TORMENTA UNIVERSITARIA de Américo Martín

Leo que en Aporrea elogian a Humberto García Arocha alegando que no era partidario de la autonomía “absoluta”. Insigne tontería. Nadie, ni los ilustres Humberto y su sobrina Cecilia, ni ningún defensor de la Universidad autónoma cree en “absolutos”. La autonomía, defendida durante nueve décadas por las fuerzas hemisféricas de avanzada, protege la libertad de cátedra, la educación libre, sin dogmas, sin ideologías impuestas a la fuerza ni guías alumbrados. Debido a su arraigo latinoamericano sus siniestros enemigos no se atreven a desconocerla abiertamente;  prefieren asesinarla mientras invocan a fallecidos que hoy los combatirían a ellos con la fuerza de su talento. Ya decía Sartre que los grandes muertos son alimento de los vivos.
  Alega el oscurantismo que las luchas universitarias son elitistas, pero del pueblo llano vienen en mayoría los estudiantes, para quienes están desquiciados los que oponen “emancipación social” a libertades fundamentales.
-        2 -

       En el poder se asombran de tanta tenacidad universitaria, tanto coraje físico e intelectual   como los que se levantaron contra la deplorable Ley de Educación Superior. Olvidan la limpia historia de nueve décadas de reforma universitaria que unió a vastos sectores populares con los pensadores más avanzados y contra el lavado de cerebros y las dictaduras militares.  La autonomía tiene un anclaje profundo  en América. Emanó de la reforma universitaria de Córdoba en 1918, y se enfrentó a la vieja educación del magister dixit, las visiones totalitarias y las élites reaccionarias que monopolizaban el poder y la enseñanza. Rebasó las fronteras de la academia convertida en eje de la democracia y la integración latinoamericana. Fue vanguardia de la emancipación nacional de los latinoamericanos. Combatió la autocracia, la ideología única, la concentración del poder en el puño de falsos redentores. El movimiento se propagó por el subhemisferio, grandes líderes salieron de él. Haya de la Torre, fundador del APRA peruano y Julio Antonio Mella, fundador del partido comunista cubano, Gabriel del Mazo, Alfredo Palacios y José Ingenieros estuvieron entre sus ductores. Haya y Mella fueron presidentes de la FEU. El primero, alma del Congreso estudiantil de Cusco en 1920 y el segundo, del Congreso estudiantil de La Habana en 1923.  Venezuela, al margen, durmiendo el tenebroso sueño del gomecismo.
-        3 -
Haya y Mella fueron  amigos y pronto enemigos, no  por Haya, quien siempre le guardó consideración, sino por Mella, arrastrado al dogmatismo belicoso de la Internacional Comunista. Contra sus propias credenciales pluralistas, lanzó un libro descalificador: ¿Qué es el APRA?.  Haya respondió con la mejor de sus obras El Antimperialismo y el APRA. La de Haya perduró y la de Mella no volvió a mencionarse. Pero más allá de eso, Mella fue un líder histórico de la juventud latinoamericana y Haya también. Entendieron la reforma universitaria como  expresión del país y por eso el cubano fundó las Universidades Populares José Martí y el peruano las Universidades Obreras Manuel González Prada. Suficiente para comprender que lejos de confinarse en su recinto, la juventud sale al encuentro del pueblo 
-        4 –

Con una sensibilidad incomprensible para quienes en Venezuela buscan doblegar la educación y engancharla al gobierno, los universitarios supieron que la democratización interior no debía destruir la calidad de la enseñanza. Si los centros de la mejor ciencia y consciencia (Maíz Vallenilla) no combinaran la excelencia con la participación ciudadana  y no impidieran que el Poder destruyera la libertad de cátedra y la autonomía, le causarían un grave daño al país. Sin convivencia de todas las corrientes del pensamiento no tendríamos hombres y mujeres libres, en capacidad de decidir por ellos mismos la opción que quieran profesar. 
Causa estupor que de un plumazo el régimen borre  ese histórico legado. La Ley de Educación Superior es aberrante por mil razones, pero resaltan la suplantación del Consejo Universitario por el Ministro de Educación y el imposible acceso franco a las aulas. La oreja se les ve cuando no armonizan su “todos son iguales” con la inmisericorde asfixia  presupuestaria. Los protagonistas directos del proceso enseñanza-aprendizaje son el que la imparte y el que la recibe. No se trata de una afrenta a los trabajadores, simpleza comprensible en quien se ufana de su formación cuartelera, pero ya no en antiguos paladines universitarios que hoy gruñen revueltos en la jauría.
Perderán y no convencerán.

Esperpento de Americo Martín

No podemos emplear la expresión 'ir a la escuela'. Las gentes sencillas de Phnom Penh la identifican con la muerte  ya que para los jemeres rojos mandar a alguien 'a la escuela' significaba enviarlo al campo de exterminio instalado en la escuela de Toul Sleng

                           
El de aquí es un predestinado. Quiere vencer donde  otros fracasaron. Para hacerse entender se prodiga en palabras que nos dejan tan perplejos como a él mismo.   Pero no nos desanimemos, las excavaciones arqueológicas podrán reconstruir un mapa de ese enigma, inalcanzable hoy para nuestros modestos conocimientos.
1.  Lo primero, las cooperativas. Incalculables recursos las financiaron, pero nosotros, insensatos, no terminamos de entender que los millones de carenciados  que  esperaban recibirlos, encarnan el sacrificio impuesto por la obra irredenta. La aventura comenzó circa 2003. Según  Oscar Bastidas Delgado, un  cooperativista de veras,  murieron 346 000  de las 366.000 constituidas. Es el cementerio de cooperativas más grande del mundo.
2.  Sin heroicas pretensiones, las cooperativas funcionan bien en muchos países, pero nadie en nuestro castigado planeta fundó tantas en tan poco tiempo. ¿Por qué entonces…? Un alto funcionario del gobierno, Haiman El Troudi, enfatizó la pésima formación, la fraudulenta inscripción de empresas como cooperativas para obtener  créditos no reembolsables, y la explotación del trabajo ajeno. La confesión es la madre de las pruebas. La catástrofe se llevó, al pasar, las EPS y la pomposa cogestión. 
3.  Pero el presidente no desmaya. Hombre de pálpitos sublimes, decidió impulsar la revolución de las comunas, forma finalmente encontrada de su socialismo. Cuba, China y Camboya  pudieran discrepar. Las granjas estatales de la Isla -casi 80% de las tierras- están siendo entregadas a particulares o convertidas en unidades básicas de producción cooperativa recibiendo la propiedad de sus medios de producción aunque las tierras sólo en usufructo. La precaria reforma cubana queda resumida en los patéticos emblemas de Raúl: “Rectificamos o nos hundimos”, “Cambiar o morir”.  Es la vacilante apertura al ingenio e inversión privados. En todo caso va en la dirección correcta mientras Chávez, puño en alto y copiando el colapso de las granjas agrícolas cubanas, estatiza centenares de fincas productivas indefensas
4.  2011 será el año del auge ¿y caída? de las comunas. ¡Si algún valiente de su aterrorizado entorno le contara lo ocurrido en China  y Kampuchea!  Mao, endiosado mandarín rojo, era también hombre de impulsos suicidas. Fue un genio de la guerra,  pero como estadista era abominable. Lanzó a su desvalido país al barranco del gran salto adelante, las comunas y la siniestra revolución cultural. Las comunas chinas eran unidades militares. ¿Les suena conocido? Asumieron la transición al comunismo mediante la colectivización, el estatismo y la militarización. El resultado fue trágico: retroceso técnico, cosechas desastrosas especialmente la de 1960, muerte de las siderúrgicas comunales. Todo desembocó en el hambre, casi hambruna. Mao no entendía la dinámica de la rentabilidad y la urgencia de inversiones privadas y tecnologías avanzadas. Precisamente de tan descomunal naufragio emergió el hombre de los gatos, Den Xiaoping, y el impresionante desarrollo capitalista chino. Fue la segunda muerte del Gran Timonel.
5.   El deus ex machina de la revolución comunal de la Kampuchea de Pol Pot era la solidaridad comunista, sin perversos incentivos materiales. Como en China, Cuba y pronto Venezuela la regresión económica fue absoluta. Un sistema de comunas improductivas, ideología impuesta a la fuerza y “Hombres Nuevos”,  más de dos millones de los cuales fueron asesinados. En 2006 un tribunal internacional enjuició por genocidas a Pol Pot y sus compañeros. La palabra “comuna” suscita terror en los camboyanos.
6.  ¿Qué es lo que no entienden Chávez y sus compañeros? Crearon una estructura sumisa cuyos saldos rojos sistemáticos serán cubiertos con dinero público, tanto más si logran destruir el tejido histórico natural que dio origen a ciudades, alcaldías y gobernaciones.  Esas comunas tendrán su propio sistema financiero, con “gerentes” pescados al azar, sin formación ni credenciales. Como tampoco están sometidos a las Leyes de Bancos y de Contraloría manejarán billonadas sin límites ni supervisión. La improductividad, la corrupción, la lucha feroz por el control interno serán desgarradoras.
El destino está escrito: el final de las comunas será  colosal, más  que todo lo ensayado hasta hoy. ¿De sus escombros emanará el gran cambio democrático?
@AmericoMartin