MIGUEL ANGEL ASTURIAS Y EL SEÑOR PRESIDENTE de Francisco Alarcón

Escritor guatemalteco con suficientes meritos eruditos para incluirlo en la literatura Universal. Su narrativa se identifica con el realismo mágico, se encumbra después de Domingo Faustino Sarmiento con su novela “El Señor Presidente” donde hace honda crítica a las dictaduras. En este género tenemos que incluirlo con Valle Inclan en su “Tirano Banderas”, García Márquez: “Otoño del patriarca y Vargas Llosa con la “Fiesta del Chivo. Asturias enternece con su obra “Señor Presidente”, tremenda, mas allá del pintoresquismo hispanoamericano está el drama, porque describe las dictaduras crudamente traspasando lo grotesco que puedan ser, con su carga de represión y persecuciones sangrientas, irrespeto a los derechos humanos y el control de todos los poderes por un sólo hombre.
Luego de graduarse de abogado y de mirar las asechanzas en su país y de sentir en carne propia el sufrimiento en que creció, se traslada a Europa en aquel Paris de los años veinte, con la vida de los cafés, desenfadado y escéptico en el ambiente Dadaísta y Superrealista. La bohemia lo transporta a un vivir desordenado, además de soportar la gran decepción que produjo la Primera Guerra Mundial. Los que pertenecían al superrealismo, desdeñaban los triunfos personales y los premios “la belleza será convulsiva o no será” decía André Bretón; “la poesía debe ser hecha por todos, no por uno” afirmaba El Conde de Lautréamont.
Estas ideas tuvieron enorme influencia en Asturias y vemos como la mentalidad indígena se inclina hacia superrealismo.
Asturias, estudiaba, bebía y relataba con desenvoltura las leyendas que en su tierra había oído de labios de su madre. Leyendas que se habían ido afinando y curtiendo. Tanto era su entusiasmo que los amigos le pidieron las escribiera. En 1930 se trasladó a Madrid donde la Editorial Oriente las publica, con el titulo: “Leyendas de Guatemala”. Observando la conjunción de lo indígena con el superrealismo. Asturias usa un método impresionista para hacernos entrar en ese mundo de significados misteriosos, donde súbitas alucinantes parecen ir señalando sabiamente un camino a través del relato, en los intrincados laberintos del Universo completo y redondo que guarda un secreto distinguido. Basta con abrir al azar un capitulo del libro para distinguir “las diecinueve mil leguas de aire sobre el mar. Y toda la impecable geometría de las pizarras de escama navegante, de las porcelanas de granito colados, de los espejos escamosos del azogue sobre arenas móviles. Y la vida de dos reinos acabados en los terrenos vegetales acartonados por la sequedad de la atmósfera”
Otra obra cumbre de Asturias fue “Hombres de Maíz” toca el tema de los aborígenes a quienes quiere como son, con frecuencia describe la manera en que comen, en un banquete o en su humilde choza. Con el asco sublime y enfático de verlos comer entre mocos, uñas sucias y piojos. Así lo siente y así lo transmite con sus voraces imágenes del suprarrealismo. También se halla algo de fatalismo en sus actores, se contagia aun en la rebeldía. No ve a los indios como seres decorativos desligados del mundo, los quieres y les profesa un gran afecto, quizá por haber sufrido al igual que ellos. Y de esta forma nos conduce a los que no dudan, a los que no quieren dudar de la victoria que son los tiranos. A los tiranos los caracterizaba, ubicándose bizarramente en defensa de los indios y cavilando que el mal no podía habitar en su solo hombre.
Durante la presidencia de Juan José Arevalo fue agregado cultural en la embajada de Argentina, con una cualidad política clara y sin dobleces, también fue miembro de la delegación guatemalteca a la Conferencia de Caracas-Venezuela, donde se destacó como invariable defensor de los Derechos Humanos. Cumplió con otras misiones diplomáticas. En “Hombres de Maíz” es donde Asturias consolida su maestría novelística. La expresividad de su lenguaje llega a su mejor momento, las sugerencias que suscitan con el lenguaje oscuro, terrenal y mágico. El hombre no está sólo, tiene un lugar y un sentido en el universo. Siendo un fiel interprete de sus antecesores Mayas.
Obtuvo el premio Nobel de la literatura en 1967 y falleció en Madrid el 9 de junio de 1974

El proyecto de una espina dorsal de Teódulo López Meléndez

El 23 de enero de 1958 caía la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez. El 23 de enero de 2010 una multitud avanzaba en sentido contrario al sitio donde se localiza el poder. Al final, la multitud se encontró con oradores que no hicieron referencia alguna a los problemas claves que afectan a la democracia venezolana.

