Una aventura llamada Mockus de Francisco Alarcón


Uno de los pocos países de Latinoamérica claramente desligado del comunismo es Colombia, aunque la FARC permanezca actuando sin ninguna figura emblemática como en el pasado lo fue Camilo Torres, sin identificársele como una corriente adscrita al “socialismo”. Sus cruentas operaciones ya no parecen una guerra por la libertad ni hay ninguna identidad ideológica que la hermane con un movimiento de liberación autentico.

Colombia es un modelo ejemplar en cuanto a sus instituciones autónomas, con una larga tradición incuestionable para embancarse en una candidatura presidencial sin sellos definidos, y de emotividad palpable que la pudiera conducirla al despeñadero. Sin ánimos de descalificar a nadie, no creemos sea el momento de correr una aventura, cuando el gobierno de Uribe necesita de un relevo bien determinado y capaz de mantener el poder con sus políticas precisas en defensa de la democracia en América, donde miramos y vivimos sus quebrantos con los espectros “neo revolucionarios” que acabaron con la riqueza de los países que presiden o están en vías de hacerlo. Con una “revolución cubana” aunque estertórea, pero que continua desgarrando los derechos humanos en el continente, no se puede estar arriesgando ni un milímetro, por una mala vecindad, ni alojando al vecino perverso en nuestro hogar haciéndole concesiones que éste luego no respetará. La Política internacional de Colombia es compleja igual que lo es la interna con décadas de guerrillas, actuando sin que se haya encontrado una salida pacifica a través de los intercambios humanitarios. La única solución que vislumbra la FARC para Colombia sería su asunción al poder como sea y lo demás serian puros ambages, cuestión demostrada a lo largo del tiempo con tratados y gestiones perdidas. Uribe está claro en torno a este escenario y el pueblo colombiano lo acompañó en todo momento y por eso no comprendemos, porqué de repente piensan que un emergente pueda ser la evasiva de las dificultades. Si lo que más afecta a los comerciantes e industriales son los roces con Venezuela, lamentablemente estos perdurarán en el tiempo hasta tanto no se modifique la política exterior de Venezuela y haya un cambio de gobierno; de no ser así haga lo que haga Colombia será ineficaz y subordinado a la intemperancia de un sujeto.
Haber sido un buen alcalde de Bogotá en la complejidad de Colombia no es suficiente para optar a la Presidencia, los tiempos han cambiado bastante desde Gaitán para establecer una analogía. Es cierto que el candidato Mockus repunta con fuerza y recibe adherencia de intelectuales y empresarios pero son ellos precisamente quienes reniegan más prontamente cuando los candidatos no les cumplen, si eso pasare ya el daño estaría hecho y dentro de las buenas normas democráticas tendrían que esperar que finalice el período, si es que no se le ocurre cambiar la Constitución convocando una “Constituyente” como en casos atípicos de otros lugares en la región, donde los presidentes tienden a perpetuarse con democracias disfrazadas de “socialismo”.
Actualmente Colombia es uno de los pilares fundamentales en la lucha contra el terrorismo y narcotráfico, de haber una modificación de línea política, viendo los objetivos a corto plazo para restablecer parte de su comercio internacional, podrían perderlo todo a la vuelta de un breve período. Este país necesita de una secuencia de pensamiento y acción para consolidar sus logros y al mismo tiempo reforzar en América una clara dirección democrática e institucional.
Una candidatura “impresionante” y apurada pudiera llevar prontamente al pueblo colombiano rumbo al fracaso, seguramente cambiarían los rostros en un futuro gabinete, brotando parte de los empresarios más afectados con las limitaciones del comercio bilateral con Venezuela, los intelectuales que se extasían por los cambios per se y los académicos que son arrastrados por ellos, conduciéndoles a las tareas políticas que son inherentes a la sociedad civil. La práctica y las hipótesis son cosas distintas a las inspiraciones rocambolescas, aunque estén rebosadas de las mejores intenciones y con la “amplitud” suficiente para que también se incluya a la Sra. Piedad Córdoba como figurante de la paz. Precisamente la paz se conquista con expresiones decididas y a veces duras y en este caso lo que está en juego no solo es Colombia sino el resto del continente. Por ello, los colombianos deben estar ojo avizor ante las próximas elecciones y de su responsabilidad histórica.

