorsiones constituyen el efecto neto que el gabinete económico le cuesta divisar. Claro, comprendemos que esta teoría económica que por reverso menciono, no está en los manuales de política monetaria del Che Guevara cuando fue Presidente del BC de Cuba., donde su portentoso legado fue fundir el fisco y la emisión de dinero, para que con el tiempo, el peso cubano perdiera totalmente su valor.



Uno que ha aprendido algo de cómo operan los sistemas económicos cuando son intervenidos hasta los tuétanos por el gobierno, como ocurre actualmente en Venezuela, se muestra incrédulo en relación al “objetivo” del gobierno de reducir el diferencial, por la sencilla razón que ese diferencial formado entre ambos “tipos” de cambio fue creado por el mismo gobierno en una ley solicitada a la Asamblea Nacional y puesta el ejecútese por el mismo Presidente de la Republica. La Ley del Régimen Cambiario, cuyo espíritu y letra creo explícitamente el llamado “dólar permuta”, como un mercado donde la gente canjea/permuta bonos públicos venezolanos en bolívares por bonos públicos en dólares para obtener las divisas que el BCV y CADIVI racionan y no venden al ritmo que la economía lo requiere.



Con ese “incentivo” de obtener más bolívares por dólar de los que vendería el BCV a la tasa oficial, era evidente que empresas y bancos públicos, inclusive el mismo gobierno, tendrían todo el interés en mantener un diferencia lo suficientemente amplio para aprovechar esos mecanismos de captura de renta. La permanencia del amplio diferencial durante varios años, nos comprueba esta nuestra hipótesis, que no pareciera haber mucho interés por parte del gobierno en acabar con el diferencial.



Ministros, directores y Presidente del BC operadores políticos del partido del gobierno, no han querido entender que ese deformado sistema cambiario que ellos establecieron en el 2003, es causante de tantos males económicos. Por ejemplo, la inflación, ella está marcada por el diferencial, el cual opera la mismo tiempo como prima de riesgo, que paga quien tenga que hacer transacciones en moneda dura, que no efectúa CADIVI, por la naturaleza restrictiva del control, por omisión y comisión de aprovechamiento de posición de dominio.



Cuales medidas económicas entonces, ni 49 ni 54 ni 99, solo dos o tres podrían colocar la economía en la ruta de crecimiento con capitalización, acumulación e inversión, dos medidas económicas y una política harían falta, eliminar los controles, el de cambio y el de precios, porque está a demostrada hasta la saciedad su ineficiencia, y devolver el marco jurídico que respete y haga respetar los derechos de propiedad. El modelo de crecimiento basado en el petróleo, llamado socialismo del Siglo XXI esta fracasado. No hay que hacer un esfuerzo intelectual desmesurado.

No señores ministros, no se trata de reducir el diferencial:

Ministros –economía y BCV y otros- y hasta el propio Presidente de la Republica, en las últimas semanas han expresado “preocupación´ por el diferencial entre el dólar oficial y el llamado dólar “permuta”. Quebraron inclusive el extremo de esa ley achacosa que prohíbe hablar del dólar permuta. Lo extraño es que durante unos cuantos años, el diferencial entre ambos “cambios” ha superado en promedio el 300 %; en el gobierno nadie se inmutaba por ello. Nada extraña, después de todo, ese amplio diferencial ha estado allí por una política pública iniciativa del propio gobierno, su paternidad, de la ley del régimen cambiario, constituye un mecanismo para el fácil endeudamiento público, sin regla fiscal ni controlabilidad por la opinión pública; el dólar permuta, más caro que el oficial, era la zanahoria, ante la dificultades de conseguir dólares por vía normal.



