VENEZUELA EN QUIEBRA de Francisco Alarcón

Todos los vaticinios en torno a la quiebra de Venezuela, vienen materializándose, estanflación, decrecimiento económico, ruina de PDVSA, destrucción de su infraestructura física, escasez de alimentos y medicinas; cerrando el año con una deuda total de $90.000 millones. Somos una nación pobre con muchos ricos que se aprovecharon de esta “revolución”. El camino de aquí en adelante continuará siendo el endeudamiento con préstamos, emisiones de bonos, si es que consiguen colocarlos porque no parece muy halagüeño este procedimiento.
Extrañados, vemos como el régimen recurre a un empréstito del BID para financiar la terminación de una planta termoeléctrica comenzada durante el gobierno del presidente Caldera hace muchos años, y pretenden presentarla como algo nuevo, cambiándole el nombre por central “Manuel Piar”. Con los constantes apáganos y la desinversión del sector eléctrico, se dan cuenta que Venezuela quedará a oscuras sino le meten la mano; después que Hugo Chávez regaló plantas eléctricas como le vino en ganas. Dinero que se disipó del boom petrolero y que el país ni los hijos decentes disfrutaron. Todos esos réditos fueron dar a manos de la “robolución” hoy floreciente, dueña de las mayores empresas aseguradoras, bancos y de cuanto negocio consideraron rentable. Cambiaron de dueño los grandes capitales de los anteriores detentadores, pasaron a los nuevos ricos “revolucionarios”. El petróleo hoy en día se sitúa cerca de los 80$ pero esto no parece remediar para que el régimen de Chávez estabilice las finanzas, no alcanza para tantos compromisos majaderos, es necesario acudir al endeudamiento porque no hay con que pagarle a los nacionales. Ahora exige austeridad, bajar el consumo de electricidad, de agua y de otros derroches que antes estimuló en esta tierra donde los oropeles rondaban por todos lados.
Viene diciembre y hay que prepararse para tirar cohetes y disimular la tristeza que produce vivir nuestra propia ruina, después de haber desperdiciado cantidades inconmensurables de la renta petrolera. Pero habrá para finales de año cohetes y celulares baratos, el gobierno se encargará de hacerles llegar los dólares regulados por esta vez a las operadoras, de manera que la gente se sienta contenta y piense que la cuestión es transitoria. Pero no es así, por primera vez los “revolucionarios” tendrán que rendirle cuentas a alguien, esos préstamos de BID son supervisados y por el camino que vamos seguramente también tendremos que recurrir al FMI.
Lo que se decía está ocurriendo ahora, con PDVSA descapitalizada y convertida en una chatarra, evidenciado con la baja producción y los pocos taladros activos, y sin tener actualmente a quien venderle el petróleo después que dejaron de ser socios primordiales de Estados Unidos. Seguirán tiempos duros, aunque momentáneamente logren superar algunas coyunturas en gran parte gracias a los empresarios privados que, sacan la cara a pesar de los miles de embates que reciben de parte del régimen.
El único responsable de todo esto lo conocemos los venezolanos, ya no hay excusas del pobre Comandante engañado por sus subalternos, ni hay traslados de culpas a los gobiernos anteriores. El causante de la bancarrota del país es uno solo y bastantemente reconocido allende de nuestras fronteras.
Serán tiempos de vendavales para ese chavismo que se trocó de la democracia hacia el “comunismo”, y que igual como abandonó la vía democrática tendrá que volver a buscar su sustento en lugares donde antes los tuvo.
La Venezuela honorable y demócrata tendrá que estar preparada para este reencuentro, que seguramente estará precedido de una acracia total, signado por el odio de los grupos radicales que fueron envenenados hasta sus entrañas contra todo lo que significará bienestar. La inseguridad de hoy pone en peligro la paz del nación, tendrán que averiguarse la manera de controlarla, hasta que paulatinamente se vayan reinsertando a esa sociedad que han tratado de destruir durante once años. El país deberá comenzar de cero después de haber sido robado. A los culpables también les llegará su hora y la Patria tendrá que levantarse de nuevo con la frente en alto.

