La tumba del “capitalismo salvaje” de Francisco Alarcón

Seguramente si los chinos dejarán de producir sus manufacturas se pusiera en evidencia que EEUU ya no es Made in USA sino posiblemente un cascaron vacío, recuerdos de la otrora potencia mundial que lo podía todo. Y seguramente Fidel Castro en su etapa casi post mortem habría alcanzando la gloria de acabar con el imperio que le cerró las puertas para que su ingenio y productos “inundaran” el universo, con un bloqueo económico que no ha servido sino para sustentar la malévola “Revolución” corruptora de Latinoamérica.

Los chinos tuvieron que ser comunistas por necesidad, el hambre los llevó a ejercer todas las pruebas y un día se dieron cuenta que con eso no se comía y mandaron lejos a Mao, a Tao y a cuanto pensamiento condujera al pesimismo y resignación, consagrándose al más puro capitalismo con resultados extraordinarios. Lamentablemente el capitalismo no tiene comedimiento ni límites porque si no, no lo fuera de esta forma sucumbiría a sus propios fines, nada de solidaridad ni de sentimentalismo, el colofón último es producir más y más.

Así vemos como sin necesidad de exordios los chinos hipotecan a Venezuela aunque su pueblo se esté muriendo de hambre y abunden los ricos de la seudo revolución. Igual lo han hecho otros en menores proporciones entre ellos una de las más pobres economías europeas, la española, cual se ha propuesto con su Presidente y Canciller a hacerle las superiores concesiones al Presidente venezolano por tratarse de un servidor de la izquierda Castro comunista. Lula da Silva resulta escogido en cuanto concurso aparece con signos de alabanza, habiendo cosechado colosales réditos en sus negocios con Venezuela, el bipolar Lula ora socialista ora capitalista sabe exprimirle el sumo a su vecina nación.

El espíritu de Fidel ya anda suelto por Latinoamérica, encubierto por los rusos, chinos, españoles e indeliberadamente por su mayor enemigo USA. Los estragos irrogados a las democracias de este continente ya dejan su huella inquebrantable en Venezuela, Bolivia y Ecuador y casi sucede lo mismo en otros países como Argentina, donde los Kirchners “socialistas” tratan de adueñarse eternamente del poder.

La alcahuetería va dando resultados en el continente americano con su retribución petrolera y de ello nadie quiere estar exento, mientras el capitalismo salvaje e indoloro va engordando con Lula como figura estelar de la región. La izquierda fachendosa se cuadra también con estos gobiernos y le arrojan sus lisonjas desde Europa, semejante lo hace la izquierda analfabeta y tirapiedras. De esta manera crece la ruina en Latinoamérica, ya hasta parece irredimible en el corto plazo, los daños son crecidos y los países han espigado en corrupción y están ahogados en deudas. Así, se mantienen los regimenes totalitarios comprando los favores en el exterior y crucificando a sus naturales, negándoles la luz, el agua y la comida. El estilo revolucionario cubano va dejando sus ruinas y difícilmente se vera de nuevo la luz de la libertad en el corto tiempo.

Mientras esto ocurre el gran poder de los Estado Unidos se va derruyendo desde sus propias interioridades, quizá, también viciado por el socialismo de Obama y por su incoherente política exterior que no termina de ponerse de acuerdo entre los intereses del país y los devaneos de su Presidente. Esa honda contradicción nos permite vislumbrar al entonces “imperio” cuando advertimos sus posibilidades menguadas ante el crecimiento y expansión de China e India.

América no tiene voz propia desde hace ya cierto tiempo con esos escarceos para congraciarse con el “socialismo” perdieron todas sus fuerzas, y resurge enhiesta la figura de Fidel Castro, como si acaso estuviera cobrando sus últimos débitos, representado por figuras incoloras que ahora abundan con la bota puesta en el cogote de los pueblos suramericanos. El Alba, UNASUR, y hasta MERCOSUR están a punto de teñirse de rojo y enrumbarse a la misma miseria de quienes fungen de izquierdistas y revolucionarios y le sacan la madre todos los días al imperio. Esa es la doctrina de ellos, y Fidel con el ánimo orondo que los sostiene descaradamente. El comunismo irrealizable históricamente, actualmente se consolida con brutales dictaduras, sin la menor consideración ni respeto a los derechos humanos y glorificadas por los proxenetas europeos. Entretanto el mismo imperio se contamina y pierde fuerzas en el mundo capitalista para abrirle espacio al verdadero “capitalismo salvaje” que arrasará con todo.