El discurso político del gobierno, como si no hubiesen estado gobernando desde hace 10 anos, ha ido en dirección de hacer creer a la gente que el gobierno va a reducir el diferencial. Se ha llegado al extremo del esoterismo monetario, como lo declaro el Presidente del BCV, de ponerle número, “el diferencial no debe superar el 60”; pero como para sacar un conejo de un sombrero, hay que meterlo allí primero, el último descubrimiento ha sido emitir deuda pública para que se incremente la oferta de divisas –off shore- y así se reduzca el diferencial. Como en economía nada es gratis, a mayor deuda menor diferencial parece ser la nueva teoría económica del tipo de cambio. En otras palabras sino lo pagamos con un dólar caro, pues vendrá envuelto en mas deuda pública lo cual significa más impuestos y muy pronto, pero haciendo insostenible sostener en el mediano plazo la paridad cambiaria, el efecto neto se sentirá en los precios.



Que dirá Pedro Pérez, el hombre de a pie, que tiene que pagar ese diferencial reducido del 60% -que es la meta del BCV- con una inflación marcada por ese diferencial, cualquiera que sea si nivel, para que el gobierno la recoja como impuesto inflacionario por sostener un régimen cambiario absurdo y perverso cuyo efecto neto ha sido la distorsión del comercio internacional de Venezuela, cuyo único beneficiario es el gobierno que puede emitir deuda pública sin freno no control; es decir, sin regla fiscal.



La expectativa en el mercado del dólar es que en el mediano plazo el diferencial volverá sus niveles “históricos´, porque sostenerlo es explosivo por el crecimiento de la deuda pública. Por todo ello se está incubando -con esas perversiones- una colosal presión inflacionaria, más impuestos y una violenta depreciación del tipo de cambio, porque si algo no se puede hacer en economía es represar o reprimir el mecanismo de formación de precios, sin que se pague el costo por ello.



Lo que se requiere no es reducir el diferencial, sino eliminarlo, y ello es posible demoliendo el actual esquema cambiario, que si alguna cosa ha traído es racionamiento de divisas, inflación y un conjunto de deseconomías como la corrupción y la deformación de los precios. Las cosas son tan surrealistas en términos de políticas públicas, que el Ministro de Finanzas, afirmaba hace unos días que pondrá restricciones a los bancos para adquirir bonos públicos; pero él mismo estaba colocando, simultáneamente a su declaración, 5000 millones de dólares en más bonos de deuda pública.



O el Ministro había olvidado esa colocación de deuda, o nos estaba mamando el gallo, porque esos bonos que se colocaron la semana pasada irían rápidamente a los balances de los bancos y con ello restringiendo aun más el mercado del crédito con lo cual la economía extiende su descapitalización, desacumulación, desinversión, desempleo y contracción, porque el crédito todo se lo está chupando el gobierno, y el régimen cambiario dual, de una tasa oficial y otra permuta, off shore, constituye el vehículo por donde la desinversión se realiza.



Ese conjunto de costosas distorsiones constituyen el efecto neto que el gabinete económico le cuesta divisar. Claro, comprendemos que esta teoría económica que por reverso menciono, no está en los manuales de política monetaria del Che Guevara cuando fue Presidente del BC de Cuba., donde su portentoso legado fue fundir el fisco y la emisión de dinero, para que con el tiempo, el peso cubano perdiera totalmente su valor.



Uno que ha aprendido algo de cómo operan los sistemas económicos cuando son intervenidos hasta los tuétanos por el gobierno, como ocurre actualmente en Venezuela, se muestra incrédulo en relación al “objetivo” del gobierno de reducir el diferencial, por la sencilla razón que ese diferencial formado entre ambos “tipos” de cambio fue creado por el mismo gobierno en una ley solicitada a la Asamblea Nacional y puesta el ejecútese por el mismo Presidente de la Republica. La Ley del Régimen Cambiario, cuyo espíritu y letra creo explícitamente el llamado “dólar permuta”, como un mercado donde la gente canjea/permuta bonos públicos venezolanos en bolívares por bonos públicos en dólares para obtener las divisas que el BCV y CADIVI racionan y no venden al ritmo que la economía lo requiere.