La salud económica de lo humano de Teódulo López Meléndez

Hemos conocido un mundo económico internacional por seis décadas, uno que quedó en evidencia con la reciente crisis y uno que comienza a ser modificado con las reformas que implementa el presidente Obama y que Europa aún vive en carne propia con la crisis de la zona del euro. Una cosa es un mundo de relaciones internacionales entre Estados-nación y una cosa muy distinta es una reglamentación económica para un mundo globalizado.

De la muerte o enfermedad terminal de viejo Bretton Woods se habla desde hace desde hace muchos años, sólo que ahora ha debido pasarse de las palabras a los hechos. Los requerimientos para la transformación y adecuación de esas viejas instituciones de postguerra ha sido una constante. Es obvio, además, que ya no nos movemos en un plano de relaciones internacionales, sino en uno de relaciones globales, diferencia a recalcar pues el mundo que se derrumba no es el mismo que emerge.

La resistencia a todo cambio quedó de manifiesto cuando el todavía Presidente George W. Bush insistió en que bastaba una reforma del sistema de mercado liberal, al segurar que en momentos de incertidumbre económica no se podían estar cambiando “métodos probados para crear prosperidad y esperanza” mientras numerosas conferencias de la ONU sobre bienes públicos globales y desigualdad social se vieron obstaculizadas por las restricciones fiscales de la ortodoxia vigente. Instituciones del viejo Bretton Woods y la Organización Mundial del Comercio definieron las políticas macroeconómicas. Ejercieron un papel vigilante e interventor para procurar el crecimiento, pero la reducción de las desigualdades o la pobreza en aumento no fueron temas de su interés.

Quizás debamos mirar las instituciones económicas aptas para el mundo global con la misma óptica que hemos mirado la organización política. Para bien o para mal se crearon normas de gobernanza supranacional, inspiradas en el modelo descrito, pero con instituciones sin efectividad. Ya hemos hablado de las tendencias equivocadas. El mundo se ha hecho interdependiente en los ámbitos del comercio y del movimiento de capitales y personas, aunque falta avanzar en temas como la salud, la energía y el medio ambiente. Con la crisis quedó al descubierto que los movimientos financieros a corto plazo eran los peor regulados.

Es evidente la necesidad de reformar o de construir nuevas organizaciones globales para lo económico. La crisis reciente puso de manifiesto la capacidad dañina del dinero fácil y la urgencia de acelerar la evolución del sistema financiero internacional. Ese capital voraz vivió sumido en el apetito del retorno cada vez más rápido. Sin embargo, la degeneración toca profundamente las concepciones de lo ético y de lo moral, lo que ha replanteado la necesidad de crear reglas restrictivas a un mercado desaforado.

Hay que agregar, en este último concepto, lo que los economistas llaman “efecto esloveno”, esto es, la existencia de pequeños mercados sin crecimiento y sin reformas estructurales y sin atractivo para la inversión extranjera. Es lo que el profesor Adolfo Castilla (Catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Antonio de Nebrija) llama “Los cinco dedos de la muerte económica”, tomando la expresión del inglés “The five fingers of death” utilizada por las películas americanas del cine negro. Al “efecto Eslovenia” agrega la subida continua de los tipos de interés, el decrecimiento de los Estados Unidos, la presión fiscal al alza y la apreciación continuada de los tipos de cambio. El peligro radica en una eventual reactivación de la crisis por una actuación incorrecta de las instituciones reguladoras de la economía mundial.

Hay que agregar que las tensiones políticas cambian el marco en que se hacen negocios en el mundo. Las economías emergentes ofrecen peligros de este tipo, por la disparidad en sus ingresos. Ya, en buena parte, el éxito no depende del uso de avanzada tecnología o de los costes sino del juego político, especialmente antinorteamericano. Sumemos la corrupción y la inseguridad jurídica.

