¿VENEZUELA HEROICA? de Francisco Alarcón

Mientras fuimos jóvenes y estudiábamos nos animaba bastante leer como se llevó a cabo la independencia de esta nación, veíamos héroes por todas partes, parecía que en algo habíamos vivido los pasajes de “Venezuela heroica” o que teníamos algún antepasado involucrado en ellos. Llenos de una épica barroca y quizá poco verosímil; pero era la que teníamos a mano, estaban nuestros antecedentes plasmados desgarradoramente. Algo hubo para que Eduardo Blanco la hiciera. El resto de la historia de Venezuela no deja de estar llena de pasajes más mediocres que heroicos. “Venezuela heroica” es una memoria invisible pero que se siente, motivando sentimiento de libertad que se introducen desde la niñez hasta nuestro días. Es la descripción de la batalla de Carabobo un aliciente para la vida republicana y para conservarnos libres, sin que ningún yugo llegue a entorpecer nuestras vidas. Pero “Venezuela heroica” se fue destiñendo con el tiempo, con las montoneras personalistas del siglo XIX, y por las incumbencias políticas del siglo XX, entre golpes y empellones, conspiraciones que muchas veces no obedecían a la “Venezuela heroica” sino a la Venezuela afrentada.
Han pasado muchos años desde que sus ediciones comenzaron a ser leídas con lealtades nobles. La franqueza de Blanco no era lo primordial de juzgar, sino su enseñanza de las normas libertarias, de cómo se construía un ejército a partir de un pueblo harapiento. Para insurgir lo que se necesitaba era valor y ganas de ser libres. Principios que se difuminaron, si a Eduardo Blanco le tocara ahora escribir, seguramente con toda su inventiva le seria difícil hallarle un nombre a esta Venezuela rendida. Hecha pedazos por un grupo de hombres que desconocen de libertad, que no van más allá de la épica narrada con fines demagógicos. Que lo poco que aprendieron de nuestra historia fue para guardar fechas y referencias irrelevantes sin digerir un capitulo ella, que no han hecho nada para innovar la “Venezuela heroica”; sin embargo, se atrevieron a enarbolar banderas de redención para destruir la democracia como un “tributo” a nuestra homérica emancipadora, instituyendo un denuesto para la verdad. Existencias que no hacen nada, ni se compadecen, aunque fuera por razones formales, con el “honor” al que tanto apelaron nuestros antepasados. Borrascosamente pisotean los principios, sustituyéndoles por hormonales remilgos a la voluntad extranjera. Quienes nos ven desde el exterior nos perciben como incapaces para asumir la vital soberanía, y como el deslustre se apersonó del venezolano, somos vagabundos y aprovechadores sin que nos vinculen a los que ofrendaron sus vidas en la Pica de la Mona, o al Coronel Farrial con su glorioso llamado al rodilla en tierra para defender la dignidad de una Patria que, no era la suya. Así se hacían los hombres de esta tierra, quizás con un poco de fantasía y loable imaginación. De aquello no queda nada, no es la muerte de “Venezuela heroica” es la muerte de Venezuela y de sus habitantes aunque estén llenos de riquezas. Así se mata a un país, así se acaba con los cuentos épicos, con el realismo mágico y lo más cruel es que lapidan toda exactitud.
Somos como un cuerpo sin alma, de ruin desempeño, nos olvidamos de toda precedencia para convertirnos en unos conformistas e inútiles. Venezuela agonizó en todos sus ámbitos, no hay quien haga retoñar una esperanza para que ella resucite de sus escombros. Somos “hombres de palos”, como una vez lo escribiera en mis versos. Viendo toda espera disipada y sintiéndome cercado de mentecatos y cobardes.
Todavía había en mí la creencia de que vivía en mi país, no sentía la desventura de ser venezolano, pensaba en lo pasajero que eran los lapsos para la historia. Hoy me doy cuenta de que no hubo historia, que todo lo anterior fue ilusión y de que estamos hundidos hasta más no poder. Así discurren los días en esta patria mía y que dicen también fue de Bolívar. La Capitanía General de Venezuela fundada en 1777 para desdicha nuestra y solaz de los vagabundos. Que viva “Venezuela heroica” la que leí de niño y que escribió con mucho fervor Don Eduardo Blanco para que los venezolanos fuéramos dignos de ser hombres.