Con ese “incentivo” de obtener más bolívares por dólar de los que vendería el BCV a la tasa oficial, era evidente que empresas y bancos públicos, inclusive el mismo gobierno, tendrían todo el interés en mantener un diferencia lo suficientemente amplio para aprovechar esos mecanismos de captura de renta. La permanencia del amplio diferencial durante varios años, nos comprueba esta nuestra hipótesis, que no pareciera haber mucho interés por parte del gobierno en acabar con el diferencial.



Ministros, directores y Presidente del BC operadores políticos del partido del gobierno, no han querido entender que ese deformado sistema cambiario que ellos establecieron en el 2003, es causante de tantos males económicos. Por ejemplo, la inflación, ella está marcada por el diferencial, el cual opera la mismo tiempo como prima de riesgo, que paga quien tenga que hacer transacciones en moneda dura, que no efectúa CADIVI, por la naturaleza restrictiva del control, por omisión y comisión de aprovechamiento de posición de dominio.



Cuales medidas económicas entonces, ni 49 ni 54 ni 99, solo dos o tres podrían colocar la economía en la ruta de crecimiento con capitalización, acumulación e inversión, dos medidas económicas y una política harían falta, eliminar los controles, el de cambio y el de precios, porque está a demostrada hasta la saciedad su ineficiencia, y devolver el marco jurídico que respete y haga respetar los derechos de propiedad. El modelo de crecimiento basado en el petróleo, llamado socialismo del Siglo XXI esta fracasado. No hay que hacer un esfuerzo intelectual desmesurado.

No señores ministros, no se trata de reducir el diferencial:

Ministros –economía y BCV y otros- y hasta el propio Presidente de la Republica, en las últimas semanas han expresado “preocupación´ por el diferencial entre el dólar oficial y el llamado dólar “permuta”. Quebraron inclusive el extremo de esa ley achacosa que prohíbe hablar del dólar permuta. Lo extraño es que durante unos cuantos años, el diferencial entre ambos “cambios” ha superado en promedio el 300 %; en el gobierno nadie se inmutaba por ello. Nada extraña, después de todo, ese amplio diferencial ha estado allí por una política pública iniciativa del propio gobierno, su paternidad, de la ley del régimen cambiario, constituye un mecanismo para el fácil endeudamiento público, sin regla fiscal ni controlabilidad por la opinión pública; el dólar permuta, más caro que el oficial, era la zanahoria, ante la dificultades de conseguir dólares por vía normal.



El discurso político del gobierno, como si no hubiesen estado gobernando desde hace 10 anos, ha ido en dirección de hacer creer a la gente que el gobierno va a reducir el diferencial. Se ha llegado al extremo del esoterismo monetario, como lo declaro el Presidente del BCV, de ponerle número, “el diferencial no debe superar el 60”; pero como para sacar un conejo de un sombrero, hay que meterlo allí primero, el último descubrimiento ha sido emitir deuda pública para que se incremente la oferta de divisas –off shore- y así se reduzca el diferencial. Como en economía nada es gratis, a mayor deuda menor diferencial parece ser la nueva teoría económica del tipo de cambio. En otras palabras sino lo pagamos con un dólar caro, pues vendrá envuelto en mas deuda pública lo cual significa más impuestos y muy pronto, pero haciendo insostenible sostener en el mediano plazo la paridad cambiaria, el efecto neto se sentirá en los precios.



Que dirá Pedro Pérez, el hombre de a pie, que tiene que pagar ese diferencial reducido del 60% -que es la meta del BCV- con una inflación marcada por ese diferencial, cualquiera que sea si nivel, para que el gobierno la recoja como impuesto inflacionario por sostener un régimen cambiario absurdo y perverso cuyo efecto neto ha sido la distorsión del comercio internacional de Venezuela, cuyo único beneficiario es el gobierno que puede emitir deuda pública sin freno no control; es decir, sin regla fiscal.



La expectativa en el mercado del dólar es que en el mediano plazo el diferencial volverá sus niveles “históricos´, porque sostenerlo es explosivo por el crecimiento de la deuda pública. Por todo ello se está incubando -con esas perversiones- una colosal presión inflacionaria, más impuestos y una violenta depreciación del tipo de cambio, porque si algo no se puede hacer en economía es represar o reprimir el mecanismo de formación de precios, sin que se pague el costo por ello.