¿Quién es el dueño del agua? de Teódulo López Meléndez

Los ciudadanos tenemos un poder que no ejercemos. Nos hemos habituado a una delegación intolerable. Lo que es propiedad nuestra lo hemos cedido a ese ente que llamamos Estado. Cuando no ejercemos nuestro poderío sobre el bien común ese poderío se degrada. Se precisa una determinación incontrastable de rescate. No terminamos de entender que el fin de la era industrial trajo consigo el fin de la democracia representativa y de todas sus estructuras de mando. Las recetas del pasado son recetas del pasado y no funcionan. Es necesario recrear el poderío ciudadano que retoma el control de decisiones claves, esto es, sobre los recursos que conforman el patrimonio común, sobre el acceso a esos bienes y la correspondiente justicia distributiva que debe emanar de la relación entre la gente y su entorno natural. No se trata de repartir, se trata de compartir.

¿Quién es el dueño del agua? En Caracas, los dueños del agua somos quienes habitamos la ciudad. ¿Qué derechos tiene el Estado sobre nuestros derechos? En la práctica no ejercemos ningún poder sobre el agua, sobre su control y asignación. Es obvio que el Estado se manifiesta también a través de un gobierno que debe hacer las inversiones necesarias en administración del patrimonio común y realizar las tareas de mantenimiento adecuadas, pero no existe ninguna institución jurídica o administrativa para que dejemos sentados nuestros criterios sobre la esencia misma de la vida, como lo es este líquido cuyos derechos hemos cedido sin pestañear. No tenemos ninguna injerencia en la asignación del agua en Caracas, agua que es nuestra como bien común. Estamos excluidos de ejercer nuestros derechos. Hay una burocracia del agua representada en oficinas del Estado que toman las decisiones por nosotros. Un primer paso sería acercar el agua a los ciudadanos, mediante la decisión de otorgar su gestión a los entes locales lo que daría lugar al brote de una ciudadanía sustantiva aproximándose a mecanismos de control por parte de la gente. Para ello se han inventado formas como los llamados presupuestos participativos o los denominados Consejos de Participación.

Usted, amigo lector, se ha enterado de que viene un racionamiento de agua. Se le ha dicho que este año llovió menos. No tiene un razonamiento sobre el estado de las represas que surten a la capital o sobre el estado general de las tuberías o sobre las gestiones que podría haber emprendido el ente tutelar que se apropió de nuestro bien común. Usted no dijo nada sobre como enfrentar el problema y menos se enteró de la eventualidad del problema. Usted, amigo lector, es un ciudadano formal. Debe convertirse en un ciudadano sustantivo, lo que no es posible en esta democracia representativa agotada ni en la excrecencia de esa democracia que ahora nos gobierna.

teodulolopezm@yahoo.com

51 años de Punto Fijo de Julio César Arreaza B.