En definitiva, la reciente crisis dejó heridas en lo que Marcelo Manucci (Doctor en Ciencias de la Comunicación -USal-) llama la hasta ahora “estructura económica forzadamente idealizada”. Más aún, la crisis afectó severamente un modelo de realidad. El nacimiento del nuevo mundo global presenta desafíos y acontecimientos inéditos. Ahora el cambio en el manejo económico mundial o es coherente con esta nueva realidad o marchará hacia otro ciclo de paradojas. Es necesario abandonar aquí también los viejos paradigmas e inmiscuirse en el nuevo sentido y es precisamente lo que los Estados Unidos de Obama entiende.

Vivimos en un entorno circular en movimiento. “No hay ni comienzo ni terminación del proceso”, asegura Jay W. Forrester, considerado el padre de la “Dinámica de sistemas”. Stefano Zamagni (Departamento de la Economía de la Universidad de Bologna y experto en economía del Tercer Sector Europeo) nos recuerda acertadamente que las teorías económicas no son nunca neutrales y también que el paradigma vigente hasta ahora llamado “neoliberal” olvida esta verdad. Ahora bien, la crisis nos planteó el recuerdo de la reunión de Rambouie (1975), en las cercanías de París, en la cual los jefes de los seis países más desarrollados acuerdan poner en marcha la privatización y la liberalización. Y es precisamente eso lo que ha quedado desestructurado y donde puede poner el énfasis de lo que yo he llamado repetidas veces el predominio de la economía sobre la política. Y un dato que Zamagni injerta, el que las guerras civiles desde los años 70 se han dado en gran medida por el aumento de la desigualdad (Kosovo, tutzis y hutos, Eritrea y Somalia, Chechenia, etc.). Y por supuesto, la segunda emersión, la de nuevas formas de totalitarismo. De allí la teoría neo-estatatista que se practica en Venezuela, la de un Estado voraz que se lo come todo, que se enfrenta al desmoronamiento del Estado-nación considerándolo una simple maniobra neoliberal, olvidando que ese poder está perdido en el altar global y que no conduce más que a un neomercantilismo.

El nuevo mundo económico tiene que estar marcado por una subsidiaridad horizontal que implica el reconocimiento de una sociedad civil transnacional. Esto es, una buena parte de la cooperación internacional para el desarrollo tiene que ir a la sociedad civil organizada y no a las instituciones del Estado-nación desfalleciente. La preocupación por lo humano conlleva a lo que ha sido mi planteamiento base sobre el tema: la política debe recobrar su primacía sobre la economía, las estrategias deben dirigirse a atender la pobreza creciente y las emigraciones consecuentes, más los nuevos grandes temas como la salud, la salud ecológica y la energía, en un envoltorio de lo humano.

