A ALEJANDRO CASONA de Francisco Alarcón

Fue uno de los autores teatrales españoles con mayor éxito de público en el siglo XX, perteneció a la Generación del 27, en él rezuman las influencias de Modernismo con marcados ascendientes de Rubén Darío y Federico García Lorca. Nació en Madrid en 1903. Sus obras fueron una mixtura entre lo poético y lo real que gustó tanto a los auditorios, porque les proporcionaba la sensación de presenciar hechos reales, cosas que podrían suceder, transportados a un ambiente natural con un lenguaje que dignificaba al hombre. Es notable la fuga de la realidad que Casona pretendió en cada una de sus obras. Expresaba: el mundo en que vivimos es bajo e imperfecto, lleno de vilezas y crueldades, y el hombre, que lo ha hecho, extrañamente, es su creador y su victima. Casona en “La Tercera Palabra” refiere a un hombre sano y fuerte, sin malicia y sin tratados tontos que hubiera vivido en contacto directo con la naturaleza, que fuera bueno, inteligente y culto…Su obra más realista fue “Las tres perfectas casadas”, logrando que un personaje cínico y supuestamente malvado fuera capaz de afrontar la muerte por un amor desgraciado, al cual se aviene apasionadamente fiel toda la vida. El amor constituye el tema central.
Empezó su vida literaria como poeta con la “Flauta del sapo” publicado en 1937 en México pero su verdadera disposición fue el teatro. “Otra vez el diablo” triunfante obra, lo llevó a la compañía de Pepita Díaz. Más tarde de este reconocimiento, Casona era celebrado y elevado al máximo con “Nuestra Natacha” en ella retrató el argumento de Natacha, donde se encuentran personajes de la Escuela Superior del Magisterio de Madrid. Este escritor teatral comenzó como maestro y pedagogo, fue premio nacional de literatura en España, concedido por su libro dedicado a los niños “Flor de Leyenda” donde sin perder la poesía, pone las leyendas más hermosas de la humanidad a la disposición de los infantes.
Tiempo después durante la Republica fue nombrado director del Teatro de las Misiones Pedagógicas, cargo que ocupó hasta que revienta la guerra civil española. Esas Misiones fueron una experiencia fructífera del gobierno republicano con la participación de todos los grupos teatrales del momento, aunque Ortega Y Gasset pensará que el teatro había muerto como espectáculo y que no tenía mas remedio que aceptar y promover la expresión más afín con la sensibilidad y la mentalidad moderna: el Music hall. No se hizo esperar la reacción del Valle-Inclan y Cipriano de Rivas, quienes fundaron un grupo experimental que se llamó el mirlo blanco, grupo que fue disuelto por disposición del gobierno de Primo de Rivera. Fueron los tiempos de los grandes grupos en España, donde Casona también tuvo el suyo. Con el gobierno republicano Casona los retomó y proyectó. Luego, la compañía de Pepita Díaz y Collado conocedora de los triunfos de Casona con “La Sirena varada” y “Nuestra Natacha” y viendo el comienzo de la guerra civil, lo atrae para viajar a America, como Director de la agrupación estuvo en La Habana y luego pasó a México donde se representaron sus piezas teatrales y una de sus mas excelsas obras “Prohibido suicidarse en primavera”. Pero la guerra civil española continuaba y el subsidio de la Republica se suspendió. Estando en México la Compañía se disuelve y los autores se dividieron, integrándose algunos a las sociedades mexicanas y otros partiendo a países suramericano. Casona paso una larga temporada en México con huésped de Don Carlos Prieto para luego marchar a la Argentina, donde se reunió a las figuras principales de la disuelta compañía. Al poco tiempo llegó como refugiada la relevante Margarita Xirgu, en quien encontró Casona la representante perfecta para “La dama del alba” estrenada en la ciudad austral triunfantemente.
Pronto se sumaron otros éxitos como “Los árboles mueren de pie”. Sus piezas fueron llevadas a México, viendo el teatro Fábregas una de sus últimas y más espléndidas temporadas. Casona regreso a España y fue a parar a la cárcel franquista en largos años de prisión asido a sus creencias republicanas. Cuando salió quiso hacerle un homenaje a Garcia Lorca con “La casa de Bernarda Alba” y “La dama del Alba”. Pero las restricciones franquistas no lo permitieron y Casona y la familia García Lorca desistieron. El Casona trashumante conoció gran parte de la America y estuvo radicado en Argentina, murió en su Madrid natal el 17 de septiembre de 1965

Tiempo entre paréntesis de Teódulo López Meléndez

La creación de una nueva realidad se le asemeja a los venezolanos a una especie de misión irrealizable para la cual se alega carecer de fuerzas. La palabra solución parece haberse escapado como un errante cuerpo celeste no sometido a gravitación alguna. Ya pensar en las salidas posibles se le antoja una característica baldía de su antepasado de tiempos históricos terminados. Ya podemos llamar a este tiempo en el que estamos uno entre paréntesis.

Hoy mira la realidad con cansancio y el pesimismo se establece como un pesado herraje que impide el poder transformador de la voluntad. El nuevo paradigma capaz de despertarlo no se asoma o lo hace impotente para sacarlo de las tragedias históricas que lo sumieron en el letargo o es manoseado y escondido debajo de la alfombra por los representantes de un pasado que no volverá.

Es una particular ataraxía que sustituye con imperturbabilidad la condición alerta. Nos preguntarnos porque el venezolano ha abandonado el papel de descifrador. La insatisfacción con lo existente parece haber perdido su capacidad de motorizar el viaje hacia fuera del presente ominoso. El venezolano ha perdido la fuerza para imponer la sumisión de la realidad al orden simbólico. Esto es, ha dejado de interrogarse.

Este espacio atascado entre dos símbolos que uno sólo es y se llama paréntesis congela y desarticula, se va constituyendo en una especie de limbo donde sólo cabría esperar una decisión superior que determinara de una vez por todas la duración del castigo previo al ascenso a nuevas instancias.

Los dos extremos del paréntesis mantienen encerrada a una república mientras algunos alegan que el símbolo que cierra a la derecha se romperá el 26 de septiembre en un aluvión de maná. Desde el lado del poder se mira con complacencia el tiempo escondido en el paréntesis mientras afuera desata una catarata de hechos y desgarramientos aprovechando el tiempo del paréntesis.

La inacción caracteriza al tiempo del paréntesis. Se conoce por la teología cristiana que el tiempo del paréntesis termina, que es apenas un pasaje, pero la concepción del tiempo es curva como el enrollamiento de una serpiente sobre sí misma que busca la cola para mordérsela como un relato bien escrito con las técnicas literarias apropiadas. Se insiste en el lado derecho del paréntesis y se arguye que tiene fecha, que basta la paciencia para salir del tiempo del paréntesis.

En el mundo exterior, por el contrario, el tiempo corre veloz, se apresa, se conculca, se pasa por encima, se arropa porque la república está encerrada en el paréntesis.

Este país tiene dos tiempos: el del paréntesis donde está encerrada la república y el de los usurpadores. La pestilencia tiene dos tiempos: la de los gatos que escarban y la de los que la exhiben. Hay dos teorías: la de quienes dentro del paréntesis comienzan a sostener que el tiempo no existe y la de quienes nos interrogamos sobre la interacción que permita el renacer de la energía. Concluimos que hay que buscar el grupo más alto de simetrías posibles lo que siempre conduce a energías inimaginablemente altas.

Es posible que el país esté simplemente empujando el lado derecho de este signo ortográfico-político y extendiendo el tiempo del paréntesis. Es menester abrir el paréntesis, interrumpir el discurso encerrado, dejar claro que el discurso va sobre toda la expresión y no sobre el encierro de un tiempo. Aquí no puede haber ni santos ni patriarcas esperando la redención del género venezolano. Tenemos que quitarnos la placa que nos han colgado al cuello. No podemos seguir ignorando los entresijos ni evaporándonos con el humo del Ávila que se quema solo.

teodulolopezm@yahoo.com

LA AGRESIÓN A LA UNIVERSIDAD de Juan Páez Ávila

En la totalidad de los países donde se han instaurado regímenes totalitarios mediante golpes de Estado en la historia contemporánea, o a través de asaltos al poder por montoneras dirigidas por caudillos militares –por ejemplo en el siglo XIX venezolano- una de las primeras medidas represivas las han dirigido contra las universidades, especialmente contra aquellas que disfrutan de autonomía. Y en algunos casos como el que estamos viviendo en nuestro país, cuando se pretende imponer un régimen de pensamiento único, y no se les puede controlar desde adentro, se les trata de ahogar económicamente restringiéndoles el presupuesto que por ley les corresponde, o interviniéndolas por la fuerza para someterlas a los planes dictatoriales del gobierno.
La suma de agresiones a la Universidad Central de Venezuela, la ULA, LUZ, UDO, USB, UNEXPO y otras casas de estudios superiores como la UPEL en Barquisimeto y otras ciudades del país, sin lugar a dudas que responde a una política, por demás equivocada, del gobierno del Comandante Hugo Chávez para tratar de someterlas y obligarlas a ponerse al servicio de su proyecto revolucionario, que denomina Socialismo del siglo XXI, a pesar del fracaso que el mismo experimentó en todos los países del este de Europa y en otras naciones del mundo, donde regímenes tiránicos intentaron implantarlo.
La utilización de grupos paramilitares para aterrorizar a estudiantes y profesores y crear las condiciones de anarquía provocada por la violencia, para después de acusar a las autoridades de ser las responsables de una supuesta o real ingobernabilidad, posiblemente esté dirigida para luego propinarles el zarpazo definitivo, posiblemente ordenándole a la Asamblea Nacional que modifique la Ley de Universidades o de Educación en general, para destituir a las autoridades electas democráticamente y proceder a su intervención militar. Y aunque el dogmatismo estalinista les haga creer que poseen la única verdad que existe en el mundo, para imponerla a los centros de la inteligencia, donde no sólo se cultiva la ciencia, la tecnología y el saber humanístico, sino también el pensamiento crítico, la paz y la democracia, podrán ocuparla militarmente y atropellar estudiantes y profesores, pero no lograrán ponerla al servicio del atraso, del personalismo y del militarismo.
En una época en que el conocimiento se multiplica cada dos años, el grupo de dogmáticos formados en los manuales de la Academia de Ciencias de la Unión Soviética, que asesora al Comandante en Jefe, lo empuja cada día más hacia un desbarrancadero, aprobando políticas económicas y sociales que profundizan la recesión económica, la inflación, el desempleo y la inseguridad de las personas y los bienes, liquidando paulatinamente la propiedad privada. Y como la Universidad Autónoma sigue siendo el centro crítico de la política y de la cultura en general, contrariando la verdad única que cree poseer el hiperlíder y jefe también único de quienes le acompañan en el gobierno, no encuentra otra forma de enfrentar la inteligencia que dirige la Universidad, que la utilización de la violencia.
De allí las múltiples agresiones de que han sido víctimas las Universidades Autónomas, desde que Hugo Chávez decidió radicalizar su proyecto político dirigido a controlar todos los Poderes Públicos y las instituciones de la ciencia y la cultura, históricamente llamadas a enfrentar la barbarie del caudillismo militarista, disfrazado de socialismo del siglo XXI, que el Presidente pretende imponerle a los venezolanos. Pero como lo indica la experiencia, todavía reciente, del fracaso de los Hitler, Mussolini y Stalin, que pretendieron someter a sus naciones a los delirios de sus mesianismos, de sus demencias de grandeza, e incluso de nuestro General dictador, Marcos Pérez Jiménez. que inventó un ¨ Nuevo Ideal Nacional,¨ para tratar de engañar incautos y perpetuarse en el poder, cuando agredió a la Universidad también fracasó, el Comandante Chávez con su socialismo del siglo XXI, impregnado de un poco de fascismo, comunismo y caudillismo tropical, también será derrotado por la Universidad que propicia la democracia y la paz, y no pasará del 2012.