La misma tarde, un gobierno empecinado y embrutecido, sacaba de la “parrilla” de la televisión por cable a RCTV, ya previamente echada de la señal abierta. Ello condujo a la reacción de manifestaciones estudiantiles en Caracas y en una cuantas ciudades del país, manifestaciones que asemejaron a una protesta puntual sobre un hecho puntual y, en ningún caso, un estado de insurrección popular contra el presente régimen.

Se produce la renuncia del Vicepresidente y de su esposa la Ministro del Ambiente. El régimen alegó “razones personales”, pero es evidente que se trató de una ruptura. El término “renuncia” tiene sus implicaciones. Los funcionarios renunciantes fueron sustituidos por incondicionales “duros”.

El régimen recurrió a soltar a sus perros de presa encarnados en las bandas armadas que le sirven de apoyo, desencadenando, especialmente en la ciudad de Mérida, enfrentamientos mortales entre civiles, lo que a simple vista pudieron verse como atisbos de guerra civil.

La conclusión: víctimas mortales, numerosos heridos, destrozos al por mayor, al no existir un Estado que recurra con prudencia al uso de los recursos de contención, o que los mezcla o los intercambia con civiles armados. Luego, hemos visto como las protestas se apagan, a excepción de algunas ciudades del interior del país, donde las causas provienen más bien de los contantes apagones a los que están sometidos.

Ciertamente, los reclamos por el cierre de un medio de expresión parecen, en esta ocasión, de más corta duración. Así mismo, hemos visto como los estudiantes no han sido acompañados por la sociedad civil que anduvo el 23 de enero en una nueva acción de “marcha” absolutamente intrascendente, a excepción de algunas zonas del interior del país donde se han producido ataques directos contra zonas residenciales. Han sido, pues, acciones estudiantiles sin que nada nos haga observar un estado de conmoción interna parecido a una acción popular de desobediencia o de insurgencia.

Los estudiantes dan luego una rueda de prensa no satisfactoria. Adoleció de consistencia y una especie de cortina parecía cubrirla. Un aire de presencia diluida fue la característica predominante. Pocos momentos después la alianza de partidos denominada “La mesa” se vio en la obligación, cinco días después del inicio de los sucesos que nos conmueven, a emitir una declaración de apoyo a las acciones estudiantiles y a ratificar que esa alianza se mantenía en lo que denominaron “ruta democrática”. Esto es, al dar su apoyo tibio a los estudiantes la alianza de partidos ratificaba de manera precisa que su objetivo seguía siendo la participación en las elecciones legislativas supuestamente de septiembre, con lo que advertía que las protestas debían mantenerse en los límites de esa estrategia absolutamente electoral.

Asistimos al para algunos insólito enfrentamiento entre la Guardia Nacional y un grupo armado en la ciudad de Mérida. Ese grupo armado, a la luz de todas las constancias que emiten los habitantes de la ciudad, actúa en connivencia o bajo coordinación con el poder local. Ese grupo armado, a pesar de una tensa calma producida por una supuesta suspensión de los cortes de energía eléctrica, se dedica al pillaje, a secuestrar un camión cargado de bombonas de gas, peligroso instrumento. Esto es, el grupo armado de Mérida mantiene una actitud de agresión y la Guardia Nacional, que en otras ciudades reprime a los estudiantes, esta vez debe enfrentar a un sector íntimamente vinculado al régimen.

Durante meses he estado planteando que el protagonismo le corresponde al interior. Pues bien, se produjo un asomo de ello, aunque sin conexión, sin coordinación y sin que se estableciese una red de comportamiento acordado. Lo importante es que en el interior no se hacen ecos de los manipuleos caraqueños o los manipuleos caraqueños no llegan al interior. Cualquiera de las dos versiones apunta, en cualquier caso, a un interior de Venezuela asumiendo protagonismo.

La cadena presidencial mostró un cinismo ultramontano, cuando, por ejemplo, se refirió a los GN heridos en Mérida sin mencionar con quien se enfrentaban esos efectivos y dejando caer un general “disparan contra la guardia”, haciendo creer que fueron estudiantes o gente de la oposición o simple ciudadanos merideños quienes practicaron tiro al blanco, cuando todo el mundo sabe que quienes disparaban eran miembros de un grupo armado que opera en la ciudad andina. El resto de su disertación encadenada no merece otros comentarios, pues es la misma cháchara de costumbre, con sus amenazas y sus retos y sus chistes de mal gusto.