teodulolopezm@yahoo.com

FORO PARA EL DIÁLOGO de Juan Páez Ávila

Definitivamente, mientras Hugo Chávez sea Presidente de la República no es factible concebir y menos realizar un diálogo civilizado entre el gobierno y la oposición, así ésta utilice las más elementales normas o modales de la decencia política y se ajuste estrictamente a lo establecido en la Constitución Nacional vigente desde 1999, que Venezuela se constituye en un Estado democrático, descentralizado y propugna como valores superiores el derecho a la vida, la libertad, la justicia, la solidaridad y en general la preeminencia de los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.
La convocatoria del Consejo Federal de Gobierno, cuyo mandato constitucional establece que debería funcionar como un foro para el intercambio de opiniones de gobernadores y alcaldes con el Presidente de la República, terminó siendo un triste espectáculo en el cual los funcionarios regionales electos expusieron sus problemas económicos en ausencia del Jefe del Estado, quien se presentó a clausurarlo en un monólogo propio de Aló Presidente, aunque llamó al entendimiento y a un almuerzo en el que se repartieron algunas forzadas sonrisas. Algunos gobernadores y alcaldes se retiraron abruptamente porque no creían en la sinceridad del Comandante en Jefe, quien además de ordenar impedirle el ingreso al Alcalde Metropolitano, a las pocas horas les dio la razón a los primeros al utilizar la primera oportunidad que tuvo frente a un micrófono para agredir e insultar a los que habían reclamado el cumplimiento de sus deberes de enviarles el situado constitucional completo y cancelarles algunas deudas también legales.
Muy distinto resultó la presentación de los candidatos a la Asamblea Nacional por parte de la Alternativa Democrática. Ni una mención al Jefe del Estado descalificándolo, y menos insultándolo. Todos los oradores se comprometieron a convertir la próxima Asamblea en un foro plural, para el diálogo y la reconciliación de los venezolanos y dar cumplimiento al mandato constitucional de legislar y controlar la administración pública, lo que indica que tendremos que esperar la realización de las elecciones el 26 de septiembre e incluso la instalación de la nueva Asamblea, para presentarle al país y al mundo un escenario democrático, digno de una nación civilizada.
La realización de estos dos acontecimientos revela que la decisión política del Presidente de la República de imponerle a los venezolanos un régimen socialista unipersonal y militarista, lo cual lo conduce a seguir violando la Constitución vigente, cuyo texto hizo aprobar en l999, pero que hoy no le sirve para aplicar una política fracasada durante el siglo XX en la Unión Soviética y en el Este de Europa, y que apenas sobrevive en Cuba y Corea del Norte. Y aunque cerca del 80% de los venezolanos han expresado en diferentes encuestas que están en contra de este último tipo de gobierno, Chávez piensa que puede imponerlo, liquidando la propiedad privada y el Estado de Derecho en los próximos años.
De allí que para poder establecer en nuestro país un clima de convivencia ciudadana, en que se puedan debatir los más importantes y trascendentes aspectos de la vida política, económica y social, el futuro de la nación, el desarrollo y bienestar de la mayoría de los venezolanos, hay que elegir una mayoría de diputados democráticos para la Asamblea Nacional en las elecciones del 26 de septiembre de este año, y derrotar a Hugo Chávez en su intento de reelección en el 2012. La responsabilidad es de todos los venezolanos demócratas y no sólo de los partidos políticos, que lograron el milagro de acordarse con amplios sectores de la sociedad civil, para elaborar y presentar planchas unitarias, aunque no hayan alcanzado unanimidad, algo sólo visto en grandes y graves momentos de crisis política, económica y social, como sucedió en el Chile sojuzgado por la bota militar de Pinochet, en la España post franquista, y el 23 de Enero de 1958 en Venezuela.

EL PERMUTA “NEGRO” DEL CORRALITO BOLIVARIANO de Alexander Guerrero

Los demonios de Pandora: los enemigos de Chávez

En estos años, pero fundamentalmente en estos meses, hemos presenciado boxeo de sombra entre el gobierno y sus fantasmas; los demonios que el Presidente Chávez y sus acólitos sacaron de su Pandora cuando decidieron controlar la economía, estatizar y acabar las libertades económicas, cogerse a nombre del Estado empresas, tierras, bancos, y todo cuanto produzca real y riqueza en Venezuela.

Al establecer un férreo control de cambio, en aquellos días escribíamos que le estaban abriendo las puertas a la corrupción exquisita, la de los dólares, por el monopolio del Estado en vender dólares al público y sus empresas. Lo que hacíamos era buscar en historia de pasadas estructuras administrativas del cambio de dólares.

De manera que en aquellos días no era difícil ver como la nomenclatura comunista del gobierno, la burocracia inepta e ineficiente –para hacer labor de gobierno, pero altamente eficiente para destruir y descapitalizar el trabajo, los ahorros y la riqueza de los demás, se montaría hasta controlarlo todo. Hoy ya se conocen las dulces “mieles del poder”, en una combinación nefasta de privilegios y poder político, que asumen para dirigir la vida de los venezolanos hasta que la purga comience a hacer efecto. Pareciera que lógico que soltar esas mieles del poder no lo deseen, y por ello vociferan que estarán allí hasta el día de Armagedón.