La obligación de incidir de Teódulo López Meléndez

Somos en un país donde estamos obligados a incidir. Es necesario el recurso de la reflexividad, de una profundización en nosotros mismos. Atrás deben quedar la antipolítica, la despolitización y el individualismo autista. Las nuevas formas del país llaman a la ingerencia. Se trata del ejercicio de una política ciudadana, de una relación muy distinta del viejo paradigma ciudadanos-autoridad. Hay que inventar nuevas formas de escribir la historia.

Este viejo cuadro clínico ha conllevado al rebrote de totalitarismos en versiones más o menos renovadas. No obstante, ante el cierre de los canales de la democracia del siglo XX, y equivalente a la era industrial, surgen por doquier nuevas formas de organización que practican una democracia deliberativa. La creación de una nueva democracia para la era postindustrial implicará, implica ya, un traslado de los asuntos sociales hacia las asociaciones democráticas que emergen. Aquí cabe mencionar que el proceso de descentralización gubernamental es el camino ya asumido y sólo una reproducción extemporánea de modelos del pasado se empeña en centralizarlo todo, no como una forma de eficacia, sino como una manera de concentrar el poder, lo que permita el establecimiento de un nuevo Estado totalitario. El ciudadano, es decir, el habitante del espacio geográfico que ha abandonado el desinterés por los asuntos públicos, está retado a un acercamiento con el otro, a la construcción de una red de comunicación que deberá extenderse a una red de redes donde los elementos de interés común permitan la creación de un nuevo tejido democrático.

Nacerá así, lo que bien podemos llamar, con propiedad y exactitud, la voz de los ciudadanos que creará el nuevo lenguaje, uno por encima de los viejos paradigmas en que se mueven los actores tradicionales. Es necesaria la aparición de lo que en inglés llaman moral commitments, es decir, las obligaciones morales que se asumen en el orden de la acción común. En las democracias aparentes se burlan estos propósitos.

Si un cuestionamiento se hace presente en el mundo que se asoma es al del llamado “conocimiento experto” en su capacidad de tomar decisiones. Ello conlleva, necesariamente, a un aumento de la intervención colectiva en un debate público del cual se alejó y al cual las evidentes fallas lo han hecho regresar, esta vez para quedarse. Sólo que los cauces tradicionales para esa expresión están obturados y así debe recurrirse a otros medios.

Si lo queremos decir en palabras más precisas, para bien, se marcha hacia una politización creciente. Es una buena noticia porque el abandono del interés por la Polis ha sido la causante de una inmensa cantidad de vicios que han afectado al proceso democrático. La lucha es por eliminar ciudadanos dependientes que esperan del Estado y pronuncian la inefable y dañina frase: “Es que este gobierno me da”. El ciudadano, inclusive más allá de comportarse como tal, estará sometido en el mundo que se asoma a un permanente desafío para que asuma deberes en la comunidad socio-política a la que pertenece y deberá procurar que esa comunidad le reconozca como miembro suyo y le facilite el acceso a los bienes sociales.

Boaventura de Sousa Santos elaboró un modelo que denominó democracia de alta intensidad o democracia emancipatoria. El autor portugués (Limites y posibilidades de la democracia, entre otros varios) parte en su análisis de una demoledora crítica a lo que llama “pensamiento democrático hegemónico”. Lo basa en un proyecto de transformación social mediante la creación de formas de sociabilidad inconformistas, la reinvención de la ciudadanía y la maximización de la participación política. El sociólogo lusitano describe a la perfección las fallas de la democracia tal como la hemos conocido, en su origen teórico, en sus procedimientos electorales y en sus consecuencias de falta de ingerencia ciudadana, de manera que procede a reelaborar una teoría democrática, lo que evidentemente es absolutamente necesario en el mundo actual.

Propone una democracia radical socialista y la búsqueda de alternativas epistemológicas para devolver la esperanza de emancipación. Los adjetivos pueden ser redundantes; por ejemplo el adjetivo radical es cada vez más usado en Ciencias Sociales en relación a la democracia y el adjetivo socialista se puede prestar a confusión. En cualquier caso, lo que el investigador portugués exige es una “repolitización global de la práctica social”, esto es, superar la mera participación electoral, lo que significa “identificar relaciones de poder e imaginar formas prácticas de transformarlas en relaciones de autoridad compartida”. En síntesis, debemos reclamar las tesis de inclusión, los planteamientos de redención social y la participación creciente que conlleve a nuevas formas de poder, lo que nosotros hemos denominado las decisiones colectivas.