Los partidos Acción Democrática, Copei y Unión Republicana Democrática, suscribieron hace 51 años, un acuerdo fundamental e histórico, de unidad y cooperación, para la defensa del régimen democrático. Ese pacto le dio a Venezuela su mayor periodo de estabilidad política y progreso, y el tiempo transcurrido lo exalta como un hito excepcional de concertación nacional.
Los partidos ajenos al unanimismo propio del despotismo, supieron canalizar sus divergencias, con arreglo a normas de convivencia política. Reconocieron a los sectores independientes socialmente organizados, como un factor importante de la vida nacional y dieron su respaldo a las Fuerzas Armadas inmersas en el proceso de afirmación republicana, sometidas al poder civil. Motivaron a los movimientos ciudadanos en el empeño de organizar a la nación venezolana, alrededor de los intereses superiores del país.
Quedó en claro que un proceso electoral transparente y ceñido a la voluntad popular, no solamente evitará la ruptura del frente unitario, sino que lo fortalecerá mediante la prolongación de la tregua política, la despersonalización del debate, la erradicación de la violencia interpartidista y la definición de normas que faciliten la formación del Gobierno y de los Cuerpos Legislativos, de modo que ambos agrupen equitativamente a todos los sectores de la sociedad venezolana interesados en la estabilidad de la república.
Los partidos hicieron causa común en torno a la defensa de la Constitución y del derecho a gobernar conforme al resultado electoral. Las elecciones determinaron la responsabilidad en el ejercicio de los Poderes Públicos, durante el período constitucional 1959 – 1964.
Cualquier atentado contra las autoridades surgidas de las votaciones es considerado delito contra la Patria. Las organizaciones políticas se comprometieron a actuar en defensa de las autoridades constitucionales en caso de intentarse o producirse un golpe de Estado, aun cuando en el ejercicio del gobierno, las circunstancias de la autonomía de los partidos, hayan podido colocarlos en la oposición democrática.
Asumieron el rol patriótico de resistir permanentemente frente a cualquier hecho subversivo y consideran la colaboración con éste delito de lesa Patria.
La suerte de la democracia venezolana y la estabilidad del Estado de Derecho exigieron convertir la unidad popular defensiva en un gobierno unitario, por el tiempo que perduren los factores que amenazan el ensayo republicano iniciado el 23 de enero de 1958.
El gobierno de Unidad Nacional fue el camino para canalizar las energías partidistas y evitar una oposición sistemática que debilitaría el movimiento democrático. Ninguna de las organizaciones signatarias tuvo hegemonía en el Gabinete, en el cual estuvieron representados los sectores independientes del país, seleccionados por sus capacidades.
Los partidos concurrieron a las elecciones con un programa mínimo común, cuya ejecución se constituyó en el punto de partida del afianzamiento de la democracia.
El ideal de la unidad como instrumento de lucha contra la tiranía y contra las fuerzas que se reagrupen para auspiciar otra aventura despótica, sería la selección de un candidato presidencial democrático único, la formación de planchas únicas para los cuerpos colegiados y la formación de un frente único alrededor de un solo programa integral de Gobierno. Estos altos retos no se lograron pero sí un gobierno de coalición, que le brindó estabilidad a la democracia.
Las organizaciones y candidatos participantes respetaron los resultados de las elecciones, producto de la expresión de la voluntad popular.
Los votos sufragados por las diversas candidaturas democráticas, se consideraron votos unitarios a favor del régimen constitucional y de la consolidación del Estado de Derecho.
La cooperación de los organismos profesionales, gremiales, cívicos y culturales, de la prensa y de personalidades independientes, con los fines del Pacto de Punto Fijo, ayudaron a consolidar la convivencia nacional y la práctica ordenada y pacífica de la democracia.

La tarjeta única, el huevo y la gallina de Argelia Ríos

Este no es el momento de los voceros mejor dotados para el insulto
La unidad opositora es indispensable pero insuficiente. La fórmula debe procurar una unidad de toda la disidencia nacional, lo que involucra tanto a los factores identificados con la oposición, como a toda la gama de grupos que hoy conforman el complejo mundo del "no chavismo". Un esquema de esta naturaleza exige grandes sacrificios de los partidos, de quienes practican la resistencia atrincherados en otros campos, y de aquellos que, procediendo del propio chavismo, ejercen la crítica al gobierno, sin identificarse con el elenco de la "oposición tradicional". La tarjeta única es una gran alternativa, aunque en sí misma tampoco representa una panacea. La calidad de las candidaturas que ella ampare, el método de su escogencia, la apertura que se exprese en esa selección, y el ánimo con que se aborden los acercamientos entre la variedad de sectores que hoy adversan al "proceso", son condiciones cruciales para optimizar la eficiencia de una "tarjeta-paragua".