Lo que ha quedado patéticamente en evidencia es que el país no tiene columna vertebral. No hay todavía una conexión osteofibrocartilaginosa articulada y resistente, fuerte y flexible, lo suficientemente extendida para unir a las regiones en acciones conjuntas y en una estrategia común. El apaciguamiento final será cosas de horas y entonces los candidatos a diputados podrán hacer uso pleno del escenario. El proyecto de una sensible espina dorsal de la república ha quedado allí, expuesta, a la espera de que la mejor inteligencia venezolana –la que vive en la provincia- se decida a asumir el reto de la conducción y de la armazón de una sustitutiva de la deteriorada dirigencia caraqueña. Cuando digo Caracas me refiero a ese anticuado concepto de “dirección nacional” que los partidos de la democracia vencida del siglo XX han practicado y siguen practicando y a una provincia que las espera con las últimas instrucciones. Cuando digo Caracas me refiero a ese monopolio de toma de decisiones que al parecer otorga vivir en la capital. Cuando digo Caracas me refiero a una especie de sincretismo en relación al poder. El poder está donde se ejerce y la provincia debe aprender a ejercerlo.

Ahora mismo asistimos a los estertores de esta dramática semana. Hagamos memoria y veremos como los ataques salvajes contra la Universidad Católica se practicaron también en el penúltimo drama y como los estudiantes redujeron su presencia al Metro y a algunos semáforos. Recordemos el uso que el régimen da a sus bandas armadas. Este parece un copión del libreto conocido. Las consecuencias de su interpretación están demasiado claras en nuestra memoria como para olvidarlas. Mientras tanto la alianza de partidos llamada la “Mesa” anuncia para dentro de unos días el anuncio de los sitios donde harán primarias para escoger candidatos. Quiere decir que ya están listos los candidatos donde no hay necesidad de primarias. En definitivas palabras, la “ruta democrática” que la alianza de partidos ha trazado sigue su rumbo mientras el país se estremece frente a todo lo que vendrá en los meses que faltan para septiembre. Entonces las condiciones no serán sólo “electorales”, serán de resquebrajamiento total de la ya escasa vida misma de un país.

teodulolopezm@yahoo.com

Editorial El Nacional


Contra los estudiantes
La garra represiva



A sí como el gobierno bolivariano nos quiere hacer retroceder en lo económico a la época del trueque, en lo represivo también tiene sus ganas de llevarnos al oscuro pasado de los conquistadores españoles. Para muestra basta un botón, pero no del que usan los sastres sino de aquellos dotados de
cadenas y garras que hacían las delicias de los verdugos de la colonia. Es
decir, que el experimento chavista carece de imaginación y sólo se atreve a
ensayar contra sus jóvenes críticos los viejos usos de los grandes
torturadores de la historia.

Los "libertadores" de este país, que les ha dado por cambiar el nombre a
todo, han cometido el mayor error de su historia al denominar a la vieja
Guardia Nacional con la novísima, súper popular y revolucionaria
calificación de Guardia Nacional Bolivariana. De manera que cada vez que un
GN matraquee a un ciudadano, extorsione a un comerciante o le caiga a tiros
a unos obreros o a los grupos de estudiantes que salen a la calle ya no será
culpada la GN sino los bolivarianos en el poder.

Con ello no están revelando nada nuevo sobre la naturaleza de este régimen
que cada día muestra las hediondas cloacas que lleva por dentro. Desde la
corrupción de la alta burocracia chavista que colocó fondos del Estado en
bancos endebles desde el punto de vista financiero (lo cual es un delito muy
grave), hasta el tráfico de influencias, el manejo de información
privilegiada para que los amigos del Gobierno se volvieran más ricos, el
lavado de dinero, la extorsión con expedientes de la fiscalía (caso Anderson
y etcétera).

Incluso desde la propia presidencia se ha provocado, en cadena nacional, el
pánico financiero y se ha pronosticado la ruina bancaria cuando nada de eso
estaba planteado. Si han caído algunos bancos pequeños no ha sido porque la
oligarquía ha provocado esa estampida sino porque desde Miraflores y desde
los ministerios y empresas del Estado se jugó irresponsablemente con los
dineros de la gente.