No estamos pensando en un modo de democracia directa. En el fondo, la variante representativa ha materializado la posibilidad de la dictadura de las mayorías. De allí la imperiosa necesidad de construir espacios que deliberan e influyen o determinan las decisiones políticas. Esto es, hay que levantar sujetos políticos abiertos a la diversidad y a la tolerancia, con suficiente poder adquirido y derivado de la práctica de lo deliberativo. He dicho que la democracia es siempre una posibilidad en camino donde no se congela un ordenamiento institucional y donde el Derecho no es un simple instrumento de mineralización del pasado. La política, vista así, no es más que una práctica continua, una transformación incesante marcada por la toma de decisiones de los nuevos actores ciudadanos.

Hay una hegemonía que, obviando en este instante viejos factores ideológicos, podemos referir a los partidos políticos, como monopolizadores de las prácticas de la democracia representativa. Las prácticas articuladoras de los diversos sectores sociales emergentes que deliberan se producirá tarde o temprano para hacer saber que terminó al fin un predominio abusivo. Siempre aparecerá el elemento identificatorio del todo, el que produzca el sentido común. La incompletitud de cada sector emergente encontrará la articulación, una que puede ser circunstancial para el ejercicio de un movimiento de poder, una que puede ser de mediano alcance para propósitos de lento perseguir o, inclusive, el nacimiento de bases permanentes sobre la cual continuar manteniendo la diversidad. Para lograrlo se requiere de la conformación de nuevas demandas subjetivas que confluyan mediante un sistema de equivalencias democráticas. No se trata de alianzas sino de un proceso de modificación de la identidad de las fuerzas actuantes. Esto requiere que ninguna lucha se libre en términos que afecten negativamente a los intereses directos de otras fuerzas posibles a la articulación y que subsista la confrontación de diversas posiciones. Ernesto Laclau, virtual padre del término “democracia radical” asegura que “la democracia es radical porque cada uno de los términos de esa pluralidad de identidades encuentra en sí mismo el principio de su propia validez, sin que ésta deba ser buscada en un fundamento positivo que establecería la jerarquía o el sentido de todos ellos, y que sería la fuente o garantía de su legitimidad”.

teodulolopezm@yahoo.com

Quemando reservas… EL juego DEL GATO Y EL RATÓN DEL BCV de Alexander Guerrero

¿Por qué ocurre una devaluación? Aunque la explicación es esencialmente técnica, para comprender ese fenómeno, sin embargo, no es necesario ningún grado en Economía. Instintos afinados hacen comprender porque una devaluación en Venezuela, un país donde el dueño de los dólares por exportación de petróleo es el gobierno, al mismo tiempo un entorno institucional donde el Banco Central es dependiente del fisco, imprime dinero para financiar el déficit fiscal, y donde las divisas adquiridas por el BCV provienen de PDVSA una empresa -petrolera- estatal sujeta a un régimen legal que administra la explotación de yacimientos petroleros fiscales.

La sujeción del BCV a la política fiscal esta en la Ley del BCV, se realizo bajo las últimas dos reformas de su Ley; de manera que devaluar para obtener bolívares para financiar el déficit fiscal es consustancial a la armadura institucional del BCV. Ello convierte al bolívar -la moneda- en una especie de unidad de cuenta. Acá una especificidad. Quien le vende los dólares al BCV es PDVSA, empresa cuyo dueño es el fisco. PDVSA recibe esos bolívares con los cuales cancela al fisco royalties, impuestos, dividendos, etc. Visto así, queda claro que la razón para extraer mas bolívares por cada dólar -devaluación- es netamente fiscal; es decir, el gobierno recurre a la magia de la devaluación para obtener más bolívares por cada. Así el gobierno busca tapar el hueco fiscal con bolívares, que por esa razón cada día tienen menor poder de compra.

Es fácil intuir, sin mayores complicaciones los incentivos de una de una devaluación del bolívar, habrá más bolívares para sostener el gasto fiscal, al costo de mayor inflación en la calle. De esta manera habrán más bolívares por dólar, el fisco para hacerse con más bolívares por menos dólares (devaluados) manipula la paridad cambiaria, aumenta el número de bolívares por cada dólar que el BCV vende, impactando los precios en la economía, el resultado neto: el bolívar vale menos, se requieren más para comprar lo mismo. Extendiendo el argumento y entrando en una explicación en la economía política, se concluye que el gobierno se financia también con la inflación, la gente pondrá los bolívares, el poder de compra del salario real y los ahorros cae, para que el gobierno tenga los bolívares para su gasto; los políticos aseguran así, tener los bolívares para continuar la farra, ineficiencia y derroche.

Esta última devaluación es la cuarta que el Presidente Chávez le impone al bolívar desde que tomo el poder en 1999. Con el bolívar él ha hecho más o menos lo que ha querido, y digo querido, porque él le impone a sus decisiones en políticas su sello personal, la AN ha legislado bajo su pedido, sin que medien más explicaciones que sus mandatos como Comandante en jefe de la Economía y otras cosas. Así, devaluó al bolívar en más de 600% , de 534 por dólar donde lo encontró en 1999 hasta hoy de un sistema con tres precios; a saber, 2.6, 4.3 Bs/$ y otro mucho mayor en el mercado paralelo -permuta- , a sabiendas que el más interesado en mantenerlo alto allí es el mismo gobierno. Acotemos que el gobierno creó el paralelo por ley, y diseño los mecanismos algo heterodoxos de arbitraje donde la gente compra los dólares que no vende ni CADIVI ni el BCV. El objetivo fiscal de esa Ley cambiaria era crear un esquema financiero discrecional para la emisión de deuda pública en moneda nacional o en dólares.

La discrecionalidad monetaria, una manera de acabar con el llamado poder monetario que emergía del proceso constituyente del 99, ha llegado a tanto que entre gallos y media noche, la AN ha reformado la ley del BCV en tres oportunidades, desde la aprobación de la ley del BCV en el 2000. Las cosas han ido sin límites hasta el paroxismo fantasioso de crear una nueva moneda, eliminando tres ceros (eso se conoce como indexación monetaria) al la cual el gobierno denomino Bolívar Fuerte, una especie de esquema político para comprar incautos en su mercado político, pero también en otros mercados. Pero que la realidad mas rica que la fantasía, ha vuelto añicos el poder de compra de ese Bolívar Fuerte, que desde luego, en dos años ha perdido esa fuerza ficticia, para tener hoy apenas la mitad del valor de hace año y medio. En otras palabras si hace dos anos un bolívar compraba una arepa, hoy apenas paga la mitad de la arepa.

Cuando leemos los números de inflación, en realidad ello significa que los precios suben y suben, y el salario y los ingresos se deprecian, el gobierno aprovechando el dominio político sobre el BCV y la propiedad sobre PDVSA, busca a todo evento asegurarse con la mayor cantidad de bolívares que el fisco tiene en su agenda como gasto publico. No hay nada más fácil que fabricar moneda sin valor que dominar las prensas del BCV, para ellos se requiere que la autoridad monetaria no lo sea más, convertido como hoy sin independencia y autonomía en una especie de banco de desarrollo.

Desde luego que la historia no termina allí, en la calle, la gente no se comió el cuento del Bolívar Fuerte, y para adquirir los dólares lo hacen a través del mecanismo creado por el mismo gobierno en la Ley cambiaria. Recordemos que este mecanismo conocido como “permuta” fue diseñado para que el gobierno pudiera emitiera deuda pública a discreción en bolívares y/o dólares. Así ah sido. Por ejemplo, en el 2009 se emitieron más de 17 mil millones de dólares en bonos públicos. A eso la gente le llamo dólar permuta, o paralelo como se le conoce más amigablemente. Allí el precio del dólar es casi tres veces el precio del dólar “barato” que las empresas del Estado y el gobierno disfrutan, ahora a un cambio de 2.60 Bs/$, que en los hechos la discrecionalidad sobre ese mandato podría hacer que la devaluación se acerque al 100%!!, por lo que en ese régimen cambiario, con esos diferenciales depreda los reales del venezolano, trabajador, empresario, etc.

La depredación alcanzo su clímax hace dos semanas, cuando el BCV, su directorio, con la ilusión de atrapar el cambio en el paralelo, comenzó a quemar reservas internacionales, en una operación monetaria suicida, y sin mayor sentido económico y financiero, un juego del gato y el ratón. Así, cada vez que el dólar paralelo sube el BCV interviene con bonos a 4.85, con una prima que lo lleva a 5,35 Bs /$, más cerca del “paralelo”, con lo cual ocurre cualquier cosa menos que detener el alza del paralelo, en un juego donde el BCV juega un juego pierde-pierde. De hecho en el mercado paralelo opera una conocida profecía, que a todo evento se auto cumple. La presión inflacionaria no se detendrá, porque los precios se marcaran en alza, es decir el precio de reposición, con lo cual la demanda caerá aun más y la economía intensificara su contracción.

Cada dólar que el BCV coloca en el mercado por debajo del precio en el paralelo induce una baja en la tasa, se convierte en un mango bajito, porque los agentes en ese mercado paralelo y el público en general sacan las cuentas que en gobierno y en el BCV no sacan por razones muy curiosas. Cada dólar en el mercado paralelo subastado por el BCV induce una venta rápida de dólares a menores precio, claro está, para adquirir los bolívares con los cuales les compran al BCV esos subastados dólares. El problema central está en que como no hay libertad cambiaria la tasa de cambio está sujeta a los riesgos, a las malas políticas y a la expectativa de mayor inflación, porque es conocimiento de la opinión pública que en la medida que el Estado crezca los problemas fiscales serán más severos, ese es el síndrome de los huevos de las serpientes.

EL BCV así hace el ridículo en política monetaria, porque el mercado observa y alimenta que lo que está haciendo el BCV es quemar reservas, y si el Directorio del BCV no lo sabe, será más ignorancia y complicidad con la vena especuladora cambiaria que esos dólares no regresan al BCV sino que se van hacia el mercado internacional, y que solo los petroleros son los que ingresan, un escenario nada envidiable para el BCV y el fisco. El BCV estaría así, entregando dólares por debajo de su valor real en el mercado, sin que para ello tenga alguna teoría o política monetaria sensata que permita los dos objetivos normales que perdió en el camino cuando fue mutilada su independencia.

Así, a saber, en primer lugar, proteger el valor real del bolívar manteniendo una firme política antiinflacionaria, la que pasaría desde luego por evitar las transferencias de reservas internacionales del BVCV a FONDEN, sin esterilizar los bolívares que por esas reservas se pagaron, basado en un artificio contable que no puede esconder la realidad monetaria que trae la presión inflacionaria que se siente en las calle. Y en segundo lugar, no financiar el gasto, público, las reformas últimas de la ley del BCV crearon un buen número de recovecos para financiar el gasto público. Sabemos por teoría y por realidad económica y social que todas esas perversidades institucionales son la fuente de la fuerte presión inflacionaria de estas semanas. El camino a la hiperinflación está servido, acotemos que la hiperinflación en Venezuela es de dos dígitos grandes.

América Latina de Américo Martín

No puedo evitar un cierto cargo de conciencia por escribir sobre un tema distinto al de la horrenda tragedia de Haití, pero también reclaman atención otros hechos que pueden ser determinantes para el futuro de nuestro hemisferio. A mí en lo particular me parece engañosa la acrítica clasificación que nos habla de la supuesta disyuntiva entre la sedicente izquierda revolucionara, preferiblemente agrupada en la ALBA, la ambigua izquierda moderada que confía en el mercado y en el pluralismo democrático exornados de programas sociales; y el amplio espectro de la llamada derecha, vocablo que en Hispanoamérica suele ser denigrante.
El escritor colombiano José María Vargas Vila, de regreso de una visita a Caracas, observaba que en Venezuela hasta los conservadores se autodenominaban liberales, ceteris paribus, izquierda y derecha de hoy. Aunque Sebastián Piñera no simpatiza con semejante clasificación, se le ubica en la derecha chilena, pero revisando sus propuestas no se discierne cuál sea en realidad su diferencia con la muy exitosa Concertación, que hoy ha sido derrotada. Muchos coinciden en que así como el ex tupamaro Mujica seguirá la gestión del exitoso moderado Tabaré Vásquez, con Piñera en La Moneda, pervivirá la sombra de Bachelet.

No obstante, pienso que el resultado electoral en Chile introducirá variantes en Latinoamérica. Piñera, un hombre de reconocidas capacidad y autoridad, estará al frente de un país que alcanzará, tal vez primero que Brasil y México, la condición de nación rica y desarrollada. Ha sido admitida en la OCDE porque su ingreso per cápita es el más alto de la región, la diversificación de sus exportaciones agroindustriales es impresionante y su democracia es ejemplar. Piñera continuará lo esencial de la política que durante 20 años ha hecho de Chile lo que es hoy. Sin embargo, puede esperarse que el nuevo presidente sea menos estatista y más proclive a la iniciativa privada, aparte de que tal vez podría ser quien le pusiera el epitafio a la vieja generación. Las nuevas promociones –a las que tanto halagó Piñera- quieren nuevos rostros en el tinglado político.

En lo internacional puede haber novedades. Piñera, que ha sido tan elegante como sus rivales electorales, marcó una clara distancia con Chávez. Chile tiene más de 50 TLC suscritos con el mundo, incluido EEUU, y va a seguir esa ruta porque si el caballo corre no hay por qué apearse de él. Pero probablemente contribuirá a fortalecer un eje democrático que ocupe el vacío dejado por el retroceso del Alba. Ese eje podría unir gobiernos de distinta factura ideológica sobre el sólido cemento de la democracia, la apertura económica y relaciones internacionales basadas en el consenso y nunca más en el los odios estratégicos, un estatismo exacerbado y el asedio a las libertades.

Es la tendencia hoy predominante. Serra aventaja por 18 puntos a Dilma Roussef, candidata de Lula, aunque Lula, Tabaré y Bachelet, son precursores del giro hemisférico hacia la moderación, donde se encuentran, más allá de ideologías, Piñera, García, Uribe, Arias, Martinelli, Lobo y Calderón. Entretanto los líderes de ALBA, salvo Morales, viven un drama. Chávez hace malabarismos entre la crisis eléctrica, del agua y la moneda -frutos de su incompetencia- y el fuerte declive de sus bastiones populares en coincidencia con las parlamentarias de septiembre, que teme con razón perder. Correa, esfumándose 30% de su popularidad, enfrenta una rebelión etnopopular por el conflicto en el campo ITT (petrolero) sito en el parque Yasuni, centro de biodiversidad ecuatoriana. ¿Y Ortega? Cid Gallup descubre que seis de cada diez nicaragüenses lo rechazan. Para sobrevivir, atropella las instituciones levantando así el espantajo de su revocación.

O tempos, o mores.

Runrunes de Nelson Bocaranda Sardi

alto

¿SILLA ELÉCTRICA? La semana pasada escribimos de las amplias responsabilidades que los directivos de Pdvsa, encabezados por Rafael Ramírez y su combo, tienen en esta terrible y peligrosísima crisis de electricidad. Antes, meses atrás, explicamos cómo el actual ministro de Finanzas -y hasta hace poco y por dos veces encargado de la planificación gubernamental- Jorge Giordani, también tenía responsabilidad en el asunto tras haber destinado partidas del presupuesto asignado a obras de infraestructura eléctrica al gasto corriente demagógico y populista de esa ilusión trasnochada del socialismo del siglo XV. Luego con la designación del diputado rojo Ángel Rodríguez como ministro de Energía Eléctrica el 21 de octubre, en una de las mas grotescas improvisaciones que han sido costumbre en este régimen de once años, y tras su posterior botada del cargo en una rabieta presidencial con la excusa "rectificar es de sabios (como yo soy)" se conocen más detalles de las interioridades que tienen al gobierno haciendo agua por todas partes. Este ex ministro era una de las fichas de poder de Nicolás Maduro, todavía canciller rojito, y quizás por eso el vicepresidente y ministro de la Defensa, el coronel Ramón Alonso Carrizález Rengifo, nunca lo recibió en su despacho. Así lo expresó el ex diputado y ex ministro a sus colegas de la Asamblea. Contó que el plan de racionamiento eléctrico fue hecho en la vicepresidencia con participación de Pdvsa y La Electricidad de Caracas y que a él -que por lo demás no tiene ni idea del tema energético habiendo sido un obrero petrolero y en materia política un "mensajero de cintas grabadas en Yare para el MBR200", como lo señaló Chávez al nombrarlo- solo le informaron cuando ya estaba la decisión avalada por Carrizález. Con la designación del ingeniero electricista Giordani para Finanzas y Planificación y del abogado Alí Rodríguez para el despacho de "energía" los comentarios de pasillo en el Palacio Legislativo apuntan a que es una forma de limitar el poder omnímodo del presidente de la petrolera, quien hasta el momento ha sido tan intocable como Diosdado Cabello. Aunque a este lo ha humillado en cadena y el domingo lo volvió a regañar para que dejara el celular y anotara las ideas y además sirviera café a los presentes. Por cierto que en ese encuentro dominical se coleó, pues no estaba invitado, el ministro Samán que ya no encuentra que inventar para agradar al caudillo y acabar con las pocas empresas y comercios que aún sobreviven.

medio

¿YANQUIS VOLADORES? Muchos cabildean para sacar a Carrizález ,pero el coronel todavía tiene quien lo avale y es el propio mandón quien lo puso a controlar el estamento militar. Precisamente por ello es que le echan la culpa de la metida de pata -una vez más- del Presidente al mostrar una foto del supuesto avión intruso de Estados Unidos sobre territorio venezolano siendo la misma una fotografía bajada de la Internet y que está disponible hasta en Wikipedia al colocar las palabras "avión P3 Orion". Carrizález reaccionó indignado cuando lo regañó el jefe y de inmediato acusó al mayor general, Carlos Mata Figueroa, comandante del Comando Estratégico Operacional, de habérsela entregado a minutos del programa presidencial como una "bomba de nuestra inteligencia militar". ¿Sería por eso que no apareció Mata en algunos actos recientes?...

¿YANQUIS SÍSMICOS E INVASORES? Pena ajena y muchas risas han provocado las declaraciones del caudillo, repetidas los dos últimos días hasta la saciedad por los medios y las focas oficiales, en las que haciéndose eco de una noticia proveniente de la Flota Rusa señaló que el terremoto de Haití fue provocado por el ejército de EEUU en unas pruebas del proyecto HAARP para crear perturbaciones climatológicas destinadas a desatar futuros sismos en Irán. Así es que siguen las acusaciones al gobierno de Obama de haber tomado militarmente Haití en un plan de expansión y control de la zona "con la mira en Venezuela". El trasfondo parece ser el enorme disgusto que siente por la destrucción del proyecto conjunto de edificación de "un aeropuerto y una base militar que estarían bajo el control de oficiales de Cuba y Venezuela cuya construcción, con un costo de $33 millones había comenzado y fue anunciada el 1 de enero" (http://tinyurl.com/ya683jf). El meollo de la molestia estaría en ese asunto y en una supuesta conversación entre el presidente Obama y el presidente francés Nicolás Sarkozy y que un diplomático galo habría filtrado: "Tanto Estados Unidos como Europa no permitiremos que dos estados no democráticos se apropien de esa nación y mucho menos que aprovechen el terremoto para seguir adoctrinando a los haitianos". De allí la enorme ayuda enviada a la desguarnecida nación antillana. Me pregunto: ¿no vendrá de allí el odio reciente contra la empresa francesa Casino, propietaria mayoritaria del Hipermercado Éxito? Nunca antes se había metido con una empresa francesa y más bien, como fue el caso Total/ELF, habían acordado las debidas compensaciones. Lo que sí indican todos estos incidentes es que el mundo se le pone cada vez más chiquito al manirroto repartidor de dólares, armas, aviones y muchas plantas eléctricas a Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador&

bajo

LA GUERRA DEL CNE. Tibisay Lucena bloqueó la incorporación de Socorro Hernández a la Junta Nacional Electoral, que es la unidad encargada de organizar y automatizar las elecciones. A pesar del alto perfil tecnológico de la ex ministra de tecnología y ex presidenta de la Cantv prefirió colocar a la abogada Tania D´Amelio, con el fin de no ver comprometido su liderazgo en al área técnica del CNE. Con los votos de esta última y Sandra Oblitas logró la mayoría en la directiva. El régimen luchó para imponerse y cambiar las circunscripciones electorales donde la oposición tiene mayoría de votos y así ejecutó la misma presión para modificar los circuitos del estado Lara -único estado chavista donde lo hizo- no para quitarle diputados al sector opositor sino al gobernador Henri Falcón, cuya gestión lo ha convertido en un rival propio del Gobierno&