Si algo como esto prospera, el campo democrático venezolano -que en su amplia diversidad es abrumadoramente mayoritario- lograría mostrarle al país una transformación decisiva, capaz de contribuir a su conversión en "alternativa real"& Pero la tarea no es fácil: hacerla bien exige que todos los componentes de esta fórmula superen la incomunicación que les mantiene distanciados y enfrentados. El temor a la coincidencia es una de las peores rémoras presentes. El testimonio de las agrupaciones partidistas es crucial: tanto como lo es el de los otros factores disidentes, cuyo desprecio por la "oposición tradicional" nutre la desconfianza común y acentúa el círculo vicioso de la incomunicación& Es obvio que alguien debe dar un primer paso para despejar este camino de espinas.

La erradicación de discursos henchidos de antipatías contra quienes no desean asociarse "a lo que hay", es un aporte inestimable. Este no es el momento de los voceros mejor dotados para el insulto: es el de quienes pueden hablar un lenguaje sugestivo para los que vienen de regreso desde el chavismo y buscan identificarse con una opción que exprese sus inconformidades. La unidad concebida de otra manera apenas alcanzaría para conseguir algunas pocas curules. Incluso, una tarjeta única que sólo agrupe a sectores de la llamada "oposición tradicional" sería de utilidad precaria: lo mismo que una tarjeta que sólo agrupe a factores "renovadores".

El esfuerzo debe ser más ambicioso. Pero los enconados enemigos de la tarjeta única advierten que los partidos deben "medirse" porque son ellos los pilares de la democracia. En efecto lo son: no obstante, si aceptamos esa sentencia sin matices, debemos aceptar también que Chávez tendrá otras tantas "mareas rojas" hasta que las agrupaciones partidistas reconquisten el corazón del país. Alguien debería tomarse la molestia de explicar este "pequeño detalle": ¿qué viene primero? ¿El huevo o la gallina?

Argelia.rios@gmail.com
El Universal

BALOTAJE URUGUAYO de Américo Martín

Un país pequeño, el de menor superficie en América del Sur después del minúsculo Surinam, se las ha ingeniado –y no por cierto, por primera vez en su historia- para crear hechos trascendentes y lograr la atención mundial sobre sus eventos electorales. Hice un rápido paneo por la prensa de América y Europa y en toda ella la primera vuelta de las elecciones presidenciales, ganada por el Frente Amplio, fue seguida por algunos como si se tratara de un deporte de alta competencia.
Uruguay tiene apenas 3 millones y medio de habitantes, pero en contraste, goza de una envidiable estabilidad democrática, es el más alfabetizado de la subregión y en tándem con Chile es el de más reducida percepción de corrupción. Por si faltara algo, el PNUD lo sitúa en el tercer lugar de Latinoamérica en Índice de Desarrollo Humano, y Reporteros sin Frontera lo coloca en el primer lugar en el respeto a la libertad de expresión. Suele decirse que los perfumes buenos vienen en pomo chiquito, así ocurre con Uruguay.
El reputado oncólogo Tabaré Vásquez termina su mandato con el 60% de respaldo popular. Apartándose de la manía reeleccionista que corre como azogue encendido por Latinoamérica, renunció a un segundo mandato porque no se puede manipular la Constitución para satisfacer la ambición de perpetuidad de ningún mortal, y ese hecho tan enaltecido es el que paradójicamente removió las aguas de un país acostumbrado a la moderación y la democracia. Aunque algunos desinformados ubican a Uruguay en campos cercanos al fundamentalismo de la ALBA, el presidente Tabaré, por el contrario, se mantuvo en un discreto centro. Un hombre tan educado como él se gastó críticas a Chávez en declaración conjunta –para mayor humillación- con Hilary Rodham Clinton. El problema es el sucesor. Tabaré postuló en las internas a Danilo Astori, un liberal aperturista que pese a ese formidable respaldo perdió la nominación con José Mujica, a quien por exigencias de campaña convirtieron en compinche de Chávez, aprovechando sus antecedentes tupamaros. Pero de hecho, si ganara la presidencia difícilmente se apartará del exitoso camino de su antecesor, en fe de lo cual su candidato vicepresidencial es Astori y su modelo, no es el de Chávez, sino el de Brasil. Y si perdiera, Lacalle consolidaría una sana democracia de centro. La incógnita era si Tabaré podía endosar a Mujica para lo cual los estrategas del Frente se volcaron a “desmujicarlo y tabarizarlo”, mientras que la alternativa opositora de Lacalle y Bordaberry se consagró a subrayar las diferencias, incluso personales, entre el Presidente y el candidato. Aludiendo a Mujica, aquel se permitió comentar al desgaire: “dice algunas idioteces el candidato”. Tabaré ganó en 2006 en primera vuelta y su popularidad subió como levadura, en cambio Mujica alcanzó el 47% frente a 29 y 18 de Lacalle y Bordaberry, con un avance impresionante del partido Colorado.
En la segunda vuelta, dada la extrema polarización, podría haber poco trasiego de una a la otra acera, de modo que el desenlace debe ser reñido, a menos que la victoria en la primera tenga efecto-derrame. Pero el retroceso de la izquierda, incluso de una tan tolerante y moderada, se aprecia en la equilibrada correlación parlamentaria y en la inesperada derrota sufrida por el Frente Amplio en sus dos plebiscitos: el de la anulación de la absurda Ley de Caducidad, que en aras de la reconciliación perdonó los crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura militar, y el del voto epistolar. Perdió ambos, perdió fuerza parlamentaria y tendrá que ir a un peligroso balotaje. Es demasiado escarnio en el lugar más inesperado

Runrunes de Nelson Bocaranda Sardi

alto
Honduras: Tras el fracaso de las negociaciones entre el gobierno de Micheletti y el depuesto y ahora asilado presidente Zelaya, la Casa Blanca logró imponerse a las diferentes opiniones que en el Departamento de Estado -y hasta en el Departamento de Defensa- han venido enfrentándose a través de estos meses de incertidumbre constitucional en el país centroamericano.

El envío ayer de una misión conformada por el secretario de Estado adjunto para asuntos del Hemisferio Occidental Thomas Shannon, el vicesecretario de Estado adjunto principal para asuntos del Hemisferio Occidental Craig Kelly y el ayudante especial del Presidente y director principal para asuntos del Hemisferio Occidental Dan Restrepo, indican la urgencia que tiene el gobierno del presidente Obama en conseguir una solución a la crisis antes de las elecciones del próximo 29 de noviembre.

La condición “sine qua non” es la restitución inmediata de Zelaya en la presidencia para de esa forma reconocer al candidato ganador en esos comicios. La posición de un asesor presidencial, Denis McDonough, que ya fue citada en esta columna hace unos meses, habría convencido al jefe de Estado en participar más abiertamente en el arreglo de la situación y tomar así la delantera sin más intermediarios llámense Alba, OEA o CE.

La reunión de los funcionarios de EEUU con los senadores y representantes del Congreso estadounidense logró concertar al bipartidismo, incluida la derecha republicana, en la propuesta que se lleva. Esta corriente puso como condición que no intervenga ningún otro país y que se sepa que EEUU arreglaron el entuerto hondureño. Al presidente actual, sus colaboradores y a los miembros de las fuerzas armadas que así lo quieran se les otorgará asilo en el Norte o se les garantizará su protección en suelo hondureño.

Zelaya ya adelantó su compromiso de no llamar a una constituyente ni de pedir juicio a los militares. Deberá aceptar al ganador de la elección y cualquier investigación o juicio que sobre su gestión se haga tendría que ser después de salido del cargo. Aún queda un espacio para negociar otros detalles y no se sabe si al secretario general de la OEA lo convoquen a una de las reuniones.