¿Cuáles son los bancos serios y responsables que tienen problemas? Pues
ninguno y, no dudamos en decirlo, no lo tendrán en mucho tiempo. Pero, eso
sí, hay que ponerle una venda en la boca al jefe del Estado para que no
hable de lo que no sabe y no se ponga a anunciar el cierre de entidades
bancarias porque genera pánico no entre los banqueros que conocen muy bien
su negocio, sino entre los pequeños ahorristas.

Que se calle el Presidente para mayor tranquilidad de la gente que le gusta
trabajar, ahorrar y no vivir de las trácalas del Gobierno.

En suma, esta semana descubrimos no sólo las ganas de los venezolanos de
pelear por sus derechos, por estar informados, por exigir su libertad de
escogencia, sino también el profundo cansancio de la gente de un equipo de
gobierno improvisado, sumiso y ansioso de corromperse.

Así que las medievales garras represivas que usan los perros guardianes del
Gobierno tiene sus días contados. Que vivan los estudiantes, porque nos han
devuelto la vida.

El chacal de la trompeta de Argelia Ríos

Chávez perdió toda esperanza de ser genuinamente recompensado mediante el voto.

La revolución no consigue reinventarse. Después de once años, sus envoltorios están tan envejecidos como su líder. El desgaste involucra a todo el elenco del “proceso” y el conjunto de liturgias sobre el modelo socialista. Las figuras de la llamada “V República”, parecen seres inanimados, que se mueven mecánicamente de un cargo a otro, sin producir expectativa alguna. Nadie destaca: ninguno brilla como una promesa. Son siempre los mismos, viajando de un despacho a otro, con las maletas repletas de desastres.

Los fracasos de los integrantes de la élite bolivariana son una colección de experiencias desoladoras. Cuando se anuncian “cambios en el equipo”, la mención de sus nombres describe el próximo resultado. La ruina del Gobierno es incontrastable: un hombre para dos y tres ministerios representa más que una admisión de parte: es casi una renuncia al mínimo decoro administrativo.

Pero las comprobaciones en el terreno son inútiles a los ojos del capitán de esta nave. En el delirio de su egocentrismo, sólo valora las lealtades incondicionales. El Presidente no sabe qué hacer, ni tiene con quién: a su manera, ha tirado la toalla. El conocimiento de un área, las habilidades para encarar un reto de gestión, dejaron de ser atributos para acompañarle en el Gobierno. El comandante está solo, caminando de la mano de un grupo de sombras fieles exclusivamente a la incompetencia del socialismo.

Con el Gobierno a oscuras y naufragando, Chávez no puede ya sino aspirar a un mandato vitalicio alcanzado mediante la rapacería y el escamoteo. La reelección indefinida, vista como un premio concedido por los ciudadanos -en virtud de la calidad de los logros, como rezaba la propaganda a favor de la enmienda-, se evaporó en la atmósfera de negligencia y corrupción que envuelve a la revolución. Chávez es un hombre pragmático: no tiene voluntad para rectificar, porque sabe que tampoco existe posibilidad de hacerlo.

Entretanto, el país está detenido en el tiempo. Chávez perdió toda esperanza de ser genuinamente recompensado mediante el voto de los venezolanos: no tiene nada qué presentar para conseguir su galardón. Sin obras que merezcan mantenerlo “empoderado”, no le queda más opción que la arbitrariedad. Para que le temamos, para que aceptemos dócilmente someternos a sus deseos.

El despliegue represivo de estos días es la consecuencia de las nuevas certezas del Presidente. Su compromiso de redención social se fue al diablo. Sin estar en condiciones de ser “premiado”, se afana en alardear -con insolencia- de su control de la fuerza bruta. La sociedad venezolana siente que ha sido estafada y, como es lógico, se prepara para un ajuste de cuentas. Chávez procura impedirlo intentando recrear lo que sería el “gran diluvio”, si el país decide -y por ahí vamos enrumbados- ejecutar el rol que le corresponderá en esta historieta: el del chacal de la trompeta.

argelia.rios@gmail.com
El Universal

Runrunes de Nelson Bocaranda Sardi

Alto

CAMBIOS. Una vez más el Presidente sorprende a todos los que hacían apuestas y sobre todos los que ya casi se sentían ungidos en sus nuevos cargos. Cuando todo estaba listo desde el pasado sábado -tuvieron previsto el coprofágico espacio nocturno donde acostumbra hacer sus anuncios con toda comodidad durante todo el fin de semana- el caudillo hizo movimientos de última hora, mientras estimulaba desde la sala situacional todo tipo de rumores para crear miedo, incertidumbre y caos, no solo en los espacios democráticos, sino también en los de su robolución. Como se barajaron nombres de forma pública y tras la masiva y sorpresiva manifestación estudiantil frente a VTV, decidió premiar con la vicepresidencia a quien en su juventud fue encapuchado violento en la UCV y quien en estos once años le ha sido fiel en su afecto, aunque su desempeño en todos los puestos por los que ha pasado ha sido de una mediocridad absoluta, similar al promedio del más de centenar de titulares de los distintos despachos rojos. Con respecto al Ministerio de Agricultura -o al de Tierras- solo véase la producción agrícola nacional o el estado en que están hoy todos los fundos, haciendas, hatos, terrenos o empresas que han sido expropiadas, invadidas o "compradas" por el hoy flamante vicepresidente Elías Jaua. ¿Alguno está produciendo? Seguirán con las mentiras, tal como nos dijeron que con la nueva paridad cambiaria íbamos a producir nuestra comida en Venezuela, olvidándose de la destrucción de todo el estamento productivo. Más temprano que tarde sabremos las verdaderas causas de la salida de Carrizález y su esposa. Algo serio debió pasar, pues el "renunciado" redactó una nota de prensa desde el fin de semana y dejó saber, en el alto gobierno, que si el Presidente no anunciaba su renuncia, él mismo entregaría a los medios la nota redactada. La sorpresa los agarró cuando escucharon su comunicado en radios y televisoras. Ya los rojos comenzaron a acusarlo de exceso de poder y a revivir viejas acusaciones de corrupción contra la ministra. Un empleado de su despacho informó que la semana pasada había tenido una muy álgida discusión con su colega cubano, el primer vicepresidente José Ramón Machado. Tienen preparada una auditoría al Banco de Venezuela -sus utilidades bajaron 42,6% en un año- que estuvo al mando de su colaborador más cercano, en el área administrativa, en todos los cargos por los que pasó "el coronel que sí tuvo quien le escribiera bastante"...

medio

SIN LUZ ROJA 1. En mi escritorio reposa copia del documento titulado "Plan de Acción para Enfrentar el Déficit Energético Nacional" del Ministerio de Energía y Minas, con fecha enero 2002. En el mismo se señala que para el mes de julio de 2001 (¡hace nueve años&!) el presidente Chávez fue debida y perfectamente informado sobre las realidades del sector eléctrico venezolano y de las inversiones y obras a realizar para evitar el colapso. La sección "Cronograma de Toma de Decisiones" de dicho escrito señala con toda precisión el 2010 como el año proyectado para tener concluidos los trabajos recomendados, es decir, justo ahorita que estamos viviendo la crisis. En este documento los expertos son muy explícitos: "la escasez del uso del gas en el sector eléctrico nos lleva a estar utilizando diesel y fuel oil& hay que usar la orimulsión y el carbón para diversificar las fuentes de producción de electricidad&". En la página 8 de dicho documento se muestra un detallado mapa de Venezuela donde se indican, región por región, las obras que debían construirse para que ahora, nueve años después, estemos a punto de caer en total oscuridad. La frase final es lapidaria: "La condición de inmediatez y simultaneidad requiere unidad de mando, interacción de los actores y grupos de trabajo con tareas y cronogramas precisos". ¿Dónde se han escondido durante todos estos nueve años chavistas la burocracia roja rojita responsable de esta catástrofe? ¿Dónde ha estado el presidente Chávez como único responsable político de esta situación? Una opinión jurídica muy calificada señala que la crisis eléctrica que vivimos todos los venezolanos es para largo y fácilmente sustentable como un delito de lesa patria...

SIN LUZ ROJA 2. Otro informe da cuenta de que La Electricidad de Caracas, cuando era propiedad de ADS en 2005, adquirió de la Siemens-Westinghouse dos turbinas de gas de 185 Mw cada una. Llegaron en 2006 y fueron almacenadas en el muelle de la planta de Tacoa, en Arrecife, a la espera de la coordinación y permisología para su traslado a la planta termoeléctrica La Raisa, ubicada al lado del río Tuy cerca de Charallave, y que sería alimentada tanto por gas natural como por diesel. La planta comenzará a inyectar electricidad al Sistema Interconectado Nacional (SIN) hacia fines de ese año. Parte de los retrasos fueron la falta de aprobación de tarifas para remunerar esta inversión y la falta de un plan para suministro de gas de Pdvsa. Hacia finales de 2007 y principios de 2008 ambas máquinas fueron enviadas al extranjero a dos de los países "mantenidos" por el caudillo: Nicaragua y Bolivia. El proyecto total era para 6 turbinas de 185Mw, lo cual suministraría el incremento en demanda eléctrica y la sustitución de máquinas viejas hasta 2013 donde entraría en servicio un nuevo complejo generador en la actual planta Arrecifes, mejor conocida como Tacoa en el litoral varguense. No nos sigan mintiendo con el fenómeno de "el Niño" que a quienes ha afectado ha sido a los países con costa al océano Pacífico. Ecuador, país que sí fue afectado por esa anomalía climatológica, ya soluciono su problema de energía y levantó los cortes al suministro eléctrico que los ecuatorianos rechazaron con fuerza. Si añadimos las plantas regaladas a Cuba y Nicaragua, hay suficiente para acusar al régimen de negligente e ineficiente, cuando menos. Y no se hable de la corrupción que cubre a la industria petrolera y sus tentáculos eléctricos...

bajo

SORPRESA. Señalan que fue la que se llevó Alí Rodríguez cuando tras haber trabajado en el plan para la unificación de los ministerios de Finanzas y Planificación, pensando que se quedaría al frente y que Jorge Giordani, ingeniero eléctrico, asumiría el despacho eléctrico. Añádase el desconcierto que le produjo el llegar a "la sede del Ministerio" y darse cuenta de que era solo una sala de conferencia en el piso de un edificio gubernamental en el este de Caracas con media docena de empleados y sin presupuesto. Carreras de última hora en Miraflores y su fidelidad a la revolución, lo hicieron aceptar el cargo. Sabe que está sentado en un polvorín por la negligencia de sus compañeros rojitos. Por allí circula un plan de racionamiento de Corpoelec donde detallan las zonas donde viven personeros del régimen para tratar de evitarles los cortes de luz...

Elchacaldelainformación@gmail.com

Twitter.com/NelsonBocaranda
El Universal

RCTV INTERNACIONAL de Juan Páez Ávila

El cierre de RCTV Internacional, presentado por el gobierno como un acto legal por violar disposiciones establecidas en la Ley resorte y algunas reglamentaciones dictadas por CONATEL, para todo venezolano medianamente informado acerca de cómo funciona el Estado de Derecho en Venezuela, no es otra cosa que una decisión arbitraria y prepotente ordenada por el Presidente de la República para callar un medio televisivo que en su programación informativa y de opinión viene dando espacio a la dirigencia política de oposición , que en un año electoral le resulta peligroso y contrario a sus planes y pretensiones hegemónicos para controlar la Asamblea Nacional en las próximas elecciones del 26 de septiembre.
La posibilidad de perder las elecciones legislativas que reveló la mayoría de las encuestas que se realizaron en los últimos meses del 2009, y que seguramente indicarán algunos sondeos en lo que ha transcurrido del mes enero, el Presidente Chávez no sólo se ha declarado en campaña electoral, sino que también aparece dispuesto a utilizar todo el poder del Estado para tratar de preservar el control del Poder Legislativo, y con él de todos los Poderes Públicos que hoy le obedecen como militares subalternos.
La decisión de cerrar RCTV Internacional, que ya ha sido rechazada por sectores importantes de la población, no parece obedecer a un análisis político realizado por expertos en políticas comunicacionales, sino por militares en campaña, que acuerdan ataques en aquellos flancos que deben eliminar para avanzar, sin tomar en cuenta la opinión pública nacional y mundial. Una decisión de fuerza no siempre encuentra apoyo en la mayoría de una sociedad, aún gobernada autocráticamente. Chávez enfrentará protestas de grandes dimensiones, porque difícilmente podrá convencer a la gente que se trata de un acto apegado a la legalidad.
Si en vez de atacar problemas como la inseguridad, los apagones eléctricos, la falta de agua y de viviendas, y alto costo de la vida para buscar el triunfo en las próximas elecciones, el Comandante en Jefe ordena cercenarles a los televidentes su libertad de estar informados por los medios que ellos escojan, difícilmente será obedecido. La derrota de los candidatos del PSUV se hace más evidente con el empleo de violencia oficial contra la libertad de información y de expresión, porque el discurso legalista no tiene credibilidad.
Cuando Hugo Chávez ordenó cerró por primera vez RCTV escribimos lo siguiente:
En un régimen democrático, cualquiera haya sido o sea hoy la política editorial de RCTV, la concesión otorgada no debe ser cancelada aun cuando se le haya vencido el período para su funcionamiento, violando su prioridad o primera opción para ser beneficiaria de la misma. En las actuales circunstancias políticas es imposible que la decisión presidencial no aparezca como una retaliación también política, por la línea editorial de su directiva durante los últimos años del mandato del Comandante Chávez.
Incluso, aún cuando RCTV haya censurado o silenciado a importantes funcionarios de este gobierno y de los anteriores -algunos muy conocidos- la democracia se fortalece con la existencia de una comunicación plural. No compartiendo su política editorial hay que garantizarle el derecho a ejercer libremente su rol informativo, combatiendo o refutando sus puntos de vista. Utilizar abusivamente el poder que le da el triunfo electoral a Hugo Chávez, es un signo de arbitrariedad y debilidad políticas.
Es una arbitrariedad porque a RCTV o a alguno de sus directivos no se les ha sometido a un juicio imparcial con garantías al debido proceso, para privarlos de la concesión que desde hace más de 50 años vienen disfrutando legalmente.
Y es un signo de debilidad política, porque después de conocer las últimas encuestas que reflejan su caída irreversible, arremeter contra esa empresa cuya política editorial no afectó o cambió los resultados electorales de su última elección, demuestra que el Jefe del Estado sabe que ha perdido su fortaleza política de otros tiempos, cuando todavía podría hacer ofertas engañosas.
Finalmente, es un grave error político no sólo porque RCTV tiene un derecho adquirido a la primera opción para seguir disfrutando esa concesión, sino también porque la medida afecta a centenares de empleados entre periodistas, artistas y trabajadores en general. Se viola la libertad de empresa y la libertad de expresión. De allí el respaldo que han recibido de sus colegas, entre ellos quien esto escribe, la Iglesia Católica, trabajadores y empresarios, y cuyas consecuencias están por verse.

Editorial El Nacional


Revolución mercenaria
Ética y juventud



Resulta una propuesta democráticamente eficaz el hecho de que los estudiantes de secundaria, de los institutos técnicos y de las
universidades, hayan acudido a las puertas de la principal televisora del Gobierno, a exigir un tratamiento adecuado y objetivo sobre la naturaleza de sus protestas. Con ello han logrado colocar sobre la mesa el tema de las radios y televisoras públicas convertidas en centros de propaganda y desinformación para la gran mayoría de los venezolanos.

No es posible que las protestas de los jóvenes hayan sido tergiversadas,
tachadas de fascistas y calificadas de golpistas y mercenarias por unos
periodistas del oficialismo que, desde hace tiempo, han claudicado en su
deber de informar al pueblo de Venezuela y se dedican hoy a vivir de los
altos y jugosos sueldos y prebendas que pone a su disposición el Gobierno.

Basta recordar a estos informadores del oficialismo que la lucha
revolucionaria de los años sesenta y setenta también abrió una amplia brecha
entre quienes eran opositores (hoy cómodos burócratas del chavismo) y
aquellos periodistas que defendían a AD y a Copei. Pero estos últimos jamás
abandonaron sus trabajos en los medios aunque desde el gobierno les
ofrecieran grandes sueldos. Hoy sucede lo contrario: les encanta la
comodidad y les gusta hacer crecer sus cuentas en los bancos.

Esta posición cómoda que le dan sus altos sueldos les invalida éticamente a
la hora de tildar falsamente de niños ricos a los jóvenes que protestan en
las calles porque ellos, al menos, lo hacen por una idea y no por un puesto,
un sueldo y unos jugosos bonos de fin de año. Los papeles se han cambiado:
quienes salen a manifestar no necesitan que el jefe de su oficina les "pase
lista" en plena calle, como ocurrió en la manifestación del oficialismo el
23 de enero pasado.

Era el colmo ver cómo cada ministerio, empresa y organismo del Estado
censaba nombre por nombre a cada uno de los empleados. Y, con la mentalidad
de burócratas soviéticos que les caracteriza, establecieron centros de
distribución de agua y cerveza, pero "estrictamente para los empleados de
cada ministerio". Si un sediento empleado se equivocaba de kiosco pues no
tenía derecho a la respectiva botellita de agua o revolucionaria cervecita.

En verdad la Venezuela oficialista y gobiernera se ha convertido en un
sector mercenario de la riqueza del petróleo, política y sectariamente
repartida. No existe, que se sepa, un alto funcionario chavista que no haya
elevado su nivel de vida en términos de cómodas viviendas en el este de la
ciudad, de carro o camionetotas de lujo, de tarjetas de créditos que marcan
cada temporada altos consumos en los centros comerciales y los hoteles de
Margarita, Miami y Curazao.

El cinismo de estos nuevos ricos chavistas recibió el bautizo supremo con el
cierre de RCTV: escogieron a su hombre de negocios más importante para
anunciar la medida.

Los apagafuegos de Marianella Salazar

El actual clima político es similar al de abril de 2002. La población asfixiada por las medidas económicas, agobiada por la inseguridad y los cortes en los servicios públicos está indignada por el cierre definitivo de RCTV Internacional. En Venezuela no sólo hay una crisis económica sin precedentes, una incapacidad gubernamental manifiesta, tampoco hay Estado de Derecho y tenemos un Presidente que se comporta como dictador. Es el momento para solicitarle la renuncia antes de que termine de colapsar el país y se produzca un derramamiento de sangre en las protestas estudiantiles. Los estallidos sociales surgen de improviso como pasó con el Caracazo en 1989 y que pudo repetirse el pasado 13 de enero.

Afortunadamente, antes de que se encienda la pradera, la dirigencia opositora asume su papel de apagafuegos. El Gobierno debería agradecerlo. Esos dirigentes que intentan convencernos de que Chávez tiene que llegar a 2012, a pesar de que existen poderosas razones para evitarlo, parece no importarles el país.

Les aterra que se produzca una revuelta popular antes del 26 de septiembre que dé al traste con sus aspiraciones de salir electos para la Asamblea Nacional. Resulta grotesco el argumento de que la única salida a este régimen nefasto, corrupto, incompetente y terrorista de Chávez sea la elección parlamentaria. Ignoran el fraude montado con los nuevos circuitos electorales. La elección de diputados no es ninguna salida, es un objetivo y no significa la salvación, a no ser que aprovechen la Asamblea para reponer el Estado de Derecho, juzgar al Presidente tal como hicieron ­sin tener una cuarta parte de las razones que hoy nos asisten a los venezolanos­ con Carlos Andrés Pérez. Pero de eso no hablan. El problema es que no quieren salir de Chávez, no les parecen suficientemente graves las razones para que salga del poder en este momento, no les importa que haya consolidado una estructura parainstitucional que convirtió a Venezuela en una plataforma latinoamericana de la subversión, quieren que termine su período constitucional como si se tratara de todo un demócrata. El domingo en su programa de Globovisión, Ismael García insistió en que al presidente Chávez no hay que sacarlo sino en 2012 ­su pasado en el Comando Maisanta pesa demasiado­, con razón hay opositores que a pesar de sus gritos en la Asamblea no terminan de aceptarlo.

A cierta dirigencia opositora le cuesta llamar las cosas por su nombre y entender que en un totalitarismo, de paso marxista, no existe la relación dialéctica gobierno-oposición propia de la democracia y mientras luchan por preservar sus espacios e intereses electorales las instituciones están vaciadas de su capacidad de ejercer el poder legítimo, como sucede con la Alcaldía Metropolitana. A los desesperados por sus curules, les decimos que hay otras salidas, como la planteada en el artículo 350 de la Constitución Nacional. Pero a los apagafuegos no les interesa activarlo.


Tic tac
Remesas: desde el pasado 8 de enero, Cadivi no entrega divisas para el pago de remesas (300 dólares por persona) que se envían a familiares en el exterior, en su mayoría estudiantes. Son miles los jóvenes imposibilitados de alimentarse y pagar alojamiento. Se trata de otra violación a los derechos contenidos en los tratados de la ONU.

Penetración cubana: se relaciona la salida del vicepresidente con la presión de los militares que rechazan la orden presidencial de darle equivalencia a los militares cubanos en la FAN.

Es parte del plan para subordinar y fusionar nuestra Fuerza Armada a un mando combinado por oficiales chavistas, FARC y Ejército cubano...tic tac

msalazar@cantv.net
ND