¿Se consolida "La Revolución"? de Francisco Alarcón

Aunque parezca un hecho imperceptible y circunstancial, constituye algo muy veraz; en Venezuela se consolida “la Revolución” ante la mirada impávida de sus habitantes. En once años no ha retoñado una oposición fuerte, ni una disidencia organizada. Todo indica que estamos transitando una especie de metamorfosis de lo que será la “nueva Venezuela socialista” que no distará mucho de lo que es Cuba. El símil aunque ya bastante trajinado es la verdad que no parece detenerse con ruegos, ni mensajes plañideros a través de la red de Internet.

Lo que no se creía ocurriría pues ocurrió, lo que no sucedió nunca fue la famosa percepción de que Venezuela no era Cuba y que las circunstancias eran otras. Ni los “marines” nos salvaron ni aparecieron los redentores esperados. Tras once años desconocemos cada día más el país donde nacimos y que en otras oportunidades dio muestras de valor y entrega frente avatares parecidos. Entre los venezolanos hay muchos flojos y correveidiles, les gustan los dineros fáciles y apropiarse de los ajeno, y para ellos este” proceso” es un paraíso. Esto lo descubrió el oficialismo tempranamente y ha logrado arraigarse en el poder. Antes fue un reducto reducido, hoy es un antro de corrupción donde conviven las otrora corrientes políticas con los llamados comunistas. No importa que se pierda todo si tienen los dólares a buen resguardo, aquí son “socialistas,” allende de nuestras fronteras se identifican con el capitalismo expoliador y sus vicios. Así es la doble cara del venezolano, por aquí robando y a “Dios” rogando.

De este letargo nos costará salir, sólo medidas aisladas acometen algunos de nuestros paisanos, los demás hasta se acostumbraron a vivir de la “revolución” y se conforman con mandar mensajes desde los teclado de sus computadoras. El miedo es grande compadre y mientras haya donde “conseguir” habrá a quienes no le “interese” la política y se declaren niní. Cuando todo se haya revertido en la patria de Bolívar y no existan vestigios de lo que fue, estaremos muy distantes de redimirla, por ello, no vislumbramos ningún futuro halagüeño ni posibilidad de salir del trance, las elecciones constituyen la golosina que ofrece el régimen cada cierto tiempo para que los incautos se distraigan, mientras ellos se apuntalan cada vez más en el poder y engorda la masa de los llamados niní.

Al otro lado está la llamada Mesa de la Unidad, que ciertamente lo es para los intereses encontrados que existen en el intricado camino de la política, pero ella no es suficiente para empezar a construir nada, figuras añejas que poco se ocupan del acontecer político, su misión únicamente pareciera ser decir que la oposición tiene grandes posibilidades de alcanzar diputaciones en los próximos comicios. Eso y más nada les atañe, se concretan a las apariciones esporádicas para dar muestras de existencia. Hete aquí precisamente que esta entelequia trasmita resignación y no entusiasmo para salir a votar en las futuras elecciones. El otro gran problema es que no tienen algo que ofrecer más allá de las elecciones, cuestión que trae confusión entre la sociedad civil. De organismos como la MUD está llena nuestra reciente historia y el final lo conocen todos, puesto que no lograron resolver los problemas ni capitalizar el descontento.
La tropa oficialista no es un ejemplo de virtudes, ni siquiera se aproxima a una organización sería, funcionan al toque de la diana y de sus bolsillos, dedicados al turismo interno cual le pueda ofrecer el régimen siendo una militancia incierta. Sin embargo, los recursos crematísticos todavía los hay como para subsidiar la comida, abaratando los precios de los alimentos en los “Abastos Bicentenario”. Con estas estrategias efectistas se mantendrán, mientras la providencia los ayude como lo hizo con la luz.

Por estas sencillas razones, miramos un panorama sombrío al corto plazo, ante la ausencia de un liderazgo serio de la oposición, cuando únicamente quien asume todo el peso institucional del país decente es la Iglesia venezolana. Ojala en el tiempo que queda de aquí a las elecciones, la Mesa de la Unidad sepa actuar y no radicarse en apariciones espasmódicas, ojalá el componente niní también interprete a cabalidad la realidad del país y no se deje guiar solamente por los halagos utilitarios del régimen, de no ser así, se robustecerá la “revolución” y habremos perdido todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario