LA PALABRA DEL PRESIDENTE de Juan Páez Ávila

Después de varios años de gobierno caracterizados por el discurso virulento del Presidente de la República, mediante el cual no sólo dividió al país entre amigos y enemigos de  su revolución del socialismo autocrático del siglo XXI, sino que también creó entre sus partidarios una conducta agresiva que en muchos casos se materializó en ataques violentos contra ciudadanos pacíficos, Hugo Chávez pronunció un discurso durante la presentación de su Memoria y Cuenta a la Asamblea Nacional, aparentemente contradictorio con lo que venía siendo su línea política excluyente.
Aunque no satisfizo totalmente a la oposición, como era lógico esperar, el discurso del Presidente de la República tocó algunos temas, especialmente sociales, que voceros  de la oposición decidieron tomarle la palabra e invitarlo no sólo a que cumpla con lo expresado con relación a la seguridad social para trabajadores informales y amas de casa, sino también a la aprobación del cestaticket para jubilados y pensionados de la Administración Pública, y manifestaron su decisión de trabajar conjuntamente para que se  haga efectiva la promesa. Pero como también omitió temas fundamentales como la violación de los derechos humanos en las cárceles del país y evadió su responsabilidad en cuanto a la seguridad de las personas y sus bienes, la Mesa de la Unidad considera que en general repitió promesas que no ha cumplido y el país ha sido nuevamente defraudado.
            En un año preelectoral tanto la conducta del Presidente, que en su discurso de presentación de su Mensaje Anual no agredió a la oposición y la llamó al diálogo, como la sinceridad de su palabra para cumplir con lo expresado, ha provocado expectativa en algunos aspectos y rechazo en otros, lo que obliga a esperar  algunos días o meses para medir las dimensiones del debate. Algunos esperan que Chávez arremeta en poco tiempo contra todos los que no estén con el socialismo del siglo XXI, al cual le quitó el remoquete de comunista que le han puesto algunos opositores y que les confirmó Fidel Castro. Otros consideran que Hugo Chávez es el jefe del ala radical de su proyecto político y que el último discurso de rendición de cuentas es un intento de desconcertar a la oposición y ganar tiempo para avanzar hacia el comunismo.
            Tal vez lo único que pueda deducirse con cierta ponderación, a pocos días de su intervención en la Asamblea Nacional y cuando todavía no ha vuelto a hablar el Presidente, es que cualquiera sea su reacción en los próximos días o meses, la presencia de 67 diputados de la oposición en dicho parlamento, la mayoría jóvenes, formados en el fragor de las duras luchas de los últimos tiempos, inteligentes y dispuestos a hacer historia, el país ha cambiado, y es posible obligar al Comandante Presidente a modificar su política en aspectos importantes.
            Si el Presidente de la República cumple con el llamado al debate, complementado por el Presidente de la Asamblea que ha repetido que habrá un debate respetuoso, también se puede deducir que en los próximos días o meses deberíamos presenciar un cambio en las relaciones gobierno-oposición, que debería empezar por la libertad de los diputados electos Pirieli y Mazuco, sometidos a un juicio que viola  la Constitución Bolivariana de Venezuela que estable que los diputados gozan de inmunidad parlamentaria desde el momento de su proclamación por el Consejo Nacional Electoral.
La espera de las medidas que debe tomar el gobierno para demostrar que la palabra del Presidente significa una voluntad de cambio, no puede prolongarse en el tiempo sin que se concreten en hechos positivos que conduzcan, en medio de las discrepancias legítimas, a un debate civilizado. Ya no es posible engañar a la opinión pública  nacional e internacional con simples discursos, aunque haya un porcentaje de hombres y mujeres víctimas de la miseria humana que pueda ser enganchado en una política demagógica, con miras a fortalecer un régimen personalista y autoritario
 Desde hace dos o tres años el país ha comenzado a cambiar significativamente, y una mayoría de venezolanos votó en las elecciones para la Asamblea Nacional por   rumbo distinto  al que ha traído por más de una década  de destrucción del aparato productivo nacional: de inseguridad de las personas y sus bienes que se expresa en el asesinato de miles de ciudadanos por año y de expropiaciones y confiscaciones de la propiedad privada: de regaladora de los dineros de todos los venezolanos a otros países  para buscar apoyo a las políticas anacrónicas y delirantes del Presidente; y de la ejecución de políticas públicas que nos lleven al socialismo o comunismo cubano, con su miseria y atraso, represión y violación de los derechos humanos, que después de 50 años Raúl Castro trata de modificar.
Si el llamado al diálogo por parte del Presidente de la República es producto de una decisión política realista,  lo veremos en muy poco tiempo, pero cualquiera sea su resultado, los demócratas debemos respaldar la política de la Mesa de la Unidad Democrática, rumbo a las elecciones en el   2012.          