Lo que se requiere no es reducir el diferencial, sino eliminarlo, y ello es posible demoliendo el actual esquema cambiario, que si alguna cosa ha traído es racionamiento de divisas, inflación y un conjunto de deseconomías como la corrupción y la deformación de los precios. Las cosas son tan surrealistas en términos de políticas públicas, que el Ministro de Finanzas, afirmaba hace unos días que pondrá restricciones a los bancos para adquirir bonos públicos; pero él mismo estaba colocando, simultáneamente a su declaración, 5000 millones de dólares en más bonos de deuda pública.



O el Ministro había olvidado esa colocación de deuda, o nos estaba mamando el gallo, porque esos bonos que se colocaron la semana pasada irían rápidamente a los balances de los bancos y con ello restringiendo aun más el mercado del crédito con lo cual la economía extiende su descapitalización, desacumulación, desinversión, desempleo y contracción, porque el crédito todo se lo está chupando el gobierno, y el régimen cambiario dual, de una tasa oficial y otra permuta, off shore, constituye el vehículo por donde la desinversión se realiza.



Ese conjunto de costosas distorsiones constituyen el efecto neto que el gabinete económico le cuesta divisar. Claro, comprendemos que esta teoría económica que por reverso menciono, no está en los manuales de política monetaria del Che Guevara cuando fue Presidente del BC de Cuba., donde su portentoso legado fue fundir el fisco y la emisión de dinero, para que con el tiempo, el peso cubano perdiera totalmente su valor.



Uno que ha aprendido algo de cómo operan los sistemas económicos cuando son intervenidos hasta los tuétanos por el gobierno, como ocurre actualmente en Venezuela, se muestra incrédulo en relación al “objetivo” del gobierno de reducir el diferencial, por la sencilla razón que ese diferencial formado entre ambos “tipos” de cambio fue creado por el mismo gobierno en una ley solicitada a la Asamblea Nacional y puesta el ejecútese por el mismo Presidente de la Republica. La Ley del Régimen Cambiario, cuyo espíritu y letra creo explícitamente el llamado “dólar permuta”, como un mercado donde la gente canjea/permuta bonos públicos venezolanos en bolívares por bonos públicos en dólares para obtener las divisas que el BCV y CADIVI racionan y no venden al ritmo que la economía lo requiere.



Con ese “incentivo” de obtener más bolívares por dólar de los que vendería el BCV a la tasa oficial, era evidente que empresas y bancos públicos, inclusive el mismo gobierno, tendrían todo el interés en mantener un diferencia lo suficientemente amplio para aprovechar esos mecanismos de captura de renta. La permanencia del amplio diferencial durante varios años, nos comprueba esta nuestra hipótesis, que no pareciera haber mucho interés por parte del gobierno en acabar con el diferencial.



Ministros, directores y Presidente del BC operadores políticos del partido del gobierno, no han querido entender que ese deformado sistema cambiario que ellos establecieron en el 2003, es causante de tantos males económicos. Por ejemplo, la inflación, ella está marcada por el diferencial, el cual opera la mismo tiempo como prima de riesgo, que paga quien tenga que hacer transacciones en moneda dura, que no efectúa CADIVI, por la naturaleza restrictiva del control, por omisión y comisión de aprovechamiento de posición de dominio.



Cuales medidas económicas entonces, ni 49 ni 54 ni 99, solo dos o tres podrían colocar la economía en la ruta de crecimiento con capitalización, acumulación e inversión, dos medidas económicas y una política harían falta, eliminar los controles, el de cambio y el de precios, porque está a demostrada hasta la saciedad su ineficiencia, y devolver el marco jurídico que respete y haga respetar los derechos de propiedad. El modelo de crecimiento basado en el petróleo, llamado socialismo del Siglo XXI esta fracasado. No hay que hacer un esfuerzo intelectual desmesurado.