El dólar “negro” de la expansión fiscal.

Hoy a 8 años del control de cambio, todo el mundo sabe que un dólar allí no cuesta el precio nominal puesto en el decreto cambiario, sino que encima hay una comisión porque comprar los dólares es un “favor” por algo escaso –política y no económicamente hablando- a cambio de una buena comisión. En el horizonte, cualquier mecanismo financiero que permitiera obtener dólares (divisas), era obvio, seria destruido por esa burocracia, el día que el líder lo decidiera.

Sin embargo, el horizonte del gasto público de un gobierno dispuesto a todo, a cogérselo todo, era infinito entonces, los venezolanos aun no habían crecido lo suficiente para comprender que el récipe fiscal del gobierno del Presidente Chávez era controlar la propiedad privada y exprimir su renta, ellos también sabían, por la experiencia del comunismo en otras geografías que la alternativa que estaban vendiendo era el empobrecimiento colectivo. Todo conocido, pero ahora nos tocaba a nosotros sentirlo en la piel.

Las necesidades fiscales de la revolución socialista son infinitas, en razón de ello y por tener que acomodarse a al funcionamiento de las estructuras financieras de un fisco lleno de dólares, el gobierno impuso en la Ley de Ilícitos Cambiarios (en su reforma) el llamado “dólar permuta”, una heterodoxa operación financiera que permitía que los bonos venezolanos emitidos en bolívares fueran canjeados, permutados (swap) por bonos venezolanos emitidos en dólares, y la venta de estos últimos en su moneda de emisión, y el cash de esa venta colocado en las cuentas off shore de personas y empresas. En esas condiciones el gobierno hacia una especie de “doble play” porque controlaba el dólar CADIVI, y controlaba el “dólar permuta”, de hecho la escalada del permuta sobre niveles de tres veces el dólar CADIVI, fue generada por la acción pública a de empresas públicas, Min Finanzas e instituciones financieras del estado.

El dólar permuta: la palanca de la deuda pública

A través de allí el gobierno duplicó la deuda pública externa (emitida en dólares) vendiendo los bonos en dólares a venezolanos personas jurídicas y naturales, a precios viles pero con una tasa de cambio implícita menor a la del mercado paralelo (permuta) que implicaba un bono para el comprador que fluctuaba entre el 8-15% del precio del dólar CADIVI. Por allí el gobierno vendió bonos sur (chimbos argentinos y ecuatorianos y de otros países, y toda una cosecha de instrumentos financieros del casino bolivariano).

Hay que destacar que por los enormes riesgos políticos causados por la revolución socialista bolivariana el gobierno venezolano no podía acudir al el mercado abierto de bonos emitidos en dólares porque los costos allí eran prohibitivos porque el mercado categorizaba a Venezuela independiente del ingreso petróleo, en inversión especulativa, Venezuela ya había perdido la calificación de “investment grade” – de cero riesgo- que tienen México, Chile, Perú, Brasil, el gobierno inventaba el permuta para poder colocar su deuda pública cuya trayectoria financiera hacia el mercado del dinero era curioso pero lógica.

Así la venta de los bonos alimentaba de inmediato el mercado permuta creándose una perversa circunvalación que permitía a empresas y bancos del gobierno obtener más bolívares por cada dólar de los que les daría el BCV. Los dólares eran de inmediato reciclados en el mercado permuta y este podría bajar mientras la cosecha de bonos existiese, una vez terminada esa cosecha el precio del paralelo regresaba a sus valores históricos, allí donde el gobierno y sus clientes lo querían, porque ellos quieren ms bolívares.

Las instituciones financieras –casas de bolsa, corretaje, bancos- conocedoras de su oficio de operadores financieros subsidiarios del gobierno, que lo fueron hasta ayer cuando fueron eliminadas, se convirtieron en los vehículos y estructuras institucionales para facilitar a la gente la obtención de un dólar más barato que el paralelo aunque más caro que el CADIVI. Así el ‘dólar permuta” generaba liquidez para importadores venezolanos a quienes el dólar CADIVI se les racionaba. En muchas oportunidades los jefes de CADIVO empujaron a los importadores a ir al permuta.

Ahora a acabar con el dólar permuta y eliminar los dólares a la oligarquía

Cuál sería el próximo objetivo acabar con el permuta, aunque si bien era mucho más caro que el CADIVI, podía conseguirse en las cantidades que se quisieran, el mercado allí, aunque aun defectuoso creo la liquidez en dólares que muchas empresas necesitaban. Era por eso un mecanismo financiero de mercado que ofrecía la libertad de comprar los dólares que se requerían, y ello era contra natura con el marxismo leninismo del gobierno que el control de todo es el objetivo fundamental “estratégico”.

Acabar con la permuta era un objetivo que tenía el gobierno desde hace unos dos años. No lo hicieron antes porque aun les servía para inyectarle deuda pública en bonos de deuda al mercado hasta por los talones como efectivamente hicieron. Tenían el mercado "cebao", le daban a cada momento su ración de Pablov (emitían deuda) y este se acostumbró a subir y a bajar cuando había bonos, por allí se reciclaban dólares de toda proveniencia.

Cuando se les acabo la deuda, y se enredó el mercado financiero en enero con los bancos que algunos relacionados del gobierno compraron y que luego los perderían frente al mismo gobierno, empezó la caza del “dólar permuta”. Sin embargo como el mercado financiero es por naturaleza miope, de corto plazo, pero se alimenta con sus profecías auto cumplidas, y con miles de clientes esperaba su cebo.

Cual era la profecía auto cumplida ? Que vienen los bonos, y cuando Min Finanzas y el BCV descubrieron que en realidad estaban en el medio de una crisis de balanza de pagos (y a 70 dólares el barril de petróleo!) y que en el BCV no todo lo que brilla es oro, es decir, que las reservas internacionales liquidas están disminuidas, el Presidente le ha sacado las vísceras al BCV para sostener su clientela y su escalada armamentista, se acabaron los bonos de Min Finanzas y llegaron pero en ñinguitas los bonos del BCV. Pero sabemos que esa ñinguita no baja el dólar, y es que el gobierno lo último que querían era bajarlo, porque un dólar permuta alto era muy rentable. Porque no bajarlo y mejor subirlo? Quien es el dueño de los dólares que quedan y quienes quisieran más bolívares por dólar que los que el BCV le daba a la tasa oficial de 2.6Bs/$. La cacería comenzó, aunque dentro del gobierno había fuerzas que lo querían mantener.

La inflación y la escasez: los chivos expiatorios para liquidar el permuta

La inflación de Abril de 5.2% fue el detonante, y entonces encontraron su excusa, el culpable es el permuta y sus operadores, los amigos de ayer, hoy son los perseguidos de hoy, y fueron detrás tomando un buen número de casas de bolsas y corretajes, porque ellos serian los especuladores y culpables de una inflación de 5.2% en Abril, es decir, los “carniceros” del dólar permuta y así se armo el tinglado público y el que la prensa extranjera y nacional menciona. La "cacería" de especuladores y casas de bolsa que tendría forma de cacería de brujas, muy similar a las conocidas caerías de brujas del modelo cubano, seria la cortina mediante la cual el gobierno podría esconder sus ineficiencias y su elevada vocación de ineptidud, pero sobre todo esconder que el –el gobierno – el causante directo de la pavorosa inflación que destruye el bolívar y vuelve añicos el bolsillo del hombre de a pie. El discurso político del Presidente es clave, pero parece que la gente lo oye, pero no sabe descifrarlo.