CONCESIONES Y MENTIRAS de Américo Martín

Tenemos el arte para no perecer por la verdad
Nietzsche

-       1 -

       En España Invertebrada, obra escrita en 1921 por Ortega y Gasset, se explica por qué los políticos tienen tan mala prensa.  La nuez del argumento es perfecta. Los dictadores se imponen a la fuerza y de ahí su reputación de firmeza pues no tranzan con el enemigo, mientras que los políticos le sonríen a quienes demolieron días antes. Ortega debió inspirarse en el dictador Primo de Rivera. En Iberoamérica se hubiera sentido colmado por la hilera de autócratas que calzan en su reflexión
Pero  la Humanidad debe mucho más a las transacciones de los políticos que a las dictaduras, revolucionarias o no. Kissinger y Le Duc Tho recibieron el Premio Nobel no por dirigir la guerra sino por negociar la paz. Se sonrieron, comieron y hasta se echarían unos palos, pero finiquitaron la monstruosa guerra de Vietnam. Milagro diplomático cuya naturaleza fue el diálogo.
-       2 -
Parece extenderse la sensación de que Chávez vive dificultades apabullantes en tanto que la oposición gana respetabilidad internacional y popularidad nacional. Desde  que ratificó el camino pacífico-electoral no ha cesado de crecer, densificarse en los sectores populares y consolidar una mayoría, ya visible en las parlamentarias del 26 de septiembre. Es un puerto de llegada para la hirviente disidencia en los tabernáculos del chavismo.
¿De no ser favorecido por el voto entregará el hombre el poder?  Otra duda de la misma familia: ¿Qué sentido tiene dialogar con  quien hace poco proclamó que trituraría a la oposición? Acrobático viraje que deja perplejo a quienes no lo conozcan; pero no es importante librarse a tantas conjeturas sobre la resabida insinceridad gubernamental.  Importa lo que estamos viendo: la prometida radicalización se empantana. ¿Se abre el puño oficialista? Excelente, sería auspicioso. ¿Es puro cuento?: con su pan que se lo coma y pague por ello. La naturaleza de la disidencia es la libertad y el diálogo. No hay razón para que las serias dudas sobre el gobierno  paralicen su política. Si aquel propone un diálogo con la MUD habrá que responder con temas como la inseguridad y los presos políticos. En la hipótesis extremadamente difícil de que hubiera resultados ganaría el país y sería premiada la perseverancia disidente.
. 3 -
Los escépticos  dicen: “El gobierno da un paso atrás y cinco adelante”. El paso atrás lo aprecian todos, los cinco adelante, nadie. ¿Descartaremos que el pistoneo del modelo sea una causa del retroceso, en lugar de seguir con la lata  de la magia ignota del gran estratega? No es un paso atrás, son muchos, desde las estatizaciones hasta la autonomía, el Iva, Ley Habilitante. Está en “baño de María” la amenaza contra gobernaciones y alcaldías. En fin, la rimbombante radicalización encontró demasiadas resistencias. No han desistido del plan, pero lo tangible es que se toparon con una disidencia más fuerte de lo que les habían dicho
-       4 -
Todos los miembros de la OPEP crecieron; Irak, asediado por Al Qaeda, registró más de 2%, pero Venezuela decreció 1.9%  y por tercer año consecutivo obtuvo medalla de oro en inflación. La destrucción de capacidad industrial y agrícola nos redujo a la condición de monoexportadores y plurimportadores, precisamente cuando se preanuncia una crisis alimentaria mundial que hará incosteables los artículos importados por esta zarandeada agricultura de puertos.
       Venezuela hierve de protestas sociales; la más reciente, el alzamiento de las juntas parroquiales contra la destrucción del tejido histórico que dio origen a parroquias, municipios, alcaldías y gobernaciones. Quieren sustituir la geopolítica real por la quimera que una acémila sembró en la cabeza del presidente.  Menciono expresamente este movimiento, en su mayoría de chavistas justificadamente arrechos, porque desde hace años la geógrafa Rosa Estaba viene estudiando con profundidad lo que resultaría de liquidar caprichosamente aquello que la historia creó, y la misión  imposible de montar una estructura artificial de “comunas”, aunque Chávez patalee y se tire al suelo. Si la disidencia meditara sobre los hallazgos de Rosa, apreciaría mejor el abismo abierto ante la nariz del descocado “proceso revolucionario”. 
       ¿Será que el hombre necesita un respiro? Ni Chávez lo sabe, pero la MUD -a Dios rogando y con el mazo dando- debe aprovechar todos los espacios si quiere encontrar vestigios de país cuando le toque gobernar.
@AmericoMartin