HUiDO. La investigación de la Superintendencia de Bancos dentro de las dos entidades que manejaba Gonzalo Tirado arroja cifras de una estafa superior a $300 millones montada en una tesorería paralela. No solo usando cuentas de sus cómplices sino también la de inocentes deudores y clientes transfirió a bancos europeos esas cantidades y con la ayuda de funcionarios en dichas entidades logró timar a varios venezolanos. Interpol dio información a la Fiscalía encargada de la adquisición de un avión ejecutivo, una casa y un yate en la República Dominicana. La casa y el barco muy cerca de los que tiene allí en La Romana un alto funcionario petrolero...

elchacaldelainformación@gmail.com
twitter.com/nelsonbocaranda
El Universal

Es asunto de tiempo de Marianella Salazar

Los acontecimientos se precipitan ante la evidente pérdida de popularidad de Chávez. Venezuela es pieza clave al servicio de El Proyecto concebido por Fidel Castro para convertir al país en base de la subversión hacia el resto del continente. Por eso el interés de nuestras fuentes de Inteligencia para se haga pública esta información.

Como adelanté en la columna de la semana pasada, en los primeros días del mes, el presidente Chávez se reunió en Cuba con los Castro, coincidiendo con el líder de las FARC, Iván Márquez. La fuente abunda en detalles sobre esta presencia en La Habana, donde se urdió el plan que a continuación explica: “Al día siguiente de la reunión con los Castro, Iván Márquez viajó a Nicaragua en un avión de la Fuerza Aérea Venezolana, con tripulación venezolana y en compañía de tres oficiales del Ejército venezolano, que son de máxima confianza del presidente Chávez. En Managua, se reunieron con el presidente Daniel Ortega y dos altos funcionarios nicaragüenses para diseñar una operación que logre desestabilizar al nuevo gobierno del presidente electo de Honduras, Porfirio Lobo. La operación está a cargo del líder de las FARC, Iván Márquez, y será financiado a través de las partidas secretas de los cuerpos de inteligencia venezolanos. Las armas serán adquiridas por el presidente Ortega con los dólares provenientes de esas partidas.

El plan concibe entrenar a un grupo de paramilitares, la mayoría de nacionalidad hondureña, que “den de baja” a altos funcionarios del Gobierno del presidente de facto Roberto Micheletti, quien entregará el poder en una semana, o en su defecto, a integrantes del nuevo gobierno que presidirá Lobo, para responsabilizar de esos hechos a Roberto Micheletti”. Hay que recordar que el Presidente interino de Honduras, en declaraciones a una emisora local -HRN- el pasado 8 de enero, declaró que Hugo Chávez quiere asesinarlo y que un ciudadano venezolano se trasladó hasta La Mosquitia (Caribe hondureño), donde ofertó 1 millón de dólares con ese fin. Nuestra fuente asegura que el entrenamiento de los paramilitares hondureños corre por cuenta de Iván Márquez, que ofreció 20 de sus guerrilleros para adelantar acciones; el líder de las FARC está en contacto directo y permanente con uno de los oficiales venezolanos que lo acompañaron a Nicaragua, encargado de las finanzas y con quien coordina la operación, que se ejecutará en el momento en que el depuesto presidente Manuel Zelaya salga de Honduras.
Caracazo interruptus: el miércoles pasado, el Alto Mando reunido en Fuerte Tiuna donde analizaban las consecuencias del racionamiento eléctrico fueron sorprendidos por una llamada del presidente Chávez ­que se enteró por el director de la DIM, Hugo Carvajal­ y de inmediato fueron convocados a una reunión, cuya importancia es similar a la sostenida con el Alto Mando el día que perdió el referendo.

La vocería la tuvo el comandante Estratégico Operacional, Carlos Mata Figueroa, quien le advirtió que los cortes eléctricos iban a producir en los días sucesivos una rebelión similar al Caracazo y que la reacción de los militares no sería la misma del 4-F, porque hay oficialidad en desacuerdo con el proceso, sobre todo en el interior. El Presidente le inquirió, desconcertado, al general Carvajal sobre el presunto descontento, quien lo negó de plano y aseguró que el 90% de la oficialidad es leal y sería incapaz de voltearse ante un hecho de esa circunstancia. Entre la dirigencia de oposición hay quienes, más preocupados por sus curules, prefieren que el estallido social, de producirse, sea después de las elecciones parlamentarias…tic tac

msalazar@cantv.net
El Nacional