La Casa Blanca y la secretaria de Estado Hillary Clinton han estado conversando con los palacios de Planalto e Itamaratí en Brasil. Debe haber humo blanco antes del fin de semana. Del resultado dependerán otras acciones en cuanto a la diplomacia entre el Norte y Latinoamérica. ¿No querían que el “Imperio” se metiera? Pues se metió desde ayer…

SORPRESA CUBANA:

El esperado anuncio presidencial de una gran sorpresa en el Aló Presidente está referido a la presentación que quiere hacer de un Fidel Castro repuesto, tras la operación de su intestino, vestido con traje y corbata y conversando con él vía satélite. Estaban preparados para contrarrestar cualquier anuncio de su hermana Juanita, en el lanzamiento de su libro sobre sus hermanitos Fidel y Raúl, pero les pareció que no valía la pena. Todo esta listo para usarlo en el desvío informativo de cualquier otro problema nacional, como han hecho con el desencuentro con Colombia por el asesinato de futbolistas por grupos subversivos tratando de distraernos de las enormes fallas eléctricas causadas por la desidia gubernamental en estos 11 años; centros comerciales, los Sambil, la gordura, el césped y las piscinas de los barrios de Petare. “Mentira Fresca” no descansa…

¿ASAMBLEA O PSUV?:

Es la pregunta que deberán hacerse los que quieran ir al Hemiciclo en las próximas elecciones que, aunque para el CNE podrían ser en septiembre, para el régimen habría apuro en tratar de lograrlas para marzo. De los 156 diputados que tiene el gobierno hoy, por instrucciones del caudillo, solo 20 “van pa´l baile”. Esto ha provocado encontronazos en las filas del PSUV y dentro de la AN. Más información confidencial de gastos, órdenes y partidas desaparecidas ha comenzado a salir. Chávez ha dejado saber que quien vaya a la AN no podrá ir a la directiva del PSUV y viceversa. Duramente preguntó: ¿dónde están esos 7,5 millones de inscritos que me dijo Jorge Rodríguez? Allí queda eso…

medio
más cambios: Aquí hablamos de los enfrentamientos entre la presidenta de Cantv y Movilnet, además de virreina de Caracas, Jacqueline Faría, con el ministro Chacón. Una investigación, de la que ella fue enterada, arrojó resultados dudosos por parte de algunos subalternos de su entera confianza. Esto provocó su salida de la empresa telefónica y el reemplazo por Franco Silva, funcionario de confianza de Chacón y Cabello desde los tiempos en que ambos estuvieron en Conatel. Supimos que el caudillo quiere sacarla del gobierno capitalino y nombrar allí a Freddy Bernal. Esto podría provocar -es lo que algunos aspiran- la renuncia del alcalde de Libertador, quien le presentó a Chávez un amplio informe de la corrupción encontrada en ese despacho y el Presidente lo engavetó. Recuerden que aquí mencionamos la competencia a cuchillo que hay entre Farías y Rodríguez. ¡Oh, la revolución!

bajo
investigaciones variaditas: Una es al gobernador de Lara Henry Falcón por haber permitido que algunas entradas del TopFestival se hubieran vendido a mil bolívares fuertes -algunas colocadas en dos clubes privados de Barquisimeto- cuando el deseo presidencial era que todo fuera gratuito. Otra es a la ministra del Ambiente, Yubirí Ortega de Carrizales, por haber demorado y engavetado dos proyectos entregados por la empresa portuguesa Teixeira Duarte para la construcción de la represa de Dos Bocas en Acarigua, incluidos en el marco del acuerdo energético con Portugal. Ella le atribuye las culpas al viceministro Cristóbal Francisco.

Por otro lado hay denuncias contra un militar que ejerce de viceministro en Miraflores y que estaría despachando la mayor parte del tiempo desde las terrazas de un restorante en Las Mercedes. La guerra a cuchillo limpio en el entorno palaciego se lo llevará en los cachos.

Hay un informe contra el superministro, pues no recibe a los directivos de las empresas cementeras expropiadas y con las que no se ha podido llegar a ningún acuerdo a pesar de la intervención de los gobiernos de México, Francia y Suiza a través de sus embajadores en Caracas.

Lo que no es una investigación, sino una realidad, es el otro documento que sobre la negligencia del Ministerio a cargo del monje Giordani le presentaron a Chávez. Otro ministro piensa que le dio la puntilla para su salida del gabinete al demostrar que a pesar de los informes exhaustivos recomendando inversión en las áreas eléctrica y del agua, siempre dejó que esos dineros presupuestados se fueran por el albañal del gasto demagógico. ¿Lágrimas a bordo de un Ferrari?
El Universal

El retroceso del Foro de Sao Paulo de Alejandro Peña Esclusa

El resultado de las elecciones generales uruguayas, realizadas el pasado 25 de octubre, constituye un nuevo golpe en la secuela de derrotas que ha tenido el Foro de Sao Paulo durante este año.

El resultado de las elecciones generales uruguayas, realizadas el pasado 25 de octubre, constituye un nuevo golpe en la secuela de derrotas que ha tenido el Foro de Sao Paulo durante este año.

El ex tupamaro José Mujica, candidato presidencial del Frente Amplio, obtuvo alrededor del 47% de los votos; más o menos lo mismo que alcanzaron –sumados– los candidatos de la centro derecha, Luis Alberto Lacalle (30%) y Pedro Bordaberry (17%), quienes ya anunciaron una alianza para la segunda vuelta, que se realizará el 29 de noviembre. Además, la izquierda perdió la mayoría parlamentaria que tenía, y ahora las tendencias están equilibradas en el Congreso.

Por si fuera poco, el referendo propuesto por la izquierda, que pretendía anular la Ley de Caducidad (amnistía que amparaba la actuación de los militares durante la dictadura), fue derrotado ese mismo día. Lo cual significa que los uruguayos rechazan la agenda de venganza de los ex guerrilleros del Frente Amplio, y prefieren dejar atrás los enfrentamientos del pasado.

En las elecciones generales de Panamá, realizadas el 3 de mayo de este año, fue derrotada la candidata del Foro de Sao Paulo (PRD), Balbina Herrera, por el actual presidente Ricardo Martinelli (Cambio Democrático).

El pasado 28 de julio, el hombre de Chávez en Honduras, Manuel Zelaya, fue despuesto constitucionalmente, por haber pretendido violar el ordenamiento jurídico de su país. Pese al abrumador apoyo de la comunidad internacional, no se vislumbra el regreso de Zelaya a la Presidencia, puesto que no tiene respaldo político, ni militar, ni popular.

Daniel Ortega se colocó a sí mismo en una situación delicada y peligrosa, al ordenar a sus aliados dentro de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, modificar de facto la Carta Magna, para permitir su reelección. Los seis magistrados orteguistas actuaron al margen de la Ley y a espaldas de los demás magistrados, por lo cual se espera una crisis en Nicaragua que podría significar la salida del líder sandinista.

Hugo Chávez, Evo Morales y Rafael Correa, enfrentan todo tipo de problemas internos, por dedicarse a promover su agenda política (sobre todo el proyecto socialista internacional), abandonando sus responsabilidades concretas como gobernantes. Ya es notorio su desapego a la democracia y se evidencian las constantes violaciones a los derechos humanos. Además, están cada vez más enredados por sus evidentes vñinculos con el narco terrorismo colombiano y el fundamentalismo islámico.

Los más moderados del Foro de Sao Paulo, como Lula y Bachelet, no parecen tener reemplazo, y en ambos casos, podrían resultar ganadores sus adversarios políticos.

El Foro de Sao Paulo llegó a su máxima expresión el pasado 15 de marzo, con el triunfo de Mauricio Funes en El Salvador, pero de allí en adelante, han sufrido derrota tras derrota. Se espera que siga retrocediendo, porque como gobernantes no han resuelto ninguno de los problemas que agobian a la región. A algunos de ellos –como Zelaya, Chávez y Morales– no les queda otro remedio que propiciar la violencia, o pisotear el ordenamiento jurídico, para mantenerse en el poder; pero, aún así, su futuro se torna negro.