Sin permuta: se incrementa la explosividad social y económica

El gobierno lo sabe, pero juega su destino. Lo demás es como hacer ahora sin permuta, ya comenzaron a fabricar su “cachicorrinco” (cachicamo ornitorrinco), ponen sobre los bancos una banda pero, no sin antes con la salida del permuta, la imposición del cachicorrinco y la mano de los bancos, el BCV les impondrá un precio, y muchos se contentaran; Porque ? Porque en cualquier circunstancia habrá un arbitraje y ese arbitraje aunque es producido por las graves circunstancias de la economía venezolana, operara off shore, en Cúcuta por ejemplo, o en la cochinchina, pero se sabrá en el mercado su valor, así el gobierno le ponga sorna.

Ese fenómeno, es un importante colateral de la decisión de acabar con el dólar permuta, y es la “creación “ –por defecto- de un dólar negro. Y como por arte de birlibirloque tendremos cuatro tasas de cambio, a saber, el dólar CADIVI (oficial de 2.60), el de la ñinguita de los bonos cambiarios del BCV (4.85), el del cachicorrinco de las bandas cuyo precio estará entre el de los bonos cambiarios y el del ganador de esta historia: el negro, creado por obra y gracia de los prestidigitadores de la revolución bolivariana.

De CADIVI, al permuta al dólar negro

Por arte de magia al acabar con el permuta es de Perogrullo que nace el negro, y el gobierno lo sabe, supongo aunque no es su profesión, que el "Min Popo de Economía" sabe que si tapa las válvulas de la olla, esta explota. El y el Presidente del BCV y hasta el Presidente lo deben saber, y si no déjeme decírselo, que si mata todas las formas legales para comprar divisas, emerge el mercado negro. Y uno se pregunta, sabiéndolo, entonces porque pujan para crearlo? Que será lo que buscan con un mercado negro ¿ Los primeros perjudicados han sido los inmigrantes colombianos y suramericanos y sus familiares que justamente envían parte de sus salarios a sus países. Quien le venderá los dólares a esa gente ¿ Los Castro en Cuba tienen gran experiencia en el mercado negro, y en los países ex socialistas también. Allí el negro lo manejaba la clase política, la policía y las fuerzas públicas. Los amigos de la madre patria –rusa- y los cubanos pueden venir a Venezuela como asesores de cómo manejar un mercado negro del dólar.



Alexander Guerrero E
Economist, Ph.D (London)
Caracas, Venezuela
58 416 6352186
http://alexguerreroe.blogspot.com/
http://twitter.com/alexguerreroe

Encuentro Gremial en el CNP

Tiene el agrado de invitarlos a la inscripción de la Plancha 10 con Alberto Jordán Hernández candidato la Presidencia del Colegio Nacional de Periodistas período 2010-2012

El domingo 16 de mayo a las diez de la mañana se inscribe la plancha 10, para conformar la nueva directiva del CNP, en la sede de la Comisión Electoral, avenida Andrés Bello, tercer piso.

La Plancha 10 está conformada por comunicadores a nivel nacional, incorporados a diversas actividades.

Presidente: Alberto Jordán Hernández

Vicepresidente: Luis Daniel Alvarez

Secretaría General: Rosana Ordóñez

Secretaría de Organización: Félix Sucre Sarría

Secretaría de Finanzas: Luis Manuel Escalante

Secretaría de Relaciones Institucionales: Franco Tognella y Roraima González

Secretaría de Asuntos Profesionales: Teodoro Franco y Oscar Morillo

Secretaría de Cultura, Mejoramiento Profesional y Deporte: Pedro Grijalva y Ashley Meller

Secretaría de Comunicariones: Angel Ciro Guerrero y Emil López

Secretaría de Publicaciones: Alirio Bolívar y Miguel Seneco Méndez

Secretaría de Documentación: Ana Virgina Escovar

Tribunal Disciplinario Nacional: Edgar Parra Moreno, Adelso Sandoval, Héctor Irrigoyen, Aleidy Col Pedro González Albújas