El desafío de la tercera opción de Teódulo López Meléndez

Los resultados de las primarias efectuadas por los dos extremos de este dañino fenómeno llamado polarización han mostrado el deterioro del gobierno, por una parte, y la incapacidad de superar, por la otra, las viejas prácticas de acuerdos propios de las alianzas de partido. La convocatoria del gobierno mostró una reducción notable de porcentajes de participantes, mientras la segunda implicó apenas una pequeña concesión a los ciudadanos que, por cierto, se lanzaron hambrientos a mostrar sus inmensos deseos de participación.

El PSUV se mostró en toda su realidad, esto es, un partido formado desde el gobierno para el sostenimiento de un régimen. Esto es historia repetida en este país, donde hemos visto a lo largo de los tiempos como los gobernantes de turno proceden a organizar sus cuadros militantes y como, cuando el gobierno que los ha creado desaparece, el partido que es su hijo va espirando algunas veces con lentitud, otras con una prontitud sorprendente. La MUD, a lo largo de toda la conformación de sus acuerdos, dejó a la vista de todos los viejos procedimientos que los partidos tradicionales han puesto en práctica a lo largo de su historia. Se nos ha remarcado la dificultad de poner de acuerdo a tanta gente, cuando en verdad se trataba de acordar a tantas siglas. Y se nos ha puesto el tema “dificultad” para presentarnos como un hecho memorable lo obtenido. En verdad lo destacable es como la población ávida, aún limitada a las clases medias y alta, se lanzó a aprovechar el menudo intersticio que se le otorgó para complacer aquello de la participación.

Ambos polos mostraron todas sus debilidades y todas sus posibilidades. El cuadro electoral de septiembre quedó remarcado por el futuro inmediato, esto es, el uso abusivo, en todas sus formas, del poder para obtener unos resultados favorables. Todos los antecedentes y todas las condiciones previas que se establecieron para septiembre alcanzarán ahora su mayor grado de perversidad. Veremos los resultados que no son tan difíciles de prever como si de una quiniela se tratase.

La visión de estos dos procesos electorales internos, a mi entender, pone sobre el tapete en toda su magnitud la posibilidad real de construcción de una tercera opción que escapa a los resultados de septiembre. Es obvio que esos resultados tendrán una importancia grande, pero la simple obtención por parte de la MUD y del PPT de un número estimable de diputados podría bastar para considerar un sustento suficiente para el gobierno que eventualmente sustituiría al presente. Lo que quiero decir es que para la concepción eventual de la tercera opción esos resultados no son vitales, pero implican una necesidad de un mínimo, al menos, de obtención de curules. Pero más allá, lo que creo, de lo que estoy convencido, es que esos resultados harán estallar la burbuja de la decepción y del convencimiento de que se ha seguido un camino engañoso, por lo que será el momento oportuno de presentarle al país una tercera opción que rompa la polarización entre dos minorías.

Hay que hacer algunas observaciones pertinentes sobre los brotes que hemos visto últimamente. Durante la celebración del proceso del PSUV vimos al gobernador Henri Falcón en actitud celebratoria de los magros resultados obtenido por el oficialismo en su estado, pero limitado a la alcaldesa de Barquisimeto, pequeña pelea en la que parece encerrarse dado que la dama en cuestión es algo así como la comisionada para enfrentarlo. Hay que agregar el encierro de Falcón en el estado Lara. Podría argumentarse que el PPT y su nuevo aliado esperan los resultados de septiembre para salir al desarrollo de su estrategia, lo que puede ser cierto, pero hay otro elemento que desfigura a Falcón como la posibilidad de ser la tercera opción. Es su planteamiento constante de permanecer en el “socialismo”. Podemos admitir que su tono se aproxima más a la socialdemocracia, pero el asunto no radica allí. Radica en que la tercera opción no puede tener un manto ideológico, que necesariamente tiene que partir del centro para agrupar a su alrededor tanto a la centroizquierda como a la centroderecha. Para decirlo más precisamente, la tercera opción, si quiere tener posibilidades de éxito, debe estar desideologizada. El llamado grupo “De frente con Venezuela” se plantea la conformación de una tercera opción, pero lo hace desde un lenguaje abiertamente de izquierda, incluso un tanto del pasado, y allí se conforma como una alternativa de la vieja izquierda y no como la posibilidad de un gran frente que parta del centro.

Es obvio que lo que señalo no los inhabilita en absoluto para formar parte de la tercera opción, lo que los inhabilita es para encabezarla, pues una simple alternativa de izquierda con planteamiento ideológico no tendría la menor oportunidad de insurgir con éxito. Como también es bastante probable que algunos sectores de la oposición tradicional puedan venir ante un avance arrollador del nuevo formato. Como será necesario que la disidencia del oficialismo, léase PPT y personalidades sin compromisos, puedan venir, independientemente de lo que el PPT pueda corroer al oficialismo en votos y en diputados durante la contienda de septiembre. El encuentro tiene que ser en el centro sobre dos pragmatismos: derrotar al gobierno y hacer un gobierno de excepción para lo cual se ha producido un acuerdo previo.

La capacidad unitaria está en el centro. Y el planteamiento central debe ser el de una profunda reforma política, la de la construcción de una democracia de estos tiempos. De allí, derivar la oferta en materia económica y, obviamente, lo que podríamos denominar con propiedad “Plan de gobierno”, lo que se traduce como soluciones concretas y específicas a los grandes problemas que atraviesa la nación. En tal sentido, para conformidad de los sectores de centroizquierda, y creo que de todos, debe anunciarse que se salvará lo que haya de salvable en el gobierno saliente, fundamentalmente sus preocupaciones sociales. Todo dentro del respeto a la Constitución y a las leyes, todo dentro del Estado de Derecho, pero uno que deberá hacerse social, con todas las implicaciones de justicia que porta.

Lo que se exige es una mirada por encima de la miseria política en que hemos estado sumidos. Un planteamiento pragmático para enfrentar la situación de deterioro lamentable en que nos encontraremos, pero uno cargado de ideas de transformación y de construcción del futuro. La tercera opción debe tener una amplia provisión de ideas que permita delinear una salida real, eficiente y eficaz.

Es obvio que debemos tener delante los resultados del 26 de septiembre para tener con perfecta claridad el análisis de los elementos. Por ejemplo: en cuánto la disidencia oficialista logró erosionar al oficialismo o cuáles fueron los resultados finales de la alianza de partidos tradicionales. No sin observar, que esos resultados son apenas motivo de mirada sin que se constituyan en elemento fundamental para la construcción de la tercera opción, sin negar la importancia de que la MUD y el PPT logren lo que podremos denominar una aceptable votación retribuida en un aceptable número de asambleistas, pues ello puede constituir una base parlamentaria para la conformación de gobierno, si es que ello es el caso y arribamos al 2012.

Ahora bien, la experiencia de todos los países donde ha aparecido una tercera opción indica la necesidad de un líder insurgente que desafía. Ese desafío generalmente comienza con un bajo porcentaje y de su consistencia depende un crecimiento instantáneo y veloz, como lo demuestra el caso de Antanas Mockus en Colombia, en realidad una alianza de los cuatro mejores alcaldes que ha tenido ese país y que fueron capaces de transformar radicalmente las ciudades que gobernaron, a lo que hay que agregar un cansancio total de la polarización. Es menester el líder desafiante del status quo, uno del que forma parte el gobierno, pero también la oposición tradicional.

¿Dónde está ese líder? Nick Clegg pasó en tres semanas de absoluto desconocido a personaje central de la vida política. No somos británicos, es cierto, pero lo que considero es que puede ser un personaje hasta ahora no predilecto en la cobertura de los medios. Ciertamente, después del 26 de septiembre estará todo listo para el desafío de la tercera opción. Estará listo el escenario para quien encarne colectivamente un nuevo liderazgo.

teodulolopezm@yahoo.com

La base chavista pasó factura a la actual Asamblea Nacional


15 jóvenes del PSUV lograron candidaturas como principales

En las elecciones primarias del domingo participaron dos millones y medio de militantes, es decir 38% del padrón electoral
Quedaron o no

"No falles tu disparo"

Las primarias que realizó el domingo pasado el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) dejaron claro dos cosas: que la militancia que participó en el evento electoral, 2 millones 539 mil 852, pasó factura a la conformación de la actual Asamblea Nacional (AN) y que la juventud del partido hizo su trabajo para salir como el grupo más favorecido del proceso.

75% de los parlamentarios actuales, 106 de los 167 que conforman el Legislativo, esperaban mantener su curul al autopostularse para las internas del 2 de mayo, sin embargo, solo salieron favorecidos con el voto mayoritario 16 diputados, que lograron la postulación como principales, mientras que otros 12 quedarán como suplentes en caso de que los principales salgan victoriosos en los comicios del 26 de septiembre.

Los parlamentarios emblemáticos que ganaron en la contienda del domingo son Darío Vivas y Carlos Escarrá, ambos integrantes de la cúpula partidista. También Iris Varela, Mario Isea y Saúl Ortega.

Otros que obtuvieron la mayoría de los votos y se medirán el 26 de septiembre son Egildo Palau, Elvis Amoroso, Giovan-ny Peña, Rafael Gil Barrios, Andrés Eloy Méndez, Aurora Morales, Modesto Ruiz, Ricardo Sanguino, Carlos Gamarra, Jenny Cedeño y por último Lisandro Cabello.

La actual diputada Desirée Santos Amaral no corrió con tal suerte y quedó de cuarta en la votación del circuito 1 de Caracas, es decir, como posible suplente de Freddy Bernal. La diputada Iroshima Bravo será la posible suplente de Modesto Ruiz en el circuito 5 del estado Miranda.

Otros legisladores que no lograron la candidatura como principales son Israel Sotillo, Raúl Bracamonte, Hayden Pirela, Alberto Castelar, Germán Ferrer, Carlos Echezuría, Francisco Torrealba, Julio García Jarpa, Orésteres Leal y finalmente Oswaldo Vera.

El grupo que salió fortalecido en estos comicios fue el de los estudiantes y ex estudiantes que forman parte de la juventud del PSUV. Un total de 15 jóvenes quedaron como candidatos principales, entre ellos Andreína Tarazona, quien venció en Caracas a Richard Peñalver. También, Robert Serra, Tito Oviedo y Antony Coello.

Otros que forman parte de la juventud y que se hicieron con la mayoría son Alexis Ramírez en Mérida, Otto Lenín Parada en Táchira; y en Trujillo los tres principales: Cristian Zerpa, José Morales y Jucvel Roa. Mientras que entre los suplentes destaca el nombre de Carlos Sierra.

La directiva del PSUV Jacqueline Faría señaló ayer a través de la red social Twitter que un total de 51 mujeres, 23 principales y 28 suplentes, resultaron electas en los comicios internos del domingo. Se escogieron 220 candidaturas.

El Universal

PRIMARIAS Y CONSENSO de Juan Páez Ávila

Al completar 163 candidatos unitarios, con la realización de la elecciones primarias, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), para políticos y analistas de gran experiencia, alcanzó o produjo el hecho político más importante del momento crítico que atraviesa el país, y le abre un claro camino a la victoria de la Alternativa Democrática en las elecciones del 26 de septiembre.
El éxito de las elecciones primarias para escoger 22 candidatos a diputados a la Asamblea Nacional, de la Alternativa Democrática, se puede considerar no sólo como el primer paso importante para que el electorado participe directamente en la selección de sus candidatos, sino también como un ejemplo de que la Mesa de la UNIDAD DEMOCRÁTICA acertó al aprobar unas regalas en las que se contemplan varios métodos o formas de elección, para consolidar la unidad de decenas de partidos políticos, organizaciones no gubernamentales (ONG) y gremios estudiantiles y profesionales.
Las reservas de muchos observadores e incluso veteranos de otrora frustraciones en contiendas internas, para escoger candidatos por el método de las primarias, no sólo por el costo de las mismas, sino también, y esto era lo más grave, por la descalificaciones de los candidatos entre sí, que al final los resultados dejaban más heridas y resentimientos políticos, que ponían en peligro la Unidad de los partidos, fueron disipadas. Y aunque es posible que las primarias celebradas el domingo pasado, deje alguna estela de disgustos en aquellos que no resultaron ganadores, el objetivo de la Unidad para concurrir a las elecciones convocadas por el CNE para el 26 de septiembre, obligará a superar los mementos difíciles que conlleva toda derrota.
Este importante eslabón en lo que debe ser una cadena de éxitos en el futuro inmediato, hasta la elección del Presidente de la República en el 2012, requiere de una profundización de la conciencia democrática, que se extienda a otros sectores de la sociedad que históricamente se han negado a votar, y que convenza a importantes grupos e individualidades del chavismo, acerca de la sinceridad y firmeza para defender una política de reconciliación nacional, de respeto a los derechos del adversario y de búsqueda de un clima político para trabajar juntos por el bienestar de la mayoría de la población, golpeada por la inflación, la inseguridad, el desempleo y la falta de vivienda, y de todos los derechos individuales y sociales que establece la Constitución de 1999.
Y como la democracia se construye todos los días, con el ejemplo y el actuar políticos, la mesa parece servida, pero el mandado no está hecho todavía, se requiere consolidar la unidad, en un sistema de relación civilizada, como el que ha imperado en la oposición, que la ha convertido en Alternativa Democrática. Los inevitables descontentos individuales porque perdieron en las primarias o no fueron seleccionados por consenso, deben incorporarse a la campaña por el triunfo de los candidatos ya elegidos mediante las reglas aprobadas por unanimidad de los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática. Si alguien se postula por iniciativa propia, por ambición personal, será duramente castigado por los electores.