Ante el inminente fracaso del Foro de Sao Paulo y el desgaste de los partidos tradicionales, hace falta construir una tercera opción, capaz de proporcionar soluciones a los pueblos latinoamericanos, basadas en un programa de industrialización y desarrollo, y en un renacimiento moral y cultural.

Socialismo de totuma y otros artilugios de Marianella Salazar

Los apagones y cortes eléctricos que dañan los electrodomésticos en los
hogares de los venezolanos continuarán incomodando y amargándonos la vida,
no se sabe ¿hasta cuándo? El problema, además del alto costo de los aparatos
electrodomésticos, indispensables para la conservación de alimentos que
miles de familias por falta de recursos no pueden sustituir fácilmente si se
les dañan, es el tiempo que se tomará el nuevo Ministerio para la
Electricidad, creado con la finalidad de ahorrar el consumo, para normalizar
la energía eléctrica. Estamos frente a una emergencia difícil de superar por
la incapacidad manifiesta del Gobierno, desde que nacionalizó la
Electricidad de Caracas en 2007. A partir de esa fecha, la ciudad capital
comenzó a sufrir continuas interrupciones eléctricas, debido al
desmantelamiento de las cuatro plantas de autoarrancado diesel en Guarenas,
que garantizaban suministro constante, sin bajones ni cortes, cuando se
sobrecargaba el sistema nacional, que era muy frecuente. Pues el presidente
Chávez salió como Don Regalón a obsequiarle tres de esas plantas al
presidente nicaragüense Daniel Ortega y la cuarta planta de autoarrancado
quedó inservible cuando la desmontaron. Tenemos sobradas razones para creer
que la solución se tomará años; mientras tanto, tendremos una "policía
energética" que perseguirá a los despilfarradores de electricidad como
sucede en Cuba con los supervisores estatales al consumo y control de los
portadores energéticos.

Fidel Castro compensó irónicamente la falta de energía eléctrica con
bombillos ahorradores y ollas arroceras, que no resultaron gratis.

Igual que en Cuba, Chávez reemplazó millones de bombillos incandescentes por
los ahorradores de luces blancas como parte de la Misión Revolución
Energética y ahora ordenó reducir el agua potable con denigrantes totumas
ahorradoras. Nuestra vida será cada vez más insoportable, sin agua, sin luz
y con el racionamiento de los alimentos, por eso anunció una guerra a muerte
contra la obesidad, que se traducirá en una reducción del consumo, con una
cartilla como la que hay desde hace 50 años en Cuba. Debería predicar con el
ejemplo y cerrar el pico, aunque su sentido "común" le estará aconsejando
desmontar de Miraflores el Salón de Los Espejos, si es que no quiere
tropezarse con su vergonzante gordura.

TIC TAC

El ventilador: según fuentes de Inteligencia, en la entrevista que hace
varias semanas sostuvo en la cárcel de Ramo Verde el Almirante Ramón
Magnilia con el general Raúl Baduel, para negociar su libertad a cambio de
silencio, salió a relucir una ayuda de 500 millones de bolívares fuertes que
a través del Ministerio de la Defensa le otorgaron al periódico Panorama de
Maracaibo.

El guión magnicida: el diputado Mario Isea se la pasa metido en la Disip
orquestando un show para develar un supuesto plan magnicida. El encargado de
urdir la trama es el director de Contrainteligencia, comisario David
Colmenares, el mismo que investigó el caso de los "paracachitos", el cual
pretenden reabrir.

Show aéreo: la subasta pública que el Gobierno celebró con bombos y
platillos en 2000 -en La Carlotadonde se remataron, para salir del exceso,
34 aviones del Estado, forman parte otra vez del parque aéreo oficial. La
información fue suministrada durante el show aéreo de la semana pasada en
Maimi, por representantes de las empresas vendedoras de los 74 aviones,
entre los cuales figuran los 34 subastados en 2000, además de 40
adquisiciones recientes, con un valor superior a los 200 millones de
dólares....

tic tac