Jordán Viene…

INFLACIÓN DERROTA GOBIERNOS de Juan Páez Ávila


En América Latina durante el siglo XX fueron varios los gobiernos electos derrocados por la inflación, al convertirse éste en el impuesto más perverso y ruinoso que afecta fundamentalmente a los sectores populares, generalmente los que eligen a los gobiernos creyendo en las promesas en época de elecciones, pero que al no poder ponerle fin al alto costo de la vida, se sienten ahogados y desesperados se han lanzado a las calles a protestar por tan inicua situación. En algunos casos se les sumó la clase media, víctima también de los brutales efectos de la inflación, cuando el hambre y el desempleo también las golpeaba inmisericordemente Sobran los ejemplos de gobernantes que iniciaron sus administraciones con altos índices de aceptación y apoyo, y que al no poder contener la inflación entraron en un período irreversible de desestabilización, hasta la pérdida del poder bien por elecciones o por derrocamiento.

En Venezuela, un país monoproductor y por lo tanto muy vulnerable a las consecuencias de la escasez y la especulación, sobre todo de los alimentos, ha podido enfrentar las crisis económicas y sociales, porque los altos precios del petróleo les han permitido a los gobiernos, tanto del siglo pasado como al que va para los once años del XXI, amortiguar transitoriamente las protestas con el aumento del gasto público, a través de ayudas o misiones de carácter social, que han servido de contención del descontento. Pero nunca la sociedad venezolana había vivido, con la gravedad que expresan amas de casa y padres sostenes de familia, la espiral de la inflación y la destrucción del aparato productivo privado por autoridades gubernamentales, en un intento de sustituirlo por un capitalismo de estado que no sólo fracasó en todos aquellos países que trataron de imponerlo o lo impusieron por varios años, sino que también en nuestro país ha convertido en un cementerio de chatarras a las fincas y empresas estatizadas.
No producen las empresas del Estado por incapacidad y corrupción de sus gerentes, y no produce la empresa privada por un permanente acoso, expropiación e incluso confiscación, por parte del gobierno. Nadie invierte para perder y los que logran salvarse de la violencia de grupos armados afectos al oficialismo que reciben apoyo de la Guardia Nacional o de la policía, cuando estas reciben órdenes superiores, han sacado del país lo que han podido acumular para comprar dólares en el mercado permuta.
El grave problema que afronta el gobierno es que las medidas económicas que pueda tomar a corto plazo, inevitablemente conducen a mayor inflación y por lo tanto a mayor descontento, con la excepción de las importaciones subsidiadas por los mercales y que sin embargo no han podido contener el alto costo de la vida, porque el mayor aumento en los precios lo han experimentado los alimentos. Y lo más grave aún es que esas importaciones subsidiadas con dólares petroleros tienen como consecuencia una mayor ruina del aparato productivo del país, seriamente afectado por las ocupaciones de fincas en producción, por campesinos sin preparación técnica ni administrativa, y que hoy son testimonio de abandono e improductividad.
Y como la única alternativa frente a la inflación es una mayor inversión de capitales en todos los rubros de la economía, una política justa de precios y una mayor seguridad jurídica y personal en el campo para los productores, el gobierno se equivocó al declarar como latifundios a las fincas de mayor rentabilidad y las hizo invadir por campesinos y algunos desempleados llevado desde las ciudades, en nombre de una revolución agraria que ha provocado menos producción y mayor inflación.

Como ocurrió en la elección de gobernadores y alcaldes, en un año electoral la inflación golpea fuertemente el estómago de la mayoría de los pobres y de la clase media del país, que en septiembre concurrirá a sufragar por los candidatos a la Asamblea Nacional.. En tales circunstancias no es exagerado prever que esa mayoría le propine una contundente derrota a los candidatos oficialistas en las más importantes ciudades del país.

Incluso, de aumentar la inflación y la recesión de la economía, se corre el peligro de generar en una crisis política, si las protestas se hacen incontenibles y el país puede entrar en un período de ingobernabilidad, con consecuencias impredecibles.